Sobre AM
Entretenimiento

23 de septiembre de 2021

Mujer pobre compra un viejo cochecito y halla un sobre adentro que le cambia la vida para siempre - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una mujer pobre le compró a su hija un viejo cochecito de segunda mano en un mercado de pulgas. Debajo de los cojines encontró algo que le cambió su vida para siempre.

Kerly conoció a su esposo Fernando en un hogar de crianza. Los dos habían quedado huérfanos siendo muy pequeños y con el paso del tiempo se volvieron inseparables. Se casaron al terminar la escuela secundaria y parecía que tendrían una vida feliz juntos.

Cinco años después, Fernando consiguió un buen trabajo en una empresa de construcción como supervisor. Tenía seguro médico y un salario razonable, por lo que decidieron que era hora de formar una familia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Kerly quedó embarazada rápidamente. Estaba muy contenta. La vida parecía perfecta para la feliz pareja hasta que Fernando tuvo un terrible accidente en el trabajo. Se cayó del tercer piso y se lastimó gravemente la espalda.

Cargando...

Publicidad

Ella había dejado su trabajo como secretaria en su séptimo mes de embarazo. Estaba en casa cuando recibió la llamada telefónica informándole que su esposo estaba gravemente herido.

Corrió al hospital y su angustia fue tal que se puso de parto semanas antes de la fecha prevista. El momento más feliz de su vida también fue el peor.

Horas después del nacimiento de su pequeña Leila, los médicos le dijeron a Kerly que Fernando nunca volvería a caminar. Cuando el padre salió del hospital seis meses después, estaba en silla de ruedas.

El seguro pagó algunos beneficios y Fernando recibió una pensión por discapacidad, pero el dinero era escaso, especialmente con un bebé en la familia. Kerly decidió volver al trabajo mientras su esposo cuidaba al bebé.

Cargando...

Publicidad

La madre encontró trabajo en una cafetería concurrida y, a menudo, cubría los turnos de noche. Afortunadamente, una de sus colegas, la Sra. Hidalgo, se convirtió en una buena amiga. Tenía más de sesenta años y era una mujer alegre y sonriente.

Cargando...

Publicidad

La mujer mayor comenzó a formar parte de la familia de Kerly. Comían juntos los domingos y compartían a menudo buenos momentos fuera del trabajo.

Kerry le comentó durante un almuerzo que estaba ahorrando para un cochecito para Leila. "Quiero comprar un cochecito, pero son muy caros".

"¡Solo si lo compras nuevo!", le dijo la Sra. Hidalgo. "Una de las hijas de mis amigos compró uno precioso en el mercado de pulgas por 50 dólares".

"¿En verdad?", preguntó Kerly esperanzada.

"Sí. Los coches son costosos y los niños solo los usan durante uno o dos años, así que la gente los vende. ¿Sabes qué? ¡Te llevaré al mercadillo la semana que viene!", comentó la compañera de Kerly.

Cargando...

Publicidad

El siguiente fin de semana se fueron juntas al mercado de pulgas y, efectivamente, ¡había un cochecito viejo y encantador! La Sra. Hidalgo lo inspeccionó cuidadosamente por dentro y por fuera y dijo que estaba en buenas condiciones.

Cargando...

Publicidad

Kerly lo pagó y lo llevó feliz a su casa. Procedió a limpiarlo por dentro y por fuera, pero cuando sacó los cojines del asiento para lavarlos, encontró un sobre debajo.

Con la intención de preparar la carriola, Kerry dejó el sobre a un lado y pasaron tres días antes de que lo recordara de nuevo. Kerry estaba ordenando su escritorio cuando lo encontró.

Ella le dio la vuelta y lo abrió. Dentro había una sola hoja de papel. Decía: "Si estás leyendo esto, probablemente eres una madre joven como yo, y estoy muerta y enterrada. Espero poder lograr algún cambio positivo en tu vida. Ve a la Casa 8 en la Tercera Avenida y mira debajo del roble".

Cargando...

Publicidad

Al día siguiente, Kerly fue a la dirección de la nota y encontró una vieja casa abandonada. En el jardín había un enorme roble con una piedra blanca a su sombra.

¿Podría haber un tesoro enterrado aquí? Kerly estaba un poco avergonzada de creerlo, pero estaba emocionada como si fuera una niña la mañana de Navidad. Al día siguiente regresó con una pala y comenzó a cavar debajo del roble.

Cavó ese jardín durante días, pero no encontró nada. Estaba lista para darse por vencida cuando encontró una nota en su casillero del trabajo: "Se supone que no debes cavar. Lo que estás buscando está a la vista debajo del roble".

Cargando...

Publicidad

Kerly estaba sorprendida. ¡La nota misteriosa estaba escrita con la misma letra que la nota del cochecito! Esa tarde, se apresuró a regresar y volvió a mirar la piedra debajo del roble.

Cargando...

Publicidad

Cuanto más miraba, más le parecía que era de hormigón y no de piedra. Kerry tomó su pala y le dio a la 'piedra' un fuerte golpe. Se agrietó, pero no se rompió, por lo que la golpeó una y otra vez.

Por fin, la 'piedra' se hizo añicos. Dentro había una pequeña caja fuerte de metal con una llave en la cerradura. Dentro de la caja había varios fajos de billetes y lo que parecía ser una fortuna en joyas.

Encima del tesoro había otra nota: "Querida, la vida me trajo amor y riqueza, pero lo que más deseaba era un hijo. Mi esposo y yo intentamos tener un bebé durante muchos años, y finalmente Dios nos dio una hermosa hija”.

Cargando...

Publicidad

"Lamentablemente, ella no fue nuestra por mucho tiempo. Nuestra hermosa niña murió siendo pequeña y mi esposo no sobrevivió a su pérdida. Ella habría tenido tu edad y espero que haya sido como tú. Sé feliz".

Kerly se apresuró a volver a casa con Fernando con una sospecha persistente en el fondo de su mente. ¡Solo había una persona que podía ser su benefactora! ¿Quién más había tenido acceso a la carriola y a su casillero?

Pero cuando llegó al trabajo, deseosa de confrontar a su amiga y expresarle su gratitud, descubrió que la Sra. Hidalgo se había ido. Según el gerente del restaurante, se fue de repente y le dijo que se mudaría a Santa Cruz.

Cargando...

Publicidad

Había dejado una dirección y Kerly vio que la letra era idéntica a la de su benefactora. Estaba segura de que ella había deslizado la nota en el cochecito. Sintió que se le partía el corazón por perder a su amiga.

Kerly y Fernando se sentaron juntos y elaboraron un plan. Con el dinero y las joyas se compraron una casa pequeña y encantadora con una habitación adicional. Adquirieron un automóvil especial que Fernando podía conducir y luego hicieron un viaje por carretera a Montana.

Cargando...

Publicidad

La Sra. Hidalgo se sorprendió al verlos, pero estaba sonriendo cuando Kerly la abrazó. "¡Fuiste tú!", gritó la madre mientras le demostraba su afecto a su amiga. "¡Fuiste tú todo el tiempo! ¡Por favor, no quiero perderte!".

Kerly y Fernando invitaron a la Sra. Hidalgo a regresar a la ciudad y mudarse con ellos. "La aprecio mucho y una vez que se fue me di cuenta de eso. ¿No volvería con nosotros?".

"Sé que no puedo tomar el lugar de tu hija, pero Fernando y yo necesitamos una mamá, y Leila necesita una abuela. Esperábamos que aceptaras el trabajo".

La Sra. Hidalgo aceptó con los ojos llenos de lágrimas. Por primera vez en muchos años, la vida prometía ser una aventura y terminó compartiendo la felicidad que había ayudado a crear.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La bondad a veces se hace con una mano oculta. La Sra. Hidalgo quería ayudar a Kerly, por lo que ideó una búsqueda del tesoro para poder mantener su identidad en secreto.
  • Ser una familia se trata de amor, no de biología. Kerly, Fernando, Leila y la Sra. Hidalgo se convirtieron en una verdadera familia unida por lazos de amor y bondad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad