logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico conoce a conserje pobre que tiene su misma marca de nacimiento - Historia del día

Georgimar Coronil
07 dic 2021
11:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una noche, Jorge estaba trabajando en su oficina hasta tarde cuando el conserje vino a limpiar su oficina. Cuando a Simón se le cayó algo, Jorge lo trató terriblemente hasta que notó la marca de nacimiento en la mano del hombre. Era idéntica a la suya. Simón huyó llorando, pero Jorge lo encontró y fueron en busca de la inesperada verdad.

Publicidad

"Lo siento, señor. Creía que todo el mundo había salido ya de la oficina", dijo el conserje al entrar en el despacho. Jorge levantó la vista del documento que estaba leyendo y se quitó las gafas.

Hombre en una oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Quién es usted?", preguntó al hombre de uniforme que entraba con un cubo de fregar en su despacho.

"Soy Simon, señor. Soy el conserje nocturno de aquí", explicó, señalando su fregona. "¿Quiere que vuelva más tarde?".

"No, no. Adelante, limpia", respondió volviendo a concentrarse en el papel que tenía en la mano.

Jorge era el Director de Tecnología de un importante banco del país, y su trabajo ocupaba la mayor parte de su vida. Muchas personas pensaban que se había ganado ese puesto por sus contactos, ya que su familia siempre había sido rica, pero Jorge trabajó duro y ascendió.

Publicidad

Lee también: Mujer abandona a hijo recién nacido en puerta del hospital: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

Por desgracia, su padre murió hace cinco años y nunca vio cómo se ganaba el título. Su madre hizo lo mismo dos años después, y fue desgarrador. Desde entonces, no se había fijado en nada más allá de su trabajo y de mejorar.

De repente, un fuerte golpe resonó en la habitación, sacando a Jorge de sus pensamientos. "¿Qué ha pasado?", gritó al conserje, que se arrodilló en el suelo y empezó a recoger trozos de cristal.

"Lo siento, señor. Se me ha caído este trofeo. Ahora mismo lo recojo", se disculpó Simón, sin levantar la vista del cristal roto.

Publicidad

"¡NO! ¡Mi trofeo de lacrosse! ¡Idiota! ¿ES TAN DIFÍCIL LIMPIAR SIN DESTRUIR MIS COSAS?", gritó Jorge, corriendo hacia el conserje y viendo su querido trofeo hecho pedazos. Aunque tenía mucho tiempo sin jugar, aquel premio guardaba uno de sus mejores recuerdos.

Hombre limpiando. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Lo siento. Lo siento...", continuó disculpándose. "¡Tus padres deben odiar en lo que te has convertido! ¡Un conserje! ¡Tienes mi edad! Eres un fracasado", dijo Jorge.

Simón se puso de pie y salió corriendo del despacho. Jorge se pasó los dedos por el pelo y se dio cuenta de lo que había dicho. No pretendía insultar al trabajador. No tenía nada contra él. El trabajo lo había estado matando toda la semana, y ahora, su querido trofeo estaba destruido.

Pero eso no es excusa, pensó y salió de su despacho. Miró alrededor de la empresa, pasando por los cubículos y las oficinas. Entonces decidió revisar el baño de hombres y vio a Simón llorando con una mano cubriendo su cara y la otra presionada contra el lavabo.

Publicidad

"Lo siento mucho. No debería haber gritado. Normalmente, no soy tan grosero con la gente. Me has pillado en el peor momento posible", se disculpó.

Simón se limpió la cara y se enderezó. "No pasa nada, señor. Por favor, déjeme devolverle el artículo de vidrio que rompí. Es lo justo".

"No, de verdad. De todos modos, no tiene valor monetario. Solo sentimental. Me recuerda a mi padre. Ya ha fallecido. Pero estaba pensando en él, y el día que gané ese trofeo significó mucho para él", explicó Jorge, sin saber qué más decir.

"Es usted afortunado, señor. Me crie en un orfanato. Nunca conocí a mi familia y nunca fui adoptado", afirmó Simón. Entonces, Jorge notó una marca de nacimiento en la mano del hombre.

Publicidad

"¿Qué tiene en la mano?", preguntó con la mayor delicadeza posible.

La mano de un hombre. | Foto: Pexels

"¿Qué?", respondió Simón, confundido. Miró a Jorge y siguió la dirección de su dedo. "Oh, hmmm".

Publicidad

"Sabes, es raro, pero tienes la misma marca de nacimiento que la mía. Mira", dijo Jorge y le mostró a Simón su propia mano. El conserje miró y estuvo de acuerdo en que era una extraña coincidencia.

Jorge se disculpó de nuevo y salió del baño para recoger sus cosas y abandonar la oficina. Pero no podía dejar de pensar en la coincidencia de sus marcas de nacimiento. Tenían la misma forma, y estaba situada en sus manos derechas.

Una semana más tarde, volvió a reunirse con Simón y le hizo algunas preguntas sobre su educación, incluido el orfanato en el que le dejó su madre.

Lee también: Hijo visita a su madre anciana por primera vez en 15 años, pero solo halla las ruinas de su casa - Historia del día

Publicidad

Buscó más información sobre Simón en los registros de sus empleados, pero no había mucho. Hay algo en estas marcas de nacimiento. No pueden ser coincidencias, reflexionó mientras buscaba. El pensamiento le seguía dando vueltas, así que finalmente, decidió ir directamente al orfanato.

Una encantadora señora llamada Julia le saludó, y cuando Jorge le preguntó por Simón, ella sonrió. "Oh, yo vivía aquí con él. Ambos crecimos aquí, pero yo fui adoptada a los 12 años. Perdimos el contacto hasta hace unos años", dijo la mujer.

"Eso es estupendo. Pero ¿puede decirme algo sobre sus padres biológicos?", insistió Jorge.

"¿Por qué quieres saberlo? ¿Eres amigo de Simón?", preguntó Julia.

Publicidad

Mujer. | Foto: Pexels

"No exactamente. Nos acabamos de conocer. Pero mira, tenemos la misma marca de nacimiento en las manos. La idea de esta extraña coincidencia me ha estado dando vueltas durante un tiempo. Le agradecería su ayuda".

Publicidad

"Vale. Déjame ver qué puedo encontrar. Debo admitir que nunca busqué a ninguno de los chicos con los que crecí".

Julia empezó a teclear en su ordenador. Se concentró en algo, apoyando la barbilla en su mano. De repente, su boca se abrió ligeramente y Jorge se dio cuenta.

"¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Has encontrado algo?".

"Hay algo aquí. Pero no me sentiría cómoda dando esta información a menos que tanto usted como Simon estén aquí", dijo Julia seriamente.

"No lo entiendo. ¿Qué tan malo puede ser?".

"No es malo. Es sólo que... posiblemente te altere la vida", continuó la mujer frunciendo un poco el ceño.

Publicidad

Jorge aceptó y fue a buscar a Simón a la oficina. Le costó mucho convencerle de que volviera con él a ese lugar, pero lo consiguió.

Hombres. | Foto: Pexels

Publicidad

"Julia, me alegro de volver a verte", dijo Simón nervioso, sentándose en una de las sillas del despacho de Julia. Odiaba estar allí y revivir todos los recuerdos de otros niños adoptados.

Julia le saludó y le preguntó por su vida. Jorge estaba demasiado impaciente para charlar. "Por favor, sigamos con esto", le instó.

"Bueno. Será mejor que se preparen... ustedes dos son hermanos", reveló Julia inesperadamente. Jorge se quedó con la boca abierta y Simón frunció el ceño con incredulidad.

"Eso no puede ser cierto", dijo el conserje.

Lee también: Tras la muerte de su esposo, una viuda descubre que había estado casado con otra mujer por 17 años - Historia del día

Publicidad

"Lo es. Todo está aquí. Tu madre, Linda, los dejo aquí cuando Simón tenía tres años y Jorge apenas dos semanas. Aquí hay una nota que dice que la directora te puso el nombre de Jorge. Supongo que a tus padres adoptivos les gustó el nombre", continuó Julia, sonriendo a ambos para aliviar la tensión.

"Bien, ¿qué pasó después?", preguntó Jorge, confundido porque sus padres nunca dijeron que era adoptado.

"Aquí dice que Henry y Violeta te adoptaron. ¿Es eso cierto?".

"Sí, esos eran mis padres. Pero no lo entiendo. He leído que los orfanatos y los servicios sociales suelen mantener a los hermanos juntos", aclaró Jorge.

Publicidad

Mujer cargando a un bebé. | Foto: Pexels

"Esa es la política ahora, pero no siempre fue así. Los recién nacidos casi siempre son adoptados inmediatamente, y supongo que querían colocarte rápidamente. También existe la posibilidad de que a tus padres no se les dijera que tenías un hermano mayor", explicó Julia.

Publicidad

Simón había estado sentado en silencio, asimilando todo esto. "¿Hay algo más sobre nuestra madre biológica?", dijo.

"Dice que era una madre soltera, que desesperadamente dejó a sus hijos aquí. Hay una nota de uno de los empleados especulando que podría estar bajo la influencia. Pero no hay nada más sobre ella en nuestros registros".

"Bien, gracias, Julia. Has sido muy amable", dijo Simón, poniéndose de pie y saliendo de la oficina.

"¡Espera! Somos hermanos!", dijo Jorge y lo abrazó inesperadamente. Simón no estaba seguro de devolver este abrazo, pero cedió después de unos segundos.

Publicidad

"Sí, somos hermanos, supongo".

"Escucha, conozco a algunas personas. Podemos preguntar por ahí sobre nuestra madre biológica si quieres saberlo. Pero oye, ¿crees que podríamos hablar? Siento mucho la forma en que te traté, la forma en que te hablé cuando nos conocimos. Fui un idiota", volvió a disculparse Jorge. "Ahora me doy cuenta de la suerte que tuve. No sabía que era adoptado".

"No pasa nada. Lo harás mejor a partir de ahora. ¿Qué tal si vamos a comer unas hamburguesas? Los grandes ejecutivos siguen comiendo hamburguesas, ¿verdad?". Preguntó Simón, sonriendo.

Hamburguesas. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué? ¡Claro que como hamburguesas! Conozco el mejor sitio de la ciudad. Yo invito!", dijo Jorge, sonriendo alegremente porque por fin volvía a tener familia.

Durante el almuerzo, los hermanos hablaron extensamente de sus vidas, se unieron por su amor al béisbol y discutieron lo que harían después.

Gracias a sus contactos, Jorge descubrió que su madre biológica había muerto unos dos años después de dejarlos en el orfanato. Mientras tanto, no había forma de conocer a su padre biológico, aunque ambos sospechaban que podía ser el mismo hombre. Así que se hicieron una prueba de ADN, que confirmó su teoría.

Con el tiempo, se volvieron más unidos que nunca. Los hermanos tenían más de treinta años, pero Jorge insistió en ayudar a Simón a obtener una verdadera educación. Le costó un tiempo, pero su hermano consiguió graduarse en Educación y empezó a dar clases de inglés en la escuela secundaria local.

Publicidad

Fue allí donde Simón conoció a una compañera maestra, Anna, y se casaron unos años después. En su boda, Jorge conoció a Karen, la mejor amiga de Anna. Ella era madre soltera de un niño de 12 años llamado Carlos, y Jorge se enamoró rápidamente de su hijo. Después de su propia boda, Jorge adoptó al chico y se aseguró de que a su familia nunca le faltara nada.

Años después, los hermanos se maravillaron de cómo sus vidas cambiaron por completo tras su encuentro fortuito. "Si no hubiera visto la marca de nacimiento en tu mano, probablemente seguiría solo. Ni siquiera puedo creer la forma en que te hablé entonces", le dijo Jorge a Simón durante una cena familiar.

"Han pasado diez años. Déjalo pasar y disfruta de nuestra familia", dijo Simón. Sus esposas estaban poniendo la mesa al aire libre, Carlos jugaba con el perro de Jorge y, lo más importante, todos sonreían.

Publicidad

Familia. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay que tratar a todo el mundo con respeto, pase lo que pase: Algunas personas tratan a otras como si estuvieran por debajo de ellas. Pero el cargo, el dinero y el estatus no importan. Todo el mundo merece respeto.

Publicidad

Un encuentro casual puede cambiar tu vida: La vida de Jorge cambió por completo. Pasó de ser un solitario adicto al trabajo a un hombre de familia.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad