logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chofer de bus deja viajar gratis a hombre discapacitado y él le paga con un raro reloj antiguo - Historia del día

Un conductor de autobús tuvo la oportunidad de cambiar su situación después de que le dio un viaje gratis a un hombre discapacitado.

Publicidad

Santiago era un anciano monje discapacitado que tenía que hacer un viaje necesario desde su monasterio a través de la ciudad. Era una travesía difícil para alguien como él.

No podía caminar sin muletas y aparatos ortopédicos para las piernas, y solo podía permitirse la bata de monje que usaba. El hecho de que apestara y estuviera remendada en muchos lugares no parecía molestarle.

Personas en la parada de autobuses. | Foto: Shutterstock

Personas en la parada de autobuses. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre comenzó su viaje en la parada de autobús más cercana a su monasterio. Destacaba con sus muletas, aparatos ortopédicos para las piernas y la bata sucia entre los demás habitantes de la ciudad.

Tan pronto como se sentó en la parada del autobús, los más cercanos a él se alejaron o simplemente se levantaron para pararse lejos de él. Pero Santiago estaba demasiado absorto en sí mismo para notarlo.

Buscaba en sus bolsillos un centavo para viajar en autobús. Los que estaban en la parada lo miraban con sospecha, como si esperaran que lanzara una bomba de repente.

Lee más: Hombre pierde la billetera con el sueldo de 2 meses, un indigente toca su puerta horas después - Historia del día

Publicidad

El autobús tardaba mucho en llegar. La gente quería sentarse, pero nadie quería sentarse cerca de él. Hizo que la atmósfera alrededor de la parada de autobús fuera tensa. Finalmente, un hombre se separó de un grupo y se acercó al monje con una solicitud.

“Oye hombre, nos preguntábamos si podrías ponerte de pie y poner algo de distancia entre tú y la gente de aquí”, preguntó el hombre.

Anciano con un bastón sentado en un banquillo. | Foto: Getty Images

Anciano con un bastón sentado en un banquillo. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Lo siento", dijo Santiago, todavía palmeándose los bolsillos. “Estoy esperando el autobús y prefiero estar sentado mientras espero”.

“Nosotros también”, dijo el hombre. “Mira, sin intención de insultar, pero apestas y estás haciendo que todos se sientan incómodos”.

El monje se sorprendió por lo que dijo el hombre, pero decidió que no podía estar simplemente metiéndose con él. Una mirada rápida a las otras personas confirmó lo que el individuo había dicho: lo encontraban repulsivo.

“Muy bien, señor, me disculpo. Que tengan un buen día”. El hombre quedó atónito por la respuesta pacífica que recibió de Santiago, quien se levantó para irse justo cuando llegaban dos autobuses.

Publicidad

“Qué suerte”, murmuró el hombre mientras regresaba a su grupo.

El altercado en la parada del autobús había distraído al monje de su búsqueda. Mientras la gente deambulaba hacia los autobuses, buscó vigorosamente el centavo, pero no lo encontró por ninguna parte.

No podía perder los autobuses, pues probablemente eran los últimos del día, y su viaje no podía retrasarse. Santiago caminó tan rápido como se lo permitieron sus muletas hasta el primer autobús.

Una silla de ruedas. | Foto: Getty Images

Una silla de ruedas. | Foto: Getty Images

Publicidad

En la entrada del vehículo suplicó respetuosamente que lo llevaran gratis, pues había perdido su dinero. El conductor no le creyó y le pidió que se hiciera a un lado para dejar pasar a los pasajeros que pagaban.

El monje se entristeció, pero aun así se apresuró a subir al segundo autobús con la misma petición al conductor, que era un hombre llamado Moisés.

El conductor no solo accedió a ayudar a Santiago, sino que se puso de pie para ayudarlo a subir al autobús. Además, le dijo que se sentara a su lado en el asiento del copiloto.

Hablaron durante todo el camino. El anciano le dijo a Moisés que iba a la frontera de la ciudad para recuperar su silla de ruedas que se había dañado y había sido reparada.

Publicidad

Su madre solía ayudarlo a moverse empujándolo en la silla de ruedas, pero él tuvo que adaptarse para moverse después de que ella murió. En algún momento, una de las ruedas se dañó, por lo que se envió a reparar.

Conductor de un autobús sonriendo. | Foto: Getty Images

Conductor de un autobús sonriendo. | Foto: Getty Images

Publicidad

Santiago también le contó a Moisés que no siempre había sido discapacitado. “No quería entrometerme”, dijo el conductor, “pero si te apetece decírmelo, te escucharé”.

Después de una breve pausa, el monje se sobresaltó. “Esto me pasó a mí porque amo demasiado a mi hermano”, dijo. “¿Qué quieres decir?”, preguntó Moisés.

“Habría muerto esa noche si no lo hubiera apartado a tiempo. Yo tampoco habría resultado herido si hubiera sido más rápido”.

Lee también: Chofer de bus echa a un niño en plena nevada, luego ve su foto en casa y se congela - Historia del día

Publicidad

“Lo siento”, dijo el chofer. “Oh, ya está en el pasado. He adoptado una forma de vida pacífica con los monjes mientras me recupero. Tengo esperanzas en el futuro”.

Moisés también compartió algunos detalles personales sobre sí mismo. Dijo que se había mudado a este país buscando mejores oportunidades que le permitieran pagar el tratamiento de su madre.

Ambos hombres se entendían y el conductor decidió ayudar a Santiago a hacer el viaje para buscar su silla de ruedas. Incluso lo llevó de regreso a su monasterio, aunque no tenía que hacerlo.

Un reloj antiguo sobre unos libros. | Foto: Getty Images

Un reloj antiguo sobre unos libros. | Foto: Getty Images

Publicidad

En agradecimiento, el monje le dio al chofer un reloj antiguo que había heredado de su madre. Moisés trató de rechazarlo, pero Santiago le suplicó que lo aceptara.

El conductor comenzó a usar el reloj para trabajar y, una semana después, llamó la atención de un coleccionista interesado en relojes antiguos. Estaba dispuesto a pagar millones por él, y Moisés estaba dispuesto a venderlo.

Se hizo millonario en una hora y pudo tratar a su madre enferma. Pero nunca dejó de conducir autobuses, incluso después de que estableció su propia empresa de transporte.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

No sigas al rebaño para hacer el mal. Moisés podría haber seguido el ejemplo del primer conductor del autobús que rechazó a Santiago, pero si lo hubiera hecho, no habría obtenido aquella recompensa. Es importante hacer lo correcto incluso cuando otros están haciendo algo completamente diferente.

Elige siempre la paz. Cuando el hombre en la parada del autobús se enfrentó a Santiago, este podría haber reaccionado terriblemente, lo que habría empeorado las cosas rápidamente. Querían que se fuera porque los hacía sentir incómodos. Pudo evitar un conflicto dirigiéndose humildemente al hombre y accediendo a moverse. Eligió la paz.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Mujer ve un viejo par de zapatos femeninos cuidadosamente ubicados en un puente, luego descubre la verdad detrás - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

27 de febrero de 2022

Chofer de bus escolar deja a niño en zona equivocada: él llama a mamá y le dice: "Estoy en un cuarto oscuro y sucio" - Historia del día

09 de febrero de 2022

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022

Hombre le hace RCP a mujer sin hogar: días después se despierta siendo millonario - Historia del día

03 de abril de 2022

Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

16 de mayo de 2022

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022

Niña va de puerta en puerta diciendo que necesita trabajo hasta que un policía sigue su rastro - Historia del día

15 de mayo de 2022

Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

09 de mayo de 2022

Mujer rica se burla de empleado de limpieza que está enamorado de ella hasta que él la salva en la calle - Historia del día

23 de febrero de 2022

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

15 de mayo de 2022

Hijo que no visitó a su madre durante años llega y ve su casa destruida - Historia del día

06 de marzo de 2022

Mujer se pierde de noche: se acerca a casa con la luz encendida y ve una foto suya allí - Historia del día

25 de febrero de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited