Entretenimiento

05 de octubre de 2021

Anciana en silla de ruedas vende flores en el callejón y todos la ignoran menos Javier Mármol - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una anciana en silla de ruedas ofrecía a quienes pasaban por un callejón los ramos de flores que ella misma había hecho. Todos la rechazaban. Algunos incluso eran groseros. Javier Mármol escuchó todo y decidió actuar.

Javier Mármol amaba Nueva York y, para él, lo mejor de la ciudad era el Central Park. Tenía la suerte de vivir en un edificio a solo una cuadra de distancia y daba un largo paseo allí todas las mañanas antes del desayuno.

Nueva York se había portado muy bien con él, pensaba Javier. Había llegado a la Gran Manzana cuando era un niño, desde Caracas, y había hecho su fortuna allí. Amaba la ciudad, su vida vibrante, la gente excéntrica. Entonces, un día escuchó una conversación que lo sorprendió.

Publicidad

Anciana en silla de ruedas paseando en un parque. | Foto: Shutterstock

Javier estaba sentado en el banco de uno de los amplios callejones arbolados del parque y vio a una pareja joven al otro lado del camino. Él sonrió. ¡Era obvio que estaban enamorados!

Publicidad

Una anciana en silla de ruedas con una canasta de rosas rojas en su regazo también pensó lo mismo, y rápidamente se acercó para una venta fácil. "¡Una rosa roja significa amor para siempre!", dijo con una dulce sonrisa.

El hombre miró a la chica y sonrió. "¡Para siempre suena apropiado! ¿Cuánto cuestan las rosas?”, preguntó.

"¡Doce dólares!", dijo la anciana. "¡Treinta dólares por tres!".

"¿Qué?", gritó el hombre. "¡Eso es un robo! ¡Puedo comprar una rosa por cinco dólares en la floristería! ¡Quédate con tus flores!”.

La novia del hombre intervino: "¿Crees que puedes robarnos porque estás en una silla de ruedas? ¡Eso es repugnante!".

Publicidad

La mujer de las flores se volvió rápidamente, pero no antes de que Javier viera el rubor de la vergüenza coloreando su rostro y las lágrimas cayendo de sus ojos. "No soy una mendiga", dijo en voz baja. "Si no quieren mis rosas, está bien, pero no tienen que ser groseros".

Ella comenzó a alejarse y Javier se puso de pie de un salto. "¡Disculpa!", le gritó a la mujer. "Es mi aniversario y olvidé  darle un regalo a mi esposa. ¡Si me vendes esas rosas me salvarás la vida!".

Anciana sonrie mientras sostiene un ramo de rosas entre sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer se dio la vuelta con una sonrisa radiante. "¡Te haré un precio especial!", dijo. "¿Cuántas quieres?".

"¡Me las llevaré todas!", dijo Javier y puso un fajo de billetes en las manos de la mujer. Entró a su oficina una hora más tarde y alegremente fue repartiendo las rosas.

A la mañana siguiente, Javier estaba allí a la misma hora y una vez más se acercó a la mujer en la silla de ruedas y compró todas sus rosas. "No puede ser tu aniversario otra vez", dijo ella.

"No", dijo Javier con un guiño. "Pero esas rosas son mágicas... ¡Tuve la noche más romántica de mi vida!".

Publicidad

Durante las siguientes semanas, Javier se acercaba y compraba todas las rosas de la mujer, día tras día. Y una mañana le dijo: "Ya que soy tan buen cliente, ¿qué tal si te tomas un café conmigo?".

Él y la mujer, llamada Marlene, tomaron un café y ella le contó sobre su vida y sus problemas. Unas semanas más tarde, Javier tenía una reunión de desayuno con Ricardo Blanco, uno de los nuevos socios de la firma. Se encontraron en el parque.

Caminaban hacia el café cuando Javier vio a la anciana con su canasta de rosas. "¡Oye, Marlene!", gritó mientras tomaba su billetera, "¡Me llevaré lo de siempre!".

Marlene le entregó las rosas con una sonrisa. "Son 120 dólares, señor Mármol", dijo. "¡Tu esposa es una mujer afortunada y puedes decirle que así lo pienso!".

Publicidad

Anciana sonríe complacida mientras su mirada se pierde en el horizonte. | Foto: Pixabay

"Lo haré, Marlene, lo haré", dijo Javier.

Él y Ricardo continuaron caminando y después de un largo silencio, Blanco le dijo a Javier: "No tienes esposa, por lo que he oído, y ni siquiera tienes citas".

Publicidad

"Lo sé", dijo Javier. "Pero Marlene no lo sabe".

"Pero... ¿Por qué le compras flores a esa mujer? ¡No las necesitas y son mucho más caras que en la floristería al otro lado del parque!".

"Lo sé", dijo Javier con calma. "Pero yo puedo pagar las rosas y Marlene necesita el dinero. Su hijo está discapacitado y con su pensión apenas llegan a fin de mes. Por eso vende flores en el parque los siete días de la semana".

"¿Por qué simplemente no le das el dinero?", preguntó Ricardo. "¿Por qué toda la pantomima sobre tener una esposa?".

Publicidad

"Marlene es una mujer que ha trabajado duro toda su vida. La limosna la ofendería", explicó Javier. "Así que le compro las rosas, y ella puede mantener su dignidad y su orgullo, y yo puedo hacer felices a algunas mujeres todas las mañanas".

"¿Qué quieres decir?", preguntó Ricardo.

Joven sonrie al recibir una rosa de manos de un hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, reparto las rosas en un piso diferente de nuestra oficina cada mañana", dijo Javier. "Y así le alegro el día a muchas mujeres. ¡Me parece un trato justo!".

Ricardo quedó pensativo. A la mañana siguiente, Marlene descubrió que tenía un nuevo cliente habitual para sus rosas y tuvo que duplicar el pedido con su proveedor.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Dar trabajo a las personas en lugar de limosna les permite mantener su dignidad. Javier podría haberle dado el dinero a Marlene, pero al comprarle rosas le permitió sentirse orgullosa de mantener a su familia.

Publicidad

Podemos marcar la diferencia con unos pocos dólares: Javier y Ricardo cambiaron la vida de Marlene comprando todas sus rosas, pero comprar incluso una sola flor habría marcado la diferencia para ella.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría iluminarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad