NoticiasPersonas

07 de septiembre de 2021

Organicé una fiesta por el embarazo de mi esposa y un colega dijo algo que no esperaba – Historia del Día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Anuncié el embarazo de mi esposa a mis compañeros de trabajo en una pequeña fiesta, pero uno de ellos me hizo pensar que tal vez no había sido la mejor idea.

Luego de la celebración se burlaron de mí por elegir a mi familia sobre ellos. "Juan, ¿qué celebramos hoy?", preguntó mi jefe, el Sr. Luis.

"Sí, Juan, ¡dinos!", expresaron otros compañeros de trabajo. "Bueno, traje algunos bocadillos y cerveza a la oficina para una pequeña celebración porque voy a ser padre. ¡Mi esposa está embarazada!", revelé.

Personas brindando con copas en la mano. | Foto: Shutterstock.

Publicidad

LAS FELICITACIONES

"¡Felicidades!", manifestó el Sr. Luis. "¡Te va a encantar ser padre!". Otros compañeros de trabajo se acercaron y me felicitaron.

"Dile a tu esposa que llame a la mía si necesita algún consejo", dijo Ricardo de Recursos Humanos.

“Gracias. Podríamos aceptar esa oferta”, respondí.

"Hey hombre. Felicidades, supongo”, dijo Ramon de Marketing. No era mi persona favorita en la oficina, pero nunca me había molestado directamente.

"¿Supongo?”, le pregunté. "Bueno sí. Tener hijos no es un paseo por el parque. Cambiará todo tu mundo. Puede que ya ni siquiera tengas tiempo de venir con nosotros al bar”, compartió Ramón.

Publicidad

"Está bien. Estaré ayudando con mi familia”, comenté. “No, Juan. A veces te vas a sentir miserable. Necesita esas salidas a bares, especialmente cuando ya no te sientas atraído por tu esposa. ¿Entiendes lo que estoy diciendo?”, dijo Ricardo.

"Sí, lo que sea", murmuré, tratando de mantener la calma. Recibí su insinuación y no podía creer que tuviera el descaro de decir algo así en la oficina.

Hombre en su lugar de trabajo. | Foto: Pexels.

Publicidad

OTRO MÁS EN EL DEBATE

En ese momento, nuestro colega Nicolás se acercó a nosotros y se unió a la conversación. “Tengo dos hijos en casa y sí, no tengo tiempo para mí. De hecho, ahora me encanta venir a trabajar. Me da tranquilidad", explicó.

“¿Ves, Juan? Eso es lo que te estoy diciendo. Tienes que estar preparado”, advirtió Ramón. Afortunadamente, otras personas se me acercaron mientras Nicolás y su otro compañero se alejaban.

Un mes después, Anna dio a luz a un hermoso niño. Lo llamamos Otto y no podía creer lo mucho que amaba a mi bebé. Mi esposa estaba aún más hermosa que nunca y yo ayudé gracias al permiso por paternidad.

Publicidad

Cuando regresé al trabajo, me di cuenta de que mis colegas pensaban que esta pausa era una fiesta. Nadie sabía que Ann estaba tan avanzada en su embarazo. Pero era mejor mantener eso en secreto, no había necesidad de darle a Ramón o Nicolás más oportunidades para hablarme de la familia.

Pero, constantemente me invitaban al bar o me preguntaban por el embarazo. "¿Tu esposa te pidió que corrieras a la tienda a las 3:00 a.m. por pepinillos y helado de plátano?", preguntó Nicolás. "Porque la mía lo hizo, y estaba muy molesta cuando regresé porque ella cambió de opinión".

Ramón se puso a reír, pero a mí no me pareció gracioso. Le dije que Anna había pedido algunas cosas durante sus peores antojos durante el embarazo, pero estaba feliz de recibirlas.

Publicidad

"Juan, vamos al bar esta tarde. ¿Quieres venir?", le dijo Ramón.

"No gracias. Tengo que llegar a casa en caso de que mi esposa necesite algo”, respondí.

"Sabes que puedes tener una vida fuera de tu casa, ¿verdad?", dijo su compañero. "Tienes que aprovechar mientras ella todavía está embarazada".

Padres cargando a su bebé. | Foto: Pexels.

Publicidad

SIEMPRE LO HABÍA IMAGINADO

“Ramón, de hecho, me gusta ir a casa. Puedes ir a ese bar y estar miserablemente solo mientras yo voy a casa con mi familia y viviré feliz para siempre, como siempre lo había imaginado”, le contesté.

Tanto él como Nicolás me miraron con el ceño fruncido, pero me fui de inmediato, sin querer escuchar más de ellos. Llegué a casa, besé a Anna y ella me dio a Otto. "¿Sabes algo, cariño?", le pregunté a mi esposa.

"¿Qué mi amor?", me respondió con una sonrisa.

“Nunca entenderé a los hombres que se casan y parecen odiar a sus esposas. También tienen hijos y odian estar cerca de ellos”, comenté. "Estar aquí contigo y Otto es todo lo que siempre soñé".

Publicidad

“Yo tampoco entenderé nunca a esos hombres. Sus esposas terminan viviendo miserablemente porque a sus maridos ya no les importa", agregó Anna. "Me alegro de tenerte a ti y a Otto. ¡Nuestra familia es perfecta!".

"¡Perfecto para nosotros!", exclamé y la besé mientras mecía a Otto en mis brazos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Valora a tu familia. No seas como Ramón o Nicolás, que hablan horriblemente de sus familias. Si no quiere ese compromiso, no te cases ni tengas hijos. De lo contrario, ¡valóralos!

No espere que los demás sientan lo mismo que tú. Los colegas de Juan intentaron hacer que sintiera lo mismo que ellos por la familia, pero él no lo hizo. Estaba realmente feliz.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos. En AmoMama encontrarás muchas otras narraciones como esta que sirven de ejemplo para muchos. ¡Valora la que tienes!

Publicidad