Hombre ve que esposa desaparece en ático por la noche: al otro día encuentra a mujer mayor y niño allí - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando Abraham y Sara se mudaron juntos, ella le dijo que el ático sería su vestidor. El hombre no pensó más en eso hasta que la sorprendió subiendo allí en medio de la noche.

Publicidad

Sara comenzó a salir con Abraham cuando se mudó a Bogotá en busca de un nuevo trabajo. En ese entonces él vivía con sus padres a pesar de tener un trabajo técnico con un salario de seis cifras.

Simplemente nunca le había visto el sentido a mudarse hasta que ella le pidió que viviera con ella en su nueva casa. Se casaron poco después y el hombre pensó que todo estaba bien.

Fotografía de un ático oscuro. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sin embargo, una noche, algo lo despertó. Estuvo desorientado por un segundo en su oscuro dormitorio hasta que se dio cuenta de que Sara ya no estaba en la cama.

El movimiento debe haberlo sacudido y despertado. Salió al pasillo sin encender ninguna luz y notó que la puerta al final del pasillo estaba abierta y una luz venía del piso de arriba.

Cuando se mudaron juntos, Abraham había quedado asombrado por el tamaño de la casa de Sara. Tenía cuatro dormitorios, una amplia sala de estar con una cocina de concepto abierto, un garaje para tres automóviles y más.

Publicidad

Un día descubrió un pasillo con una escalera que conducía al ático. Después de preguntarle a su esposa, ella le dijo que había convertido ese gran espacio en su vestidor. Sara también ganaba mucho dinero y amaba la ropa.

Él no había tenido motivos para preocuparse... hasta ahora. “¿Qué podría estar haciendo ella allí a esta hora de la noche?” se preguntó Abraham, levantando el brazo para mirar su reloj inteligente y dándose cuenta de que eran las 3:15 a.m. Pero decidió volver a la cama.

Su último pensamiento antes de dormirse de nuevo fue que Sara podría estar teniendo insomnio y estaba arreglando cosas por ahí. Sin embargo, sucedió lo mismo unas noches después.

Publicidad

Hombre frente a un refrigerador tomando café. | Foto: Pexels

El hombre tenía el sueño pesado, así que pensó que tal vez ella iba allí todas las noches, aunque él nunca lo notaba. Pero después de la tercera vez que la sorprendió saliendo a escondidas de su habitación, sintió curiosidad.

Publicidad

Por lo tanto, se quedó en casa una mañana con un propósito: ver qué había en ese ático.

“¿No vas a trabajar hoy, cariño?”, preguntó su esposa, arreglando su chaqueta de trabajo y tomando el maletín de su computadora portátil del sofá.

“No nena. Tengo la mañana libre porque están haciendo algunos trabajos de mantenimiento en la oficina. Puede que trabaje desde casa todo el día”, respondió desde la cocina y tomó una taza de café para seguir actuando con indiferencia.

“Ah… está bien. Bueno, te veré esta noche”, dijo la mujer con una sonrisa genuina, luego se acercó a él y lo besó en la mejilla. Después salió.

Publicidad

No parecía nerviosa en absoluto. “Tal vez estoy loco”, pensó Abraham cuando escuchó que su auto se alejaba del camino de entrada.

Pero todavía sentía curiosidad por su supuesto armario. Terminó su café y caminó hacia la puerta. El hombre la abrió y no escuchó ningún sonido en el piso de arriba, así que comenzó a subir.

Se sorprendió al ver un montón de percheros con la ropa de Sara. “Ella me dijo la verdad. Es su armario”, pensó, sintiéndose tonto por haber sospechado de su esposa en primer lugar.

Cortina gruesa de color gris claro. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero todavía caminaba por su espacio, sonriendo al ver todo lo que ella había agregado aquí. Había un tocador con un espejo donde guardaba algunos de sus productos de belleza y maquillaje.

Entonces notó una cortina gruesa en la pared. Abraham frunció el ceño porque la ubicación le resultó extraña. No parecía cubrir una ventana, así que se acercó y la abrió. Sorprendentemente, llevaba a otra área completamente diferente. Era un dormitorio.

Había una cama matrimonial, un tocador y dos mesitas de noche. Pero lo que más le sorprendió era lo que estaba más atrás en este espacio secreto.

Había una cama médica y un niño pequeño estaba acostado en ella. Abraham quedó en shock cuando notó todo tipo de equipo hospitalario a su alrededor.

Publicidad

El chico sufría de alguna condición. De repente una mujer mayor salió de lo que el hombre solo pudo adivinar que era un baño y miró al niño.“Simón, ¿qué te gustaría leer hoy? No podemos salir, pero será divertido quedarnos aquí. O podemos ver algo en Netflix. ¿Qué opinas?”, dijo amablemente la mujer mientras se sentaba en una silla junto a la cama.

Pero el niño se había fijado en Abraham y trató de señalarlo. La mujer se dio la vuelta y saltó después de ver al hombre. “¡AAHH!”, gritó mientras se llevaba las manos al pecho.

El esposo de Sara solo los miró a ambos con los ojos bien abiertos, sin saber qué hacer. “¿Qué estás haciendo aquí arriba?”, preguntó la mujer mayor después de superar su miedo. Ella sabía quién era él, y Abraham casi se sintió terrible por traspasar su espacio.

Publicidad

Una mujer mayor con rostro serio. | Foto: Pexels

“¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Esta es mi casa? ¿Quién eres tú?”, preguntó el hombre, consternado.

“Oh querido. Le dije a Sara que tenía que decírtelo, pero ella es terca”, comenzó la dama, volviendo a sentarse. “Será mejor que te sientes con nosotros porque es una larga historia”.

Publicidad

Abraham tomó otra silla que estaba en la habitación y se sentó frente a la mujer mayor. “No entiendo lo que está pasando. ¿Vives aquí y nunca sales?”, preguntó el hombre confundido.

“Mi nombre es Valentina. Soy la madre de Sara, y este es Simón, su hijo”', dijo la señora mayor, agarrando la mano del niño con ternura y sonriendo. Entonces la mujer le contó todo.

Ella reveló que el padre del chico los había dejado cuando los médicos revelaron que él tenía parálisis cerebral. Sara entró en una profunda depresión y Valentina tuvo que mudarse con ella para cuidarlos de ambos.

Publicidad

Pero la mujer se recuperó y comenzó a trabajar como loca para satisfacer todas las necesidades del niño. Sin embargo, su vida personal había tenido un gran impacto.

Hombre agobiado mirando hacia el suelo con sus manos en su cabeza. | Foto: Pexels

Publicidad

La mayoría de los hombres desaparecían cuando descubrían que vivía con su madre y un niño discapacitado.

Por eso, cuando le ofrecieron una promoción que requería que se mudara a Bogotá, Sara diseñó esta habitación y les pidió que se quedaran allí cuando llevara hombres a casa. Solían vivir en la planta baja normalmente, pero eso cambió cuando Abraham decidió mudarse.

“Cuando le propusiste matrimonio, Sara me rogó que hiciera esto por ella. Ella te ama mucho, pero ha estado sufriendo desde que su esposo la abandonó. No sabía qué más hacer, así que al final acepté. Espero que puedas entenderla un poco”, dijo la mujer.

Publicidad

“Esto es inhumano. ¡Ustedes son su familia! ¿Cómo puede mantenerlos encerrados aquí?”, dijo el hombre señalando la habitación secreta.

“No estamos encerrados. Entraste aquí fácilmente. Bajamos todo el tiempo, damos paseos y esas cosas. Solo tenemos que regresar antes de que llegues a casa”, dijo la mujer.

“Es extraño, lo sé, pero no sabes lo feliz que ha estado Sara desde que se casó contigo. Hemos estado hablando de decirte la verdad. Pero ella todavía está muy asustada. Por favor créeme. Ella no es una mala persona”, explicó Valentina.

“No sé qué hacer con Sara”, dijo Abraham mientras se levantaba de la silla. “Pero por ahora, los llevaremos abajo y restauraremos sus habitaciones”.

Publicidad

Hombre moviendo unas cajas en una habitación. | Foto: Pexels

Le tomó horas, pero Valentina todavía era lo suficientemente fuerte como para ayudarlo. Colocaron sus cosas en una de las habitaciones libres y el equipo de Simón en otra.

Publicidad

El hombre rodó la silla del niño y lo dejó viendo Netflix en la sala de estar mientras la mujer mayor comenzaba a preparar la cena.

Cuando Sara llegó a casa los vio a los tres juntos en la mesa del comedor, disfrutando de la comida de Valentina. “Mamá... ¿qué?”, dijo ella con las cejas levantadas y ojos temerosos. “Abraham... yo...”.

“Toma un plato y siéntate. Hablaremos de eso después de la cena”, le dijo con severidad a su esposa, quien se adentró más en la cocina, aún temerosa de lo que estaba pasando.

Entonces Abraham le sonrió para tranquilizarla. No iba a huir, pero iban a tener una charla seria más tarde.

Publicidad

Después de la cena, Valentina llevó a Simón a su habitación y Abraham fue a su habitación con Sara. “No sé por dónde empezar”, dijo ella después de cerrar la puerta.

El hombre suspiró. “Tu madre ya me lo contó todo. Creo que tenemos que ir a terapia de pareja para que podamos hablar de ello. Puedes hablar de por qué sentiste la necesidad de ocultarme a tu propia familia. Creo que te ayudará”, respondió, sentándose en su cama.

Hombre con rostro serio sentado en una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

Sara se sentó a su lado, asintiendo con la cabeza. “Ok, iré contigo”, dijo la mujer, sin dejar de asentir con seriedad.

“Pero necesito que me prometas algo”, agregó su esposo, levantando un dedo en el aire. “Nunca me vuelvas a mentir sobre nada”. Sara comenzó a llorar y abrazó a su amado. Él le devolvió el abrazo, consolándola.

Si ella hubiera aparecido más temprano en el día, él podría haberle gritado e insultado, podría haber sido una gran pelea. Pero después de varias horas con Valentina y Simón, Abraham se había calmado y decidió arreglar las cosas con un profesional.

“Nunca volveré a mentir, ¡Lo juro!”, prometió la mujer, todavía abrazado y llorando en el hombro de su esposo. Afortunadamente, lograron superar las cosas juntos después de buscar la ayuda de un terapeuta.

Publicidad

Hablaron sobre el miedo de Sara al abandono y Abraham habló sobre su enojo al descubrir la mentira de su mujer. Pero se amaban, así que al final todo salió bien.

Además, él trató a Simón y a Valentina como familia desde el principio, y su esposa no podía creer su suerte.

Hombre besando a una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca le mientas a tu cónyuge. Una relación solo puede funcionar cuando ambas partes son honestas entre sí. Afortunadamente, Abraham y Sara fueron a terapia de pareja y superaron sus problemas juntos.

Ocultar a tu familia nunca es una opción. Es posible que algunos hombres no se hayan sentido bien después de descubrir a la familia oculta de Sara en su casa. Tuvo suerte esta vez. Pero es el tipo de situación que podría terminar con un matrimonio.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad