Historias Inspiradoras

20 de octubre de 2021

Niño nada en busca de ayuda para rescatar a su padre y a su hermano porque su bote volcó - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un hombre llevó a sus hijos a dar un paseo en barco por un lago, pero quedaron atrapados en una corriente peligrosa y volcaron lejos de la costa.

Andrés y su familia vivían en Pucón, en Araucanía, Chile. Había navegado en el Lago Villarrica durante muchos años antes de que su vida se tornara más ocupada.

Pero su hijo de 10 años, Javier, le había estado rogando que hiciera un viaje en barco para celebrar su cumpleaños. “¡También podemos traer a Luis!”, le dijo el chico. Hablaba de llevar a su hermano pequeño de 5 años a la expedición de navegación.

Bote volcado sobre el suelo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La esposa de Andrés, Fátima, dudaba, pero al final la convenció. “¡Bravo! ¡Nos vamos de viaje de chicos!”, Luis aplaudió cuando le dijeron. El padre de los niños preparó todo, incluido el equipo y la información de seguridad pertinente del Auxiliar de la Guardia Costera.

Los chicos estaban ansiosos por subir al bote, pero Andrés les dijo que primero tenían que ponerse los chalecos salvavidas. Luego se fueron a navegar los tres. El viento era perfecto y llevaron perros con ellos. Su bote no era enorme, pero era suficiente para ellos.

Publicidad

Sin embargo, al comenzar su viaje, el viento se incrementó repentinamente y el volante comenzó a fallar. “¡Chicos, agárrense fuerte!”, gritó el padre mientras trataba de recuperar el control de la embarcación.

Pensó que todo estaría bien hasta que quedaron atrapados en una corriente peligrosa. La corriente los llevó a un desnivel empinado y su bote volcó.

“¡Javier! ¡Luis! Andrés gritó cuando salió a la superficie del agua. Estaban en medio del lago y vio a los chicos agitando los brazos. Al menos habían salido de la peligrosa corriente de agua.

Bote navegando en las aguas cristalinas. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡VENGAN AQUÍ!”, gritó una vez más, y los chicos nadaron hacia él. Usaron el bote volcado para sostenerse mientras el hombre pensaba cómo sacarlos de allí. Desafortunadamente, su equipo, incluida su radio y un walkie-talkie, se habían sumergido.

“Podría nadar hasta la orilla”, pensó. Pero la verdad es que no podía dejar solos a los niños en esa situación.

“¡Papá! ¡Papá!”, Javier lo distrajo. “Si ponemos todas nuestras fuerzas, es posible que podamos hacer que el barco se voltee”. Andrés estuvo de acuerdo e hicieron todo lo posible, pero no funcionó.

“Está bien, hijo. Déjame pensar en algo. Por ahora, sostén a tu hermano junto al bote. Estaremos a salvo por un tiempo así”, los consoló el padre.

Publicidad

Pero estaba asustado. Hacía frío y no podrían permanecer así por mucho tiempo. Esperaba que pasara otro barco y los rescatara, pero no llegaba ninguno.

El hombre se había quedado sin ideas cuando su hijo mayor volvió a hablar. “Papá, no hay otra opción. Tengo que nadar de regreso a la orilla y buscar ayuda”, dijo el niño.

Niño nadando en un lago. | Foto: Pexels

Publicidad

“No, hijo. Es demasiado peligroso. Pasamos por una corriente peligrosa y un descenso. Olvidé que estaban allí en primer lugar. Han pasado algunos años. Debería haber tenido más cuidado”, comenzó a divagar el hombre.

"¡Papá! ¡Papá! ¡Escúchame! Lo sé, pero mira. El otro lado de esa área no tiene esa corriente. Puedo nadar a la orilla fácilmente y correr hacia el puesto de la Guardia Costera que nos mostraste antes”, explicó el chico.

“Hijo, es demasiado peligroso. No puedes ir solo. Ya está oscureciendo”, dijo el preocupado hombre, pero no veía otra solución.

Publicidad

“¡Por favor confía en mí! ¡Puedo hacerlo! No hablaré con extraños a menos que tengan el uniforme de la Guardia Costera. Es la única forma”, insistió Javier.

“Está bien, pero ¿sabes cómo traerlos de regreso aquí?”, preguntó el padre.

Bote a la deriva en un lago al atardecer. | Foto: Pexels

Publicidad

“Creo que sí. Este lago es grande, pero solo tomamos una dirección hasta acá. ¡Puedo hacerlo!”, juró el niño. Su padre finalmente cedió y vio a su hijo alejarse nadando.

Javier había tomado lecciones de natación, pero Andrés no estaba seguro de si eso sería suficiente. "Por favor Dios. Que vuelva sano y salvo", oró el padre mientras sujetaba a Luis contra su pecho con una mano y sostenía el barco volcado con la otra.

Oscureció antes de lo que esperaba y Luis se había quedado dormido en sus brazos. “Al menos, no puede ver lo preocupado que estoy”, pensó Andrew. Miró a su alrededor en busca de alguna señal de su hijo de 10 años, pero fue en vano.

Publicidad

Un barco finalmente se acercó a ellos unas dos horas después de que Javier se fuera. Era su vecino, Roberto. “¡Andrés! ¡Amigo! ¿Qué pasó?”, gritó mientras se acercaba.

“¡PAPÁ! ¡Traje ayuda!”, el chico también gritó desde el barco del vecino. El padre de los niños exhaló un suspiro de alivio porque su hijo estaba a salvo y encontró ayuda.

Roberto ayudó al hombre y a Luis a subir a su bote y se dirigieron a la orilla. “Les pediremos a los guardias que recojan su bote mañana”, dijo el vecino.

Hombre parado sobre un bote señalando a un lado. | Foto: Pexels

Publicidad

“No me importa mi barco. No puedo agradecerte lo suficiente por venir a nuestro rescate”, dijo el padre, secando a Luis con una toalla.

“No me agradezcas. Javier me dijo que nadó hasta la orilla y corrió lo más rápido que pudo para buscar ayuda. Luego me vio y me contó todo lo que pasó. Yo también estaba a punto de irme, así que me encontró justo a tiempo”, explicó el hombre.

Andrés miró a su hijo mayor, quien estaba sonriendo a su padre. “Estoy muy orgulloso de ti, hijo. Nos salvaste a tu hermano ya mí. Lamento no haber confiado en ti al principio. ¡Eres un héroe!”, le dijo a su chico y lo abrazó con fuerza.

Llegaron a la orilla y el padre ayudó a Roberto a asegurar su bote. Hablaron con los guardias por un rato antes de que Andrés colocara a Luis en su asiento de seguridad y todos se fueran a casa.

Publicidad

“¿Qué le vamos a decir a mamá?”, Javier preguntó preocupado. “Me encantaría mantenerlo en secreto, pero creo que tu hermano podría decirlo sin querer, así que tenemos que decirle la verdad”, respondió el padre y se rio.

Hombre conduciendo un vehículo al atardecer. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, nunca más nos dejará hacer un viaje en barco”, murmuró el chico. “Vivimos en una ciudad lacustre, muchacho. No podrá mantenernos alejados del agua”, prometió el padre, y Javier sonrió.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Toma siempre medidas de seguridad adicionales. Andrés debería haber investigado más el lago porque no había navegado en algún tiempo y había niños involucrados.

A veces, tienes que confiar en tus hijos. La idea de Javier de buscar ayuda era peligrosa, pero al final fue la única solución. Andrés debería haber confiado más en él.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad