logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Papá se da cuenta de que su hija de 8 años le está robando - Historia del día

Guadalupe Campos
05 nov 2021
11:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un día, un padre se dio cuenta de que su hija de 8 años le estaba robando. Decidió seguirla y lo que vio lo dejó helado.

Publicidad

Mateo llegó a casa del trabajo y lo único que quería hacer era beber una taza de leche tibia y relajarse un poco. Abrió la nevera y la botella de leche nueva de la mañana ya no estaba allí.

Hombre abre el refrigerador. | Foto: Shutterstock

Hombre abre el refrigerador. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Bueno, tal vez Ana decidió hornear un pastel o usar la leche para otra cosa".

Al día siguiente sucedió lo mismo. Mateo abrió una botella de leche en el desayuno, pero por la noche ya no había. De nuevo.

Entonces fue a buscar a su hija por la casa. "¿Ana? ¿Estás en tu cuarto?".

Subió las escaleras y abrió la puerta diciendo: "Cariño, ¿te bebiste toda la...?", pero antes de terminar la oración, se dio cuenta de que la habitación de su hija estaba vacía.

Lo mismo ocurrió durante tres días. A la misma hora, la pequeña Ana desaparecía durante aproximadamente una hora.

Publicidad

Lee también: Anciano entrega flores a mujer llorosa en el autobús, luego va al cementerio y desaparece - Historia del día

Cuando Ana regresó a casa, Mateo estaba furioso. Se sentó en el sofá, esperándola. Tan pronto como ella entró por la puerta, le preguntó: "¿Dónde has estado?".

Ana respondió con cierto desinterés: "Hola papi, no puedo decirte, pero voy a ir allí de nuevo mañana".

Mateo intentó interrogarla, pero no hubo caso. "Si quiero saber qué pasa, voy a tener que averiguarlo yo", se dijo.

Ventana abierta. | Foto: Unsplash

Ventana abierta. | Foto: Unsplash

Publicidad

Así que se mantuvo muy atento. Dejó todas las puertas bajo llave, y no perdió a su hija de vista. Pero en un descuido menor para visitar el baño, la niña se fugó por una ventana.

Cuando su padre, preocupado, intentó rastrearla, no sabía por dónde empezar. A falta de mejores pistas, fue a inspeccionar la habitación de la niña.

Miró por todas partes. Escondida en su mochila escolar halló una nota: "Vuelve a las 7, por favor. ¡No los hagas esperar!".

Se asustó. No sabía qué pensar. ¿Con quién estaba tratando su hija de 8 años? ¿Quién había escrito la nota?

Publicidad

Decidió intentar buscarla, pero tan pronto como llegó a la puerta de entrada, ahí estaba su hija de regreso.

Probó preguntarle con amabilidad. Probó enojarse. Nada. "Terca como su madre", pensó. "Dios, lo que la echo de menos". Se vería obligado a seguirla.

"Anita, no entiendo qué pasa, pero espero que no estés en problemas", le dijo. "Si necesitas hablar, estoy aquí".

Ella asintió, y cambió de tema. "Papá, cumplo años pronto, ¿podemos traer un cachorrito?".

Caja con cachorritos. | Foto: Shutterstock

Caja con cachorritos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

No era la primera vez que tenían esta conversación. "No, ya te dije que no quiero animales en esta casa y lo sabes".

"¿Por qué?", dijo la niña, enojada pero con ojos llorosos. "Mamá me hubiera traído uno. La extraño".

Al día siguiente, Mateo siguió a su hija. Para su sorpresa, fue a la casa de atrás, que también le pertenecía. "¿Qué demonios...?", murmuró.

Lee también: Viejo mendigo nunca da las gracias al dueño de la panadería que le regala pan todos los días - Historia del día

La casa había sido de los abuelos de Mateo, que solían vivir ahí cuando él era niño. Pero llevaba unos 20 años vacía.

Publicidad

Más o menos una vez cada dos meses, Mateo se tomaba el trabajo de ir a ver que todo estuviera bien y limpiar un poco. Hacía más de un mes que no entraba. ¿Por qué su hija iba ahí por la tarde?

Vio a la niña entrar con una bolsa, y alguien que la recibía. Con cuidado, usó su juego de llaves para abrir la puerta trasera.

Escuchó voces que venían del comedor y allí fue con cautela. Vio a Ana sirviendo leche y cereales a una señora mayor sentada en uno de los viejos sillones.

"Papá empieza a sospechar así que no pude traerte mucho hoy", dijo la niña.

Puerta trasera. | Foto: Unsplash

Puerta trasera. | Foto: Unsplash

Publicidad

Mateo hizo su entrada. "¿Por qué roba mi hija para usted?", tronó. "¿Qué hace en mi casa? ¡Intrusa, la sacaré con la policía!".

Notó que había dos perros sentados a los lados del sillón.

"Papá, por favor", dijo la niña. "Deja que Rosa te explique".

"Hace cinco años falleció mi esposo", empezó la señora. "Yo me enfermé de pena, y para cuando me mejoré estaba en una residencia para ancianos, sin otro lugar adonde ir: remataron mi casa por deudas. Podría trabajar, no soy desvalida, pero ¿quién va a tomar a una persona que vive en un geriátrico?".

Siguió: "Y la vida en la residencia no es vida. Te tratan como una niña, y hasta es problemático salir a dar una simple vuelta. Así que me fugué. Si me encuentran los servicios sociales seguro me enviarán de vuelta, y dirán que estoy loca, así que me ha tocado esconderme".

Publicidad

Hizo una pausa y miró a Ana. "Soy veterinaria, y estos dos perros callejeros se convirtieron en mis únicos amigos. Cuando se aproximaba el invierno y mi perra esperaba cachorritos, la calle dejó de ser una opción segura. Entonces apareció Ana con su propuesta. Su hija tiene un gran corazón, ¿sabe?".

Mateo se echó a llorar. Oyó las sirenas de la policía: había llamado antes de entrar, y estaban llegando.

Dos policías entraron a la casa, y él les dijo que era una falsa alarma. "¿Esa no es la señora que se escapó de la residencia?", dijo uno de los oficiales.

Padre e hija abrazados. | Foto: Shutterstock

Padre e hija abrazados. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Es una amiga de la familia, olvidamos dar aviso en la residencia. Ahora vive con nosotros", dijo él con una sonrisa. Cuando se marchó, su hija le dio un gran abrazo.

Con ayuda de Mateo y su hija, la señora, que se llamaba Mercedes, montó en la vieja casa un refugio para animales. La historia de Mercedes se hizo viral, y pronto las donaciones convirtieron al Refugio Patitas en el más importante de la ciudad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor y compasión que podamos brindar cambia y salva vidas. La pequeña Ana se arriesgó a ayudar a Mercedes pese a la posible ira de su padre.

Publicidad

Toda ayuda sirve. Ser compasivo no tiene límites. Desde cosas pequeñas como aportar para un hogar canino hasta grandes como la ayuda que dio Mateo, todo sirve para cambiar vidas.

Comparte esta historia con tus amistades. Puede iluminarles el día o serles de inspiración.

Lee también: Marido acusa a su propia esposa de robar - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022

Anciana celebra la Navidad sola porque sus hijos se enteraron de que trabaja limpiando - Historia del día

07 de mayo de 2022

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

14 de marzo de 2022

Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

20 de marzo de 2022

Mujer deja a recién nacido en el asiento de avión en clase ejecutiva: decide buscarlo 13 años después - Historia del día

05 de febrero de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Millonario llama a la policía por indigentes durmiendo en su calle: su hija se entera y se marcha rápidamente - Historia del día

18 de marzo de 2022

Tras enviar a su madre al ancianato, mujer encuentra su viejo cofre con el mensaje: "Nunca lo vendas" - Historia del día

05 de mayo de 2022

Niño nota luces apagadas en la casa de anciana durante días: se acerca y oye "ayuda" - Historia del día

05 de marzo de 2022

Militar regresa a casa y encuentra a su hija durmiendo en el piso mientras su esposa e hijastros no están - Historia del día

04 de mayo de 2022

Años después de la muerte de artista, su hijo indigente encuentra una pintura suya en un basurero - Historia del día

25 de abril de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022

Anciano encuentra a niña en bosque helado y se entera de que es una nieta de la que no sabía nada - Historia del día

19 de abril de 2022

Hombre destroza el auto de su vecino con un bate: luego usan ese mismo auto para salvar a su esposa - Historia del día

18 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited