logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mi padre me dejó con una familia adoptiva porque yo le recordaba a mi madre - Historia del día

Georgimar Coronil
11 oct 2021
05:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mi hermano y yo ingresamos en el sistema de acogida cuando mi padre no pudo hacer frente a la pérdida de mi madre, pero más tarde descubrí por qué nunca volvió a por mí.

Publicidad

Mi mamá murió cuando yo tenía unos diez años y mi hermano, Adrián, solo seis. Fue una época horrible para mi familia, y mi papá no llevó muy bien el estrés. Estaba fuera la mayor parte del tiempo y solo volvía a casa unas horas.

Niña sentada en el piso con un peluche en los brazos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sin embargo, nunca estaba aquí, ni siquiera en casa. Así que me convertí en la principal cuidadora de mi hermano e hice lo que pude para mantener nuestra casa en forma. Pero era una de las cosas más difíciles del mundo. Con el tiempo, nos quedamos sin comida porque nuestro padre no nos proporcionaba nada.

Lee también: Mujer castiga a su hija adoptiva y la separa de su hermano, pero él lo usa en su contra - Historia del día

Tuve que pedir comida a nuestros vecinos y empezaron a preocuparse. Cuando mi papá no mejoró, llamaron a los servicios sociales. "No quiero ir. ¿Pero qué pasa con mi padre?", le grité a la trabajadora social.

Publicidad

"No pasa nada, cariño. Tu papá necesita ayuda, y ustedes también", dijo la señora con calma.

Mi hermano también lloraba en un rincón, negándose a ir con ella. "Sobre mi hermano y yo, ¿nos quedaremos juntos?", le pregunté.

"No puedo prometer nada, pero haré lo posible para que los dos estén juntos. Sin embargo, no pueden quedarse aquí. Tienen que venir conmigo", me explicó la trabajadora social. Yo ya era lo suficientemente mayor como para entender lo que estaba pasando.

Así que calmé a Adrián lo mejor que pude y subimos a su carro. Solo esperaba que mi padre mejorara pronto y pudiéramos volver a casa pronto. Por desgracia, la trabajadora social no pudo cumplir su promesa y nos enviaron a los dos a diferentes hogares de acogida.

Publicidad

Mujer sentada. | Foto: Pexels

Me escapé varias veces de mi casa de acogida para encontrar a mi hermanito, pero no pude y me devolvieron enseguida al lugar donde me estaba quedando "Ana, no puedes seguir huyendo", me dijo mi madre de acogida, Luisa.

Publicidad

"Pero Adrián debe estar muy asustado y solo", le dije. "Necesito encontrarlo".

"De hecho, hoy he llamado a su asistente social y le han colocado en un hogar estupendo. Al parecer, tienen otro niño de su edad y se han apoyado mutuamente", continuó Luisa. "Mi marido y yo somos mejores con los niños mayores. Por eso no podíamos llevarlo a él también. ¿Nos entiendes?".

"Es que le echo de menos a él y a mi familia", lloré.

"Lo sé. Créeme, sé cómo te sientes. Yo también estuve en el sistema de acogida hasta que una maravillosa familia me adoptó", contó Luisa. "Ahora, espero que tu padre se mejore, pero si no, aquí estamos. Este es tu hogar si quieres que lo sea".

Publicidad

Luisa era increíble, y su marido, Fernando, también era un hombre dulce. Eran mayores que mi padre y de buen corazón, así que al final me sentí como en casa con ellos. Echaba mucho de menos a Adrián, pero mi asistente social me aseguró que estaba bien en su nuevo hogar.

Mujer pensativa. | Foto: Pexels

Publicidad

Les pedí su información de contacto, pero se negaron a dármela. Solo podía esperar volver a encontrarme con él en el futuro, cuando ambos fuéramos adultos. Cuando cumplí 18 años, intenté ponerme en contacto con él, pero su asistente social me dijo que no me podían dar esa información.

Lee también: Mi padre puso en marcha un plan sucio mientras mi mamá estaba en el hospital - Historia del día

Pasaron unos años y Adrián se presentó en el hotel donde yo trabajaba como recepcionista. "¡Adri! No puedo creer que seas tú!", exclamé, feliz de que por fin volviera a ver a mi hermano.

"Ana, hice todo lo posible por encontrarte, pero no pude hasta ahora. Finalmente descubrí donde trabajabas y decidí pasarme por allí", dijo Adrián.

Publicidad

"Vamos a comer algo y a ponernos al día", le dije. Nos sentamos en un restaurante cercano y empecé a hablar de mi vida.

Mis padres adoptivos se habían convertido en mi familia, y esperaba que Adri pudiera conocerlos pronto. Pero la expresión de mi hermano se volvió extraña cuando le pregunté por su familia de acogida. "Escucha, Ana. Hay algo que tengo que decirte", empezó.

"¿Qué está pasando? Todos me aseguraron que te habían colocado con buena gente. ¿Mintieron?", pregunté preocupada por si mi hermano había tenido una de esas locas experiencias de acogida que se ven en la televisión.

Mujer parada frente a un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

"No mintieron exactamente. Al principio, estuve con una pareja. Tenían un hijo llamado Eduardo, y era bastante agradable", respondió Adrián.

"¿Al principio?", expresó Ana.

"Bueno, solo estuve con ellos un tiempo. No creo que fueran más de un par de meses, aunque no lo recuerdo bien", continuó. "Papá vino a buscarme. Se había recuperado y quería que volviéramos".

"¿Qué?" Pregunté, sorprendida.

"Sí, y volví a vivir con él casi inmediatamente. Cuando pregunté por ti, me dijo que querías quedarte con tu familia de acogida. Eso me dolió mucho, pero papá dijo que tenías una nueva madre. No podía culparte", me explicó mi hermano.

Publicidad

"¡Eso no es cierto!", insistí.

Joven comiendo una papa. | Foto: Pexels

"Ahora lo sé, Ana. Solo quería explicarte para que sepas por qué no he intentado contactar contigo antes. Nuestro padre está ahora enfermo y me dijo la verdad", aclaró Adri.

Publicidad

Lee también: Hija dejó a su papá sin nada después de la muerte de su abuela por una buena razón - Historia del día

"¿Cuál es la verdad? No lo entiendo en absoluto", le supliqué.

"Papá dijo que fue a buscarte a tus padres adoptivos, pero que no pudo salir del coche cuando vio que estabas haciendo jardinería con tu nueva mamá", añadió.

"¿Pensó que preferiría quedarme con ella?", pregunté aún confusa.

"Esa habría sido una gran razón, pero no. Dijo que te parecías demasiado a nuestra madre y que no podía soportarlo. Dijo que mirarte era demasiado doloroso y decidió solo aceptarme a mí", terminó Adrián y empezó a llorar.

Publicidad

No podía creerlo. Mi padre me había dejado con mi familia de acogida porque me parecía a mi madre. Pero recuperó a mi hermano y mintió sobre ello hasta ahora. "¿Y está enfermo?" Pregunté, aún tratando de digerir todo lo que Adri había revelado.

Mujer sentada en una cafetería. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí. Quiere volver a verte y reconectar", añadió. "Pero entiendo perfectamente que no quieras". Sin embargo, yo quería ver a mi padre.

Fui a verle al hospital y le conté toda la historia. Me pidió perdón, pero eso era lo único que yo no podía darle. Le dije que lo sentía y salí de su habitación. Por suerte, Adrián y yo entablamos una gran relación y le ayudé con las facturas médicas de nuestro padre, pero eso fue todo.

Años después, me convertí en madre y supe que nunca habría hecho lo que hizo mi padre.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tus hijos son lo primero: Aunque sufras una gran pérdida, tienes que poner a tus hijos en primer lugar, o podrías perderlos.

Publicidad

No todo es perdonable: La televisión y las películas hacen parecer que hay que perdonar para seguir adelante, pero hay cosas que no se pueden perdonar. Eso también está bien.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad