logo
Anciano indigente sentado en la calle | Shutterstock
Fuente: Anciano indigente sentado en la calle | Shutterstock

Abogado rico se viste como indigente y visita bufete para decidir quién heredará su riqueza - Historia del día

Mayra Pérez
12 dic 2021
05:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un abogado adinerado se disfraza de vagabundo y visita su bufete de abogados para encontrar a su heredero, pero todo lo que recibe es abuso y burlas por su atuendo raído. ¿Encontrará a la persona que será su heredera?

Publicidad

El Sr. Medrano tenía 80 años, era rico y era el propietario de uno de los bufetes de abogados con mejor reputación de la ciudad. Pero nada en su vida le había resultado fácil.

Su madre lo había criado ella sola, mientras trabajaba con el salario mínimo, y él había aceptado trabajos ocasionales para ayudarla.

Anciano indigente sentado en la calle. | Shutterstock

Anciano indigente sentado en la calle. | Shutterstock

Publicidad

Más tarde, había comenzado a comprar libros de derecho usados ​​después de graduarse de una escuela pública y obtuvo una beca para obtener un título en derecho, lo que lo ayudó a convertirse en su propio jefe.

Sin embargo, a diferencia de su vida profesional, su vida personal nunca fue feliz. Su madre murió un mes después de que él fundara su empresa, y su esposa, Linda, murió trágicamente en un accidente aéreo.

Linda fue el primer y único amor del Sr. Medrano, y nunca se casó después de eso. Lamentablemente, Dios no los bendijo con hijos, por lo que él nunca tuvo la oportunidad de experimentar el gozo de la paternidad.

Publicidad

Esa era también la razón por la que el hombre estaba preocupado. No tenía un heredero para su bufete y su fortuna a medida que pasaban los años, y ya pasaba las 8 décadas de vida.

“¿Quién debería ser mi heredero? ¿Debería dárselo a alguien que conozco o tal vez a una organización benéfica?” reflexionó una noche sentado en el porche delantero con un lápiz y papel, e intentaba agregar nombres a su lista potencial de herederos.

Sin embargo, después de varias horas de lluvia de ideas que no lograron producir una solución satisfactoria, irrumpió en el interior de su casa, directamente al enorme y lujoso bar de la casa, y se sirvió una copa de Chateau Latour.

Publicidad

De repente, lo golpeó la inspiración e ideó una estrategia. Se vistió con ropa andrajosa y tomó un bastón usado. También se puso una barba falsa y una barriga de silicona antes de dirigirse a su bufete de abogados.

“Disculpe, señora, pero ¿podría programar una cita con el Sr. Medrano?”, le preguntó a la recepcionista. La mujer lo miró con severidad de pies a cabeza y le dijo que se fuera.

Hombre mayor mira distraidamente por un ventanal. | Foto: Pexels

Hombre mayor mira distraidamente por un ventanal. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por favor, señora”, solicitó el Sr. Medrano. “Necesito reunirme con él urgentemente. ¡Escuché que es uno de los mejores de la ciudad!”.

“¿Hablas en serio?”, se burló la mujer. "¡SAL DE AQUÍ, O LLAMARÉ A LOS GUARDIAS!”.

“Por favor, señora”, solicitó el Sr. Medrano una vez más. “Si me deja verlo una vez, me iré de inmediato. Realmente necesito ayuda.”

“Bueno, entonces has venido al lugar equivocado”, dijo la recepcionista con frialdad. “Las personas sin hogar como tú mendigan en las calles. ¡No mereces estar en un establecimiento tan elegante!”.

“¡Ay! ¡Esta mujer no recibe ni el 1% de mi riqueza, lo juro!”, reflexionó el Sr. Medrano mientras permanecía allí suplicando ayuda.

Publicidad

De repente, apareció el gerente de la empresa, Ricardo Buendía. Y cuando vio al Sr. Medrano de pie junto al mostrador de recepción, su ira no conoció límites. “¿Qué diablos te pasa, Lydia? ¿Cómo permites que alguien de las calles esté aquí?”.

“Lo siento mucho, Sr. Buendía”, se disculpó Lydia. “Le he estado diciendo que se vaya, ¡pero no quiere hacerlo!”.

“¡ENTONCES HAY QUE ECHARLO DE ESTE LUGAR!", ordenó. "¡GUARDIAS, VENGAN AHORA MISMO!”.

Mujer joven revisando una computadora portatil. | Foto: Pexels

Mujer joven revisando una computadora portatil. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bueno, definitivamente tengo algunos de los peores empleados del mundo. Quizás venir aquí no fue tan buena idea después de todo”.

Dos guardias se acercaron a él, lo agarraron por los brazos y comenzaron a arrastrarlo fuera de la oficina, y en ese momento, una voz desde atrás los interrumpió.

“¡Dejen a ese hombre en paz! ¿Qué les da derecho a echarlo?”. El Sr. Medrano se dio la vuelta y vio a Tomás Linares, un abogado novato y el más joven de sus empleados, parado allí.

“Muchas gracias”, dijo el anciano mientras se acercaba. “He estado tratando de persuadirlos durante mucho rato para que me dejen conocer al Sr. Medrano, pero no me lo permiten”.

Publicidad

“Está bien, señor”, dijo Tom, mirando con severidad a los guardias de seguridad. “Desafortunadamente, el Sr. Medrano aún no ha llegado, pero por favor dígame cómo puedo ayudarlo mientras tanto”.

“En realidad, quería reunirme con él sobre un caso…”, comenzó a decir. Ricardo lo interrumpió antes de que pudiera terminar la oración.

“¿Has perdido la cabeza, Tom? ¿De verdad crees que el señor Medrano habría permitido que alguien como él entrara en nuestro bufete?”.

“Solo cállate, por el amor de Dios. ¡Conozco al Sr. Medrano mejor que tú! Sí, señor, por favor prosiga”, dijo, volviéndose hacia el futuro cliente.

Publicidad
Hombre joven elegantemente vestido mira con superioridad al frente. | Foto: Unsplash

Hombre joven elegantemente vestido mira con superioridad al frente. | Foto: Unsplash

“Alguien robó todo el dinero que había estado ahorrando para comprar ropa. Eran alrededor de mil dólares. Me tomó tres meses ahorrar ese dinero. Y tengo una idea de quién se los llevó”, explicó el anciano.

Publicidad

“Informé a la policía, pero se negaron a ayudarme porque sospecharon que estaba mintiendo. Quiero presentar una demanda contra el hombre que me robó”.

Ricardo se echó a reír. “¿En serio, hombre? ¿De verdad vas a tomar el caso de este anciano, Tom? ¡¿1000 dólares?! ¡Incluso mi conductor gana más que eso por mes!”.

“Sí, lo haré, Ricardo”, dijo Tom con firmeza y se volvió hacia el Sr. Medrano. “Por favor, venga conmigo, señor. Déjeme ver qué puedo hacer por usted”.

En este punto, Medrano decidió que ya era hora de que los empleados se enteraran de lo equivocados que habían estado.

Publicidad

Lee también: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

“Gracias por tu ayuda, Tom, pero no creo que la necesite”, dijo, quitándose rápidamente la barba postiza. “Sin embargo, supongo que Ricardo necesita ayuda a partir de hoy. Todavía no puedo creer que contraté a un hombre así para mi empresa”.

“Y a ti, querida Lydia”, continuó. "¿Qué te hace pensar que una persona sin hogar no merece buscar la ayuda de un abogado de primer nivel?”.

Dos hombres y una mujer joven tomán bebidas alrededor de una mesa. | Foto: Pexels

Dos hombres y una mujer joven tomán bebidas alrededor de una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Sr. Medrano!”. Lydia se quedó inmóvil. “Lo siento mucho. ¡No lo reconocí!”.

“Eso no importa. Estoy realmente decepcionado de ti y de Ricardo. De todos modos, lo hecho, hecho está. Ustedes pueden venir a mi oficina y recoger sus cartas de renuncia”.

“¡Pero Sr. Medrano!”, dijo Ricardo. “Nos disculpamos sinceramente por lo que hicimos. ¿No puede darnos al menos una oportunidad?”.

“Lamentablemente, no, Ricardo. Si esto sucedió una vez, puede volver a suceder. Gracias a Dios, ahora sé quién merece estar aquí y quién no. ¡Buen trabajo, Tom! Estoy muy orgulloso de ti”.

Publicidad

Mientras el Sr. Medrano se dirigía a su oficina, Lydia y Ricardo lo siguieron, suplicándole y pidiendo perdón. Pero no iba a dejar que se salieran con la suya. Los despidió a ambos y finalmente encontró a la persona que heredaría su riqueza después de su muerte.

Era Tomás Linares, un hombre trabajador de 28 años que había acudido al señor Medrano años atrás en busca de trabajo, porque lo habían rechazado en casi todas partes y tenía una gran necesidad de dinero.

Testamento y última voluntad. | Foto: Unsplash

Testamento y última voluntad. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay que ser amable y servicial con todas las personas. Tom también podría haber ahuyentado al Sr. Medrano, pero no hizo eso. Acudió en su ayuda cuando sus colegas se negaron a ayudarlo.

A la gente buena le pasan cosas buenas. El Sr. Medrano se sintió conmovido por el arduo trabajo y la amabilidad de Tom y decidió elegirlo como su heredero.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Hombre rico conoce a conserje pobre que tiene su misma marca de nacimiento - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Indigente halla billetera en las escaleras del metro y se convierte en millonario 1 año después - Historia del día

28 de marzo de 2022

Señora renuncia a su trabajo tras pelea con el director: él se presenta en su puerta 1 mes después - Historia del día

04 de mayo de 2022

Viudo pobre que lucha por alimentar a sus trillizos adoptados recibe una carta de Santa - Historia del día

09 de mayo de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022