Mujer se emociona porque por primera vez en 37 años se pudo poner zapatos y caminar

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Leiliane Melquiades tiene 37 años. Gracias a un tratamiento en un hospital de Brasilia, pudo ponerse zapatillas por primera vez en la vida.

El pie equinovaro es una patología congénita que afecta la forma de los pies, y con ella su función. Los pies quedan torcidos en ángulos en los que resulta muy difícil caminar con normalidad o usar calzado.

Daiana Silva, paciente adulta tratada en 2019 con el método Ponseti en Brasilia, calza zapatillas. | Foto: YouTube/SBT Brasília

Publicidad

Un hospital de Brasilia (Brasil) ofrece una solución para personas con esta patología, a través del sistema público de salud. Sus pacientes, en muchos casos, llegan a la consulta tras haberse resignado a que nunca podrán usar calzado normalmente.

Es el caso de Leiliane Melquiades, quien creció en un hogar humilde, sin recursos para tratarse. "Mis padres no sabían mucho sobre el asunto, y eso sin contar la distancia para llegar a un hospital y los problemas económicos", recuerda.

Con el paso de los años, caminar se fue haciendo progresivamente más doloroso para ella. Hace algún tiempo, buscando en Internet sobre su problema, supo que podía tratarse en un hospital público, en Brasilia, que hace algunos años trabaja en esta especialidad.

Publicidad

Está hace siete meses en la capital de Brasil para tratarse. El tratamiento usado por los especialistas allí lleva el nombre de "Método Ponseti", en honor al doctor español Ignacio Ponseti, quien lo desarrolló en la década de 1950.

Involucra enyesar los pies para ir corrigiendo de a poco la posición de cada miembro. En ocasiones pueden ser necesarias pequeñas intervenciones quirúrgicas. Idealmente, para mejores resultados, este tratamiento se realiza en la primera infancia.

Si bien el método existe hace décadas, no fue sino hasta la década de 2000 que empezó a popularizarse. El responsable del programa en el IGES-DF (Instituto de Gestão Estratégica de Saúde do DF, por su sigla en portugués) es el ortopedista David Haje.

Publicidad

Paciente pediátrico del IGES-DF. | Foto: YouTube/SBT Brasília

Este profesional ya en 2019 consiguió su primer resultado pionero en una mujer adulta de 29 años. Ahora, además de Leiliane, otras 6 personas de entre 22 y 38 años de edad reciben el tratamiento.

Publicidad

"Es una sensación indescriptible ver tu pie hacia adelante, mirar y ver que tendrás calidad de vida, que podrás pisar sin dolor. Es el milagro de la vida frente a tus ojos. Siento una gratitud inconmensurable", manifestó Leiliane emocionada. Para ella, que ahora puede caminar, empieza una nueva vida.

La medicina muchas veces puede mejorar la calidad de las personas y habilitarles momentos de mucha felicidad. Es el caso de una madre de 30 años que pudo celebrar su boda mientras luchaba contra el cáncer. Puedes leerla aquí, en AmoMama.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.