Sobre AM
Medios

23 de septiembre de 2021

La comida de la anciana sigue desapareciendo de su refrigerador y ella esconde una cámara para averiguar por qué - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una anciana decidió adoptar la tecnología para descubrir la razón por la que su comida seguía desapareciendo de su refrigerador: fue la mejor decisión que tomó.

Todo comenzó hace poco más de seis meses. Vilma, una octogenaria que vivía sola, descubrió que faltaba algo de queso y tocino en su refrigerador.

Al principio no pensó en ello. Después de todo, era posible que simplemente se hubiera terminado y ella hubiera olvidado reabastecer el refrigerador. Decidió atribuirlo a la vejez, a pesar de que le asustaba un poco que estuviera perdiendo sus habilidades cognitivas.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Unos días después de la primera desaparición, notó que más artículos se habían desvanecido de su refrigerador. Ese día, Vilma decidió limpiar su casa y también caminar por el perímetro para ver si había señales de ratas o mapaches.

“Todo el mundo sabe que los mapaches son despreciables, lo suficientemente inteligentes como para meterse en compartimentos cerrados”, pensó.

La anciana sabía que no habría escuchado la conmoción si hubieran encontrado una manera de entrar porque tenía problemas de audición. Temiendo que comenzara a experimentar síntomas de demencia, visitó a su médico para obtener un diagnóstico.

Cargando...

Publicidad

“¿Existe alguna enfermedad que me pueda llevar a hacer algo por la noche y no recordar por la mañana que lo hice?”, le preguntó a su médico, Paul Wilson.

“¿Qué, te refieres al sonambulismo?”, preguntó el hombre, preocupado.

Cargando...

Publicidad

“No, no es eso”, respondió ella. “Podría jurar que lo sabría si abandonara mi cama a tales horas”. “Quizás debería ver a un psicoterapeuta”, sugirió el médico. “Gracias, lo haré”, dijo la mujer, a pesar de que no tenía ninguna intención de verse con un psicoterapeuta.

Estaba segura de que algo estaba pasando y no tenía nada que ver con ella. En su camino de regreso, tomó un desvío. “Voy a demostrar que no fui yo”, se dijo a sí misma. “Usaré la tecnología para hacerlo”.

Fue a una tienda de electrónica y compró una mini cámara que podía esconder fácilmente y un pequeño monitor para ver las imágenes grabadas. Pensó que sería suficiente para averiguar qué estaba pasando en su casa.

Cargando...

Publicidad

Cuando llegó a su vivienda, lo primero que hizo fue dirigirse a su refrigerador. Una vez más había sido allanado. Faltaban algunas rebanadas de pan y también tocino. “No, no puedo estar loca”, pensó.

Colocó la cámara en un lugar escondido y se retiró a su habitación con el monitor. Se durmió tan pronto como su cabeza tocó la almohada.

Cargando...

Publicidad

Más tarde esa noche, unos pasos silenciosos se apresuraron a entrar en su cocina, sin saber que la cámara grababa todo. Pertenecían a una joven inmigrante llamada Esme.

Ella había cruzado de México hacía algunos años y estaba viviendo con su novio. Él era un bueno para nada llamado John. La trataba como basura porque sabía que no tenía a dónde ir.

La mantenía a raya porque era una mujer muy hermosa. Si pensaba que se estaba portando mal, la amenazaba con denunciarla a las autoridades para que la deportaran.

Cargando...

Publicidad

John a menudo la hacía pasar hambre porque sentía que estaba subiendo de peso y prefería a las mujeres delgadas. Un día, Esme se había sentido muy hambrienta y John había cerrado con llave el refrigerador y la despensa.

Ese día, decidió suplicarle algo de comida a Vilma, quien, sin que ella lo supiera, se había ido a visitar a una amiga. Cuando la joven llamó a la puerta y no obtuvo respuesta, su desesperación la hizo comprobar si realmente no había nadie en casa.

La puerta se abrió. Vilma se había olvidado de cerrarla ese día. El impulso fue demasiado para que Esme se resistiera, así que entró y se dirigió directamente al refrigerador. Allí encontró mucha comida.

Cargando...

Publicidad

La joven tomó algunas cosas y descubrió una llave de repuesto colgada en la pared al salir. Se la llevó pensando que podía tomar un poco de comida para evitar morir.

Cargando...

Publicidad

Por lo que podía ver, Vilma era demasiado mayor para darse cuenta, y tenía razón hasta cierto punto. La anciana no tenía idea de que le habían robado la llave de repuesto, pero sabía que su comida estaba desapareciendo.

Pero en esa fatídica noche cuando la dueña de la casa decidió vigilar su refrigerador, la joven se coló en la cocina sin notar la cámara. Tomó un poco de mantequilla, tocino y salchichas.

A la mañana siguiente, Vilma reprodujo la grabación y no podía creer lo que veía. Esme era la que le estaba robando. “Pero, ¿cómo entró?”, se preguntaba la anciana mientras miraba el video.

Luego recordó la llave de repuesto que le faltaba y todo encajó en su lugar. Más tarde ese día, visitó a la joven mientras John estaba en el trabajo y le mostró las imágenes.

Cargando...

Publicidad

Esme estaba asustada. Vilma quería denunciar lo que ocurría, pero se detuvo cuando notó que la joven estaba llorando. “Tus lágrimas de cocodrilo no me conmoverán, has cometido un crimen”, fanfarroneó la anciana. Quería saber por qué la chica hizo lo que hizo.

“John me ridiculiza por tener sobrepeso y me ha prohibido comer en su casa. Quedé embarazada, pero él se ha negado a creer que el bebé es suyo. Cree que solo estoy tratando de obligarlo a casarse para poder convertirme en ciudadana plena”, dijo.

“Recurrí a robar comida de su refrigerador porque temía por mi hijo. ¡Lo siento mucho!”, relató Esme con lágrimas en los ojos.

Cargando...

Publicidad

Vilma quedó conmovida, tanto que se las arregló para que la joven se mudara con ella. También la convenció de que dejara a John. Pero a él no le agradó la idea y la denunció a las autoridades.

Cargando...

Publicidad

Pero para entonces, la anciana, que era una trabajadora del gobierno jubilada, había presentado una solicitud para adoptarla. Esto la convirtió en ciudadana de pleno derecho por afiliación familiar.

Esme cuidó de la mujer mayor en los meses siguientes, y cuando dio a luz, nombró a su hija en honor a Vilma, que era como su abuela.

¿Qué aprendimos de esta historia?

1. No debes robar. Esme podría haber ido a la cárcel si Vilma la hubiera denunciado a las autoridades por robar. La anciana no lo hizo porque escuchó su historia, pero no todos pueden ser tan buenos. Habría estado en su derecho de denunciarla y hacer que la arrestaran. Robar está mal, independientemente de los motivos.

Cargando...

Publicidad

2. Di la verdad sin importar dónde te encuentres. Esme sobrevivió porque le dijo a Vilma la verdad sobre por qué cometió sus crímenes. Fue suficiente para ganarse a la anciana, pero habría sido una historia diferente si hubiera decidido mentir. Aunque estaba en problemas, dijo la verdad y eso la liberó.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad