logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Adolescente sin hogar ayuda a niña rica, luego ve foto de un hombre que se parece a él en su casa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando un ladrón robó el bolso de Eva afuera de una cafetería, Omar lo atrapó y se lo devolvió. Ella lo invitó a su casa en agradecimiento, pero él salió corriendo tras ver los retratos en su sala de estar.

Publicidad

“Te agradezco mucho tu ayuda. Siento mucho haber sido tan grosera contigo antes”, le dijo Eva al joven sin hogar cuando regresó con su bolso.

La chica de 15 años acababa de salir de su cafetería favorita en la ciudad cuando un ladrón agarró su bolso y salió corriendo. Por suerte, el joven corrió tras el criminal y lo recuperó.

Joven sin hogar sentado en el suelo, recostado de un muro. | Foto: Shutterstock

Joven sin hogar sentado en el suelo, recostado de un muro. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero la chica se sentía horrible porque había sido grosera con él unos minutos antes de entrar al lugar. “No se preocupe por eso”, dijo el adolescente y comenzó a alejarse.

“Por favor, ¿cuál es tu nombre? ¿Cuántos años tienes? ¿Te puedo ayudar en algo?”, Eva preguntó con curiosidad porque acababa de ver su rostro de cerca. Se veía mucho más joven de lo que había pensado.

“Mi nombre es Omar. Tengo casi 18 años. Si puede gastar unos dólares o tal vez comprarme un panecillo, sería genial”, respondió el joven.

Lee más: Millonario pierde su billetera en un vecindario pobre - Historia del día

Publicidad

“No, eso no es suficiente. Por favor ven a mi casa. Nuestra cocinera, Lorena, es la mejor de la ciudad. Me va a preparar un gran desayuno. Vine aquí porque me encantan los cafés con leche de vainilla de la mañana. ¡Por favor ven!”, insistió Eva.

“No lo sé, señorita. ¿Sus padres estarán de acuerdo con eso?”, le preguntó Omar. Podría haber tenido casi su edad, pero no era apropiado en su opinión. Esta niña era rica y sus padres odiarían que se relacionara con un adolescente sin hogar.

“No me llames ‘señorita’. Mi nombre es Eva. Por favor, ven conmigo. Mi casa está cerca”, dijo la chica y lo agarró del brazo, instándolo a caminar con ella.

Publicidad

Charlaron un poco de camino a su casa, que estaba a solo tres cuadras de distancia. Cada casa de la zona parecía una mansión.

Un elegante salón con chimenea en una casa. | Foto: Pexels

Un elegante salón con chimenea en una casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Eva abrió la puerta de su vivienda e invitó al joven a pasar. El chico dudó unos segundos en la entrada, pensando que no pertenecía allí. Pero Eva lo llamó.

“¡Omar, entra ya! Esta es la sala de estar”, dijo, sonriendo cuando finalmente entró. “Puedes esperar aquí mientras voy a ver si el desayuno está listo y para pedirle a Lorena que ponga otro plato en la mesa”.

Cuando lo dejó solo por un rato, el chico miró alrededor de su sala de estar. Era espaciosa, limpia y tenía muebles caros sobre los que temía sentarse.

También notó algunas fotografías en la parte superior de la chimenea y fue a echar un vistazo. Una mostraba a Eva con un hombre mayor, que debía ser su padre.

Publicidad

Omar tomó el retrato y frunció el ceño. “¿Por qué este hombre me resulta familiar?”, se preguntó. Siguió mirando la imagen hasta que notó algo. El hombre parecía una versión mayor de él.

“Esto solo puede significar una cosa…”, susurró, mirando las otras fotos. El joven comenzó a entrar en pánico y decidió irse. Devolvió el retrato a su lugar y salió de la vivienda.

Mientras corría por su vasto jardín, escuchó que Eva lo llamaba, pero el chico no quería detenerse. Siguió adelante y no miró hacia atrás.

Esa noche, se reunió con su madre, Evangelina, en el motel en el que se quedaban unas cuantas noches al mes siempre que podían pagarlo. De lo contrario, se quedaban en una casa abandonada al otro lado de la ciudad.

Publicidad
Una mujer sentada en una cama sosteniendo un vaso de vidrio lleno de agua. | Foto: Pexels

Una mujer sentada en una cama sosteniendo un vaso de vidrio lleno de agua. | Foto: Pexels

“Oye, hijo. ¿Dónde has estado todo el día? ¿Comiste? Hoy me ofrecieron algo de trabajo limpiando platos, así que fui a la panadería y compré pan del día anterior”, dijo alegremente su madre.

Publicidad

Normalmente se habría alegrado al escuchar esto, pues el pan era delicioso, pero estaba enojado.

“Creo que conocí a mi hermana hoy”, anunció. Evangelina lo miró con dureza. “¿Disculpa?”.

“Su nombre es Eva”, comenzó a explicar. Le dijo todo lo que había sucedido esa mañana. “Vi una de sus fotos familiares. Su padre se parece a mí. ¿Me parezco al hombre que nos abandonó, mamá?”.

Evangelina se llenó de lágrimas y asintió. “Ay cariño. Lo siento mucho. Sí, te pareces a Martín. Es increíble lo mucho que te pareces a él. Pensé que se había ido de la ciudad. ¿Y ahora es rico?”, preguntó su madre dolorosamente.

Publicidad

“Martín… nunca me habías dicho su nombre antes. Sí, tiene mucho dinero”, respondió Omar con tristeza. No entendía por qué ese hombre lo había abandonado a él y a su madre para formar una familia unos años más tarde.

“Eva no puede tener más de 15 años. Pensé que nos había dejado porque no podía manejar la paternidad”.

“Nunca se sabe lo que pasa por la mente de alguien, hijo. Pero tal vez él se casó con una mujer rica. Tal vez esa haya sido la razón por la que se fue”, suspiró Evangelina. La mujer y su hijo nunca lo sabrían.

Joven con una chaqueta de cuero recostado de un muro. | Foto: Pexels

Joven con una chaqueta de cuero recostado de un muro. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando le había contado al hombre sobre su embarazo, él la abandonó casi de inmediato. Las cosas se pusieron difíciles después porque no podía trabajar a tiempo completo con un bebé recién nacido.

Los precios de los alquileres se dispararon y la ayuda del gobierno había sido insuficiente. Se quedaron sin hogar cuando Omar tenía cinco años.

Evangelina nunca más volvió a saber de Martín. Tampoco podía pagar abogados para encontrarlo para demandar por la manutención de su hijo.

“Bueno, no importa, mamá. No los necesitamos a ellos ni a su estúpido dinero. Estamos bien. Voy a presentar el examen de desarrollo de educación general y empezaré a trabajar”.

Publicidad

Lee también: Mujer se convierte en multimillonaria después de besar a un mendigo - Historia del día

“La empresa constructora no contrata adolescentes, pero se acerca mi cumpleaños. ¡Saldremos de esta situación!”, declaró el joven con convicción. Evangelina sonrió porque, a pesar de sus dificultades, había criado a un buen hombre.

“Tienes razón, cariño. Ahora, ven a comer”.

A la mañana siguiente, el chico estaba de regreso en la Avenida 1, sin considerar que Eva podía regresar a la cafetería. “¡Omar!”, la escuchó llamarlo. Él levantó la mirada y la vio parada justo afuera del café con su padre.

Publicidad

“¡Por favor, no corras!”, la chica gritó cuando el joven estaba a punto de huir de nuevo. Ella corrió hacia él y lo agarró del brazo. “¡No te dejaré ir!”.

Una joven con unas gafas de sol frente a una tienda. | Foto: Pexels

Una joven con unas gafas de sol frente a una tienda. | Foto: Pexels

Publicidad

“Déjame ir, por favor”, le dijo Omar en voz baja. Sin embargo, el hombre mayor se acercó y lo miró directamente. “Eres hijo de Evangelina, ¿verdad?”, preguntó.

“¿Cómo sabe eso? No le dije nada a Eva ayer”, dijo el chico.

“Tengo cámaras en mi casa. Eva me contó lo que pasó y dijo que saliste corriendo repentinamente, así que verifiqué las grabaciones y no podía creer lo que veía”, reveló el hombre mayor.

“Probablemente pensó que había robado algo, ¿verdad?”.

“No chico. Pero incluso si lo hubieras hecho… bueno, te debo mucho dinero a ti ya tu madre”, suspiró Martín. Omar lo miró confundido. Todavía quería salir corriendo, pero Eva lo sostenía con fuerza.

Publicidad

“Está bien, como sea. ¿Qué es lo que quiere?”, preguntó Omar enojado.

“Quiero hablar contigo y con tu madre. No puedo retroceder en el tiempo y no puedo disculparme lo suficiente por haberlos abandonado. Pero he madurado desde entonces y quiero compensarlos a ambos”.

“¿Me darás una oportunidad? ¿Podemos encontrarnos con tu madre?”, Martín le suplicó. Eva intervino e insistió también.

Omar estuvo de acuerdo, sobre todo porque Eva estaba muy ansiosa. Agarró su teléfono barato y llamó a su madre, pidiéndole que fuera a la cafetería.

Una mujer conversando con otra persona. | Foto: Pexels

Una mujer conversando con otra persona. | Foto: Pexels

Publicidad

Evangelina titubeó cuando vio a Martín, pero quería escuchar lo que tenía que decir. Todos se sentaron en una mesa dentro del lugar y ordenaron.

“Evangelina, gracias por reunirte con nosotros. No sé por dónde empezar. Pero supongo que lo primero que debo decir es que lo siento”, comenzó el hombre.

“No quiero una disculpa. Es demasiado tarde para eso. Quiero saber por qué decidiste dejarnos”, interrumpió la mujer bruscamente.

“Ok, directo al grano. Me fui porque me sentí como un perdedor. Cuando me dijiste que estabas embarazada, entré en pánico. No tenía dinero, ni madurez, ni forma de criar a un hijo. Correr parecía el mejor plan”.

Publicidad

“Ahora sé que fue algo horrible. Quiero compensarlo. Dos años después de que me fui, conocí a la madre de Eva, Amanda, pero murió al dar a luz”, explicó Martín, atragantándose ante la mención de su difunta esposa.

“Lo siento”, dijo Evangelina, notando que su voz se había quebrado. No le desearía ese dolor a nadie.

“Gracias. Intenté encontrarte cuando Eva tenía unos dos años. Mi negocio había despegado y pensé que era hora de pagar la manutención de nuestro hijo”.

“Además, después de convertirme en padre de Eva, me di cuenta de que quería tener una relación con mi hijo mayor. Pero ya no vivías en tu antiguo apartamento y no sabía de qué otra manera encontrarte”, continuó el hombre con su historia.

Publicidad

“Bueno, para entonces ya no teníamos hogar”, agregó Omar con sarcasmo. Evangelina miró a su hijo con el ceño fruncido, pero asintió.

“Él tiene razón”.

Un hombre maduro usando anteojos. | Foto: Pexels

Un hombre maduro usando anteojos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Siento mucho que eso haya ocurrido. Si me dejas, pagaré todos los años que te debo por manutención infantil. También tengo algunas propiedades”.

“Puedes quedarte allí de forma gratuita todo el tiempo que quieras. O mejor aún, puedo poner una de ellas a tu nombre. Te lo debo”, expresó Martín. Comenzó a sentirse emocionado por la oportunidad de hacer las paces.

“Omar, puedes pedirme lo que quieras. Puedo comprarte un automóvil y también pagaré la universidad. Te pido que me des la oportunidad de ganarme tu perdón”.

Evangelina miró a Martín y sintió simpatía por el hombre. Eva estaba llorando junto a su padre y decidió intervenir. “Me gustaría tener la oportunidad de conocerte, Omar. Eres mi hermano mayor”. El joven sonrió ante las palabras de su hermana.

Publicidad

“Está bien. Si Omar está de acuerdo, creo que te mereces una oportunidad”, decidió Evangelina. El joven asintió también, pero todavía estaba ansioso por ello.

El hombre había prometido tomarse las cosas con calma y había preguntado sobre los intereses de su hijo. Terminaron hablando durante unas horas aquella mañana.

Martín cumplió su palabra. Le dio a Evangelina un lugar para vivir y ella consiguió un trabajo estable. Omar presentó el examen de desarrollo de educación general y se inscribió en la universidad.

Le tomó algunos años, pero finalmente comenzó a pensar en Martín como su padre. Eva lo había tratado como su hermano mayor desde el primer día, y para él había sido imposible no amarla.

Publicidad
Joven con toga y birrete tras haberse graduado. | Foto: Unsplash

Joven con toga y birrete tras haberse graduado. | Foto: Unsplash

“No puedo creer que haber detenido a un ladrón haya cambiado tanto mi vida”, pensó emocionado, mientras recibía su diploma universitario el día de su graduación. Martín, Eva y Evangelina estaban sentados juntos animándolo.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Deja que la gente compense sus errores. Omar y Evangelina podrían haber rechazado la oferta de Martín, pero decidieron aceptarla. Finalmente, fueron más felices por esa elección.

Un acto de valentía puede cambiar tu vida. Omar podría haber ignorado a la grosera chica rica en apuros después de que un ladrón le robara el bolso, pero decidió ayudarla y fue recompensado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre sin hogar encuentra un cuadro entre la basura y decide venderlo - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

25 de abril de 2022

Mujer que sufrió abortos se despierta a diario con la risa de niños en su patio: sale y no ve a nadie - Historia del día

15 de mayo de 2022

Novia desaparece de la boda sin dejar rastro: se reencuentra con el novio 5 años después - Historia del día

23 de marzo de 2022