NoticiasNoticias mundiales

24 de mayo de 2021

Después de una noche fiesta, una mujer se despierta en casa con el perro de un extraño

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La mujer compartió un vídeo donde aparece petrificada de miedo con el perro en la cama.

A veces las noches de farra pueden tomar giros inesperados y si alguien tiene esto claro, esa es Mia Flynn. La chica británica pasó una divertida velada de tragos con amigos y despertó con la mascota de alguien más junto a ella.

Publicidad

ESTABA MUERTA DE MIEDO

"Tengo demasiado miedo para moverme en mi propia cama", dijo la joven de 28 años en el clip donde reveló al Husky que la estaba mirando cuando abrió los ojos al día siguiente de la fiesta, según informó Mirror.

Una de las cosas que aterrorizaron a Mía fue pensar que el perro era un lobo. Según comentó por las redes, a ella le gustan las mascotas, pero no tan grandes como el que misteriosamente había terminado durmiendo con ella.

TODO COMENZÓ COMO UN PROYECTO

Flynn explicó que todo comenzó cuando fue a casa de una amiga para ayudarla con un proyecto de bricolaje. Sin embargo, todo tomó otro rumbo cuando decidieron comprar tres botellas de vino que, por supuesto, acabaron tomándose.

Publicidad

La asistente de aprendizaje tuvo que hacer de detective y unir los pocos recuerdos que tenía de la noche anterior. Por suerte, tomó fotos y vídeos de la fiesta con su teléfono.

Publicidad

LA ACOMPAÑÓ

La magia de la tecnología hizo lo suyo y la chica pudo resolver el misterio del perro desconocido, al que quiso llamar Toby. Al parecer, Mia se encontró con Husky cuando iba de regreso a casa alrededor de las 2.30 de la mañana.

Como lo vio deambulando por la calle, ella le pidió al can que la acompañara a casa. Cuando llegó, la original de Gales se encontró con su mamá, a quien además le presentó a su nuevo amigo.

BUSCANDO A SU DUEÑO

Flynn recurrió a Snapchat y a Facebook para compartir su historia con la esperanza de encontrar al dueño de Toby. Una vez más, las redes hicieron lo suyo.

"La dueña del perro dijo que todas las lágrimas por perderlo valieron la pena, cuando me agregó a Snapchat para ver mi historia. Lo encontró divertidísimo. Ella estaba agradecida de que él bien", concluyó la jovencita, quien seguramente ahora pensará dos veces antes de llevarse un perrito ajeno a casa.

Publicidad