logo
Mujer en cementerio | Shutterstock
Fuente: Mujer en cementerio | Shutterstock

A dos años de muerte de hijo, mujer de luto se entera de que no era su madre biológica - Historia del día

Mayra Pérez
11 dic 2021
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Dos años después de la muerte de su hijo, una mujer apareció en la puerta de Jennifer y le explicó que no era su madre biológica. No le creyó al principio, hasta que la mujer le reveló algo más.

Publicidad

“Hola, ¿puedo ayudarle?”, preguntó Jennifer después de abrir la puerta y ver a una mujer extraña en su porche. Tenía que ser unos años más joven que ella y lucía muy triste.

Un pañuelo en su cabeza le cubría el cabello. Jennifer nunca la había visto antes, pero había algo familiar en sus ojos esmeralda y su piel pálida.

Una mujer vestida de negro llora frente a una lápida. | Foto: Shutterstock

Una mujer vestida de negro llora frente a una lápida. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¿Es aquí donde vive Christian Cartagena?”, preguntó la mujer

Jennifer no reaccionó durante unos segundos tras escuchar el nombre de su hijo. Aunque habían pasado dos años desde su muerte, ninguna cantidad de tiempo haría que su dolor desapareciera.

Fue sorprendente escuchar a alguien buscándolo. Casi todo el mundo sabía que había fallecido después de luchar contra el cáncer durante varios años. Tenía solo 23 años.

“Lo siento. Tal vez no lo sabías. Mi hijo murió hace dos años”, respondió Jennifer con una sonrisa triste. Los ojos de la mujer se abrieron por la sorpresa y puso su mano sobre su pecho.

Publicidad

“Ay, lo siento mucho. No lo sabía”, suspiró.

“¿Puedo preguntarte por qué lo estás buscando?”.

“¿Eres su madre?”, preguntó la mujer.

“Sí. Soy Jennifer Cartagena”.

“Esto va a sonar extraño. Quería conocerlo después de encontrarlo en una base de datos de ADN”, comenzó la mujer. “Soy Simona Hernández... La verdadera madre de tu hijo”.

Una mujer mayor mira sorprendida al frente. | Foto: Pexels

Una mujer mayor mira sorprendida al frente. | Foto: Pexels

Publicidad

Los ojos de Jennifer se abrieron con incredulidad. “Perdóname. ¿Qué?”.

“Lamento mucho decirte esto, aunque es la verdad. También sé que mi hijo, Claudio, es tu verdadero hijo”, reveló Simona con una sonrisa amable y agridulce, mirando profundamente a los ojos de Jennifer mientras trataba de hacerle entender la situación.

“No entiendo. ¿Cómo te atreves a decir algo así? ¡Nunca nos habíamos conocido antes!”.

“Por favor, ¿puedo pasar? Puedo explicarme mejor. También fue una sorpresa para mí. Claudio no quería que viniera aquí, pero tenía que hacerlo. Necesitaba advertirle a tu hijo”, continuó Simona con seriedad, aunque Jennifer no tenía idea de lo que decía.

Publicidad

“No entiendo lo que estás diciendo. ¿Advertirle sobre qué?”, preguntó Jennifer, más confundida aún. “¿Por qué vendría una extraña a su casa para contarle estas locuras? ¿Era una estafadora?”.

“Tengo cáncer. Quería advertirle a su hijo sobre eso”, dijo Simona. “¿Puedo pasar para explicarte con detalles?”.

La boca de Jennifer se cerró ante la mención del cáncer. “Tal vez haya algo de verdad en la historia de esta mujer”, pensó y finalmente accedió a dejarla entrar a su casa. Le ofreció un poco de té y se sentaron a hablar.

“Está bien, te he causado una gran confusión. Mi vida ha cambiado mucho desde el diagnóstico. Me debatí si debía venir aquí y conocerte. Fue un largo viaje en auto”, comenzó Simona, sorbiendo su té lentamente. Se quitó el pañuelo y dejó al descubierto su larga cabellera rubia.

Publicidad
Una mujer sostiene entre sus manos una taza de té. | Foto: Pexels

Una mujer sostiene entre sus manos una taza de té. | Foto: Pexels

“¿Hiciste un largo trayecto manejando? Vaya, no sé qué pensar”.

“¿Puedo preguntar qué le pasó a tu hijo?”, preguntó Simona con cautela.

Publicidad

“Murió después de años de luchar contra el cáncer. ¿Dijiste que también tienes cáncer?”, preguntó Jennifer.

“Sí. Me diagnosticaron hace solo unos meses. Mi hijo y yo nos hicimos algunas pruebas de ADN para determinar si tenía el gen. Nosotros descubrimos... “, Simona hizo una pausa para serenarse, “que él no es mi hijo... mi hijo biológico”.

Jennifer podía ver a dónde iba esto. “¿Estás sugiriendo que nuestros hijos fueron intercambiados al nacer? ¡Di a luz en la capital!”.

“Yo también. Mi novio y yo vivimos allí durante mucho tiempo. Pero cuando tuve al bebé él nos abandonó, así que me mudé a la costa para estar más cerca de mi familia. No sé exactamente qué pasó en el hospital…”, explicó Simona con una sonrisa triste.

Publicidad

“No puedo creerlo. ¿Cómo pudo haber pasado eso?”, preguntó mientras las lágrimas se acumulaban en sus ojos.

“Sí, yo me pregunté lo mismo. Luego, descubrimos la base de datos de ADN. El nombre de tu hijo coincidía con el mío y el tuyo coincidía con el de mi hijo. Supuse que ya lo sabías, aunque por tu reacción de antes... bueno... veo que no”.

Foto envejecida de una madre cambiando el pañal a su bebé. | Foto: Pexels

Foto envejecida de una madre cambiando el pañal a su bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

“Yo... Christian murió antes de que obtuviéramos esos resultados. Nunca tuve el corazón para mirarlos después de eso”, susurró Jennifer, tratando de no seguir llorando.

“Puedes comprobar esos resultados y ver que no te estoy mintiendo”, dijo Simona y respiró hondo. “La base de datos nos dio sus nombres. Solo quería advertirle a Christian que podía tener el gen del cáncer. Quería que lo revisaran rápidamente. Sin embargo, veo que he llegado demasiado tarde”.

“¿Cómo me encontraste?”.

Lee también: Hombre ve que esposa desaparece en ático por la noche: al otro día encuentra a mujer mayor y niño allí - Historia del día

Publicidad

“Mi tío es policía. Le pedí que buscara sus nombres y obtuve esta dirección. Lamento mucho haber invadido tu privacidad de esa manera. Pero era importante para mí. No me queda tanto tiempo”.

“Mi pronóstico es sombrío y los últimos tratamientos no están funcionando como esperaban los médicos”, continuó Simona, mirando la taza de té vacía en sus manos con timidez. “El único lado positivo es que todavía tengo mi cabello”.

“Dios mío”, suspiró Jennifer.

“Sí, y bueno, también esperaba conocerlo. Y también podrías conocer a Claudio, si bien entiendo que es demasiado pronto. Probablemente debería irme ahora. He tomado demasiado de tu tiempo”, dijo Simona y se movió para levantarse, decidiendo dejar que Jennifer asimilara todo.

Publicidad
Una mujer señala una fotografía de un álbum. | Foto: Pexels

Una mujer señala una fotografía de un álbum. | Foto: Pexels

“No. Por favor, no te vayas. ¿Te gustaría ver fotos de Christian?”, dijo impulsivamente, sin saber por qué ofrecía tal cosa.

Publicidad

Ahora comprendía por qué los ojos esmeralda de Simona le resultaban tan familiares. Esos eran los mismos ojos que Jennifer había visto en su hijo todos esos años. También sabía que la mujer estaba lidiando con la misma enfermedad horrible que se había llevado a su hijo.

“Me encantaría”, dijo Simona con una sonrisa genuina y lágrimas en los ojos. Ambas se sonrieron y Jennifer fue a buscar sus álbumes de fotos. Hablaron durante horas y cenaron juntas.

Simona se fue a un hotel esa noche, pero intercambiaron números de teléfono y se volvieron a ver al día siguiente. Esta vez, ella trajo varias fotos de Claudio.

Luego planearon que conociera a Claudio, por lo que Jennifer voló a la costa unas semanas después. Finalmente, revisó el sitio web de la compañía de ADN y confirmó todo lo que había dicho Simona, aunque ya sabía que era cierto.

Publicidad

Al hijo de Simona le disgustó que su madre hubiera conducido tantos kilómetros, no obstante, ya estaba hecho. Se sorprendió al enterarse del fallecimiento de Christian. También fue extraño conocer a una mujer que era su verdadera madre cuando él ya tenía una.

Jennifer solo quería conocerlo y le ofreció su apoyo si alguna vez lo necesitaba. “No estoy aquí para reemplazarla. Simona es tu madre. Sin embargo, creo que tú y yo tenemos mucho más en común que el ADN”.

“Tu madre está lidiando con la misma enfermedad que se llevó a mi hijo. Si alguna vez necesitas algo, puedes hablar conmigo”, le dijo durante su primer encuentro y regresó a casa varios días después.

Publicidad
Hombre joven con la mirada perdida y lágrimas en sus mejillas. | Foto: Pexels

Hombre joven con la mirada perdida y lágrimas en sus mejillas. | Foto: Pexels

Desafortunadamente, Simona murió unos meses después de esa reunión. Jennifer asistió al funeral, reiteró su oferta a Claudio y regresó a casa. El joven comenzó a llamarla varias veces a la semana y finalmente formaron un gran vínculo.

Publicidad

Nunca sería tan cercano como lo que cada uno de ellos llegó a tener con sus seres queridos, pero hablar entre ellos los reconfortó mutuamente y los hizo sentir más conectados.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las pruebas de ADN tienen pros y contras. Puede descubrir todo tipo de información valiosa, pero también puede revelar secretos familiares que quizás no estés listo para saber.

Perder a un ser querido puede unir a dos personas. Jennifer y Claudio nunca se verían como madre e hijo, sin embargo, formaron un vínculo estrecho después de perder a las personas que más querían.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Viuda descubre que secretaria de esposo falsificó testamento para heredar sus bienes - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mamá se encuentra con su hijo en cementerio y le pregunta por qué está allí: "No sé quién eres", responde él - Historia del día

25 de febrero de 2022

Mujer deja asiento vacío en su boda para su hijo fallecido y ve que un hombre desconocido se sienta - Historia del día

10 de abril de 2022

Hijo en duelo guarda foto de su madre fallecida: accidentalmente ve mensaje en el reverso y se da cuenta de que no es ella - Historia del día

23 de mayo de 2022

Anciana le pide a doctora que le diga a su hijo que está muerta y luego una mujer desconocida se la lleva - Historia del día

14 de marzo de 2022