logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer ayuda a un indigente a regresar con su familia y años después se reencuentran - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Eva vio a un indigente, Kelvin, esperando cerca de la estación de tren y lo invitó a almorzar. Después de escuchar su historia, se ofreció a comprarle un boleto de regreso a casa. Años más tarde un hombre se le acercó afuera de un hospital.

Publicidad

“Déjeme invitarle el almuerzo y una taza de café. El autobús de mi amiga se retrasó cinco horas. No quiero volver a casa y odio comer sola”, le dijo Eva a un indigente que estaba afuera de la estación de tren de Cold Springs en Nueva York.

Había estado esperando a que llegara su amiga de Poughkeepsie, pero el clima lo había retrasado todo.

Hombre sin hogar sentado en en suelo nevado. | Foto: Shutterstock

Hombre sin hogar sentado en en suelo nevado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Eva había comenzado a caminar por la estación, sin saber qué hacer, cuando vio al hombre con ropa andrajosa sentado en un banco. Decidió ofrecerle una comida porque eso la distraería de la larga espera.

El hombre la miró sorprendido y asintió con la cabeza rápidamente. Dijo que su nombre era Kelvin y comenzó a caminar.

“Vamos a Bubby’s. Tiene deliciosos panqueques y hamburguesas”, sugirió Eva con una sonrisa y comenzó a caminar. El hombre caminaba a su lado.

Lee más: Un indigente pidió sentarse a mi lado, acepté y él cambió mi vida - Historia del día

Llegaron al restaurante, se acomodaron y pidieron rápidamente. Eva comenzó una pequeña charla, pero luego le preguntó al hombre sobre su vida.

Publicidad

“Es una larga historia”, comenzó Kelvin con un suspiro. “Pero la versión corta es que vine a esta ciudad para buscar un trabajo mejor. Mis padres no querían que viniera aquí. Tuvimos una gran pelea antes de irme. Les grité y les dije que nunca volvería”.

“Bueno, todos hemos tenido ese tipo de pelea con nuestros padres. ¿Cuántos años tienes? Te ves de mi edad ahora que puedo verte sin el gorro”, preguntó la mujer mientras bebía un poco de su café que le había llevado la camarera.

Hombre caminando solo por una calle de noche. | Foto: Pexels

Hombre caminando solo por una calle de noche. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre también tomó un sorbo de su taza y continuó. “Tengo 25”.

“Yo tengo 24. Eso es genial. Podemos hablar cómodamente”, agregó, sonriéndole alegremente al extraño.

“Vaya, eres agradable. La gente normalmente ignora a los necesitados en las calles. Es muy difícil”, dijo Kelvin, frunciendo los labios.

“Eso es cierto. Pero la mayoría de las personas son frías con todos los que les rodean. De todos modos, ¿cómo terminaste sin hogar? Viniste aquí para trabajar”, cuestionó Eva, volviendo a encarrilar la conversación.

“Ah, sí. Vine aquí hace años para trabajar, y comencé, pero el amigo que me había ofrecido el trabajo me engañó. No me pagó y me robó todo lo que acababa de comprar para mi apartamento aquí”.

Publicidad

“La pelea con mis padres fue tan grande que no quería volver. Luego conocí a otras personas que eran aún peores. Me metí en un gran problema y lo perdí todo”, explicó el hombre encogiéndose de hombros.

Su comida había llegado y ambos empezaron a comer. Kelvin devoró su hamburguesa rápidamente, como si no hubiera comido en días, pero Eva masticaba más lentamente.

Chica sentada en una mesa con su mano en su mejilla. | Foto: Pexels

Chica sentada en una mesa con su mano en su mejilla. | Foto: Pexels

Publicidad

“Pero aún podrías volver con tus padres”, sugirió la mujer, cortando un trozo de su panqueque y metiéndose el tenedor en la boca.

“No puedo hacerlo”, murmuró el hombre mientras masticaba.

Eva colocó el tenedor en el plato y frunció los labios pensativa. “Te haré un trato. Te compraré un boleto de regreso a casa. ¡Anda! Haz las paces con tus padres porque todos tenemos que admitir cuando necesitamos ayuda”, aconsejó.

“¿Qué ganas con eso?”, preguntó Kelvin, frunciendo el ceño.

“No lo sé”, comenzó Eva, cruzando los brazos sobre la mesa. “Creo que es porque se acerca la Navidad, quiero hacer mi última buena obra del año. Vete a casa. Tal vez, algún día en el futuro, me pagues de alguna forma”.

Publicidad

Después de comer, el hombre aceptó su trato y ella le compró un boleto de regreso a Milford, Delaware. Hablaron durante horas en la estación de tren hasta que llegó la amiga de Eva.

Se despidió de Kelvin, quien aún tenía que esperar unas horas. Pero en su camino de regreso a casa, rezó para que él se subiera a ese tren.

Joven afligida sentada en el suelo con sus brazos rodeando sus rodillas. | Foto: Pexels

Joven afligida sentada en el suelo con sus brazos rodeando sus rodillas. | Foto: Pexels

Publicidad

Seis años después…

Eva corrió a través de las puertas del hospital y respiró el aire frío de Cold Springs mientras trataba de calmarse. Pero las lágrimas comenzaron a fluir y no paraban. Entonces apoyó la espalda en la pared y se inclinó lentamente hasta que pudo llorar de rodillas.

Su corazón se rompía porque a su madre le habían diagnosticado una enfermedad complicada y no tenían dinero para pagar su tratamiento.

Su familia había pasado por una mala racha el año pasado. Su padre había muerto durante la pandemia y los costos médicos fueron astronómicos.

Publicidad

Lee también: Hombre sin hogar encuentra un cuadro entre la basura y decide venderlo - Historia del día

Ella y sus padres se habían mudado a Estados Unidos desde México y se habían esforzado mucho por salir adelante. Tardaron años, pero finalmente lo habían logrado. Sin embargo, todo comenzó a cambiar desde que su padre falleció.

Su madre siempre había sido ama de casa y Eva se había encargado de todo. Todavía no había pagado la deuda de su padre y ahora su madre estaba enferma.

Entonces, aparte del dinero, se enfrentaba a la idea de perder a su mamá. “¡No es justo!”, dijo en voz baja, apoyando su frente en las rodillas. "No puedo hacer esto... no puedo hacer esto...".

Publicidad

"¿Qué no puedes hacer?”, preguntó un hombre.

Hombre elegante sosteniendo sus gafas oscuras. | Foto: Pexels

Hombre elegante sosteniendo sus gafas oscuras. | Foto: Pexels

Eva no tenía fuerzas para mirar hacia arriba. "No puedo pagar el tratamiento de mi madre. Morirá y no puedo hacer nada al respecto. A este país no le importa... a los médicos tampoco", respondió la mujer, levantando un poco la cabeza y colocando una mano en su frente.

Publicidad

Vio la sombra de un hombre que se movía y él parecía estar tratando de mirarla a la cara. Eva quería cubrirse porque probablemente estaba enrojecida, hinchada y quizás sus mocos estaban saliendo de su nariz.

Pero no logró cubrirse del todo. “Creo que todo saldrá bien, Eva”, dijo el hombre. La mujer miró hacia arriba, se centró en el rostro del hombre y entrecerró los ojos. De repente, lo reconoció. Era Kelvin.

Pero se veía completamente diferente de lo que recordaba. Llevaba un traje elegante y le sonreía con confianza. Ella se puso de pie en un instante y casi saltó sobre él. “¡Kelvin! ¡No puedo creerlo! ¡Esto es increíble!”, Eva exclamó mientras él le devolvía el abrazo.

Publicidad

“Finalmente te encontré. Te he estado buscando durante un tiempo, pero solo tenía tu nombre. Afortunadamente, este lugar es como una pequeña ciudad. Tu vecino me dijo que estabas aquí. Cuéntamelo todo”, insistió el hombre cuando terminaron el abrazo.

Eva no se contuvo. Ella le contó todo lo que había pasado con su papá y lo que estaba pasando ahora con su mamá. Cuando terminó, él frunció los labios, se cruzó de brazos y dijo: “Te propongo un trato”.

Hombre vestido de traje elegante sonriendo. | Foto: Pexels

Hombre vestido de traje elegante sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Seis meses después…

“Estoy muy contenta de estar de vuelta en casa, cariño. El Dr. Henson dijo que me iba a recuperar por completo”.

“Aun así, casi no le creí después de todos los pinchazos que me daba todos los días”, dijo Tania, la madre de Eva, con alegría cuando llegaron a su casa. La joven instaló a su mamá en la silla de ruedas. Ella estaría débil por algún tiempo, pero se mejoraría pronto.

“A mí también me encanta la noticia. Pero hay algo que todavía no te he dicho. ¡Tengo una sorpresa para ti!”, Eva le dijo a su progenitora.

“¿Qué sorpresa, hija?”, preguntó la mujer mayor con un ligero ceño fruncido.

Publicidad

“Mira”, exclamó Eva, mostrándole a su madre su anillo de compromiso.

Tania quedó boquiabierta. “E… eso es...”, tartamudeó la señora mientras señalaba la mano de su hija. “¡¿Kelvin te propuso matrimonio?!”.

“¡Sí! ¡Nos vamos a casar!”, Eva dijo con alegría y abrazó a su madre, quien comenzó a llorar. De repente, la puerta principal se abrió y Kelvin salió para abrazar también a su futura suegra.

Una mujer con un gran anillo de compromiso en su dedo. | Foto: Pexels

Una mujer con un gran anillo de compromiso en su dedo. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese día en el hospital, él le dijo a su novia que iba a pagar por todo. Ella protestó al principio porque su boleto de regreso a casa solo había costado unos pocos dólares.

En cambio, las facturas médicas de su madre serían de cientos de miles. Pero Kelvin insistió. Él también había terminado de pagar sus viejas deudas y había estado al lado de Eva para ofrecerle su apoyo en todo.

Después de reconciliarse con sus padres y completar sus estudios, Kelvin se había convertido en un abogado exitoso en Manhattan. Había estado demasiado ocupado durante un tiempo para buscar a Eva y devolverle su amabilidad, aunque no vivía lejos.

Publicidad

Sin embargo, se había tomado un descanso y decidió buscarla. Después de descubrir su situación, se acercó a Cold Springs e iba a su oficina desde esa localidad.

Comenzaron a salir después de la primera cirugía exitosa de Tania.

“¿Están seguros chicos?, solo se han conocido por pocos meses”, preguntó la madre de Eva después de que la llevaron adentro y se instalaron en la sala de estar.

La joven miró a su prometido con una cálida sonrisa y respondió. “Sí, estamos seguros. De todos modos, la vida es demasiado corta para esperar la felicidad”. Kelvin le devolvió la sonrisa y la besó en la mejilla.

Publicidad
Una pareja sentada en un sofá mientras se abrazan. | Foto: Pexels

Una pareja sentada en un sofá mientras se abrazan. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un acto de bondad al azar puede cambiar la vida de alguien. Kelvin no tenía hogar hasta que Eva se ofreció a ayudarlo, y luego pudo compensar su gesto.

Publicidad

El buen karma vale la pena. Eva estaba desesperada debido a una seria deuda médica hasta que Kelvin apareció y se ofreció a pagar su deuda.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Indigente sucio acecha a mujer rica y le advierte sobre un peligro en su vida - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Mujer que sufrió abortos se despierta a diario con la risa de niños en su patio: sale y no ve a nadie - Historia del día

15 de mayo de 2022

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

Mujer le da todos sus ahorros a un indigente, luego recibe mansión de $2 millones a cambio - Historia del día

03 de mayo de 2022