logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño pasa la noche en un ático frío jugando al escondite con su padrastro - Historia del día

Mayra Pérez
16 oct 2021
21:20

Eduardo se casó con Camila, quien tenía un hijo de siete años llamado David. Pero criar a un niño era agotador. Una vez se quedó dormido mientras jugaban al escondite, y a la mañana siguiente estaba desaparecido.

Publicidad

Uno de los amigos de Eduardo le presentó a Camila en una reunión en casa. Se llevaron bien de inmediato y empezaron a salir. Pero varias citas después, ella le habló de su hijo, David. Al principio, no estaba seguro de salir con una madre soltera.

Camila fue paciente con él, y cuando finalmente conoció a David, todo parecía estar bien. Cuando su relación se volvió seria, decidieron casarse. Sin embargo, todo cambió una vez que se mudaron juntos.

Una pareja pasan el rato en compañía de su perro. | Foto: Pexels

Una pareja pasan el rato en compañía de su perro. | Foto: Pexels

Publicidad

Eduardo no se dio cuenta de lo difícil que sería criar a un niño. David quería su atención constante porque su padre biológico nunca había estado presente. Simpatizaba con el pequeño, pero no podía negar que a veces era molesto. Aun así, hizo lo mejor que pudo.

Camila era una buena madre, pero en su opinión, mimaba demasiado al niño. Y después de unos meses, Eduardo se dio cuenta de que David se estaba volviendo un problema por eso. Pensó que debería discutir este tema con su esposa.

“Camila, noté que nunca le dices ‘no’. Es importante que un niño tenga estructura”, le comentó a su esposa un día.

“No me gusta usar esa palabra con él. Siempre me siento tan culpable de que no tenga padre, y David es bastante inteligente”, respondió Camila.

Publicidad

“Sí, David es inteligente, y es así como logra manipularte en muchas cosas. Esto debe detenerse antes de que se convierta en un adolescente y empeore”, explicó Eduardo.

“Lo sé, pero es difícil, lo sabes”, dijo Camila en tono de disculpa.

“No puede hacer rabietas y necesita entender que los adultos tienen otras responsabilidades. No siempre podemos jugar con él”, continuó.

“Está bien, haré todo lo posible, pero ¿puedes ayudarme también?”, preguntó. Eduardo estuvo de acuerdo porque era el padrastro de David y la única influencia masculina que tenía el niño.

Publicidad
Un hombre habla con un niño pequeño que sonrie. | Foto: Pexels

Un hombre habla con un niño pequeño que sonrie. | Foto: Pexels

Hizo todo lo posible durante las próximas semanas; a menudo David se portaba mal. Eduardo lo envió a su habitación para que se calmara en varias oportunidades, y el niño pareció aprender con eso sus castigos.

Publicidad

Al menos ahora, él y Camila podrían tener algo de tiempo para ellos. Pero Eduardo todavía se preguntaba cómo sería si se quedaban solos. Un día, Camila tuvo que irse de viaje de negocios.

“No quiero dejarlos solos durante todo un fin de semana, pero es una conferencia importante en Nueva York. Es una gran oportunidad”, explicó su esposa.

“Bueno, no está tan lejos de Filadelfia. Es como un viaje de dos horas. Creo que estaremos bien sin ti durante unos días”, respondió Eduardo.

“¡Eso es genial! Sé que es tu primera vez con David solo. La Sra. Cárdenas, nuestra vecina de al lado, dijo que podía cuidarlo después de la escuela el viernes, y yo regresaré el sábado por la mañana”, continuó Camila.

Publicidad

“Está bien cariño. David y yo tenemos un gran vínculo ahora. Podemos arreglárnoslas”, afirmó Eduardo.

Pero la semana previa al viaje de Camila fue un desafío para Eduardo. Tuvo un montón de reuniones de trabajo y llegó a casa más tarde de lo habitual. El viernes recogió a David en la casa de la señora Cárdenas y el niño inmediatamente quiso jugar.

“¡Vamos a jugar a las escondidas!”, David dijo emocionado.

“Lo siento, amiguito. Necesito hacer la cena, y hoy estoy cansado”, le dijo Eduardo.

Un ático desordenado. | Foto: Shutterstock

Un ático desordenado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¡Por favor! ¡Por favor! Comí en casa de la señora Cárdenas. No tengo hambre. ¡Por favor! ¡Vamos a jugar! ¡Es viernes! No tenemos que levantarnos temprano mañana. ¡Por favor!”, rogaba el chico incesantemente.

“Está bien. Pero tú te escondes primero”, cedió Eduardo.

David vitoreó y salió corriendo para esconderse. Eduardo hizo la cuenta regresiva lentamente desde 100 en voz alta, mientras tomaba un refresco del refrigerador. Se sentó en el sofá y encendió la televisión.

Pero cuando apoyó la frente en el cojín del sofá, rápidamente se quedó dormido. Mientras tanto, David no sabía dónde esconderse, pero corría emocionado porque era la primera vez que estaban solos en la casa. Quería impresionar a su padrastro.

Publicidad

El niño decidió subir al ático y esconderse allí. “No me encontrará aquí”, susurró ansiosamente para sí mismo. Cerró la puerta y se escondió junto a algunas cajas.

El ático tenía solo una bombilla en el medio de la habitación y hacía frío, pero David quería ser valiente por Eduardo. Sin embargo, pasaban los minutos y él no aparecía. No escuchó a Eduardo llamándolo.

“Vaya, es terrible en este juego", susurró David malhumorado y decidió salir.

Fue hacia la puerta, pero no pudo mover la manija. Estaba atrapado dentro del ático.

Un hombre duerme sentado en un sofá. | Foto: Unsplash

Un hombre duerme sentado en un sofá. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Papá! ¡Papá! ¡Papá!”, David gritó y golpeó la madera lo mejor que pudo, pero fue en vano. Eduardo, que estaba profundamente dormido, no podía oírlo desde la sala de estar.

David comenzó a llorar, pensando que su padrastro lo había atrapado en el ático. A medida que avanzaba la noche, la habitación se enfrió y tuvo que meterse dentro de una caja de ropa vieja para calentarse. Finalmente, se quedó dormido.

Al día siguiente, Camila llegó a casa y vio que Eduardo estaba dormido en el sofá de la sala. “Oye, dormilón. Despierta. Estoy en casa", le dijo.

“¿Qué? ¿Eh?”, dijo totalmente desorientado. La miró. “Camila, ¿qué estás haciendo en casa ya?”. “Guau. David te cansó anoche, ¿eh? Te dije que estaría en casa esta mañana”, le recordó la esposa.

Publicidad

“¿Es de día?”, preguntó Eduardo, y de repente se dio cuenta. “Oh no, David y yo estábamos jugando al escondite. Debo haberme quedado dormido”, concluyó mientras se frotaba la cara.

“Traje el desayuno conmigo. Lo despertaré y podremos comer todos juntos”, sugirió Camila y subió a la habitación de David. Pero él no estaba allí. Revisó su dormitorio y ambos baños, pero el niño no estaba por ningún lado.

“¡DAVID! ¡DAVID!”, llamó la angustiada madre, mientras sentía que la invadía el pánico. "¡Eduardo! ¡DAVID NO ESTÁ EN LA CASA!”.

Una mujer con una gran caja en sus brazos, abre la puerta de la casa. | Foto: Pexels

Una mujer con una gran caja en sus brazos, abre la puerta de la casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Eduardo se puso de pie y también empezó a buscar al niño. En ese momento, David se despertó al escuchar el grito de su madre y volvió a golpear la puerta.

Finalmente lo encontraron en el ático y Camila lo abrazó con fuerza. El niño lloró y explicó cómo quedó atrapado.

“Oh, chico. ¿Estuviste escondido allí toda la noche? Me quedé dormido. Lo siento mucho”, se disculpó Eduardo.

Camila llevó a David a un baño tibio y le dio chocolate caliente. Lo instaló en su habitación y reprendió a Eduardo por ser tan irresponsable.

Lee también: Anciana excluye a su hijo del testamento y deja su herencia a un extraño - Historia del día

Publicidad

“Sé que tener un hijo es difícil, ¡pero con esto te comprometiste cuando te casaste conmigo! ¡Podría haberse congelado hasta morir allí arriba!”, Camila gritó. “Tienes que decirme ahora si no quieres esta responsabilidad”.

“Lo siento mucho, cariño, no hay excusa. Tienes toda la razón. ¡Esto NUNCA volverá a suceder, lo juro!”, prometió.

Durante los siguientes días, Camila se calmó al ver que Eduardo estaba más atento con su hijo. También se disculpó con David por quedarse dormido. Afortunadamente, el niño no se enfermó y le encantó la atención de su padrastro.

Padre e hijo juegan al fútbol. | Foto: Shutterstock

Padre e hijo juegan al fútbol. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Con el tiempo, Eduardo aprendió a amar todo lo relacionado con ser padre y David se convirtió en su principal prioridad en la vida.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ser padre es un trabajo duro. Todo el mundo tiene que pensar detenidamente antes de tener un hijo o casar a alguien con uno porque es una gran responsabilidad.

Discúlpate por tus errores. Eduardo se disculpó de inmediato tanto con Camila como con David por quedarse dormido y se arregló.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Mamá se da cuenta de que su hija es la amante de alguien - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Anciana celebra su cumpleaños 80 sola en geriátrico: ninguno de sus hijos va a visitarla - Historia del día

23 de abril de 2022

Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

31 de marzo de 2022

Años después de ser echado por su hermana, indigente conoce a policía y descubre que es millonario - Historia del día

16 de marzo de 2022

Hombre pobre adopta al hijo de su difunto hermano: "Papá me pidió que te diera este sobre", dijo el niño - Historia del día

16 de abril de 2022

Mamá va a la escuela y no encuentra a su hija: la chica vuelve a casa por la noche con un bebé en brazos - Historia del día

13 de mayo de 2022

Hombre que no ha visto a su anciano padre en 17 años lo visita y ve su casa en ruinas - Historia del día

28 de marzo de 2022

A pobre mamá le impiden abordar avión para llegar a casa con su hijo: "¡Necesito ver a mi bebé!", grita - Historia del día

22 de abril de 2022

Mujer entra a restaurante y le pide al dueño que cuide a su hijo: ella no aparece durante años - Historia del día

08 de mayo de 2022

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

14 de marzo de 2022

Hombre hace prueba de ADN y descubre que no es padre de su hijo: se entera de que esposa tampoco es la madre - Historia del día

19 de marzo de 2022

Tras muerte de exesposo, anciana halla carta de despedida que él escribió tras 63 años de matrimonio - Historia del día

30 de marzo de 2022

Papá esconde carta dirigida a su hija de su novio y ella la encuentra años después - Historia del día

01 de marzo de 2022

Hombre rico pone a prueba a su hijo al pedirle que done su enorme herencia a un orfanato - Historia del día

12 de febrero de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited