logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Días después de la muerte de hijo, madre de luto oye voz de un niño llamándola desde el patio trasero - Historia del día

Mayra Pérez
09 ene 2022
04:45

Una mujer escucha la voz de un niño en su patio trasero días después de la muerte de su hijo y se sorprende al ver a un niño pequeño vestido con harapos parado allí.

Publicidad

“¿Hola? ¿Estoy hablando con la Sra. Carolina Silva?”

“Sí. ¿En qué puedo ayudarle?”

“Lamentamos informarle, señora, que su hijo murió en un accidente automovilístico esta tarde. Estaba cruzando la calle y no se dio cuenta de que un automóvil se acercaba en la dirección opuesta”.

Una mujer llora delante de un ataud. | Foto: Pexels

Una mujer llora delante de un ataud. | Foto: Pexels

Publicidad

“Revisamos sus pertenencias y encontramos su identificación escolar, así como su número de teléfono. Sin embargo, nos gustaría que identificara el cuerpo para estar seguros”.

El corazón de Carolina se hundió cuando escuchó la aterradora noticia. Había sido como cualquier otro día cuando su hijo Jacobo se fue a la escuela esa mañana.

Ella lo había perseguido para que se diera prisa y se preparara, pero el niño, como de costumbre, no había escuchado a su madre y había seguido con sus videojuegos. Incluso lo había reprendido esa mañana porque el autobús ya había llegado y él no estaba listo.

“Si no me escuchas, Jacobo, ¡te juro que nunca volveré a comprarte ningún videojuego!”, le había gritado. Sin embargo, cuando recibió la noticia de la policía de que su hijo había muerto, no pudo soportar el impacto y simplemente se derrumbó en el suelo.

Publicidad

Unas horas después, cuando abrió los ojos, estaba en un hospital. Dos policías estaban sentados junto a su cama. Se apresuraron a ir a su casa después de que su línea telefónica se desconectara abruptamente esa tarde.

“¡Mi hijo!”, gritó, abriendo los ojos. “¡Mi pequeño! ¡Quiero verlo!”. No dejaba de llorar.

“Por favor, cálmese, señora. Ni siquiera está en posición de moverse. Y le aconsejamos que no haga la identificación en este momento”, sugirió uno de los oficiales.

Pero el corazón de Carolina no descansaría hasta que ver a su pequeño. En un momento, estaba convencida de que todo era un mal sueño que terminaría pronto, pero cuando llegó a la morgue, sus dudas se desvanecieron.

Publicidad
Una mujer joven se asoma con desolación a una ventana. | Foto: Pexels

Una mujer joven se asoma con desolación a una ventana. | Foto: Pexels

El niño yacía pálido, sin vida, cubierto por una sábana blanca. Su rostro, que alguna vez se iluminó con sonrisas y una risa maliciosa cuando bromeaba con su madre, estaba inmóvil, como si la vida nunca hubiera existido en esa pequeña alma.

Publicidad

Carolina no pudo controlar las lágrimas al verlo y siguió culpándose a sí misma por la muerte de su hijo. Hacía solo dos años que había huido de su abusivo esposo Harry y se había mudado a México. Fue difícil para ella y para Jacobo adaptarse a la nueva vida.

El pequeño, después de algunos unos meses en una nueva escuela, no tenía muchos amigos y siempre se sentía excluido. Así que encontró uno de cuatro patas en el vecindario de al lado.

Todas las tardes después de la escuela, Jacobo ni siquiera se cambiaba de ropa antes de ir a recoger las sobras de su madre y alimentar a su peludo amigo. Carolina siempre le advertía que tuviera cuidado al cruzar la calle, pero él nunca la escuchaba.

Publicidad

“Esto no habría sucedido si hubiera tolerado todo el abuso y me hubiera quedado con Harry. ¡Es todo culpa mía!”. Carolina se derrumbó de nuevo al pensar en su hijo.

Una tarde, cuando regresó a casa del trabajo durante la pausa del almuerzo, notó que Jacobo ya estaba allí. Trabajaba como sastre en una boutique cercana, así que regresaba a casa por la tarde antes de que el niño volviera de la escuela.

Cuando entró a la cocina ese día, notó que Jacobo sacaba algo de comida extra del refrigerador y salía de la casa por la puerta que conducía al patio trasero. “¿No empaqué las sobras hoy? Quizás lo olvidé”, pensó al ver a Jacobo irse.

Publicidad
Una madre abraza a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Una madre abraza a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

La situación se repitió de nuevo al día siguiente y al siguiente. Jacobo empezó a llegar a casa temprano de la escuela y la comida del frigorífico empezó a desaparecer. Decidió preguntarle al respecto algún día, pero se ocupó por el trabajo y lo olvidó por completo.

Publicidad

“¡Por favor regresa, Jacobo!” sollozó. Pensaba en su hijo y en lo felices que habían sido. “Te prometo que nunca te regañaré. Puedes jugar videojuegos por la mañana y no diré una palabra”. Lamentablemente, la verdad era que Jacobo nunca regresaría.

Después de despedirse de su amado hijo, Carolina se sentó sola en su habitación durante varios días, abrazando sus juguetes y su ropa. A veces se quedaba de pie junto a la ventana durante horas, mirando hacia afuera y esperando que Jacobo corriera hacia ella después de bajarse del autobús y la abrazara.

Pero pasaron los días y nada de eso había sucedido, por mucho que intentara convencerse a sí misma de que todo era una pesadilla.

Publicidad

Una tarde, estaba junto a la ventana cuando escuchó una voz en el patio trasero. “Lo siento, Sra. Silva. Siento lo que le pasó a Jacobo”, dijo la voz dulce y chillona de un niño.

“¡¿Me estoy imaginando cosas?! ¿O simplemente escuché la voz de un chico de verdad?”. Carolina estaba perpleja.

“¿Puede abrirme la puerta? ¡Quiero contarle algo sobre Jacobo!”, dijo de nuevo. Esta vez, Carolina estaba bastante segura de que no estaba alucinando. Quizás había alguien en el patio trasero, tal vez un niño del vecindario, razonó mientras se acercaba a la puerta que conducía al patio trasero.

Cuando abrió la puerta, se sorprendió al ver a un niño, de unos siete u ocho años, parado allí con una niña y un perro. Tanto el niño como la niña parecían frágiles y estaban vestidos con harapos.

Publicidad
Un niño pequeño parado frente a la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

Un niño pequeño parado frente a la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

“¿Cuál es tu nombre, y qué te trae por aquí?”, preguntó, preocupada por su apariencia desaliñada, cuerpos delgados y mejillas hundidas.

Publicidad

“Usted es la Sra. Silva, ¿verdad?”, dijo el chico. “¿La madre de Jacobo?”

“Sí, lo soy. ¿Dijiste que querías contarme algo sobre él?”

“Sí, así es”, dijo el niño con voz temblorosa. “Jacobo… él…”, el niño comenzó a llorar. Sintiéndose terrible por los niños y el perro, Carolina los llevó adentro. Les dio a los niños leche y galletas, y puso un poco de leche en un cuenco para el perro.

Cuando el niño terminó su comida, agradeció a Carolina por su amabilidad y comenzó a contarle la historia completa sobre cómo conoció a Jacobo.

Resulta que el nombre del niño era Raúl y la niña era su hermana Raquel. Jacobo los conoció un día cuando estaba alimentando a su amigo Dogui. Los niños habían escapado de su orfanato porque habían sido maltratados.

Publicidad

Lee también: El día antes de su boda, novia recibe nota de felicitación de un hombre sin hogar - Historia del día

Cuando le contaron a Jacobo su historia, el niño les prometió que les llevaría comida de su casa, al igual que hacía con el perro. Comenzó a regresar temprano de la escuela todos los días para poder tomar más comida sin que su madre se diera cuenta.

Un niño y una niña juegan con un pequeño perrito. | Foto: Pexels

Un niño y una niña juegan con un pequeño perrito. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por eso la comida seguía desapareciendo. ¡Jacobo estaba alimentando a estos pobres niños y al perro!” Los ojos de Carolina se llenaron de lágrimas.

“Esa tarde, Raquel estaba llorando porque tenía hambre. Cuando vi a Jacobo venir con las bolsas de comida, le indiqué que corriera más rápido, y fue entonces cuando un coche lo atropelló. Todo fue mi culpa. Quería contarle todo, pero estaba asustado”, dijo Raúl.

Carolina estaba devastada. Si tan solo Raúl no le hubiera dicho que corriera más rápido, Jacobo estaría vivo. Si tan solo le hubiera preguntado a Jacobo por qué tomaba más comida, podría haber ayudado a los pobres niños, y Jacobo no tendría que escabullirse así.

Publicidad

No podía culpar a los pobres niños por lo sucedido porque creía que también era culpa suya. Debería haberle prestado más atención a Jacobo y darle prioridad sobre su trabajo.

Considerando que todo era el destino, Carolina decidió adoptar a Raquel y Raúl y darles una vida mejor. También decidió que adoptaría a su amigo canino como mascota.

Carolina sabía que si Jacobo estuviera vivo, le hubiera encantado ayudar a estos niños. Esperaba que él estuviera feliz de verla ayudando a los niños y a su amigo Dogui dondequiera que esté. Estos fueron sus pensamientos cuando firmó el papeleo para comenzar el proceso de adopción.

Publicidad
Una taza con leche y algunas galletas con chispas de chocolate sobre una mesa. | Foto: Pexels

Una taza con leche y algunas galletas con chispas de chocolate sobre una mesa. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de la historia?

Lo hecho, hecho está. No tiene sentido detenerse en el pasado. Carolina decidió dejar atrás la muerte de su hijo y brindarles una vida mejor a Raquel y Raúl.

Publicidad

Aprenda a ser amable y servicial. Jacobo, al enterarse de la verdad sobre Raúl y Raquel, los ayudó sin esperar nada a cambio.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Mujer rica nota que hija de 10 años va a edificio abandonado cada día después de la escuela - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre presenta a su novia a los abuelos: abuela reconoce en ella a una mujer de su pasado - Historia del día

20 de abril de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022

En la fiesta de cumpleaños de un niño, indigente aparece con un relicario como regalo y el chico lo reconoce - Historia del día

19 de mayo de 2022

Pobre señor que limpia aeropuertos ve un bolso roto en avión abandonado: halla dinero y una nota adentro - Historia del día

22 de abril de 2022

Mamá se entera de que compañero de su hijo almuerza con las sobras de los otros: decide organizar reunión con los padres - Historia del día

30 de abril de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022

Padre soltero encuentra un alfiler en la cuna de su hija recién nacida: no estaba allí horas antes - Historia del día

22 de mayo de 2022

Anciana es retirada de asilo para ancianos por un hombre al que no ha visto en 56 años - Historia del día

04 de mayo de 2022

Tras la muerte de su hermanito, niño comienza a desaparecer después del colegio hasta que su mamá lo sigue - Historia del día

18 de mayo de 2022

Mamá llora hasta dormirse tras la muerte de su hijo: se despierta y ve a chico idéntico a él en su patio - Historia del día

18 de mayo de 2022

Niño llora y llama a su mamá encerrado en casa hasta que un indigente entra a escondidas - Historia del día

24 de abril de 2022

A 30 años de la muerte del papá, 3 hijos reciben carta diciendo que se reúnan en el bosque cerca del puente viejo - Historia del día

02 de abril de 2022

Anciano ve flores frescas en la tumba de su esposa y un día se encuentra a una mujer joven allí - Historia del día

20 de marzo de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited