logo
Shutterstock
Shutterstock

Anciano millonario saca a hijos del testamento y elige a los herederos en guía telefónica - Historia del día

Georgimar Coronil
11 ene 2022
11:40

Los hijos de un anciano multimillonario se quedaron atónitos cuando su padre anunció que los excluía del testamento y dejaba todo su dinero a unos desconocidos.

Publicidad

Donaldo Fuentes era un hombre que amaba a su familia y por ellos había hecho una enorme fortuna, así que estos nunca imaginaron que elegiría a sus herederos en una guía telefónica.

Lo que ninguno de los tres hijos de Donaldo se había dado cuenta era que tenían valores muy diferentes a los de su padre. Él los había consentido toda su vida, esperando pacientemente a que maduraran y se convirtieran en personas a las que pudiera respetar y amar. Fue su codicia la que les hizo perder todo.

Hombre. | Foto: Unsplash

Hombre. | Foto: Unsplash

Mientras que Donaldo había crecido con muy pocos recursos, su hija mayor, Marlene, gastaba dinero en calzado que solo usaba durante una temporada.

Cuando era joven, Fuentes iba al trabajo caminando, pero su hijo Jordan tenía toda una colección de automóviles de época valorada en millones y ahora quería comprar más.

Publicidad

En cuanto a su hija menor, Leonora, era con la que más dificultades tenía. Marlene y Jordan trabajaban con él, pero Leonora no hacía absolutamente nada.

Se pasaba los días y las noches publicando videos en las redes sociales, era una especie de celebridad. Toda su vida lujosa y derrochadora fue a costa de la considerable fortuna de su padre.

Si la querida esposa de Donaldo, Ana, no hubiera fallecido, habría sido la mediadora, calmando la ira de su marido y moderando la codicia de sus hijos. Por desgracia, Ana había sucumbido al cáncer dejando a su esposo con sus malcriados y egoístas hijos.

Una cosa en la que el padre insistía era en que sus tres hijos comieran con él los domingos. Algunos de los recuerdos más entrañables de Donaldo eran sus comidas dominicales con sus padres y hermanos.

Plato de comida. | Foto: Unsplash

Plato de comida. | Foto: Unsplash

Publicidad

Para él era un momento especial de compartir, pero Marlene, Jordan y Leonora, lo veían como una imposición en su precioso tiempo, y lo odiaban.

Todos preferirían estar haciendo otra cosa con sus amigos, pero dependían demasiado de su padre como para romper la preciada tradición. La comida de los domingos también solía ser el momento en que le pedían dinero.

Marlene se limpió delicadamente los labios con su servilleta de lino y le hizo un gesto al ama de llaves para que le retirara el plato. Donaldo frunció el ceño. "Marlene, apenas has tocado la comida, ¡y además está buena!".

"Lo siento, papá", dijo Marlene. "He desayunado tarde. Además, la carne y el gluten son cosas que evito".

Donaldo la miró fijamente. "Esta es una comida sana. Ojalá..." Y fue entonces cuando Leonora interrumpió y comenzó la discusión que los vería a todos desheredados.

"¡Sí, sí, lo sabemos!", gritó. "¡Tenías un solo panecillo para compartir entre cinco niños, y chupabas un hueso de pollo como golosina!".

Niño. | Foto: Pexels

Niño. | Foto: Pexels

Publicidad

Donaldo se volvió y la miró. Marlene y Jordan, que habían trabajado con él, temblaron. Conocían esa mirada y lo que significaba, pero Leonora no.

Leonora continuó: "¡Sinceramente, papá, si supieras lo ENFERMA que estoy de tus historias de mala suerte! No son relevantes para nuestra realidad, ¿no lo ves?".

"No son relevantes para tu realidad..." Dijo Donaldo lentamente. "Ya veo...".

Marlene intentó desviar la atención de su padre. "Papá, iba a preguntarte si podrías ayudarme", dijo. "Una amiga quiere invertir en un nuevo diseñador y le dije que quería participar. Así que, ¿crees que podrías darme dos millones de dólares más o menos?".

Donaldo miró a sus tres hijos. "Quieres dos millones de dólares para invertirlos en un diseñador... Jordan quiere comprarse un coche nuevo, y Leonora cree que no soy relevante en su realidad. La respuesta, Marlene y Jordan, es NO.

"En cuanto a ti, Leonora, a partir de ahora no te daré más dinero. Espero que encuentres un trabajo como corresponde a la costosa educación que he pagado", Donaldo se levantó de la mesa y le dijo al ama de llaves: "Señora Derbez, tomaré mi café en mi estudio".

Publicidad
Comida servida en la mesa. | Foto: Unsplash

Comida servida en la mesa. | Foto: Unsplash

Los tres se sentaron en silencio, y entonces Leonora estalló: "¡Todo esto es culpa tuya, Marlene, tú y tus estúpidas modas dietéticas!".

"¿Mía?", preguntó Marlene enfadada. "¡Yo no insulté a papá y le dije que era irrelevante!".

Jordan se echó hacia atrás. "No es nuestra culpa, chicas", dijo. "Demos crédito a quien lo merece... El viejo es irrelevante, Leonora tiene razón, ¡y nos tiene vergonzosamente escasos de dinero!".

"Tiene miles de millones y, sin embargo, nos da migajas, pero no teman... un día podremos disponer de todo su dinero".

"¡Oh, Dios bendiga ese día!", gritó Marlene. "¿Te imaginas que podamos hacer lo que creamos conveniente sin tener que rogarle por todo?".

Publicidad

"¿Cuántos años crees que puede vivir?", preguntó Leonora. "Es decir, no está enfermo ni nada...".

Mujer. | Foto: Unsplash

Mujer. | Foto: Unsplash

Una voz fría se inmiscuyó en su conversación. "Puedo asegurarles a todos que tengo muy buena salud", dijo Donaldo. "Mi médico me dice que me encuentro muy bien, siento decepcionarlos a todos".

Jordan se puso en pie de un salto y tumbó su silla. "Papá, no es lo que piensas...".

Donaldo miró a sus tres hijos que le devolvieron la mirada congelada. "Por desgracia para todos ustedes dejé el teléfono aquí e imaginen mi sorpresa cuando volví a buscarlo y los escuché a todos anticipando mi muerte y su herencia".

Publicidad

"Por favor, papá", dijo Marlene. "¡No seas tan sensible! Solo estábamos disgustados...".

"¿Molestos porque no consiguen lo que quieren?", preguntó Donaldo. "Pues ya no tienen que preocuparse por la herencia, porque los voy a dejar sin un centavo".

"Oh, por favor", gritó Leonora. "¡No seas tan dramático! ¿A quién se la vas a dejar? ¿Al refugio para perros?".

Documento. | Foto: Pixabay

Documento. | Foto: Pixabay

Donaldo negó con la cabeza. "¡En realidad, no! Voy a conseguir una lista de teléfonos de mi antiguo vecindario y voy a elegir quince nombres al azar. Recibirán partes iguales de mi patrimonio. Estoy seguro de que lo aprovecharán mejor y estarán más agradecidos que ustedes tres".

Publicidad

Marlene, Jordan y Leonora empezaron a gritar y a llorar, pero Donaldo no se dejó disuadir. Al día siguiente, se sentó con su abogado y redactó un nuevo testamento en los mismos términos que había explicado a sus hijos.

También despidió a Marlene y a Jordan de sus cómodos empleos en su empresa, y tuvieron que salir a buscar trabajo para mantenerse, al igual que Leonora. Donaldo siguió organizando las comidas de los domingos, y los tres siguieron asistiendo con la vana esperanza de que su padre cambiara de opinión.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay que dar por sentada la buena suerte: Marlene, Jordan y Leonora creyeron que conseguirían los miles de millones de su padre y olvidaron que le debían amor y respeto.

El mayor regalo que le podemos hacer a nuestros hijos es la capacidad de valerse por sí mismos: Finalmente, Donaldo empujó a sus hijos al mundo y les obligó a convertirse en personas trabajadoras.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Mendigo muy querido en su barrio se entera de que tiene un hijo y se presenta en su cumpleaños al día siguiente - Historia del día

11 de septiembre de 2023

"No culpes a los demás de tus fracasos", le grita hijo a su papá despedido, luego le dice "estoy orgulloso de ti" - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Mujer rica recoge a un autoestopista de aspecto sucio en la carretera y se entera de que es el prometido de su hija - Historia del día

26 de octubre de 2023

Mi madre de 75 años se niega a mudarse a mi casa y suplica que la dejen en una residencia - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Gerente se burla de abuelo pobre en concesionario de coches de lujo hasta que regresa con fajos de dólares más tarde - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Gasté todo el dinero ahorrado para mi operación en mi hijo adoptivo y luego me enteré de que tiene una herencia enorme - Historia del día

16 de septiembre de 2023

Un padre de 4 hijos en apuros se entera de que recibe una casa de USD 1,3 millones de una desconocida "Lisa Adams" - Historia del día

19 de octubre de 2023

Hombre lleva a mujer a casa, su marido y hermanos acuden a él pocos días después - Historia del día

31 de octubre de 2023

Un empresario descubre que debe su éxito a su padre, que vendió su casa en secreto y se quedó sin hogar - Historia del día

28 de octubre de 2023

Uno de los 4 hijos de un granjero roba a su familia, años después se arrastra hasta ellos en busca de ayuda - Historia del día

16 de octubre de 2023

El niño más rico de la escuela intimida al hijo del profesor y más tarde se convierte en su hermano adoptivo - Historia del día

22 de octubre de 2023

Chico halla viejo tubo en desván de su abuela, su profesor de historia lo abre y se sorprende - Historia del día

06 de noviembre de 2023

"Usted pagó por esta operación hace 20 años", pobre hombre lee nota del médico que salvó a su hija - Historia del día

15 de octubre de 2023