logo
Shutterstock
Shutterstock

Anciano queda varado en aeropuerto en Nochebuena: se reencuentra con novia que perdió 60 años atrás - Historia del día

Mayra Pérez
30 dic 2021
12:45

Algunas personas creen que “todo sucede por una razón”, pero Walter, de 79 años, pensaba que era una “absoluta porquería” toda lo que ocurría en su vida. ¿Quién imaginaría que sus creencias cambiarían en la Nochebuena?

Publicidad

Por lo que Walter podía recordar, siempre había estado prácticamente solo en la vida. Su abuela lo crio después de que sus padres lo abandonaron a una edad temprana, y cuando ella murió, él se mudó a otra ciudad e hizo trabajos de medio tiempo para mantenerse.

Desafortunadamente, no tenía parientes conocidos, y por eso, durante los últimos 40 años se había dedicado a viajar para intentar llenar la soledad y el abandono que sentía en su corazón. Ya había visitado 49 países y esperaba llegar a los cien antes de partir hacia su hogar eterno.

Corredor de un aeropuerto internacional. | Foto: Shutterstock

Corredor de un aeropuerto internacional. | Foto: Shutterstock

Era Nochebuena y Walter estaba en el aeropuerto de París esperando para abordar su vuelo de regreso a casa. De repente, anunciaron que debido a las severas condiciones climáticas, los vuelos habían sido cancelados.

Publicidad

Walter había estado emocionado de estar en casa ese día porque esa sería la primera Navidad en que no estaría solo. Sus vecinos lo habían invitado a cenar con ellos esa noche. Pero, el destino dictaminó algo diferente; estaba atrapado en el aeropuerto y no llegaría a tiempo.

“Me disculpo sinceramente por las molestias, señor, pero realmente no podemos ayudarlo en este momento”, dijo Luis Martín, gerente general de la aerolínea. “Debido a las inclemencias del tiempo, todos nuestros vuelos han sido cancelados”.

“Mira, no lo estás entendiendo”, insistió Walter. “Es Nochebuena y necesito estar en casa. No puedo perder el vuelo”.

“Entiendo, señor. Sin embargo, no podemos controlar el clima. Todos los vuelos han sido suspendidos”.

Walter se alejó y se acurrucó en la esquina de la sala del aeropuerto lamentando su terrible destino. La víspera de Navidad estaba a solo unas horas de distancia, pero con la nieve acercándose y sin vuelos saliendo, parecía que la causa se había perdido.

Cuando miró a su alrededor, se dio cuenta de que no era el único que estaba afectado por el problema. Eran un grupo grande, toda una comunidad de almas varadas que compartían sus historias, desahogaban sus frustraciones y tomaban una o dos bebidas para adultos a medida que avanzaba el día.

Publicidad

Al ver tanta gente a su alrededor, compartiendo su frustración, Walter decidió dejar de lamentarse y comprar una botella de champán.

Un avión en la pista de aterrizaje. | Foto: Pexels

Un avión en la pista de aterrizaje. | Foto: Pexels

“¿Puedo darme una botella de Roederer Cristal? Escuché que es una de las mejores aquí”, le preguntó al vendedor mientras buscaba su pasaporte.

“Oh, ¿eres de los Estados Unidos? Tienes bastante acento”, le preguntó una mujer. “Si no encuentras tu pasaporte, puedes usar el mío. ¡La bebida va por mi cuenta!”, exclamó una voz suave, similar a la que Walter había escuchado casi 60 años atrás cuando estudiaba en la universidad.

Tenía 24 años en aquel momento, y era la primera vez que su corazón se aceleraba tan rápidamente por alguien. La gente lo llamaba primer amor, pero para Walter, ella lo era todo. Su nombre era Alicia Juárez, y era tan diferente a su propia naturaleza introvertida y tranquila.

Publicidad

Entonces Walter se volteó y vio a la mujer parada allí con una agradable sonrisa en su rostro. Ella lo miró con cierta curiosidad, como si de repente le hubiera recordado a alguien.

“¿Me puede dar sus datos, señora?”, preguntó el vendedor, y ella dijo en voz alta su nombre completo y número de pasaporte. Al escuchar esto, Walter quedó helado. “Alicia, ¿de verdad eres tú?”, exclamó en shock.

“Espera... espera... espera…”. El rostro de Alicia se iluminó inesperadamente. “¡No puede ser! No puedes ser tú. ¿Eres Walter Henríquez?”.

Una joven pareja sonríe feliz. | Foto: Unsplash

Una joven pareja sonríe feliz. | Foto: Unsplash

“Claro que si, Alicia, y dime ¿qué estás haciendo aquí? ¡Pensé que te habías mudado a la India con tu familia!”.

Publicidad

“Oh, lo hice, pero después de la muerte de mi abuela, mi abuelo se quiso regresar. Había accedido a mudarse allí solo porque mi abuela era india. Nos regresamos a casa después de que ella partió”.

“¿Por qué no me contactaste entonces? Sabes que tenía la sensación de que nos volveríamos a encontrar, pero con el tiempo, perdí la esperanza”.

“¡Oh, Walter, no has cambiado en absoluto! Sigues siendo un romántico empedernido, ¿no es así? ¡Estoy seguro de que ya tienes hermosos nietos!”.

“Bueno, te equivocas, Alicia, porque este hombre todavía está recorriendo los puntos de la lista que hicimos juntos. Decidí terminar el recorrido por mi cuenta luego de tu partida”.

“¿Y adivina quién más está haciendo lo mismo?”, preguntó ella.

“¡No puede ser!”, exclamó Walter.

“¡Oh, sí! Por cierto, la Nochebuena se acerca rápidamente. ¿Quieres alejarte de este ambiente monótono y salir a cenar? Escuché que hay un restaurante increíble a pocos kilómetros del aeropuerto que sirve el mejor pavo y salsa, como nos gustaba”.

“Entonces, ¿qué estamos esperando? ¡Vamos!”, sugirió Walter.

Publicidad
Una pareja mayor camina tomada del brazo. | Foto: Pexels

Una pareja mayor camina tomada del brazo. | Foto: Pexels

Los exnovios dejaron el aeropuerto y se dirigieron al bistró francés Au Revoir para disfrutar de una deliciosa cena navideña de pavo asado con salsa, batatas confitadas y la calabaza de bellota rellena favorita de Alicia.

Afuera estaba nevando, y el cabello de Alicia quedó cubierto por el endurecido polvo blanco cuando salieron del aeropuerto. Walter la miró, impotente ante su encantadora apariencia, cuando una ligera ráfaga de nieve cayó del cielo, mojando su abrigo.

Ella suspiró, extendiendo una mano y Walter la sostuvo de inmediato. Alicia sonrió ante su reacción y tendió otra mano, esta vez para recibir un copo de nieve, que casi de inmediato se derritió contra su cálida palma.

Publicidad

Walter se sonrojó y no pudo apartar la mirada mientras ella dibujaba en sus labios una sonrisa. Unos 10 minutos después, llegaron al restaurante, donde Walter le acercó una silla.

“Gracias”, dijo ella. El corazón de Walter empezó a acelerarse 60 años atrás. El camarero se acercó a ellos y les sirvió un poco de champán, luego de recoger el pedido.

Los ojos de Walter permanecieron fijos en Alicia, mientras su mente aún recorría los hermosos recuerdos que habían pasado juntos. Las mejillas de ella cambiaron lentamente de color.

“¿No crees que es un milagro que nos hayamos encontrado después de todos estos años, especialmente en Nochebuena?”, preguntó, tomando un sorbo de su copa de champán y sonriéndole.

Una pareja mayor se da un beso. | Foto: Pexels

Una pareja mayor se da un beso. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bueno, supongo que todo estaba destinado a ser, Alicia”, respondió Walter, muy en contra de lo que creía. “Todo sucede en la vida por una razón. ¿No lo crees así?”.

“Quizás sí, Walter”, dijo con una sonrisa.

Walter le devolvió la sonrisa y puso su mano sobre la de ella. Ella la cubrió con sus cálidas palmas, prometiendo que no lo dejaría solo esta vez y que cumplirían su sueño de viajar juntos a 100 países antes de partir hacia sus moradas celestiales.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los milagros ocurren. Alicia y Walter nunca esperaron volver a verse después de todos estos años, pero sucedió.

Todo en la vida sucede por una razón. Walter se sintió frustrado cuando su vuelo fue cancelado, y luego entendió que justo ese contratiempo le había permitido reunirse con su primer amor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer exige cancelar la boda de su hijo tras reconocer al padre de la novia - Historia del día

04 de junio de 2024

Hija de millonario humilla a mucama - Historia del día

26 de junio de 2024

Días antes de la boda, la hija de un millonario se disfraza de indigente para poner a prueba a su adinerado prometido - Historia del día

19 de marzo de 2024

Recién nacido llora todo el día sin importar lo que hagan sus padres, después de un tiempo revisan su cuna - Historia del día

17 de mayo de 2024

Mujer visita a mejor amiga que acaba de adoptar a un bebé, lo reconoce como su propio hijo biológico - Historia del día

07 de mayo de 2024

Antes de desembarcar del avión, piloto se da cuenta de que último pasajero es un calco suyo - Historia del día

20 de junio de 2024

Dejé a mis hijos traviesos en casa de mis padres — Me sorprendió que fueran tan buenos como el oro cuando los recogí

02 de julio de 2024

Mi suegra convirtió mi Día de Acción de Gracias en un desastre, me vengué en Navidad - Historia del día

14 de mayo de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Tras la muerte de su abuela en una residencia, un hombre recibe un sobre con varios billetes de dólar - Historia del día

18 de junio de 2024

Eché a mis abuelos, que me criaron, de mi graduación — El karma me dio rápidamente una lección

02 de julio de 2024

Nuestra nieta nos exigió que le diéramos nuestro chalet porque era más bonito a pesar de que nosotros pagábamos las vacaciones - Le di una lección

16 de abril de 2024

Novia no puede comprar su vestido de novia por prejuicios sobre el color de piel - Historia del día

04 de julio de 2024