Historias Inspiradoras

23 de octubre de 2021

Padre desprecia a su hijastro porque quiere un hijo propio - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Mi esposo odiaba haberse convertido en el padrastro de mi hijo. Desafortunadamente, su odio había llegado a tal punto que nos abandonó. Pero un día, nuestros caminos se cruzaron de nuevo.

Estaba perdidamente enamorada de Esteban desde el colegio, y quería casarme con él y formar una familia. Sin embargo, el destino no estaba en nuestras manos, y había determinado separarnos.

Poco después de graduarme, mi padre había recibido un ascenso y tuvimos que mudarnos. Nos habíamos ido a una ciudad diferente. Me gustaba el lugar. Era hermoso. Pero no había un solo día en el que no extrañara a Esteban.

Una mujer y un niño caminando en una vía nevada tomados de la mano. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Así pasaron cinco años. Fui al extranjero para realizar estudios superiores y me uní a una organización de medios. Intenté ponerme en contacto con Esteban varias veces, pero ninguno de los números de teléfono funcionaba.

Sin embargo, el destino decidió ser amable con nosotros después de todos esos años, y nos volvimos a encontrar en una conferencia de trabajo.

No pude controlarme cuando lo vi. Corrí hacia él y lo abracé. Algunas personas nos miraron, pero no nos importó. Él estaba igualmente feliz de verme.

Publicidad

Después de la conferencia, fuimos a un café. Nos sentamos allí toda la noche. Hablamos de nuestras vidas y de lo mucho que nos habíamos extrañado durante los últimos cinco años.

También le confesé mi amor y él también reveló sus sentimientos. Yo estaba muy feliz. Pero luego Esteban dijo algo que me puso nerviosa.

Me pidió que me casara con él y dijo que quería hacerlo lo antes posible. “No quiero esperar más, Sabrina. Quiero estar contigo para siempre”, dijo.

Pareja cenando en un restaurante a la luz de las velas. | Foto: Pexels

Publicidad

Lo miré nerviosamente. “Esteban, yo también quiero casarme contigo. Pero tengo que decirte algo. Deberías saberlo antes de que decidamos casarnos”, le dije.

Su expresión cambió. “¿Qué te pasa, Sabrina? ¿Todo está bien?”, preguntó ansioso.

“Tengo un hijo. Un niño de cuatro años. Su nombre es Leo”, finalmente reuní el valor y le dije. Sin embargo, estaba asustada. Sabía que Esteban no se lo tomaría de forma positiva y me dejaría. Pero para mi sorpresa, dijo que no le importaba.

“Eso no es un problema. Lo amaré como a mi propio hijo”, dijo, tomándome de las manos.

Publicidad

Mis ojos se llenaron de lágrimas. “Te amo, Esteban”, le dije. “No podría haber encontrado un mejor compañero de vida que tú”, y lo abracé con fuerza.

Tres meses después, nos casamos. Durante los primeros meses, Esteban quiso a Leo como a su propio hijo. Pero, lamentablemente, con el tiempo, las cosas empezaron a cambiar. Se irritaba más con cada día que pasaba, y un día, dijo algo que me dejó en shock.

Pareja abrazándose en una calle oscura. | Foto: Pexels

Publicidad

“Lo siento, Sabrina, pero no puedo aceptar a Leo como mi hijo”, manifestó cuando llegó a casa del trabajo ese día.

Quedé sorprendida. “Cariño, ¿qué pasa? ¿Alguien te dijo algo?”, le pregunté preocupada.

“Todo está bien, pero quiero que dejes al niño en un orfanato. De todos modos, todavía es joven y no nos recordará cuando crezca”, me dijo.

Seré honesta. Esa había sido la primera vez en mi vida que me arrepentí de haberme casado con Esteban. ¿Cómo podía ser tan cruel con un niño? ¿Cómo podía siquiera decir eso?, pensé.

Estaba confundida. Sin embargo, traté de calmar la situación. Le pregunté a mi esposo nuevamente si alguien había dicho algo que lo había impulsado a hacer tal declaración.

Publicidad

Incluso intenté explicarle que estaba tomando una decisión apresuradamente. Pensé que lo entendería, pero estaba equivocada.

“Cariño, ¿por qué hablas así?”, le pregunté. “Pensé que lo amabas como a tu propio hijo. ¿Sabes siquiera que Leo es tu…?”, antes de que pudiera terminar mi oración, Stephen me interrumpió.

Mujer pensativa recostada de un cerco de manera. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, traté de amarlo”, respondió. “Pero no puedo soportar esto más. Pensé que no me afectaría que fuera el hijo de otra persona porque te amaba, pero honestamente, no quiero verlo”.

Desafortunadamente, Leo estaba parado detrás de la puerta de nuestra habitación, escuchando todo lo que decíamos. Sí, era solo un niño pequeño, pero podía sentir que algo no estaba bien. Comenzó a llorar en voz alta y eso enfureció aún más a Esteban.

“¡Mira, aquí va de nuevo! ¡Ughh, estoy harto de él! Puedes vivir con este idiota si quieres, ¡pero yo no puedo!”, Esteban gritó y salió furioso de la habitación. Lamentablemente, ahí no fue donde terminó nuestra lucha.

Publicidad

Mi esposo empacó todas sus pertenencias y nos dejó. Traté de detenerlo diciéndole lo mucho que lo amaba y lo felices que podíamos ser juntos. Pero todo lo que dijo antes de partir fue que pronto me enviaría los papeles del divorcio.

Estaba devastada. No podía creer que mi vida hubiera cambiado por completo en una noche. Corrí hacia Leo y lo abracé con fuerza mientras lloraba. Siguió preguntando por qué se había ido su padre, pero no pude responder. No pude pronunciar una palabra.

Pareja discutiendo en una habitación. | Foto: Pexels

Publicidad

Pasó casi un año. Mi hijo y yo habíamos aprendido a vivir sin el hombre que había amado desde el colegio. Me preocupé por mi trabajo y Leo había comenzado la escuela.

A veces me preguntaba por mi esposo, pero solo le decía que su padre tenía un trabajo importante, por lo que se había mudado a una nueva ciudad. Pero la mentira tiene patas cortas, y un día mi hijo descubrió que estaba mintiendo.

Estábamos en una tienda de comestibles, de compras. Estaba buscando suministros para hornear cuando noté que Leo abrazaba a un hombre por detrás y gritaba: “¡Papá, papá, finalmente estás aquí! ¡Te extrañé! Mamá me dijo que te habías mudado a una nueva ciudad”.

Publicidad

Mientras me acercaba, no podía creer lo que veían mis ojos. El hombre en realidad era Esteban. Sentí ganas de correr hacia él y abrazarlo, pero luego lo escuché gritar: “Aléjate, pedazo de mierda. ¡No eres mi hijo!”, le gritó a Leo.

Mi ira no conocía límites. Me acerqué a Esteban y le di una bofetada. ¡No te atrevas a hablarle así! ¡¡ES TU HIJO!!”, exclamé enojada. El hombre dio un paso adelante y dijo: “¡Ese idiota no es mi hijo! Es la sangre sucia de otra persona”.

Mujer llorando con las manos sobre su rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Sabía que este era el momento en que Esteban merecía saber lo equivocado que había estado. Saqué mi teléfono y mostré el informe de ADN. “¡¿Ves esto?! ¡Eres un idiota! Está escrito con claridad. ¡Él es tu hijo!”, le grité.

“Pero, ¿cómo es esto posible? ¿Por qué no me lo habías dicho antes?”, preguntó, confundido.

“Porque nunca había sentido la necesidad de hacerlo, Esteban. Recuerda esa noche en el café cuando te hablé de Leo. Habías dicho que no te importaba. Habías dicho que lo amarías como a tu hijo”.

“Incluso cuando te ibas, traté de explicártelo, pero estabas tan consumido por tu ira que no quisiste escuchar”.

Publicidad

Aun así, no me creía. “¿Cómo es eso posible? ¿Cómo puede ser mi hijo? Nosotros nunca... Oh, espera... ¿será…?”, hizo una pausa.

“Sí, Esteban”, dije. Espero que ahora recuerdes la noche que nos encontramos antes de que yo me fuera de la ciudad. Quedé embarazada en ese momento. Todos me habían pedido que interrumpiera el embarazo, pero decidí quedarme con él como muestra de nuestro amor”.

Hombre pensativo sentado en un sofá. | Foto: Pexels

Publicidad

Los ojos de Esteban se llenaron de lágrimas. “Lo siento, Sabrina”, se disculpó rápidamente. “Si hubiera sabido que era nuestro hijo, no te habría dejado. Pero no es tarde. Todavía podemos formar una familia. Haré las cosas bien, lo prometo”.

“Lo siento”, dije. “Eso no es posible. Somos felices sin ti”. Con eso, agarré la mano de Leo y me alejé.

Escuché un sollozo cuando nos fuimos. Quizás el hombre que había amado estaba llorando. Pero ya no me importaba. No quería tener ningún vínculo con alguien que no podía valorar las relaciones.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Las relaciones se basan en el amor y el cuidado y no necesariamente en la sangre. Esteban odiaba a Leo, pero el niño lo adoraba.

La vida es un círculo. Lo que se siembra de cosecha. Esteban dejó a Sabrina y a Leo solo porque pensaba que el niño no era su hijo. Sin embargo, al final, el karma lo alcanzó y no quisieron quedarse con él.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad