Madre de 23 años tiene 11 hijos y sueña con ser la familia más grande del mundo

Alejandra Quintero
22 feb 2021
06:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una pareja de Batumi desea tener una familia numerosa y ya han empezado con 10 bebés por medio de madres subrogadas.

Publicidad

Kristina Gagarkina, madre soltera de una niña de seis años, se fue de vacaciones al mar por primera vez. Allí conoció a Galip Ozturk.

El empresario de origen turco dijo que en cuanto la vio se enamoró de ella porque siempre tenía una sonrisa en el rostro. Además, era tímida y misteriosa a la vez.

Publicidad

“Mi guía de la vida, mi príncipe de cuento de hadas”, así definió Kristina a Ozturk.

La pareja decidió darse una oportunidad y por coincidencia, Galip resultó ser el dueño de un hotel de la zona. Su historia de amor se desarrolló rápidamente.

Publicidad

Dos semanas después de su primer encuentro, Kristina viajó de Moscú, su tierra natal, acompañada de su hija para radicarse en Batumi con Galip.

La pareja decidió sellar su unión teniendo tantos bebés como les sea posible. Sin embargo, la salud de Kristina puso limitaciones al plan de fertilidad.

Publicidad

Esto no los detuvo y decidieron encontrar madres sustitutas para dar vida a los hijos que deseaban tener. En la actualidad, ya están cuidando a 10 niños nacidos de manera asistida.

El plan de la pareja es tener más bebés, pero quieren esperar a que los niños estén más grandes porque es difícil dar atención adecuada a tantos al mismo tiempo.

Publicidad

Kristina se ha dedicado a escribir un blog acerca de su vida en familia y sobre la crianza de una familia numerosa. En su sitio hay observaciones y consejos para otras madres.

La relación de Vika, la hija mayor de Kristina, con sus hermanos es muy buena y le gusta contribuir como con el cuidado de los pequeños. Además, se lleva muy bien con Galip.

El empresario estuvo casado antes y fruto de esa unión tiene otros hijos, quienes son adultos ahora. Según Kristina, todos son muy unidos. 

La joven, de 23 años, está feliz con su nueva vida, el amor de su esposo y la responsabilidad de organizar el proyecto que tienen juntos. El dinero no es un obstáculo para la pareja y tampoco la gran diferencia de edad entre ambos.

Publicidad