logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana pobre visita el museo cada semana y mira el retrato de una mujer por horas - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una anciana pobre iba al Museo de Arte Moderno de Bogotá todos los miércoles y miraba un solo retrato todo el día. La mayoría la ignoraba casi a diario hasta que un chico decidió hablarle.

Publicidad

“Ugh, esa mujer está aquí otra vez. Todos los miércoles se queda mirando ese retrato. Es una locura, Alberto. El museo debería echarla”, dijo Gabriela, quien trabajaba a tiempo parcial en el lugar.

“Por favor. Sabes lo que piensa la gerencia al respecto. Solo viene un día a la semana porque la entrada es gratis. Deja que la pobre mujer disfrute del arte”, respondió Ramírez. Era uno de los curadores más nuevos del personal.

Dos personas en un museo observando las pinturas en la pared. | Foto: Shutterstock

Publicidad

A él no le molestaba la mujer y la mayoría del personal la ignoraba. Pero Gabriela siempre la miraba. Ella era una esnob. Mientras tanto, la señora Renata de Martínez se sentaba en el banco frente al retrato más hermoso que jamás había visto y pensaba sobre su vida.

A los 20 años, se había casado con Francisco Martínez, el hijo del banquero más rico de Bogotá. Pero esa había sido la peor elección de su vida.

Ahora era pobre, vieja y estaba llena de remordimientos. Mirar este retrato semanalmente le daba una sensación de esperanza, así que acudía al museo todos los miércoles sin falta.

Lee más: Anciana no dejó entrar a nadie a casa por 13 años y yo quedé helada cuando entré - Historia del día

Publicidad

La gente caminaba a su alrededor y la señora apenas se daba cuenta, como esa secuencia de una película en la que un personaje está quieto y el resto pasa corriendo.

Pero un día las cosas fueron diferentes. Un niño decidió sentarse a su lado. Él era parte de una excursión escolar al museo. Mientras uno de los miembros del personal servía de guía para los otros niños, él abandonó su grupo y se sentó con la mujer.

Un niño con un conjunto deportivo y sus manos en su bolsillo. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Hola! Soy Santi. ¿Por qué estás viendo esta pintura?”, le preguntó a la anciana.

“Hola, pequeño. Mi nombre es Renata. Estoy mirando este retrato porque soy la mujer que aparece en él”, explicó.

“¿Qué? No te pareces en nada a la mujer de la foto. ¡Tu ropa también es diferente!”, dijo el chico.

“Sí, ahora soy muy diferente a la mujer del retrato, y mi ropa también ha cambiado”, respondió Renata. “Pero esa soy yo hace mucho tiempo”.

“¡Oh! ¿Como cuando no tenían teléfonos celulares?”, preguntó Santi.

Publicidad

“Exacto. Tampoco teníamos muchas cámaras. Eran costosas”, añadió la anciana con una sonrisa. Es agradable hablar con alguien, pensó.

Retrato de una hermosa mujer con sus labios pintados de rojo. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Por qué estás sentada aquí? Llegamos hace HORAS y te vi. ¡Y todavía estás aquí!", dijo Santi con curiosidad.

“Vengo aquí todos los miércoles porque es gratis. También me gusta recordar cómo era mi vida en ese entonces”, respondió Renata. “¿Cómo era tu vida?”, preguntó Santi.

“Bueno...”, y la señora comenzó a contarle. Le dijo a Santi sobre su pasado y el niño escuchó su historia con la boca abierta.

En el verano de 1962, tenía 16 años y era hermosa como el retrato de la pared. Conoció a Eduardo mientras tomaba un helado con sus amigos. Trabajaba a tiempo parcial en la heladería, pero quería convertirse en artista.

Publicidad

Él la invitó a salir de inmediato y Renata aceptó. Luego se convirtió en la inspiración para la mayoría de sus pinturas. Fue un hermoso verano.

Pero a diferencia de ella, los padres de Eduardo eran muy pobres. A la chica no le importaba, pero a la mayoría de las personas de su círculo sí.

El padre de Renata se había puesto furioso cuando descubrió su romance. El señor Armando Padrino era un político conectado. Los obligó a separarse, sin importar cuánto suplicara su hija.

Pareja enamorada besándose con el mar en el fondo. | Foto: Pexels

Publicidad

“No puedo verte más. Mi padre es un hombre poderoso. ¡Lastimará a tu familia!”, le dijo la joven a Eduardo.

“¡Huyamos! No puede hacer nada si nos vamos para siempre. Vayamos a algún sitio. Podemos ir a Cartagena. Puedo estudiar arte mientras tú estudias moda como siempre quisiste”, sugirió el joven.

“No podemos”, contestó la chica, derrotada.

Lee también: Historia del día: Adolescente mimado se niega a ayudar a su abuela soltera y recibe su merecido horas después

“Toma. Saqué todos mis ahorros para comprarte esta pulsera. Es una promesa de que cuidaré de ti pase lo que pase. Siempre estaremos juntos”, agregó Eduardo y le puso una hermosa pulsera en la muñeca.

Publicidad

Finalmente, Renata accedió a escapar con él, pero luego su padre la sorprendió haciendo las maletas esa noche. “Señorita, no sé lo que estás planeando, pero acusaré a ese chico de secuestro, ¡e irá a la cárcel! ¿ES ESO LO QUE QUIERES?”, gritó su padre.

Mujer luciendo un brazalete y un anillo con su mano sobre la tela de su falda floreada. | Foto: Pexels

Publicidad

“Papá, lo amo. No me importa que no tenga dinero. ¡Saldremos adelante juntos!”, gritó la joven. El señor Padrino se quedó en silencio, y eso fue peor que gritar.

"Me conoces, Renata. Sabes que cumplo mis promesas, especialmente si son amenazas. Puedo hacer cosas peores que enviarlo a la cárcel”, dijo con voz fría. No podía arriesgar la vida de Eduardo porque su padre no tenía escrúpulos.

Así que rompió con él. “No me importan las amenazas de tu padre. No puede hacer nada si nos vamos. Mira, eres tú. Te pinté. ¡Eres mi todo! Puedo vender esta pintura y también seremos ricos”, dijo el joven mientras le rogaba que lo reconsiderara.

Publicidad

“Escucha, Eduardo. Estaba jugando. Nunca me enamoraría de alguien como tú. Por favor. Solo quería experimentar algo antes de casarme con el verdadero hombre de mis sueños. ¡Adiós!”, mintió Renata, apenas capaz de contener las lágrimas.

Eduardo nunca se recuperó de esas palabras y se mudó lejos. Finalmente, la joven tuvo que casarse con el hombre que su padre había elegido. Pero todo fue cuesta abajo a partir de ahí.

Mujer luciendo un vestido de novia con un ramo de flores en sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

El padre de Francisco se vio envuelto en un escándalo de corrupción y el padre de Renata también estaba involucrado. Ambos fueron a la cárcel y eso destruyó a sus familias. El esposo de la mujer se escapó y ella nunca volvió a verlo.

Renata intentó encontrar a Eduardo después, pero fue en vano. Consiguió un trabajo con salario mínimo en la tienda de abarrotes, donde trabajó hasta su jubilación.

Pero durante una visita poco común en el día gratis del museo, descubrió el retrato que le había hecho su amado. “Así que ahora vengo todas las semanas y me siento aquí”, finalizó su historia la anciana.

“¡Vaya! Pero ¿por qué no encontraste a Eduardo? Si es el artista, probablemente sea famoso”, agregó Santi.

Publicidad

“No lo sé, chico. Supongo que podría intentar encontrarlo en línea”, respondió la mujer para apaciguarlo. Pero la verdad es que Renata no quería saberlo. Era muy tarde.

Mientras tanto, Gabriela había escuchado toda la historia y fue a hablar con Ramírez. “¿Crees que la historia de esa señora sea cierta?”, le preguntó.

Mujer observando una pintura en un museo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bueno, no lo sé. El nombre del artista es E. Gonzo. Es posible”, dijo el hombre.

Los niños finalmente se fueron y el día pasó. A la hora de cerrar, Renata se levantó y se despidió de Ramírez cuando se iba.

“¿Viste el brazalete en su brazo?”, le preguntó Ramírez a Gabriela. “Sí. ¿Por qué?”, respondió ella, confundida. “La mujer del cuadro tiene el mismo”, le dijo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No dejes ir el amor. Si amas a alguien, lucha por él o podrías vivir el resto de tu vida arrepentido.

Publicidad

No juzgues a los demás porque no conoces su pasado. El personal del museo no trataba muy bien a la señora Renata sin saber que tenía un pasado doloroso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: La comida de la anciana sigue desapareciendo de su refrigerador y ella esconde una cámara para averiguar por qué - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.