Historias Inspiradoras

21 de octubre de 2021

Tras la muerte de su esposo, una viuda descubre que había estado casado con otra mujer por 17 años - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Después de la muerte de Cristóbal, Margarita se entera de que su esposo estuvo casado con otra mujer durante 17 años. Decide localizarla y conocer toda la verdad, pero lo que descubre en el camino la sorprende.

Margarita estaba desconsolada después de la muerte de Cristóbal. Habían pasado por muchas cosas juntos, incluyendo el dolor de no tener hijos. 

Pese a ello, la pareja había estado felizmente casada durante 35 años hasta que él falleció repentinamente a los 60 años de un paro cardíaco.

Ataud con algunas flores encima. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cristóbal trabajaba como científico en una Universidad Internacional y Margarita era maestra. Ambos se abocaron a sus trabajos tan pronto como se dieron cuenta de que solo se tendrían el uno al otro por el resto de sus vidas. 

Eventualmente superaron la tristeza de no tener un bebé. Sin embargo, cuando Cristóbal murió, la vida la puso a prueba una vez más. 

A Margarita le costó recuperarse de la pérdida. Por días, lo único que podía hacer era abrazar su ropa y llorar durante horas, recordando su tiempo juntos. Le costaba comer y dormir, y se aisló de todos sus familiares y amigos.

Preocupada, la Sra. Duncan, su vecina y amiga cercana, la visitó un día. “No te hagas esto a ti misma, Margarita”, dijo. “Sé que es difícil, pero tienes que pensar en ti. ¡No puedes descuidar tu salud así!”

Publicidad

“No tengo ganas de pensar en nada, Clara”, respondió la viuda. “Sin Cris, siento que no tengo ni ganas de seguir viviendo. Supongo que debimos haber adoptado, al menos; un hijo hubiera sido un consuelo entre tanta tristeza”.

“¿Y por qué no lo haces ahora? Si quieres, mi hermana puede recomendarte un hogar de niños aquí cerca. ¡Podemos acompañarte!”

“Lo pensaré, Clara”, dijo Margarita mientras se secaba las lágrimas. “Gracias por venir. Me siento mucho mejor ahora que he hablado contigo”.

“No seas tonta, Margarita”, dijo la Sra. Duncan mientras se levantaba para irse. “Nos conocemos desde hace casi 15 años. Por favor, avísame si alguna vez te sientes mal de nuevo. Siempre estoy aquí para ti”.

Publicidad

Dos mujeres mayores conversan sentadas en un sofá. | Foto: Pexels

Luego de que la señora Duncan se marchó, Margarita se preguntó si debería adoptar un niño. Después de todo, estaba sola, y un niño llenaría el vacío de su vida.

Publicidad

Así que decidió intentarlo, y empezó a buscar sus documentos. Sin embargo, no conseguía encontrar sus papeles bancarios. “¿Tal vez quedaron en el estudio de Cris?”, se dijo, mientras cerraba el último cajón de su escritorio.

Entró al estudio y rebuscó en el gabinete en el que Cristóbal solía guardar sus documentos. Pero mientras rebuscaba entre los estantes, una carpeta de archivo cayó al suelo, y de ella salieron dos pasaportes.

Margarita la levantó y empezó a mirar lo que contenía. Para su sorpresa, encontró también un documento de identidad ahí dentro. Tenía la foto de Cris, pero el nombre registrado era Jorge Pardo

Publicidad

Rápidamente revisó los pasaportes, y mientras uno llevaba su nombre original, el otro indicó el nombre de Jorge Pardo nuevamente.

“¿Qué está pasando? ¿Por qué tienes una identificación extraña y pasaportes diferentes, Cristóbal? ¿Es eso lo que hacías cuando estabas fuera de casa durante semanas?” Margarita estaba atónita.

Volvió a comprobar la identificación en busca de una dirección y descubrió que estaba en algún lugar de la capital. Afortunadamente, la dirección no era falsa. 

Estaba decidida a averiguar qué estaba pasando, por lo que se subió a un avión la semana siguiente y a su llegada se dirigió directamente a la dirección mencionada.

Publicidad

Pasaporte sobre un pasaje de vuelo aéreo. | Foto: Unsplash

Una mujer de mediana edad la recibió en la puerta. Su nombre era Erica. Ella era alta y tenía ojos color avellana. Llevaba un vestido rosa holgado, pero Margarita se dio cuenta de que estaba embarazada por la forma en que mantuvo la mano sobre su vientre.

Publicidad

“Hola. ¿Cómo puedo ayudarte?”, preguntó con dulzura.

“Hola, mi nombre es Margarita”, dijo. “¿Conoces a alguien llamado Jorge Pardo?”

“¡Sí! Él es mi esposo. Está en un viaje de investigación. ¿Qué pasó? ¿Está bien? No hay nada malo, ¿verdad?”, preguntó Erica con preocupación.

Al observar el estado de Erica, Margarita decidió que era mejor no darle la noticia completa en la puerta de su casa. Así que le preguntó si podía entrar y, mientras tomaba asiento, le reveló toda la historia. Pero la mujer se negó a creerlo.

“¡No te creo!”, exclamó cuando Margarita terminó. “¡Llevamos 17 años casados! ¿Qué prueba tienes de que Jorge era tu marido? Quizás hiciste estos pasaportes en lugar de él. ¡Sal ahora antes de que llame a la policía!”

Publicidad

“No estoy mintiendo, Erica”, aclaró Margarita. “Has visto estas imágenes. Son fotos de nuestro aniversario de bodas. Con frecuencia desaparecía durante semanas o meses, diciéndome que era un viaje de investigación; ahora sé exactamente lo que estaba haciendo”.

“Bueno, esa es una gran historia”, gruñó Erica. “¡Ahora sal de aquí o tendré que echarte!”

Mujer mostrando su abultado vientre de embarazo avanzado. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Bien, si no me crees, está bien, pero dime una última cosa…”

Margarita le preguntó a Erica cuándo salía Jorge de casa para los viajes de investigación. Y resultó que fue el mismo tiempo durante el cual se quedó en su casa en Florida. 

“Y si todavía no me crees, sé que tiene una marca de nacimiento en el hombro izquierdo. ¿Confías en mí ahora?”, preguntó Margarita.

Cuando Erica escuchó eso, se agarró el estómago y comenzó a llorar. Margarita se apresuró a agarrarla antes de que cayera. Pero la mujer embarazada sucumbió rápidamente al dolor y se desmayó.

Publicidad

Margarita llamó a la ambulancia y la llevó rápidamente al hospital donde Erica dio a luz a una hermosa niña llamada Charlotte mediante cirugía. Cuando pudo visitarla después del parto, Erica no podía dejar de llorar.

“Gracias por salvarnos a mí y a mi hija”, sollozó. “Nunca podré agradecerte lo suficiente. Y lamento haber sido grosera contigo. También sospechaba que Jorge estaba mintiendo, pero nunca lo pensé mucho porque tenía miedo de perder a nuestra familia. Lo siento mucho…”

Un bebé recién nacido vistiendo un traje rojo. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Está bien, Erica”, dijo Margarita consolándola. Luego la abrazó. “Debes mantenerte fuerte por tu bebé, y si necesitas ayuda, siempre estaré a tu lado. Después de todo, no es tu culpa que Cristóbal haya hecho lo que hizo”. 

“Lo mejor que podemos hacer es apoyarnos mutuamente ahora… ¿Qué opinas?” Erica sonrió y asintió. Y al final, Margarita se convirtió en la madrina de Charlotte.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, nuestros instintos son correctos. Erica tenía la sospecha de que Jorge / Cristóbal le estaba ocultando algo, lo que resultó ser cierto.

Publicidad

Aprende a ser útil y amable. Margarita podría haber abandonado a Erica en su agonía, pero no lo hizo. Llamó al servicio de emergencias y se aseguró de que Erica y su hija estuvieran a salvo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad