logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Madre entrega a su hijo a la policía y les ruega que se lo lleven - Historia del día

Una mujer desesperada había entrado en una comisaría con su hijo adolescente y había dicho que quería entregarlo. Los agentes no sabían qué hacer porque nunca habían estado en una situación tan extraña.

Publicidad

Los oficiales de policía que estaban de guardia esa noche se sorprendieron cuando una mujer de aspecto enojado, de unos 30 años, entró arrastrando a un adolescente del brazo.

“Suéltame”, se quejó el chico de unos 14 años, pero ella lo arrastró hasta el escritorio del sargento. “Oficial”, dijo con voz temblorosa. “Tiene que ayudarme. Se lo ruego, por favor, tiene que quedárselo”.

El sargento estaba boquiabierto. Después de veinte años de carrera, creía que había escuchado todo, pero esto era algo nuevo. “Señora”, dijo, “no entiendo”.

El oficial se sentó tenso y esperó a que ella continuara hablando. Para él estaba claro que algo había sucedido, pero ¿qué?. “Mi hijo”, dijo la mujer con lágrimas en los ojos, “ya no puedo tenerlo en mi casa. Por favor, tiene que llevárselo”.

Publicidad

Lee más: Una madre esconde una grabadora en la mochila de su hijo - Historia del día

Jovencito mirando hacia arriba usando una chaquera con capucha. | Foto: Unsplash

Jovencito mirando hacia arriba usando una chaquera con capucha. | Foto: Unsplash

“Señora”, protestó el sargento, “solo podemos ‘llevarnos’ a personas que hayan cometido delitos”. “Lo hará”, gritó desesperada la mujer. “¿No puede verlo?”. El chico, que había estado escuchando a su madre con una mueca de desprecio en su rostro, se rio.

Publicidad

“Eres un perdedor”, dijo. “¡No pueden hacerme NADA! Soy menor de edad”. “Ha estado robando”, dijo la madre. “Lo sé, y esta tarde... ¡Sacó un cuchillo!”. “¿Un cuchillo?”, preguntó el sargento. “¿Qué tipo de cuchillo?”.

“Un cuchillo grande, el K-Bar de mi esposo”, explicó la madre. “Le dije que limpiara su habitación y sacó el cuchillo”. “¡No hice nada!”, el chico se burló. “¡No la amenacé, solo le mostré lo que tenía en el bolsillo de mi chaqueta!”.

El sargento asintió. “Eso es diferente, señora”, dijo secamente. “Eso es portar un arma oculta, y ESO ES un crimen”. Al poco tiempo, la desesperada madre, María García, estaba sentada con un oficial de policía, contando su historia.

Publicidad

“Mi esposo falleció hace un año. Era un infante de marina”, explicó. “Y ahí fue cuando Samuel empezó a comportarse así. Comenzó a quedarse fuera hasta tarde, y salía con algunos chicos mayores.

“Luego comenzó a faltar a la escuela. Encontré algunas cosas caras en su habitación, cosas que nunca podríamos pagar y dijo que un amigo se las había dado”. María estaba llorando. “¡No sabía qué hacer!”.

“Probé aplicándole un toque de queda, pero él simplemente lo ignoró. Esta mañana sacó ese cuchillo. Mi hija Rita solo tiene ocho años y estaba asustada”.

Un cuchillo sobre una superficie oscura. | Foto: Unsplash

Un cuchillo sobre una superficie oscura. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Era un chico muy dulce, ¡pero ahora no sé qué hacer! Ahora tengo que trabajar en dos empleos, y sé que probablemente me necesite más, sé que está sufriendo, pero no puedo resolverlo”. El oficial de policía escuchó lo que María tenía que decir.

“Tengo una idea”, dijo. Luego se levantó e hizo una llamada telefónica. Dos horas más tarde, Samuel, de aspecto altanero, estaba sentado frente al oficial y un hombre que se había identificado como trabajador social.

“Ahora jovencito”, dijo el oficial con calma. “Hemos estado hablando con tu madre y tenemos una propuesta para ti”. “¿Ah sí?”, preguntó Samuel, recostándose y cruzando los brazos. “¿Y qué será?”.

Publicidad

“Bueno”, dijo el oficial con suavidad. “Podemos acusarte de portar un arma oculta y mandarte a la cárcel, o puedes cumplir con seis meses de servicio comunitario”. “¿Qué?”, espetó Samuel. “¡Estás loco!”.

“Lo que tenía en mente”, interrumpió el trabajador social, “es que trabajaras en un refugio para niños todos los días después de la escuela, ayudarías a los pequeños con la tarea, con sus quehaceres, lo que necesiten”.

Adolescente con  esposas en sus muñecas. | Foto: Pexels

Adolescente con esposas en sus muñecas. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡De ninguna manera!”, dijo el adolescente. “¡A esa hora salgo con mis amigos!”. “Eso ya no pasará”, dijo el oficial de policía. “Ahora compartirás con los chiquillos y luego te irás a casa con tu madre y tu hermana, y las tratarás bien”.

“¡No me pueden OBLIGAR!”, gritó Samuel, en tono ya no tan mezquino y astuto. “¡No podrían hacerme eso si mi papá estuviera vivo!”. “Sé que estás sufriendo”, dijo el trabajador social con gentileza. “Pero quizás ayudar a otros también te ayude a ti”.

Lee también: Descubrí que nuestro hijo menor no era mío, pero no dije nada - Historia del día

Al día siguiente, Samuel estaba en el refugio. ¡Los niños eran muy pequeños! La mayoría tenían ocho o nueve, y el menor solo seis. El niño más pequeño, Benito, no hablaba.

Publicidad

Casi siempre se sentaba en las esquinas y miraba a todos a su alrededor con ojos asustados. ¿A él qué le pasa?”, preguntó el joven a una de las trabajadoras del refugio.

La mujer negó con la cabeza con tristeza. “El padre de Benito murió y ha aprendido que el mundo es cruel. Tiene miedo de todo. Lo hemos intentado, pero no hemos podido comunicarnos con él. Todavía no”.

Dos niños jugando en un jardín. | Foto: Unsplash

Dos niños jugando en un jardín. | Foto: Unsplash

Publicidad

Samuel empezó a observar al pequeño. Una tarde le llevó un camioncito de bomberos. “Oye”, dijo casualmente, “pensé que esto te podría gustar”. El niño tomó el juguete y miró al joven con sospecha.

“Está bien”, dijo el adolescente. “Puedes quedártelo. Mi papá me lo dio. ¿Yo solía tenerle mucho miedo a la oscuridad? Mi papá dijo que el camión era mágico y supongo que lo era, porque ahora no tengo miedo”.

El niño giró el brillante camión de bomberos con sus pequeños dedos y luego miró a Samuel de nuevo, pero no dijo una palabra.

Todas las tardes, el joven hablaba con Benito y le contaba historias sobre su infancia, sobre cómo iba a pescar con su padre y las cosas que hacían juntos.

Publicidad

El pequeño nunca decía nada, pero escuchaba. Un día habló. “¿Dónde está tu papá?”, le preguntó a Samuel en voz baja. Al joven se le hizo un nudo en la garganta.

Niño afligido mirando el mar. | Foto: Unsplash

Niño afligido mirando el mar. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Mi padre era un soldado, un infante de marina. Se fue al cielo”. “Mi papá también”, dijo Benito. “Él no me quería. ¿Tu papá tampoco te quería?”.

El adolescente abrazó al niño. “Sí me quería. Nos quería a mí, a mi mamá y a mi hermana. Nos amaba. Pero a veces un papá tiene que irse, aunque no quiera y nosotros lo necesitemos”.

“Nunca volverá”, susurró Benito. “Les oí decir que nunca lo haría”. “Escucha”, dijo Samuel con la voz temblorosa, “nuestros papás no pueden volver, pero pueden vernos”. “¿De verdad?”, preguntó el pequeño. “¿En serio pueden?”.

“Sí, de verdad”, dijo el joven con firmeza. “Incluso si no podemos verlos, nos cuidan. Mi mamá me lo dijo”. “Tienes suerte”, dijo el niño. “Todavía tienes una mami...”.

Publicidad

Esa noche el adolescente se fue a casa y abrazó a su madre. No podía creer lo mal que se había estado comportando. La difícil situación de Benito le había hecho darse cuenta de la suerte que tenía.

Joven jugando con un niño. | Foto: Pexels

Joven jugando con un niño. | Foto: Pexels

Publicidad

Habló con el gerente del refugio, luego con su mamá, y llevó al pequeño a casa para el almuerzo del domingo.

Una vez que terminó su período de “servicio comunitario” en el refugio, Samuel encontró un trabajo por la tarde en una tienda local para poder ayudar a su progenitora, y cada dos días visitaba a su nuevo amiguito.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, el dolor y la ira pueden afectar nuestro comportamiento y llevarnos a herir a quienes nos rodean. Samuel estaba tan enojado por perder a su padre que comenzó a descargar su dolor con su madre.

Publicidad

Mira más allá y ayuda a quienes lo necesitan. Samuel aprendió que podía usar los buenos recuerdos de su padre para lograr un vínculo con Benito y ayudar a alguien que estaba sufriendo tanto como él.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijo encierra a su madre en casa durante un mes y, cuando regresa, entra y se congela - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Hombre da la bienvenida al nuevo vecino y se desconcierta al ver una vieja foto de su madre en su casa - Historia del día

15 de mayo de 2022

Niño cuida a su abuela: tras su muerte, hereda retrato de Washington y halla una llave adentro - Historia del día

12 de mayo de 2022

Estudiante nuevo no es aceptado en grupo de niños en la escuela: al día siguiente lo invitan a liderarlo - Historia del día

21 de mayo de 2022

En el funeral de su padre, hijo ve a un hombre idéntico a su papá mirando desde lejos - Historia del día

27 de marzo de 2022

Anciana viuda viaja a otra ciudad y ve a trillizos que se parecen a su difunto hijo - Historia del día

13 de abril de 2022

Mujer segura de que su hijo murió al nacer reconoce su marca de nacimiento en Facebook 3 años después - Historia del día

12 de abril de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Chofer de bus ve a niño caminar al bosque en vez de entrar a la escuela, así que lo sigue - Historia del día

10 de mayo de 2022

Joven madre le pide a sus vecinos que cuiden a su hija unas horas y desaparece por años - Historia del día

29 de abril de 2022

En el Día de la Madre, señora que nunca tuvo hijos se despierta con una voz que dice: "Mamá, abre la puerta" - Historia del día

20 de mayo de 2022

Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

24 de febrero de 2022

Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

01 de mayo de 2022

Pobre niño perdido en el bosque ve una casa abandonada y oye el llanto de un bebé adentro - Historia del día

18 de abril de 2022

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

19 de abril de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited