Ladrón es atrapado en el acto mientras robaba dinero de pobre señora de 91 años - Historia del día

Vanessa Guzmán
12 ene 2022
13:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre cruel le roba el dinero a una mujer de 91 años, pero es burlado por un oficial de policía que lo captura con las manos en la masa.

Publicidad

"Veo muchos murmullos aquí. ¿Hay algún problema?", preguntó el oficial Hernández mientras se acercaba a Alicia, la cajera de una tienda de comestibles.

"Bueno, oficial, le he estado diciendo a la Sra. Martínez que le faltan $2, pero no me escucha. ¡Conté el dinero tres veces!", dijo la cajera.

Patrulla de policía. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Está mintiendo, oficial!", objetó la señora Martínez. "Anoche conté el dinero. ¡Ella solo se está aprovechando de mi discapacidad!".

"Señora, por favor, cálmese", dijo el oficial. "Déjeme contar el dinero".

Cuando el oficial hizo el conteo, notó que efectivamente faltaban $2 del monto total. Esta era la cuarta vez en un mes que la Sra. Martínez no podía pagar su factura.

La señora afirmó que Alicia le había robado el dinero, pero no era cierto. El oficial era un cliente regular en el supermercado y sabía que Alicia era la mejor empleada allí. "Ella no roba a nadie", pensó.

Publicidad

Sin embargo, para calmar toda la situación, el oficial le dio en secreto los $2 y le dijo a Alicia que completara con eso el pago de la Sra. Martínez. Luego, para confirmar sus sospechas, escoltó a la mujer mayor fuera de la tienda.

El oficial Hernández era responsable de las rondas en el vecindario donde estaba la tienda de comestibles. Conocía a la Sra. Martínez, ya que a menudo la había visto venir a la tienda de comestibles con una persona u otra acompañándola, puesto que tenía una discapacidad visual.

En esos días, un joven de poco más de veinte años llegó a acompañar a la anciana dentro de la tienda. La dejaba en la entrada y se marchaba. De repente, se le ocurrió una idea al oficial Hernández mientras reflexionaba sobre cómo la Sra. Martínez siempre tenía menos dinero.

Publicidad

Había oído rumores de que el joven era inquilino de la casa de la mujer mayor. Sin embargo, no podía acusarlo hasta que estuviera seguro de ello. Entonces, para confirmar sus sospechas, interrogó disimuladamente a la anciana sin alarmarla.

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Usted vive en esta área, señora?", inquirió, fingiendo no saber nada de ella.

"Sí, oficial", respondió. "Vivo en la casa al otro lado de esta calle. La última al final de la calle".

"Por favor, venga conmigo, señora. La llevaré. De lo contrario, tendrá que ir sola".

"Oh no, está bien, oficial. Tengo mi bastón conmigo, así que no hay necesidad de preocuparse. Y luego, solo necesito cruzar la calle. Andrés estará esperando allí".

"¿Andrés?".

"Es un inquilino en mi casa... Un chico encantador... Siempre me ayuda. Para ser honesto, diría que es más como de la familia. Mi hijo vive en Nueva York y nunca viene a verme. Gracias a Andrés, yo no me siento sola. Además, necesito dinero para sobrevivir, y él me paga por el alquiler”.

Publicidad

"Ya veo... Entonces, ¿debería conocer a Andrés hoy? Parece un buen chico".

"Oh, claro", respondió la Sra. Martínez con una sonrisa. "¡Andrés estaría feliz de conocerte!".

El Oficial Hernández le devolvió la sonrisa a la mujer mayor, formulando un plan para atrapar al ladrón. Tenía la persistente corazonada de que el joven era la fuente del inesperado déficit de caja de la señora Martínez y, si lo era, pronto lo descubrirían.

"Por cierto, señora, lo que pasó hoy en la tienda no fue culpa de Alicia. Parte de su dinero estaba escondido detrás de las bolsas en el mostrador. Aquí está el cambio", agregó al entregarle un par de billetes de un dólar en los que escribió algo con tinta invisible.

Publicidad

Joven sonriendo. | Foto: Pexels

"Oh, pobre alma. No debería haberle gritado".

"Sí, señora. Conozco a Alicia desde hace un tiempo y es una chica muy agradable. ¿Creo que podemos ir a la tienda mañana y disculparnos con ella? ¿Qué te parece?", propuso el oficial Hernández, poniendo en acción la primera fase de su plan.

Publicidad

La Sra. Martínez estuvo de acuerdo y luego los dos caminaron a su casa. Allí Hernández conoció a Andrés, le agradeció por cuidar a la Sra. Martínez y le contó toda la historia.

El oficial pudo ver un miedo repentino en los ojos del joven cuando mencionó el dinero perdido. Había sido policía durante casi 15 años y era tan bueno atrapando ladrones que podía hacerlo con solo olerlos.

Andrés estaba haciendo todo lo posible por sonreír mientras parecía natural, pero su frente estaba sudorosa y sus ojos frecuentemente evitaban el contacto.

"Muy bien, señora Martínez, la veré mañana en la tienda. ¡Espero ver a Andrés también!", dijo el policía, poniendo en marcha la segunda parte del plan.

Publicidad

Andrés asintió hacia él con una sonrisa nerviosa. El oficial Hernández le devolvió la sonrisa y luego se fue.

Al día siguiente, estaba esperando a Andrés y a la Sra. Martínez en la tienda, y cuando llegaron, se acercó hacia el joven, asegurándose de que no se fuera una vez que la mujer mayor estuviera adentro.

La señora Martínez pronto se disculpó con Alicia y el oficial Hernández se volvió hacia Andrés. "¿Te importaría prestarme un dólar, Andrés? Dejé mi billetera en casa".

Hombre sacando dinero de su billetera. | Foto: Pexels

Publicidad

"Claro, señor", respondió el joven, sacando su billetera. El oficial no podía creer lo que veía cuando descubrió que estaba lleno de dinero en efectivo. El policía tomó la billetera, se la entregó a Alicia y le pidió que sacara el dinero. Luego retuvo a Andrés con fuerza y ​​le indicó a la cajera que apagara las luces.

Los clientes comenzaron a murmurar. Andrés estaba perplejo. "¿Qué estás haciendo? ¡Devuélveme mi dinero!".

Alicia vació la billetera de Andrés como le había dicho el oficial y de ella cayó un dólar con algo escrito con una tinta brillante. "La verdad siempre sale a la luz", decía el mensaje. ¡El oficial sabía que tenía razón! Le pidió a Alicia que encendiera las luces y arrestó a Andrés.

Publicidad

"Así que eso es lo que estaba pasando. ¡Has estado tomando el dinero de la Sra. Martínez con regularidad! ¡No es de extrañar que por lo general anduviera corta de fondos! Ayer le entregué algunos billetes de dólar después de escribir un mensaje en ellos con tinta invisible”.

“Esa tinta solo es visible en la oscuridad, Andrés. Gracias a eso sabemos quién ha estado tomando el dinero de la dueña de la casa donde vives".

Andrés se dio cuenta de que no podía mentir en este punto. Admitió el robo y resulta que lo había estado haciendo desde que se mudó a la casa de la Sra. Martínez. Razonó que debido a que la dama era una mujer mayor y tenía problemas visuales, nunca lo atraparían en el acto.

Publicidad

La Sra. Martínez estaba asombrada de haber estado viviendo con un ladrón todo este tiempo. Agradeció al oficial Hernández por su ayuda y se disculpó nuevamente con Alicia por dudar de ella, prometiéndose a sí misma que la próxima vez que tuviera un inquilino, sería más cautelosa.

Zona de pago en supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La verdad siempre sale a la luz: Andrés nunca pensó que alguna vez lo atraparían, pero eventualmente lo hicieron.

Dios siempre ayuda al necesitado: La Sra. Martínez estaba casi ciega, por lo que Andrés trató de engañarla. Sin embargo, Dios intervino y envió al oficial Hernández para salvarla del ladrón.

Comparte esta historia con tus amigos, puedes ayudar a inspirarlos o a contar su propia experiencia.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad