Sobre AM
Entretenimiento

10 de julio de 2021

Historia del día: Adolescente mimado se niega a ayudar a su abuela soltera y recibe su merecido horas después

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Un adolescente perezoso se negaba a ayudar a su abuela con su jardín, pero ella lo engañó y le dio una valiosa lección.

A Simón no le emocionaba pasar el verano con su abuela en su casa de Carolina del Sur. A pesar de esto, sus padres insistieron en que fuera con ella. A su madre le habían solicitado impartiera una serie de conferencias en Europa y su padre la acompañaría.

Sentían que su hijo era demasiado joven para estar solo en casa. A sus 14 años, el chico consideraba que ya era muy mayor y no estaba de acuerdo con la decisión de sus progenitores.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Cuando llegó donde vivía su abuela, Simón supo que el verano sería un desastre. La anciana, llamada Teresa, fue a recogerlo en la estación de autobuses en un camión viejo y destartalado que debía tener al menos 60 años.

El vehículo resoplaba vapor y humo. Además, parecía no tener suspensión. La anciana pensaba que todo era bastante normal. Evidentemente, estaba encantada de ver a su nieto.

Cuando llegaron a la casa, que quedaba a una hora de la estación de autobuses conduciendo en automóvil, Simón estaba agotado porque su abuela no paraba de hablar.

Cargando...

Publicidad

En el transcurso del viaje conversó sobre su jardín, su perro, el clima, sus padres... Un niño más amable habría notado que Teresa había estado sola durante mucho tiempo y se sentía desesperada por tener contacto humano.

Sin embargo, su nieto era demasiado mimado y estaba muy concentrado en su propia miseria para considerar ser amable. La abuela llevó al chico a la habitación donde se quedaría, que antes pertenecía a su padre.

Cargando...

Publicidad

Ella le dijo que se refrescara y bajara por leche y galletas. “¡Leche y galletas!”, murmuró el joven. “¿Cree que tengo cinco años?”. Entonces Simón entró en la cocina y se sentó a la mesa.

Teresa colocó un vaso de leche fresca frente a él y un plato de deliciosas galletas. “Hice tus favoritas, le dijo sonriendo. “¡Te encantaba la leche y las galletas de mi país cuando eras pequeño!”.

“¡Bueno, ya no soy pequeño!”, espetó el chico. “¡Y estar aquí no es mi idea!”.

“Ya veo”, dijo la abuela, sentándose frente a su nieto. “Pero estás aquí, ¿así que por qué no aprovecharlo al máximo?”. Nunca subestimes a alguien por ser mayor, a veces sabe más de lo que nosotros creemos.

Cargando...

Publicidad

Simón se burló: “¡CORRECTO! Entonces, ¿cuál es tu contraseña de Wi-Fi?”.

“No tengo Wi-Fi”, dijo Teresa calmada. “No tengo servicio de Internet”.

“¿QUÉ?”, gritó el joven, “¿No hay Internet? ¿Qué se supone que debo hacer durante dos meses?”.

Cargando...

Publicidad

“Bueno”, dijo la abuela sonriendo. “¡Podrías ayudarme con el jardín! Quiero replantar el viejo jardín de hierbas...”.

“¡SI!, ¡CÓMO NO!”, gritó Simón enfadado.

Millie frunció el ceño. “¿A qué te refieres?”, le dijo a su nieto.

“Me refiero a…”, dijo Simón enojado, “¡NUNCA EN LA VIDA! ¡No voy a cavar en ese jardín, no soy tu ESCLAVO!”.

Y con eso, Simón subió las escaleras a pisotones para llamar a sus padres y quejarse de no tener Wi-Fi y ODIAR a la abuela Teresa, que era una aburrida, además de ser una tirana.

Cargando...

Publicidad

La anciana se sentó en la mesa de la cocina durante un buen rato para pensar. Entonces sonrió... Un poco más tarde, Teresa llamó a la puerta de la habitación de Simón.

“¡Simón, querido, la cena está lista!”. El joven, que en realidad estaba bastante hambriento, bajó con su mejor puchero. La abuela había preparado un estofado de cerdo y manzana de aspecto delicioso, pan de maíz y lo que parecía un pastel de melocotón.

Cargando...

Publicidad

El estómago de Simón rugió. Se sirvió con el ceño fruncido y comió en silencio. Eso no pareció molestar a la abuela Teresa. “¿Sabes? Te pareces a mi bisabuelo, Wilson Silva”.

“¿¡En serio!? ¡Wow!”, dijo Simón con tono de burla mientras tenía la boca llena de estofado.

La anciana continuó su relato de forma serena. “Sí, de hecho. Él fue quien construyó esta casa. Se hizo rico durante la Fiebre del Oro de California en 1848. Luego regresó a casa, se casó...”.

“Entonces, ¿por qué eres pobre?”, preguntó el joven. “Bueno, unos años después comenzó la Guerra Civil y el abuelo Wilson enterró su oro en el jardín de hierbas. Desafortunadamente, se atragantó con una salchicha unos meses después y nadie encontró el oro”.

Cargando...

Publicidad

Simón ahora estaba muy interesado. “¿Oro, serán monedas de oro?”. “¡No!”, dijo Teresa. “Son pepitas de oro de California”.

A la mañana siguiente, el chico estaba en el jardín con una pala en mano. Iba a encontrar ese oro, y luego... ¡Se lo iba a quedar!

Cargando...

Publicidad

“¿Dijiste que necesitabas ayuda con el jardín de hierbas, abuela Teresa?”, sonrió dulcemente. Ella le devolvió la sonrisa. “Sí, querido, solo empieza por este extremo y avanza a través de...”.

A lo largo de ese verano, Simón cavó cada centímetro de ese jardín de hierbas, los macizos de flores e incluso el césped viejo, y ayudó a Teresa a colocar uno nuevo, pero no encontró ese oro.

Así que al año siguiente volvió, y al siguiente. Después de un tiempo ya no buscaba el oro, iba a buscar a Teresa y su dulce sonrisa y, la verdad, le gustaba bastante la leche y las galletas...

Lamentablemente, cuando Simón tenía 19 años y en su primer año en la universidad, recibió una llamada telefónica de sus padres: la abuela Teresa había fallecido.

Cargando...

Publicidad

El joven estaba devastado e inmediatamente voló a Carolina del Sur para el funeral. Después del servicio conmemorativo, un anciano se acercó a la familia.

“Disculpe”, dijo, dirigiéndose a Simón, “¿Eres Simón?”. “Lamento mucho tu pérdida joven. Soy el gerente del banco de tu abuela. Ella me dijo que, cuando falleciera, debía darte el contenido de su caja de seguridad”.

Cargando...

Publicidad

Simón se quedó atónito. ¿Qué podría haberle dejado la abuela? En el banco, el hombre sacó la bandeja de la caja y la puso frente al joven. Dentro había cuatro latas increíblemente oxidadas.

Simón jadeó. ¿Podría ser? Con gran dificultad, abrió una de las latas y vio el suave brillo del oro. El chico se echó a reír. “¡Oh, abuela Teresa!”, dijo. “Me hiciste buscar el oro, ¡pero tú eras mi verdadero tesoro!”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Nunca subestimes a alguien por ser mayor, a veces sabe más de lo que nosotros creemos. Teresa trabajó en la codicia de Simón y logró hacerlo trabajar en su jardín.

Cargando...

Publicidad

2. Un tesoro no siempre es lo que pensamos que es. El verdadero tesoro que el joven encontró cavando en el jardín de hierbas fue una relación maravillosa con su abuela.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría inspirar a las personas a compartir sus propias historias o ayudar a otros.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad