logo
Shutterstock
Shutterstock

El novio y el padre de una joven ocultaron que ya se conocían, y la razón la sorprendió - Historia del día

Guadalupe Campos
30 sept 2021
01:30

El pasado siempre vuelve a recordarnos que no hay secretos que duren para siempre. Una joven cuenta la historia de cómo descubrió que su padre y su prometido tenían un oscuro secreto en común.

Publicidad

Conocí a Gabriel Palencia hace dos años. Él daba una conferencia sobre la importancia del trabajo social en los juzgados familiares, y su pasión por la ley y la justicia me impactaron.

Hombre da una conferencia. | Foto: Unsplash

Hombre da una conferencia. | Foto: Unsplash

Después del evento lo busqué para agradecerle, y trabamos conversación. Él tenía doce más que yo, y no esperaba que las cosas fueran por otro carril que los profesionales.

Pero lo que empezó como una colaboración académica terminó, a las pocas semanas, en una tarde de trabajo que devino naturalmente una cena romántica. Una cosa lleva a la otra, y pronto estábamos saliendo.

Publicidad

Cuando un par de meses después vi que la cosa iba en serio, pensé que era hora de que conociera a mis padres. Él, sin embargo, se mostraba inusualmente tímido al respecto y siempre aplazaba ese momento.

Creí que sería la diferencia de edad, así que le conté que mi papá también es mayor que mi mamá. Y que ambos eran gente adorable y de mente abierta, que no se iban a molestar.

Finalmente, tras mucho insistir, Gabriel accedió a conocer a mis padres. Empecé a hacer planes para el gran día.

La tarde antes de la cena acordada, casualmente pasé a buscar un café por una cafetería del centro. Lo que vi me llamó poderosamente la atención: ¡allí estaba mi padre, compartiendo un café con Gabriel!

Dos personas comparten un café. | Foto: Unsplash

Dos personas comparten un café. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pensé en acercarme a saludarlos, pero en lo que tardé en pagar mi café y mi bagel ambos se habían desvanecido como por arte de magia. Los busqué afuera, pero solo alcancé a ver el auto de mi padre que se perdía en una esquina.

¿Cómo se habrían conocido? Los había visto enfrascados en conversación, y ambos son personas muy formales como para mostrarse tanta confianza: parecía más un café de viejos amigos que uno de personas que acaban de conocerse.

¿Por qué no me habían dicho que se conocían? ¿Por qué se habrían marchado? ¿O sería que no sabían de mi conexión con ambos?

Fui a casa y me enfrasqué en la cocina. Ya habría tiempo para saber qué pasaba. Poco después de dejar todo listo sonó el timbre.

Los primeros en llegar fueron mis padres, con una botella de vino blanco. Minutos después llegó Gabriel. Preferí hacer de cuenta que no sabía nada, para ver cómo se desarrollaba la situación.

"Mucho gusto en conocerlo, señor Corrado", dijo Gabriel. "Julia me habló mucho de usted".

Publicidad
Apretón de manos. | Foto: Pixabay

Apretón de manos. | Foto: Pixabay

"Igualmente", dijo papá. "¡Y todas cosas buenas! Julia me comentó que eres abogado".

Nos sentamos a la mesa y comencé a servir los aperitivos y el vino. Papá y Gabriel actuaron como si se estuvieran conociendo por primera vez. Sabía que estaba pasando algo raro, pero ¿qué?

Estábamos comiendo el postre cuando finalmente estallé. "¿Qué pasa?", pregunté, interrumpiendo a papá en medio de su historia favorita de pesca.

"¿Cómo que qué pasa?", preguntó mamá, perpleja. "Pero si todo va bien".

"Entre papá y Gabriel. Sé que ustedes se conocen, los vi hoy en la cafetería", dije. "Pueden dejar de actuar".

Publicidad

Gabriel y mi papá intercambiaron una mirada incómoda y elocuente. Entonces Gabriel habló: "Bueno, Julia, sí, resulta que tu papá y yo nos conocemos muy bien".

"¿Pero cómo? ¿Y por qué no me lo dijeron?", protesté, ya molesta.

Mujer escucha de mala gana. | Foto: Shutterstock

Mujer escucha de mala gana. | Foto: Shutterstock

"Mi Julita", dijo mi papá, y me tomó a mano. "Hace tiempo que Gabriel quería contártelo, tan pronto como se dio cuenta de quién eras, pero le rogué que no lo hiciera".

"¿Le pediste que me mintiera? ¿Para qué?"

"Mira, mi amor", dijo Gabriel. "Yo pasé cinco años en prisión..."

"¿¡En prisión!?", grité. "¿Y qué clase de crimen cometiste? ¡Y por qué no me lo dijiste!". Me puse de pie con la intención de marcharme, pero mamá me detuvo.

Publicidad

"Espera, escucha la historia primero", me pidió con calma mi madre.

"¿Estaba por vincularme de por vida con un exconvicto y me pides que lo escuche?", me indigné.

"Sí, cariño. Y créeme que sé cómo te sientes", me dijo, con una nota de tristeza que me hizo sentar de inmediato.

"Gabriel y yo nos conocimos en la cárcel", dijo mi padre. "Tenías diez años, así que te dijimos que yo hice un viaje de negocios, pero pasé esos nueve meses preso".

Prisionero y guardiacárceles. | Foto: Shutterstock

Prisionero y guardiacárceles. | Foto: Shutterstock

"¿Preso? ¿Por qué?", pregunté, anonadada.

"Por confiar en la gente equivocada. Verás, mis socios establecieron una asociación fraudulenta y me hicieron responsable a mí. Gabriel era mi compañero de celda y me ayudó a mantener la calma y recuperar mi vida".

Publicidad

"Verás, podría haber pasado diez años en prisión, pero Gabriel me ayudó a encontrar una manera de comprobar mi inocencia. Fue él quien escribió los alegatos que finalmente hicieron que recuperara la libertad y no te quedaras sin padre".

"Nos salvamos uno al otro, Leo", dijo Gabriel con una sonrisa. "Pero nunca pensé que me enamoraría de tu hija".

"¿Y tú? ¿Por qué estabas preso?", le pregunté a mi novio.

"Recordarás que te conté que soy de un pueblo pequeño y tuve que venirme a la capital para estudiar derecho", dijo. "Bueno, viví con una tía y tres primos. Yo no lo sabía, pero uno de ellos se involucró en un asunto de drogas, y escondió las sustancias en casa".

"Alguien denunció que en casa se vendían drogas, y cuando la policía hizo un allanamiento mi tía y mis primos me culparon a mí", contó. "No tuve cómo probar lo contrario, así que fui a la cárcel. Terminé mis estudios desde allí, y empecé a representar a otros presos, así que para cuando salí en libertad tenía más experiencia que muchos abogados de más edad".

Novios bailan en una boda. | Foto: Unsplash

Novios bailan en una boda. | Foto: Unsplash

Publicidad

Miré a mi novio y a mi padre, y se me llenaron los ojos de lágrimas. "Tenía la esperanza de que se cayeran bien, pero es más que eso", dije. "Ustedes confían uno en el otro".

No volvió a haber secretos entre Gabriel y yo. Un año después nos casamos, y fue una gran fiesta para la familia y amigos. Hoy en día, mis padres nos visitan a menudo, y Gabriel se volvió como un hijo para ellos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los secretos siempre terminan saliendo a la luz. Gabriel y Leonardo creyeron que podrían dejar su pasado en las brumas del secreto, pero todo terminó por revelarse.

Hay que darle a la gente la oportunidad de dar una explicación antes de emitir un juicio. Julia estaba tan furiosa que casi no escucha a Gabriel, pero tenía motivos de sobra para perdonarlo.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

43 notables fracasos de padres que no fueron perfectos

09 de octubre de 2023

4 familias se negaron a adoptarme en 5 años por culpa de mi madre biológica - Historia del día

28 de octubre de 2023

Cuidé de mi marido discapacitado durante 9 años, un día llegué temprano a casa y lo vi de pie - Historia del día

25 de octubre de 2023

Mi esposo me dejó por estar "demasiado delgada" tras perder 90 kilos para quedar embarazada - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Señora mayor recibe llamada de una mujer que dice ser la hija que creía muerta al nacer hace 46 años - Historia del día

09 de agosto de 2023

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Papá Noel del centro comercial cumple el deseo de un niño de 8 años que suplicó ayuda para su padre militar - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Vi a un pobre enseñando a mi hija a montar en bicicleta, un mes después dejé a mi marido rico por él - Historia del día

14 de septiembre de 2023

Gasté todo el dinero ahorrado para mi operación en mi hijo adoptivo y luego me enteré de que tiene una herencia enorme - Historia del día

16 de septiembre de 2023

"Este u Oeste, el hogar es lo mejor" me di cuenta después de estar cerca de papá al que no veía desde hacía 13 años - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Mientras sostenía a mi 2do bebé en brazos por primera vez, me enteré de que mi hijo mayor había muerto una hora antes - Historia del día

17 de agosto de 2023

Crié a cuatro hijos hiperactivos como madre soltera, 18 años después el vago del padre volvió arrastrándose a nosotros - Mi historia

26 de octubre de 2023

Mi madre de 75 años se niega a mudarse a mi casa y suplica que la dejen en una residencia - Historia del día

05 de noviembre de 2023

36 veces que la gente compartió los peores regalos que ha recibido

08 de octubre de 2023