Historias Inspiradoras

15 de octubre de 2021

Pobre mujer compra vestido viejo con una nota arrugada en el mercado y decide buscar a la dueña - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una pobre mujer compró un vestido viejo después de una triste ruptura y encontró una nota arrugada en su interior. Decidió buscar a la propietaria y halló más de lo que esperaba. 

Laura acababa de terminar con su novio Juan, quien era un hombre alto y guapo. A pesar de que le gustaba mucho, la chica se dio cuenta de que había actitudes en él que no eran buenas.

No había sido amor; Laura estaba segura de ello. No podía serlo; ningún hombre que amara a una mujer le haría daño.

Vestido sobre una cama. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ella llevaba ocho meses saliendo con Juan. Los primeros cuatro meses fueron dichosos; incluyeron citas para cenar, besos matutinos y abrazos nocturnos.

Pero el comportamiento de Juan cambió en su quinto mes juntos. Empezó a estar distante y finalmente comenzó a evitarla.

Unos meses más tarde, después de que Laura se hartara, le siguió la pista hasta su oficina para encontrarse con él. Juan no la esperaba, así que se sorprendió cuando ella entró en su despacho un lunes por la mañana. 

Se sentaron a hablar y ella vio un retrato familiar sobre la mesa. Era todo lo que necesitaba para entender su comportamiento: era un hombre casado. Terminó con Juan y se marchó con el corazón roto. 

Publicidad

En lugar de tomar un taxi para volver a su apartamento, Laura optó por caminar debido a lo triste que se sentía. Quería tener tiempo para ordenar sus emociones y estaba segura de que un largo paseo le daría tiempo para hacerlo. 

Lloró mientras caminaba, y casi fue atropellada dos veces por un carro, pero estaba demasiado triste para preocuparse. Caminó hasta que se encontró con un pequeño mercadillo. 

Laura habría pasado de largo, pero decidió que comprarse un regalo la haría sentir algo mejor. Caminó a lo largo de las hileras de puestos, y varias cosas comenzaron a llamar su atención, distrayéndola de su corazón roto. 

Publicidad

La chica pasó un largo rato mirando, indecisa sobre lo que quería hasta que se fijó en un vestido blanco. Parecía muy viejo, pero de alguna manera seguía siendo muy bonito, así que lo compró. 

Mujer con la mano en el rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando llegó a su casa, fue a meter el vestido en la lavadora y se percató de que había algo pegado a él. Era una nota arrugada que contenía instrucciones para la dueña e incluía números en la parte inferior. Parecía un número de teléfono. 

Laura marcó los números y una voz masculina respondió.  "Hola", dijo la voz. 

"Hola, soy Laura Islas, y llamo porque he encontrado este papel en un vestido que he comprado hoy en el mercadillo", se apresuró a decir. 

"¿Y eso qué tiene que ver conmigo?", preguntó la voz. 

Publicidad

"Bueno, había una instrucción para que la dueña de la ropa fuera enterrada con el traje y estaba tu número en la parte inferior, así que pensé en llamarte y contártelo". 

"Oh", dijo el hombre, sonando repentinamente triste. "¿Podemos vernos?" 

Unas horas más tarde, el hombre llegó a su casa, le dio a Laura el dinero que había gastado en el vestido y se lo quitó de las manos, todo ello sin decir una palabra.

Laura se sintió sorprendida por la descortesía del hombre. Ella le había hecho un favor al tenderle la mano cuando podría haberse limitado a afrontar sus asuntos, y sin embargo él la había tratado con poca gratitud. 

Publicidad

Mujer caminando. | Foto: Shutterstock

Pensó en todas las cosas que le hubiera gustado decirle a su apuesto rostro, pero también sabía que no volvería a encontrarse con él. 

Publicidad

Al día siguiente, el sujeto estaba en la puerta de su casa con flores en las manos. "Hola, soy Ronald y siento haber sido tan grosero ayer", dijo con una mirada seria. 

Laura esperó un momento antes de aceptar las flores. "Son preciosas", le dijo. "¿Quieres entrar?". 

"Sí, me gustaría explicarte el asunto del vestido". 

"¡Gracias a Dios!", exclamó Laura. "Me preocupaba que no me contestaras". 

Ronald le dijo que el vestido pertenecía a su madre, que había sido una gran persona que creía en ayudar a los menos afortunados mientras vivía. 

Publicidad

Justo antes de morir, hizo prometer a Ronald que donaría todas sus pertenencias a los necesitados tras su fallecimiento. Y cuando ella murió, él compró vestido marrón con el que la enterró.

Ronald le dijo a Laura que había llevado las cosas de su madre a una organización benéfica después del funeral, pero al parecer, quien recibió el vestido no era una persona muy decente y lo había puesto a la venta.

Hombre poniendo un anillo en el dedo de una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

Tras su explicación, Ronald se disculpó de nuevo con Laura por haberse comportado de forma grosera. "Estaba muy disgustado por no haber podido cumplir el último deseo de mi madre", le dijo. 

Ella le consoló ese día y empezaron a verse más a menudo. Poco a poco se convirtieron en amigos, luego en amantes, y finalmente, después de muchos meses, los dos consolidaron su relación con un matrimonio. Un año después tuvieron una hija, a la que llamaron Sara.

La madre de Ronald desempeñó un papel importante en toda esta historia de amor, y él le estaría agradecido para siempre. 

¿Qué aprendimos de esta historia?

Publicidad

La bondad se devuelve de forma inesperada: Laura podría haberse deshecho del papel que encontró en el vestido. En lugar de ello, llamó al número de teléfono que encontró para comunicarle al propietario sobre el contenido de la nota y terminó casándose con él.

Siempre hay una esperanza: Laura nunca habría conocido a su marido si no hubiera encontrado el viejo vestido, y esto no habría ocurrido de no haber descubierto la doble vida de su exnovio. Le entristeció, pero al final, la ruptura la llevó a su esposo. 

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad