logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mi esposo me exigió que diera a luz solo a un hijo varón - Historia del día

Mi esposo me ordenó que diera a luz a un varón. Me dijo que si no lo hacía perdería su dinero. Me sentí rara. “¿De qué dinero está hablando?”, me preguntaba.

Publicidad

Estaba muy feliz cuando los resultados de la prueba de embarazo mostraban dos líneas. José y yo habíamos estado intentando tener un bebé durante dos años, y la espera finalmente había llegado a su fin.

Lo llamé y le informé tan pronto como vi los resultados de la prueba. “¡Cariño, finalmente nos convertiremos en padres!”, le dije alegremente.

Sala de parto en un hospital. | Foto: Shutterstock

Sala de parto en un hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¡Dios mío, Clara! ¡¿Hablas en serio?!”, exclamó alegremente. “¡No puedo creerlo!”.

Mis ojos se llenaron de lágrimas. “Sí, cariño. Pronto tendremos nuestro pequeño. Solo espero que todo vaya bien”, dije con voz temblorosa.

José se dio cuenta de que me estaba poniendo emocional. "No llores, cariño. Todo estará bien”, dijo con calma.

Lee más: Mi esposo me obligó a donarle un riñón a una desconocida - Historia del día

“Terminaré de trabajar temprano y estaré en casa pronto. Después de todo, ¡ahora tengo que estar con mi esposa todo el tiempo! Necesito asegurarme de que ninguna de tus solicitudes quede sin respuesta”.

Publicidad

Me sonrojé. “Te amo, José. Hasta pronto”. “También te quiero, Clara”, dijo el hombre y colgó el teléfono.

A partir de ese día, mi esposo me cuidó como una madre que cuida a su recién nacido. Prestaba atención a las cosas más pequeñas, como servirme el desayuno a tiempo, no permitirme cargar objetos pesados ​​y acompañarme a todas mis citas con el médico.

Una mujer embarazada y un hombre a su espalda abrazándola. | Foto: Pexels

Una mujer embarazada y un hombre a su espalda abrazándola. | Foto: Pexels

Publicidad

José había sido un adicto al trabajo desde que tengo memoria, pero los cambios que noté en él durante los últimos tres meses hicieron más fuerte mi creencia de que no podría haber encontrado una mejor pareja.

Cuando él y yo nos casamos hace tres años, mis padres se oponían por completo a nuestra relación, dadas nuestras diferencias económicas.

José y yo venimos de entornos muy diferentes. Yo vengo de una familia de clase media, y él de una de mucho dinero. Así que mis padres dieron por hecho que él iba a ser un imbécil a quien solo le importaba lo material y que me dejaría si no quería seguir sus órdenes.

Incluso me amenazaron con repudiarme si me casaba con él, pero antes de que pudieran hacer algo, los dejé y volé a la ciudad natal de José. Entonces nos casamos poco después de eso y decidimos formar una familia.

Publicidad

Desafortunadamente, los primeros dos años fueron difíciles, pero José estuvo a mi lado. Creí que nunca me abandonaría. Pero un día todas mis esperanzas se hicieron trizas.

Varios paquetes de billetes. | Foto: Unsplash

Varios paquetes de billetes. | Foto: Unsplash

Publicidad

El hombre que amaba con todo mi corazón me había usado como objeto para asegurarse de recibir su herencia.

Ese día habíamos ido al hospital para hacernos algunas pruebas. La madre de José, Rosalía, también se unió a nosotros. Parecía extraño que decidiera acompañarnos porque nunca salía de su lujoso bungalow.

Incluso en casos de emergencias médicas, tendría a todos los médicos disponibles en su casa. ¡Visitar un hospital estaba muy por debajo de sus estándares!

Pero entonces, pensé que estaba preocupada por su nieto y por mí. Lamentablemente, no podría haber estado más equivocada.

Publicidad

“Espero que todo haya ido bien y mi nieto esté sano”, le dijo la mujer a la enfermera al entrar a mi habitación después de las pruebas.

“Bueno, señora, no hay nada de qué preocuparse, pero en lo que respecta al género del niño, tendremos que esperar hasta que lleguen los informes”, respondió la trabajadora de la salud.

Una mujer embarazada sometiéndose a un ultrasonido con una doctora. | Foto: Pexels

Una mujer embarazada sometiéndose a un ultrasonido con una doctora. | Foto: Pexels

Publicidad

Rosalía le dio una mirada severa a José. “El bebé tiene que ser un varón. De lo contrario, no obtendrás ni un centavo del dinero”.

Me sentí rara. “¿De qué dinero están hablando?”, me preguntaba. Pensé en preguntarle a José a qué se refería su madre, pero él habló antes de que pudiera decir nada. “No te preocupes, mamá. Será un varón. No hay posibilidad de que mi primer hijo sea una niña”.

Quedé sorprendida. “José, ¿qué estás diciendo?”, le pregunté ansiosamente. “¿Qué importa si nuestro bebé es varón o una niña? Lo amaremos sin importar el sexo”.

“¡No, Clara!”, José me miró enojado. “Quiero un varón. ¡Por eso me casé contigo!”. “¡¿Qué?! ¡Pensé que me amabas!”, le dije con firmeza.

Publicidad

José me miró con lástima. “Bueno, no te odio, Clara, pero la razón por la que me casé contigo se debe a que los varones siempre nacen primero en tu familia. ¡Y para convertirme en el próximo heredero de mi familia, necesito un varón!”.

“Pero José...”.

Mujer siendo amenazada por un hombre. | Foto: Pexels

Mujer siendo amenazada por un hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

Antes de que pudiera terminar mi oración, Rosalía me interrumpió. “No pienses demasiado, niña. Mi hijo te alimentó durante muchos años y te cuidó, ¡así que ni siquiera pienses en tener una niña! ¡Será una vergüenza para nuestra familia y tu esposo perderá todo el dinero!”.

Miré a José. “Esto no está bien. ¡No me importa si el bebé es niño o niña!”. Él dio un paso adelante y me advirtió. “No me importa cómo lo hagas, Clara, pero tiene que ser un niño. ¡No voy a renunciar al dinero!”.

Lee también: Padre desprecia a su hijastro porque quiere un hijo propio - Historia del día

Estaba destrozada. No podía creer que el hombre en el que había confiado y al que adoraba resultara ser exactamente lo que mis padres habían asumido: un mocoso rico que haría cualquier cosa por un dólar.

Publicidad

Me senté desesperada durante varias horas, sin saber qué hacer. Como había peleado con mi propia familia y los había dejado, no tenía adónde ir.

Y ahora el hombre que amaba solo buscaba dinero. Pensé que tal vez si le daba un poco de tiempo a las cosas, mejorarían, pero nada cambió.

Mujer afligida llorando. | Foto: Pexels

Mujer afligida llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

De hecho, José se volvió aún más inflexible sobre tener un varón y comenzó a imponerme rituales ridículos y regímenes dietéticos extraños.

“¡Cariño, sé lo que necesitas hacer para tener un niño!”, exclamó cuando llegó a casa del trabajo un día. “¿Ah, en serio? ¿Qué será?”, pregunté en un tono triste.

“¡Comienza a comer un kilo de carne cruda todos los días, seguido de una taza de té picante caliente!”, respondió. “¡Ah, y cuando estés cenando, deberías encender algunas hierbas especiales!”.

Quedé impactada. “¡¡José, eso no es saludable para el bebé ni para mí!!”. Mi esposo replicó: “No sé nada, Clara, ¡pero harás lo que te digo!”.

Publicidad

Lamentablemente, eso es exactamente lo que sucedió. José me obligó a comer carne cruda y a beber té picante para la cena. Y poco después, estaba tendida en el suelo sin aliento. Lo siguiente que recuerdo es que estaba en un hospital cuando abrí los ojos.

Una mujer en una camilla siendo atendida por una enfermera. | Foto: Pexels

Una mujer en una camilla siendo atendida por una enfermera. | Foto: Pexels

Publicidad

“Fue una intoxicación alimentaria grave, pero tienes suerte de que no te haya pasado nada”, me dijo la enfermera. “Gracias por su ayuda”, respondí en voz baja. “¿Pero dónde está mi marido?”.

“Ya lo llamaré”, dijo la enfermera y se fue. Pronto, vi a José y a Rosalía entrar en la habitación. “¡No puedo creer que seas tan débil, Clara!”, me gritó mi esposo. “No creo que des a luz a un niño sano, ¡así que te dejo!”.

Quedé impactada. “José, ¿estás loco? Estoy enferma por lo que me hiciste hacer, ¿y eso es todo lo que tienes que decir?”.

“Lo hecho, hecho está, Clara. ¡Adiós!”, dijo. Estaba a punto de irse cuando entró un médico. “No hay nada de qué preocuparse, Clara. ¡Tú y tu hijo están sanos!”, me dijo.

Publicidad

En el momento en que José escuchó la palabra hijo, cambió su actitud. Comenzó a disculparse y dijo que me cuidaría bien, pero esta vez tomé una posición y le dije firmemente que lo dejaba.

Una mujer quitándose un anillo de su dedo. | Foto: Pexels

Una mujer quitándose un anillo de su dedo. | Foto: Pexels

Publicidad

No quería que mi hijo creciera con alguien tan desagradable como él. Entonces, finalmente, nos separamos. Seis meses después, nació mi bebé. Volví con mis padres y ahora estamos muy felices con nuestras vidas.

Actualmente también estoy trabajando para que Donato no se pierda nada. Sí, llamé a mi hijo Donato porque significa “regalo de Dios”. Después de todo, fue una bendición que me dio la fuerza para dejar a mi terrible esposo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La discriminación de género es patética y debe detenerse.

Los niños son un regalo de Dios.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mi esposo me hizo elegir entre él y mi madre paralizada - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Si eres víctima de maltrato y necesitas ayuda, o conoces a alguien que sufre violencia de género y requiere asistencia, llama a la línea de atención especializada que corresponda a tu país. Consulta aquí el número que debes marcar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Anciana celebra la Navidad sola porque sus hijos se enteraron de que trabaja limpiando - Historia del día

07 de mayo de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022

Hombre abandona a esposa con trillizos recién nacidos: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

21 de marzo de 2022

Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

23 de abril de 2022

Hombre presenta a su novia a los abuelos: abuela reconoce en ella a una mujer de su pasado - Historia del día

20 de abril de 2022

Millonario saca a hijas del testamento y deja su herencia a trillizas sin hogar - Historia del día

27 de marzo de 2022

Hombre se burla de esposa por engordar después de dar a luz: él halla su diario tras ser hospitalizada - Historia del día

03 de marzo de 2022

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

15 de marzo de 2022

Mamá llora hasta dormirse tras la muerte de su hijo: se despierta y ve a chico idéntico a él en su patio - Historia del día

18 de mayo de 2022

Hombre visita a su madre viuda después de 3 años: halla un desastre y oye a hombre toser en otro cuarto - Historia del día

10 de abril de 2022

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

14 de marzo de 2022

Hijos se enteran de que su anciana madre dejó mansión de $3,7 millones a un joven que no es su hijo - Historia del día

07 de marzo de 2022

Bombero salva y adopta a niño huérfano que 40 años después halla foto de su madre en habitación de su padre - Historia del día

12 de marzo de 2022

Hombre sigue a esposa que se escapa todas las noches y la atrapa visitando enorme mansión - Historia del día

21 de marzo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited