Sobre AM
Entretenimiento

07 de octubre de 2021

Hombre en duelo conoce a una mujer idéntica a su esposa días después del funeral - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

La esposa de Alex, Melissa, después de una dura lucha contra el cáncer. Después de su funeral, él seguía viéndola en todas partes y creyó estar volviéndose loco. Un día, visitó su tumba y descubrió la verdad.

Melissa y Alex se conocieron durante su último año en la universidad. Ambos se enamoraron de la capital de su país y se establecieron allí después de casarse. Melissa apenas hablaba de su familia.

Solo mencionó estar alejada de ellos, y a Alex no le gustaba escarbar el pasado. Nunca hizo más preguntas sobre ellos hasta que ella se enfermó. "Cariño, sé que no te gusta, pero tal vez deberíamos llamar a algunos de tu familia", dijo Alex vacilante.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“No, Alex. No vendrán. Mis padres no eran buenas personas, y mi única hermana... bueno... no nos hemos visto en muchos años. Por favor, déjame dormir”, respondió Melissa.

Cargando...

Publicidad

Alex dejó ir el asunto porque la enfermedad empeoró y, lamentablemente, murió unos días después de esa conversación. Su familia y amigos estaban allí para apoyarlo, pero el dolor de perder a Melissa fue horrible.

Se tomó una licencia prolongada en el trabajo y no salió de su casa durante varios días. Pero su amigo Saúl apareció y exigió que salieran.

"Vamos hombre. Necesitas salir y ver gente. Daremos pequeños pasos. Vayamos a la tienda de comestibles. No más entregas”, insistió Saúl.

Su amigo tenía razón. Había llegado el momento de seguir adelante con su vida, aunque le doliera. Fueron al mercado y Saúl comenzó a llenar su carrito. 

Cargando...

Publicidad

Alex caminaba mirando a la gente y preguntándose cómo iba a seguir adelante con su vida. De repente, vio a una mujer pasar por el pasillo que era idéntica a su esposa. Desapareció en la sección de leche. 

"Saúl, ¿viste a Melissa?", preguntó en voz alta. 

"¿Qué? ¿Dónde?", preguntó Saúl, frunciendo el ceño.

Cargando...

Publicidad

"Era ella, se fue a la sección de leche. Rápido, vamos", dijo Alex. Corrieron hacia ese pasillo, pero Melissa no estaba allí. "¿Dónde está ella? Pasemos a la siguiente sección".

"Alex, hombre, escucha, sé que esto ha sido traumático, pero no era Melissa. Sigamos comprando", dijo Saúl. Terminaron la compra y regresaron a casa.

Eventualmente, Alex comenzó a sentirse mejor y a salir solo. Sin embargo, seguía viendo una visión de Melissa dondequiera que fuera. Mientras conducía por la ciudad, la vio caminando por la calle. 

Pero después de que aparcó y trató de buscarla, no se la encontró por ningún lado. También pensó que la vio en su jardín una mañana.

Cargando...

Publicidad

Quizás me estoy volviendo loco, pensó preocupado. Saúl sugirió un terapeuta, pero todavía no estaba preparado para eso. Dos semanas después del funeral, fue al café local y volvió a verla. Ella trabajaba allí.

Corrió hacia ella. "¿Cariño?", susurró.

"¿Perdone? Mi nombre es Amanda. ¿Qué puedo ofrecerle hoy?", respondió la mujer.

"¿No eres Melissa? Dijo Alex, preocupado.

"No señor. ¿Quiere algo para beber?", preguntó Amanda.

"Ah, sí", respondió. Alex pidió algunas cosas del menú y observó a Amanda trabajar en la tienda. Ella se acercó a él después de que todos los clientes se fueron y comenzaron a hablar. Ella era tan divertida como Melissa y brillante.

Cargando...

Publicidad

"¿Estaría mal pedir tu número, Amanda?", preguntó Alex después de unas horas de grata conversación Ella estuvo de acuerdo e intercambiaron números. Pero cuando la llamó esa noche, el número estaba bloqueado.

Cargando...

Publicidad

Al día siguiente, ella no estaba trabajando en el café. Pero la peor parte fue cuando le preguntó al barista dónde estaba Amanda: "Lo siento. No hay nadie aquí con ese nombre", respondió el empleado.

"¿Qué? No, estuvo aquí ayer. Me preparaste mi café y ella me llamó. Hablamos durante unas horas en esa mesa, repitió Alex desesperado. Pero el barista dijo que estaba equivocado. ¡Estoy loco!, pensó, horrorizado.

Confundido, Alex caminó por la ciudad y decidió ir a la tumba de Melissa. Estaba angustiado después del vívido encuentro del día anterior. Habló con su difunta esposa junto a su tumba.

“Oh, cariño, creo que el dolor me está matando. Necesito ver un doctor. Ayer pensé que estaba hablando con una mujer que se parecía a ti. Pero no lo estaba. Estoy tan perdido sin ti", sollozó Alex. De repente, una mujer le habló.

Cargando...

Publicidad

"No estás loco, Alex", dijo la voz. Se dio la vuelta, asustado.

"No, no voy a dejar que mi cerebro me siga engañando así. Entonces, si eres una visión de mi esposa o la aparición de Amanda, ¡debes desaparecer ahora!", exigió y parpadeó. Pero la visión todavía estaba allí.

"No soy una visión, y no soy Melissa. Mi nombre realmente es Amanda, y puedo explicarlo. Soy su hermana. Me llamó hace unas semanas, pero le grité y colgué. Descubrí que murió esa noche”, explicó Amanda.

"¿Qué? ¿Eres su hermana?", preguntó Alex.

"Imaginé que no hablaba mucho de mí, pero te lo explicaré todo si me dejas", comenzó Amanda. "Como puede ver, somos gemelas. Nuestros padres eran personas horribles y nos escapamos de casa a los 15 años. Pero Melissa fue la responsable".

Cargando...

Publicidad

“Se las arregló para conseguir un trabajo y alquiló un apartamento mientras yo fui rebelde. Empecé a salir con un tipo horrible y Melissa lo odiaba. Tuvimos una gran pelea al respecto y ella me echó de su apartamento. Prometí vengarme de ella algún día".

Cargando...

Publicidad

“¿Vengarte de tu hermana? Ella estaba tratando de protegerte”, respondió Alex.

"Yo sé eso. Pero en ese entonces, estaba tan dañada. La seguí en secreto en las redes sociales y me molestaba lo grandiosa que había sido su vida. Me sorprendió cuando habló sobre su enfermedad, pero no quería hablar con ella", continuó Amanda.

"Entonces, ¿fuiste tú todo el tiempo?" Alex cuestionó.

"Sí. Cuando murió, decidí meterme contigo y finalmente conseguir mi venganza. Fue a mí a quien viste en el supermercado. También le pedí al barista del café que te mintiera. Pero eras amable y sufriste tanto que no pude seguir haciéndolo. Lo siento mucho", finalizó.

Cargando...

Publicidad

"Al menos, demuestra que no me estoy volviendo loco", se rio Alex sin humor. Amanda se sentó en el césped con él, miró la tumba de Melissa y comenzó a hablar.

“Melissa era la mejor hermana del mundo. Trató de traerme de regreso a casa. Intentó llamarme durante años, pero no pude perdonarla. Aprendí lo difícil que era la vida sin ella, pero estaba demasiado llena de orgullo para volver atrás. Ella era más valiente que yo”, reveló Amanda.

Compartieron recuerdos de Melissa, y Alex la perdonó, porque había aprendido por las malas que la vida es demasiado corta. Pronto, desarrollaron una estrecha amistad.

Cargando...

Publicidad

Amanda hizo todo lo que estuvo a su alcance para compensar lo cruel que había sido con él y por no escuchar a su hermana cuando la llamó en su lecho de muerte.

Cargando...

Publicidad

Unos años después, ella y Alex se dieron cuenta de que estaban enamorados y se casaron. No tardaron en darle la bienvenida a su primera hija, Melissa.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida es demasiado corta. Nunca se sabe lo que le podría pasar a las personas que ama. No pierda su tiempo.

El perdón es necesario. Alex perdonó a Amanda rápidamente a pesar de sus acciones maliciosas, e hizo todo lo posible para compensarlo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad