logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre hombre se escapa el día de su boda: 50 años después novia descubre que su papá lo planeó - Historia del día

Georgimar Coronil
02 dic 2021
15:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Carlos se vio obligado a huir de su boda, pero Jessica nunca entendió por qué la dejó plantada en el altar. Años más tarde, recibió una carta de él. Por mucho tiempo que había pasado, Jessica nunca lo olvidó.

Publicidad

"Dejarás esta iglesia inmediatamente y no volverás jamás. ¿Me entiendes, muchacho?", dijo Hugo Pérez, el padre de Jessica. Estaban de pie en el vestuario de los hombres, detrás de la iglesia, y Jessica se estaba preparando justo al otro lado del pasillo, en la otra habitación.

Iglesia. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"No soy un niño, señor. Soy un hombre y quiero a su hija. No la abandonaré. Es el día de nuestra boda", insistió Carlos, suplicando a su futuro suegro que lo entendiera.

"Nunca me ha gustado su relación y no voy a permitir que esto continúe. Mi hija no se casará con un perdedor", manifestó. "Tengo amigos en las altas esferas, así como contactos en algunas otras. Puedo hacer de tu vida una pesadilla. Si no desapareces por voluntad propia, haré que te vayas por cualquier medio".

"¿Es eso una amenaza?", preguntó Carlos, tratando de no demostrar lo asustado que estaba. Sabía que la familia de Jessica estaba conectada con algunas personas importantes y también con algunas personas peligrosas, así que Carlos sabía que las palabras del hombre mayor no eran en vano.

Publicidad

Lee también: Chica no invita a su abuela pobre a su boda exclusiva, y abre su regalo herrumbrado después de su fallecimiento - Historia del día

"Yo no hago amenazas, muchacho, hago promesas. Te irás de este lugar ahora mismo sin que nadie se dé cuenta”. Hugo clavó el dedo índice en el pecho de Carlos de forma dolorosa, le dirigió una mirada desdeñosa y salió.

Carlos no sabía qué hacer. Quería de verdad a Jessica, pero su padre les haría daño a los dos solo para salirse con la suya. Se paseó por la habitación durante unos minutos más y luego decidió marcharse antes de que sus padrinos de boda vinieran a buscarlo. Fue rápido, salió por la parte trasera de la iglesia y llamó a un taxi.

Publicidad

"¿A dónde, señor?", preguntó el taxista.

"Al aeropuerto, por favor", respondió Carlos. Iba a tomar un vuelo a otra parte de los Estados Unidos para alejarse de esa gente. Espero que Jessica pueda perdonarme, pensó Carlos mientras miraba por la ventana.

Hombre en un vehículo. | Foto: Pexels

Publicidad

CINCUENTA AÑOS DESPUÉS

A sus 75 años, a Jessica le gustaba sentarse en el porche de su casa para ver a los niños correr por la calle de la urbanización. Siempre llevaba una taza de té y un libro para leer. Era una época tranquila, pero Jessica siempre pensaba en las cosas que experimentó en todos estos años de vida.

Recordaba muy bien su primera boda, ya que le hizo mucha ilusión. Carlos era el amor de su vida, o eso creía ella. Pero cuando llegó al final del pasillo del brazo de su padre, vio las caras de preocupación de todos. Carlos había desaparecido y nadie sabía por qué. Esperaron durante horas a que volviera.

Publicidad

Sus padrinos fueron a su casa, y todo estaba intacto. Carlos nunca volvió, y Jessica lloró en las escaleras de la iglesia durante varias horas. Era uno de los mejores templos para celebrar bodas en la ciudad, y ella siempre soñó con casarse allí. Sin embargo, no pudo ser. Su madre la consoló lo mejor que pudo, pero su padre estaba realmente feliz.

Cinco años después, su papá le presentó a Miguel Pastran, el hijo de un amigo de la familia. Era rico y tenía contactos, así que su padre presionó hasta que ella aceptó su propuesta. Se casaron y tuvieron una hija, Carolina, casi inmediatamente. Sin embargo, Jessica solicitó el divorcio en cuanto murió su padre.

Su marido la había engañado durante toda su relación y se alegró de separarse de ella, así que todos salieron ganando. Se llevó a Carolina, que entonces tenía seis años, se mudó a su casa en Miami y se olvidó de su fallida vida amorosa.

Publicidad

Pasaron los años, y Carolina creció hasta convertirse en una mujer exitosa. Se casó en la iglesia que su madre tanto le gustaba, y le dio a Jessica tres magníficos nietos, que la visitaban a menudo.

Anciana viendo por la ventana. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tuve una vida estupenda”, pensó Jessica mientras tomaba un sorbo de té. Era cierto, aunque no volvió a intentar salir con nadie. Pero de vez en cuando recordaba a Carlos y seguía preguntándose por qué había desaparecido.

De repente, el cartero la sacó de sus pensamientos con una brillante sonrisa y un sonoro: "¡Hola, señora Pereira!".

"Ay, me asustaste", respondió Jessica después de que casi se le cayera la taza de té.

Lee también: Sus padres la obligan a casarse con otro mientras su novio está en ejército - Historia del día

El mensajero se rio y se disculpó con humor. "Lo siento, señora. Pero tengo una carta para usted. Creo que incluso alguien la ha escrito a mano. Qué elegante. La gente ya no hace eso", dijo el hombre, entregándole a Jessica la carta. Ella le dio las gracias con una sonrisa, y él se marchó, despidiéndose con la mano.

Publicidad

Lo último que esperaba ella era ver el nombre de "Carlos Guzmán" en el sobre. "No puedo creerlo", expresó y colocó su taza de té en la mesa.

Sus manos temblaban mientras intentaba abrir el sobre. Respiró hondo antes de empezar a leer lo que era la inconfundible letra de Carlos.

Sobre. | Foto: Pexels

Publicidad

"Querida Jessica, no sé si te alegrará saber de mí. Después de todos estos años, quiero que sepas que no pasa un día sin que piense en ti. Tu padre me amenazó el día de nuestra boda, y yo era muy joven y tenía miedo. No debería haberlo escuchado, pero lo hice, y me escapé. Me fui a otro estado sin nada más que la ropa que llevaba puesta".

Jessica tuvo que dejar de leer unos instantes y secarse las lágrimas. Sabía que su padre tenía algo que ver. Estaba segura de que Carlos la quería y que no lo habría hecho de otro modo.

Esta revelación no cambiaba nada, pero calmaba ese viejo dolor que llevaba por dentro. Carlos tenía razón en irse. Su papá nunca hacía amenazas que no fueran serias y no aceptaba un "no" como respuesta. Volvió a concentrarse en la carta y continuó leyendo.

Publicidad

Lee también: Mujer exitosa se encuentra con exnovio que la traicionó en la escuela - Historia del día

"Nunca me casé ni tuve hijos. Eras el amor de mi vida y no quería otra cosa. Espero que te encuentres bien. Te dejo mi número de teléfono, y ahí está mi dirección, para que me escribas si quieres. No sé cómo usar Facebook, y todas esas cosas que tienen los niños hoy en día. Espero tener noticias tuyas. Sinceramente, Carlos".

Las lágrimas de Jessica siguieron cayendo durante varios minutos después de terminar la carta, luego se rio. Además, no tenía ni idea de cómo utilizar toda la tecnología disponible hoy en día. Por lo tanto, se levantó y entró a buscar su papelería. Era hora de responder.

Publicidad

Durante los meses siguientes, se escribieron a menudo, relatando incluso los momentos más pequeños de la vida del otro. Hasta que finalmente Carlos la llamó y se quedaron hablando por teléfono durante horas. Un año más tarde, él se mudó de nuevo a Miami y reavivaron su relación perdida.

Eran mayores y quizá no les quedaba mucho tiempo juntos, pero iban a disfrutar del amor mientras pudieran.

Pareja. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca es demasiado tarde para volver a encontrar el amor: Jessica renunció a las relaciones durante muchos años hasta que volvió a encontrar al amor de su vida a los 75 años.

Dile a tu pareja la verdad: Si Carlos le hubiera contado a Jessica sobre las amenazas de su padre, habrían podido huir juntos o afrontarlo de alguna manera.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.