logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá en duelo ve a niño mudo y cojo que es idéntico a su hijo fallecido y hace prueba de ADN - Historia del día

Diego Rivera Diaz
30 dic 2021
16:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre que no pudo aceptar la muerte de su bebé conoció a un huérfano idéntico a su difunto hijo. Decidió someterse a una prueba de ADN, y las cosas tomaron un giro inesperado.

Publicidad

Silvia abrió los ojos y vio a muchas personas ir y venir a su alrededor. Enfermeras con medicamentos y jeringas entraron en su habitación. Por un momento, pensó: "¿Aún no termina el parto? ¿Van a hacer una cesárea?".

Entonces tocó su vientre con sus manos y se dio cuenta de que su barriguita no estaba allí. El parto había ocurrido. ¿Dónde estaba su hijo?

Doctores y enfermeros viendo a paciente en hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

De repente, una enfermera interrumpió sus pensamientos. "Dra. Calles, ¡Silvia D'Souza está despierta! Recuperó el conocimiento", dijo, y luego salió corriendo de la habitación.

Tras unos minutos, la puerta principal se abrió y una mujer alta de unos 40 años entró en la habitación. "¿Se siente mejor, Sra. D'Souza?", preguntó gentilmente.

"Si, doctora" respondió Silvia, demasiado débil como para moverse. "¿Está todo bien? ¿Dónde está mi bebé?".

"Fue prematuro, así que está en la UCIN. Pero no se preocupe, Sra. D'Souza, estará bien"., dijo la doctora. "Tenemos que estar pendiente de usted también. ¿Recuerda cuándo fue ingresada?".

Publicidad

Lee más: Chica conoce a indigente llamado Jorge Tauil: al día siguiente ve ese nombre en diario de su abuela - Historia del día

"No estoy segura, doctora. Solo siento un fuerte dolor y debilidad en todo el cuerpo. ¿Dónde está Andrés? ¿Está esperando afuera?", preguntó, pues quería ver a su esposo.

La Dra. Calles suspiró y miró a la enfermera. "Sra. D'Souza, tengo malas noticias. Ud. lleva dos semanas inconsciente. Andrés se fue hace unos días, y le dejó una nota", dijo la doctora.

"¿Puede darme la nota, por favor?", preguntó Silvia. "Por supuesto, pero le recomiendo que la lea más tarde. Puede ser un poco fuerte", dijo la doctora.

Publicidad

"No, doctora. Mejor la leo de una vez", dijo la mujer, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. La doctora le dio la nota, pero el mensaje era peor de lo que había imaginado.

Mujer leyendo carta. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Silvia y Andrés se conocieron en un hogar temporal. Ambos quedaron huérfanos de pequeños, y encontraron amor y apoyo el uno en el otro. Fue la primera vez en que ambos supieron cómo se sentía el ser cuidado y amado.

Meses después de salir del sistema de orfanatos, se casaron, y decidieron formar una familia. Lamentablemente, Silvia sufrió varios abortos espontáneos.

Andrés comenzó a impacientarse cuando vio que Silvia no le daba hijos. Su amor por Silvia comenzó a debilitarse, y sus largas charlas eventualmente se convirtieron en banales discusiones.

Por suerte, un día Silvia volvió a quedar embarazada. Esta vez todo parecía ir de maravilla, pero cuando llegó al séptimo mes de embarazo, los médicos le dijeron que había complicaciones.

Publicidad

Andrés tuvo que llevar a Silvia al hospital en varias oportunidades. Finalmente, ella despertó luego del parto, pero Andrés no estaba en ninguna parte.

Lo único que le había dejado era una nota. Las manos de Silvia temblaban mientras sostenía el pequeño pedazo de papel. Sentía que era demasiado ligero como para la pesadez que la hacía sentir. Comenzó a leer.

"Querida Silvia,

No quiero lastimarte, pero por favor intenta comprender. Ya no puedo hacerlo. Estoy cansado. Estoy cansado de cuidarte y esperar que algún día todo salga bien.

Mujer sorprendida leyendo carta en cama de hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Siempre quise tener una familia feliz, Silvia, pero me di cuenta de que tú y yo no estamos destinados a construirla juntos. Lo siento, Silvia, pero creo que separarnos es la mejor opción para los dos.

Con cariño, Andrés".

Silvia no podía dejar de llorar. Sus peores miedos se habían hecho realidad: su esposo la había dejado. Se prometió a sí misma que no dejaría que eso la afectara y que criaría a su hijo sola.

Y eso hizo por 6 años, hasta que una fatídica tarde, recibió la desgarradora noticia de que su hijo Mateo había muerto. Un policía la llamó y le dijo que había fallecido en un accidente automovilístico.

Publicidad

"Lo lamentamos mucho, señora. Su hijo estaba cruzando la calle después de la escuela y no se dio cuenta de que un auto que venía en su dirección: encontramos su número en su identificación escolar", dijo el oficial.

Tuvo que ir a identificar su cadáver. Sudó frío todo el camino. Rogó a Dios que el cuerpo no fuera el de su hijo, pero tras darle un vistazo, supo que era su hijo.

El dolor fue tan grande que pasó días postrada en cama. El trauma la acompañó por el resto de sus días. Todos los días pasaba por el lugar del accidente.

"Quizás Andrés tuvo razón al dejarme. Quizás yo doy mala suerte", pensó en más de una ocasión.

Publicidad

Mujer caminando por la ciudad. | Foto: Shutterstock

Un día, pasando por el lugar del accidente de nuevo, Silvia vio a un niño pequeño jugando allí. El chiquillo cojeaba de una pierna, pero seguía corriendo y cayéndose en la nieve recién caída.

Publicidad

A Silvia le preocupaba que resbalara y se lastimara, así que se acercó para detenerlo. "Por favor, ten cuidado, cariño. ¡Te harás daño!", dijo, tocando su hombro por detrás.

Cuando el niño se dio la vuelta, Silvia quedó paralizada. El niño era totalmente idéntico a su difunto hijo. "¿Mateo? ¿Eres tú, cariño?", preguntó con la voz trémula. El niño no dijo nada. Sacudió la cabeza y empezó a correr.

Silvia lo siguió y lo vio entrar a un orfanato. Ella entró tras él y se topó con la encargada del sitio, Helena. Ella le informó que el niño se llamaba Lucas.

Aparentemente, su madre había caído en coma tras el parto. Lucas había nacido mudo y con una pierna más corta que la otra, y su padre lo dejó en el orfanato, pero se llevó a su hermano gemelo.

Publicidad

Silvia no podía creer lo que estaba oyendo. Ella nunca estuvo embarazada de gemelos, pero sabía en su corazón que Lucas era idéntico a Mateo. ¿Era ella su madre biológica? Tenía que saber la verdad.

Una prueba de ADN reveló que Lucas no era su hijo. Sin embargo, decidió probar un rizo de cabello de Mateo y compararlo con Lucas. La prueba demostró que eran hermanos.

Confundida, Silvia llamó al hospital para pedir una explicación, pero todo el personal que había estado presente en aquel momento se había retirado o mudado, incluso la Dra. Calles.

Enfermera en hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

No tuvo más opción que ponerse en contacto con Andrés, pero él no respondió sus llamadas ni mensajes. Intentó buscarlo por Facebook, y descubrió que se había mudado lejos. Sin embargo, estaba en la ciudad de visita con su nueva esposa.

Silvia abrió una cuenta falsa y comenzó a hablar con Andrés. En un par de días logró seducirlo y convencerlo de verse en un restaurante. Cuando Andrés llegó y vio a Silvia, quedó boquiabierto.

"No puedo creerlo, Silvia. ¿Estás tan desesperada por recuperarme que recurriste a una jugarreta infantil para verme?", preguntó burlonamente.

"Cállate, Andrés. No me interesa verte. Solo tengo que preguntarte algo: ¿qué demonios hiciste con mi hijo?", dijo Silvia, con la voz gélida, pero los ojos llenos de fuego.

Publicidad

"¿Te volviste loca? ¿Qué voy a haber hecho yo con tu hijo?", dijo Andrés desconcertado. "Andrés, dime la verdad, o te las verás conmigo. Te casaste con otra, ¿no es cierto? Y no nos hemos divorciado. Una llamada y vas preso por bigamia", dijo.

"De acuerdo, cálmate. Te lo contaré todo", dijo Andrés. Le dijo que su hijo murió horas después de nacer, así que decidió dejarla. Fue por eso que le escribió la nota.

Hombre escribiendo nota. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El bebé que Silvia y los otros médicos creyeron que era su hijo era en realidad hijo de una mujer que dio a luz a mellizos y murió durante el parto. Nadie nunca supo la verdad.

Andrés se sintió tan culpable por abandonar a Silvia en ese estado que convenció a una enfermera de ayudarlo a cambiar a uno de los gemelos por su propio hijo muerto.

Mateo quedó en manos de Silvia, mientras que Andrés dejó a Lucas en el orfanato. Silvia quedó atónita al escuchar la verdad.

Lee más: Millonario que finge ser pobre invita a la chica de sus sueños a casa vieja y le pide matrimonio - Historia del día

Publicidad

Sus esperanzas de que su hijo realmente estuviese vivo desaparecieron repentinamente. Sin embargo, Lucas realmente era el hermano gemelo de su hijo.

Ese día, Silvia fue directamente al orfanato y comenzó los trámites de adopción. Un mes después, le entregaron a Lucas, y su vida volvió a tener sentido.

Sin embargo, nunca perdonó a Andrés por lo que había hecho. Grabó la conversación que tuvo con él y se la entregó a la policía, y el hombre fue arrestado.

Hombre arrestado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todo en la vida sucede por una razón. Silvia conoció a Lucas en un momento en el cual realmente necesitaba motivos para seguir viva, y el pequeño realmente necesitaba una madre.

Las mentiras siempre salen a la luz. Andrés esperaba que Silvia nunca supiera la verdad sobre el intercambio de bebés, pero su mentira fue descubierta.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares. Podría inspirarlos o alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.