Sobre AM
MediosTV

23 de mayo de 2021

Ana Bertha Lepe: el trágico día en que su padre asesinó a su gran amor

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Hoy en día la hermosa actriz es reconocida como una de las más prominentes del cine mexicano clásico. Sin embargo, una serie de eventos trágicos proyectaron una sombra sobre su vida artística y su futuro prometedor.

Durante la "Época de oro" del cine mexicano, una joven se elevaba rápidamente al estrellato. Su nombre era Ana Bertha Lepe.

A sus 20 años, ya disfrutaba de la fama y de una gran atención de los medios. Era la primera mexicana en posicionarse como cuarta finalista en el Miss Universo 1953.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

En aquel entonces, Ana era probablemente la mujer más bella de México. Sin duda, también se ubicaba entre las más hermosas del mundo.

Su logro en el prestigioso concurso de belleza internacional, le abrió muchas puertas en el mundo del espectáculo en México e impulsó su carrera como actriz. Para aquel entonces, el país era el centro de las películas comerciales de Latinoamérica y habla hispana.

Ana Bertha logró asegurar papeles protagónicos en diferentes películas como el clásico de ciencia ficción 'La nave de los monstruos' (1960), 'El vizconde de Montecristo' (1954), 'Los gavilanes' (1956) y 'Rebelde sin casa' (1960).

Cargando...

Publicidad

OTRAS APTITUDES

Además, la artista no conforme con ser solo actriz, también tenía talento para el baile y el performance. Se convirtió en una popular vedette que actuaba en el cabaret La Fuente, frecuentado por las clases más pudientes y con actos traídos directamente de Europa.

Y es que, a pesar de una belleza innegable y un futuro prometedor, su éxito no duraría mucho. Los hechos cometidos por su padre, Guillermo Lepe, destruirían su carrera.

En su paso por los sets de grabación conoció a Agustín De Anda, un joven actor al que se le consideraba una promesa del cine mexicano. Ambos artistas no tardaron en enamorarse, y así comenzaron una relación.

Cargando...

Publicidad

Sin embargo, el padre de Ana Bertha se oponía a ese noviazgo. Era bien sabido que Guillermo Lepe era un padre celoso, que se oponía fervientemente a que su hija mantuviera amoríos con hombres que no fueran de su agrado.

No obstante, Ana Bertha y Agustín siguieron adelante. La pareja se comprometió y planeaban casarse en junio de 1960. Sin embargo, la tragedia pondría punto final a sus planes.

Cargando...

Publicidad

El 28 de mayo de ese año, el amigo y también actor de la pareja, Ramón Gay, había sido asesinado en su vehículo. Ana Bertha y Agustín hicieron guardia junto al féretro durante la noche.

El 29 de mayo se dirigieron juntos a La Fuente, en donde la actriz le tocaba realizar un número en el show nocturno. Como era costumbre, su padre también se encontraba en el lugar, ya que siempre iba a recogerla después de cada presentación.

Mientras Ana Bertha se preparaba para actuar, Agustín se sentó junto a su futuro suegro. Ambos bebían y empezaron a discutir. La conversación siguió subiendo de tono hasta llegó la actriz al escenario.

Cargando...

Publicidad

A pesar de que Ana Bertha estaba en pleno acto, los hombres salieron del lugar a continuar la discusión. Eventualmente Guillermo Lepe desenfundó un revolver calibre 38 y le disparó dos veces al aspirante a yerno.

Agustín De Anda se desangraba en las escaleras de la entrada del cabaret cuando Lepe se dirigió tranquilamente a su vehículo y abandonó la escena. De Anda, con apenas 26 años de edad, murió a los pocos minutos.

SIN ARREPENTIMIENTO

A las pocas horas el asesino se entregó ante las autoridades. Resaltó que él solo defendió su honor y que eso no lo convertía en un criminal.

Cargando...

Publicidad

Según su versión de los hechos, Agustín de Anda le había dicho que ya no quería casarse con su hija debido a que no tenía los recursos necesarios.

“Defendí mi vida y mi honor, simplemente… precisamente por no considerarme un criminal es por lo que estoy aquí, sin abogados ni amparos de ninguna especie, dispuesto a que la justicia diga la última palabra”, expresó Lepe, según reseñó El Universal.

A pesar de ser encarcelado por homicidio y haber mentido y caído en contradicciones varias veces durante su interrogatorio, Lepe salió antes de pagar su condena, relató el periodista Paco Macías.

Para Ana Bertha, la vida no fue la misma después de esa pérdida tan trágica. Al enterarse de lo sucedido sufrió un colapso nervioso.

Cargando...

Publicidad

Cargando...

Publicidad

Trágicamente tuvo que dejar de lado a su carrera artística por unos años. La industria cinematográfica le cerró las puertas a la prometedora actriz en solidaridad con el padre de su prometido, el reconocido cineasta Raúl de Anda.

Ana Bertha hizo lo posible por seguir adelante. Sin embargo, la depresión se convirtió en una constante en su vida.

Subió de peso y se entregó al alcohol. Sus amistades del medio artístico intentaron ayudarla a regresar a su profesión. Logró regresar por un breve periodo a La Fuente y a la pantalla.

En este tiempo realizó varias telenovelas como 'Mundo de juguete', 'Muchachita' o 'Navidad sin fin'. Sin embargo, ésta última sería su proyecto final.

Cargando...

Publicidad

Ana Bertha pasó el resto de su vida en su rancho de Texcoco. Murió a los 79 años, el 24 de octubre de 2013 debido a complicaciones causadas por una operación de hernia.

Lepe tuvo una vida trágica, pero digna de ser recordada. Su memoria vive en la trayectoria de otras actrices mexicanas que hoy en día siguen dispuestas a salir adelante a pesar de todo y dedicarse a su pasión.  

Cargando...
Cargando...

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.