Historias Inspiradoras

25 de noviembre de 2021

"¡Te lo ruego, mira en la gaveta!" le ordena abuela a nieta en un sueño años después de su muerte - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

“¡Nunca hagas eso! ¡Simplemente, no lo hagas!”, le advirtió la abuela de Cristina en un sueño. Por la mañana, abrió la gaveta a la que se había referido su abuela y se quedó paralizada de la impresión.

Cristina estaba barriendo después de que su cliente se fuera. Había hilos y trozos de tela en el piso, tras terminar los abundantes pedidos del mes. Se sentía aliviada, ya que no hubo necesidad de pedir dinero prestado para pagar las facturas.

Cuando terminó de limpiar la habitación, miró alrededor. Parecía todo tan nuevo como cuando se mudó allí con su abuela Elena. Sin embargo, cuando la anciana falleció, se sintió sola e inquieta.

Publicidad

Un mueble de madera con una gaveta. | Foto: Shutterstock

Comenzó a trabajar en exceso para no pensar en su abuela y gradualmente funcionó. Empezó como asistente de laboratorio a tiempo parcial en la universidad y pasaba los fines de semana cosiendo vestidos en la vieja máquina de Elena.

Publicidad

Estaba a punto de entrar a la sala de estar cuando escuchó el timbre de la puerta. Al abrir la puerta, se sorprendió. Luna, su madre, estaba parada en la entrada. Entrecerró los ojos y rápidamente desvió la mirada. Su vida entera pasó ante ella.

MUCHOS AÑOS ATRÁS…

Cristina tenía apenas tres años cuando Luna la dejó abandonada en casa de Elena. La mujer se mudó a Australia por una oportunidad comercial y nunca regresó. De niña solía escribirle cartas, pero su madre nunca respondió. Tampoco había asistido al funeral de la abuela.

Eduardo, el padre de Cristina, había abandonado a su madre unos meses después de que ella anunciara su embarazo. Dijo que regresaría a su tierra natal para completar su educación superior y que regresaría pronto. Sin embargo, ese día nunca llegó.

Publicidad

Después de eso, Luna comenzó a buscar trabajos para mantenerse a ella y a su hija. No le tomó mucho tiempo encontrar uno bueno porque se graduó de Stanford. Sin embargo, cuando Cristina cumplió tres años, tuvo que mudarse a otro país.

Pronto conoció a un hombre llamado Charles, se casaron y tuvieron un hijo llamado Miguel. En ese tiempo, solía ​​llamar a su hija, quien podía sentir en la voz de su madre el alivio por haber salido del mundo de miseria y de tener la familia de sus sueños.

Así que cuando la vio parada en la puerta, Cristina perdió la calma. “¿Qué diablos estás haciendo aquí? ¡Solo vete!”, le gritó a Luna.

Publicidad

Entrada de un hogar con una alfombra que dice "Bienvenidos", en inglés. | Foto: Unsplash

Luna esbozó una leve sonrisa. “Bueno, cariño, no estoy aquí para andar con rodeos. No me importa si me perdonas o no; no voy a ceder mi parte de propiedad y la de mi hijo”.

Publicidad

Cristina se sorprendió. “¿Hablas en serio? Nunca te molestaste en preguntar si todavía estaba viva todos estos años, y ahora apareces en mi puerta, pensando que te daré una parte ¡De ninguna manera! La abuela me lo dio, y yo ¡No te lo voy a dar! ¡Llamaré a la policía si no te vas!”

Luna respiró hondo y se acercó a la ventana. “¡Mira en lo que te has convertido, Cristina! ¿Es eso lo que mamá te enseñó? ¡Me estás hablando como si fuera tu sirvienta!”

“Bueno, no tienes derecho a llamarte madre”, dijo Cristina, mirándola. “La abuela estaba enferma y necesitaba dinero, pero tú nunca nos enviaste ni un centavo. Tuve que cuidar de las dos. Apenas 13 años. ¿Crees que fue fácil para mí?”

Publicidad

“Entiendo tu situación, pero necesito tu ayuda”, dijo Luna con calma. “Miguel está a punto de comenzar la universidad y necesitamos dinero. Quiero que vendas este apartamento y lo dividas en tres partes: una para ti, una para mi hijo y otra para mí. Por favor, avíseme lo que decidas”.

Luna se alejó, dejando su tarjeta de presentación en la mesa del pasillo. Cristina la tiró a la basura y rompió a llorar.

“Ojalá estuvieras aquí, abuela. Te extraño”, dijo y sollozó hasta quedarse dormida.

Esa noche tuvo un sueño extraño. Su abuela estaba sentada en su silla en la sala de estar. Estaba aterrorizada y seguía diciendo lo mismo: “¡Nunca hagas eso, Cristina! ¡No vendas el apartamento! Te meterás en un gran problema…”

Publicidad

Una mujer joven besa con dulzura a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Luego su abuela fue a su habitación, se paró frente a una gaveta y empezó a revisar algunas cartas.

Publicidad

“¡Te lo ruego, mira en la gaveta, Cristina!”, dijo la anciana.

De repente, los rayos del sol golpearon el rostro de Cristina. Se despertó y se sentó en su cama por unos momentos, pensando en su sueño.

“Espera un momento, la abuela me pidió que no vendiera el apartamento. Pero, ¿y después de eso?”.

Finalmente, se levantó de la cama y decidió darse una ducha. Estaba a punto de abrir su armario para elegir su ropa cuando lo recordó todo. “¡La abuela mencionó una gaveta! ¡Sí, dijo la gaveta!”.

En un segundo, Cristina se apresuró a entrar en la habitación de su abuela y abrió el cajón de su gabinete. En el rincón más alejado, debajo de grandes álbumes familiares, varias cartas estaban atadas con una cuerda gruesa. 

Publicidad

Era correspondencia entre Luna y Eduardo. Por curiosidad, Cristina abrió las cartas y comenzó a leerlas.

“Querida Luna”, decía una de ellas. “¿Está todo bien, cariño? ¿Cómo estás? Lo siento, pero no podré verlas pronto. Luego del accidente, los médicos me dijeron que necesitaba descansar un rato antes de estar listo para viajar”. 

Varias cartas amarradas con una cinta reposan sobre un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por favor, no dejes de escribirme. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que lo hiciste. Te extraño a ti y a Cristina. Estoy deseando recibir una carta. Con amor, Eduardo”.

“¿Papá no dejó a mamá? ¿Mamá mintió sobre todo? ¿Por qué la abuela no me dijo nada?”, se preguntó la confundida joven.

Luego abrió la siguiente carta y la siguiente, y poco a poco se hizo evidente una imagen clara y repugnante del pasado de su madre. Cristina revisó las cartas en busca de la dirección de su padre y descubrió una en la última carta escrita hace 18 años. 

Se sentó junto a la mesa con un papel en la mano. Le escribió a su padre y le contó todo lo que tuvo que soportar en su breve vida de veinte años y se lo envió por correo al día siguiente.

Publicidad

Pasaron varios meses y no hubo respuesta. El fin de año estaba cerca y, para entonces, Cristina estaba por mudarse a una nueva casa. Había comenzado su propio negocio de costura y le estaba yendo bien.

Al salir de la casa, notó un auto negro estacionado cerca de la puerta principal. “¡Cristina! ¡Eres tú! ¡Por fin nos conocemos!”, dijo un hombre de mediana edad que la saludó con la mano y se bajó del coche.

Cristina miró fijamente sus ojos azules. Parecían familiares, como si lo hubiera visto en alguna parte. De repente, sus pensamientos volvieron al álbum que había descubierto en el cajón de su abuela. El hombre era su padre. Cojeaba mientras se acercaba a ella.

Publicidad

Persona escribiendo a mano una carta | Foto: Pexels

La joven corrió hacia él y lo abrazó. “¡Papá! ¡No puedo creer que hayas venido hasta aquí para conocerme!”

Publicidad

“Lo siento, cariño, me tomó un tiempo”, se disculpó Eduardo mientras la abrazaba. “No pude evitar venir cuando recibí tu carta. ¡Solo quería que conocerte!”

Cristina lo invitó a pasar y le ofreció té. Entonces su padre le contó toda la historia. Resulta que cuando se fue al extranjero, Luna dejó de contestar sus llamadas y cartas. 

Luego, cuando estaba a punto de volver a casa, tuvo un accidente y fue ingresado en el hospital. Para cuando pudo regresar, Luna se había mudado a una ciudad diferente.

“No pude contactarlos porque no tenía su dirección. Sin embargo, las esperé, por eso nunca cambié mi dirección”, le explicó a su hija.

Publicidad

Cristina estaba encantada de haberse reencontrado con su padre. Decidió quedarse en el piso de Elena en lugar de mudarse, y su padre se mudó con ella.

Una noche, tuvo otro sueño con su abuela. Elena sonreía, como si supiera del encuentro de su nieta con Eduardo.

Más tarde, después de que su segundo esposo se divorciara de ella, Luna regresó a su casa con su hijo, pero Cristina le cerró la puerta en las narices.

Hombre mayor con unos lentes en sus manos sonríe. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunas personas no merecen ser padres. Luna era una madre terrible que nunca se preocupó por su hija.

A veces los sueños son reales y presagian lo que está a punto de suceder. Cristina tuvo un sueño en el que vio a su abuela, quien le advirtió del peligro inminente.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad