Juez le da segunda oportunidad a traficante de drogas y 16 años después se reúnen en el tribunal para juramentarlo

Guadalupe Campos
10 nov 2021
03:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Hace 16 años, un traficante de drogas con una vida hecha pedazos le rogó al juez que tuviera piedad con él. Recientemente, entró a la misma sala de la corte, conmovido, pero su vida se había transformado por completo.

Publicidad

Todo el mundo tiene su opinión sobre cómo debería funcionar el sistema de justicia. Algunos piensan en el sistema como administrador de castigos merecidos, mientras otros piensan en cómo se puede rehabilitar a las personas que cometen crímenes. Es claro en cuál de las orillas se para el juez Bruce Morrow.

Juez Bruce Morrow [izquierda]; Edward Martell [derecha]. | Foto: Youtube.com/TODAY

Publicidad

"Soy un juez hippy, de los de 1960, que cree en lo bueno en cada persona, que ama a todos", se definió.

Este juez está convencido de que su propósito en el mundo es reintegrar individuos a la sociedad. Sus métodos pueden ser poco ortodoxos, pero la experiencia que tuvo con un joven es una prueba para hacer que los escépticos reconsideren.

Edward Martell es mexicano-estadounidense e hijo de madre soltera. Desde los 13 años empezó a tener problemas con la ley, y para los 27 fue llevado a juicio por tráfico de drogas.

Publicidad

La perspectiva era bastante poco prometedora para Martell: enfrentaba la posibilidad de hasta 20 años de prisión. Su vida podía terminarse, y era, para el sistema, una causa perdida.

Sin embargo, Morrow vio algo en este prisionero. Decidió, en cambio, ponerlo en régimen de libertad condicional durante tres años. Martell recuerda sobre su experiencia en la corte:

"Me dijo 'Señor Martell, usted no tiene por qué andar por allí vendiendo drogas. Hay grandeza en usted. Lo desafío a que termine siendo CEO de una compañía de las Fortune 500'".

En retrospectiva, el juez recuerda haber visto en este hombre una persona con un inmenso potencial, que solo había errado su camino en la vida.

Publicidad

Juez Bruce Morrow [izquierda]; Edward Martell [derecha]. | Foto: Youtube.com/TODAY

Inspirado por esto, el joven decidió que se convertiría en abogado. Cargaba con el peso de sus antecedentes penales, que podían jugarle en contra frente a quienes pensaban que no podía o no debía convertirse en abogado.

Publicidad

Con todo, Martell insistió. Rindió el examen GED, entró a la universidad con una beca, y estudió Derecho. Eventualmente consiguió volver a la misma corte, pero para algo muy diferente.

En 2021, a los 43, 16 años después de la vez que casi es condenado a prisión, fue el juez Bruce Morrow quien le tomó el juramento al colegio de abogados de Michigan.

Tras el juramento, los dos se abrazaron. Siguiendo tras los pasos de Morrow, este nuevo abogado quiere hacer cambios positivos en el sistema judicial.

"No puedo usar esta historia para mejorar mi carrera, tengo que usarla para allanar el camino para otros que estén en la misma situación que yo tantos años atrás", manifestó el flamante abogado.

¿Qué piensas de esta historia? ¿Hubieras tomado la misma decisión que el juez? Comparte tu opinión en la sección de comentarios.

Publicidad