Shutterstock
Fuente: Shutterstock

De visita por vacaciones, joven nota que su madre no está y que hay víveres viejos en el refrigerador - Historia del día

Mayra Pérez
17 ene 2022
01:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un joven regresa a casa durante las vacaciones solo para encontrar todo en un estado de desorden, la nevera llena de comestibles caducados y viejos, y su madre desaparecida.

Publicidad

“¿Hablas en serio, mamá? ¡¿Me llamaste porque querías preguntarme si desayuné?! Mira, no soy un niño, ¿de acuerdo? ¡Tienes que dejar de actuar así!”, le espetó Tomás a su madre Alexa cuando ella lo llamó una mañana.

“Pero, cariño, todo lo que quería saber era cómo estaba tu salud. Sabes, esta es la primera vez que te envío tan lejos, y estoy un poco preocupada. Eso es todo, cariño”.

Fachada de una casa familiar de dos pisos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Por favor, mamá”, replicó Tomás. “¿No estás harta de molestarme todos los días? Tengo una clase a las diez, así que me voy. Además, ¡deja de llamarme todos los días! ¡Adiós!”.

“Tomás, escucha... Solo quería preguntarte si estarías en casa durante las vacaciones. Estaba planeando preparar todos tus platos favoritos... ¿Hola, Tomás? ¿Estás ahí, cariño? ¿Hola?”.

Desafortunadamente, la llamada ya había sido desconectada. Esta había sido la cuarta vez en ese mes que Tomás le había colgado abruptamente el teléfono.

Después de terminar la escuela secundaria, Tomás insistió en que quería estudiar en la capital. Eso preocupó mucho a Alexa, porque sabía que su presupuesto no se lo permitiría y también porque temía despedirse de él.

Publicidad

Desde que el marido de Alexa la había abandonado, Tomás había sido la única persona en la que podía confiar. Sin embargo, cedió al pedido de su hijo de estudiar en otro estado, aunque en un principio se había opuesto rotundamente porque lo amaba mucho.

Cuando Tomás se mudó a su dormitorio universitario, todo estuvo bien durante los primeros meses. Llamaba a Alexa todos los fines de semana y le preguntaba regularmente sobre su salud.

Para ser precisos, él era un niño de mamá. Sin embargo, todo había cambiado drásticamente unos meses después. Cuando Alexa llamaba a Tomás, él no le devolvía las llamadas. Le dejaba mensajes diciendo que estaba ocupado y que la llamaría más tarde. 

Publicidad

Eventualmente, también dejó de hacer eso, y solo mantuvieron conversaciones apresuradas que su hijo nunca se molestaba en terminar.

Estudiantes universitarios compartiendo | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, una mañana, cuando Alexa estaba a punto de irse al trabajo, Tomás la llamó. ¡Alexa no podía creer lo que veía cuando su nombre apareció en su pantalla! Se llenó de alegría cuando contestó el teléfono, pero a medida que avanzaba la conversación, su alegría se desvaneció. 

No era una llamada telefónica para preguntar sobre su salud o cómo estaba. Tomás la había llamado para pedirle que le comprara una computadora portátil nueva porque la anterior le estaba dando problemas.

Ese día, los ojos de Alexa se llenaron de lágrimas, tal como lo hicieron esta mañana cuando Tomás desconectó abruptamente el teléfono y le dijo que no volviera a llamar. La mujer se secó las lágrimas antes de salir de su casa para ir a trabajar.

Publicidad

Unas semanas después, cuando Tomás llegó a casa para pasar las vacaciones, Alexa no se encontraba por ninguna parte. Él y sus amigos habían planeado un viaje juntos al principio, pero a medida que aumentaba la cantidad de casos de COVID en el país, la mayoría de ellos dijeron que visitarían a sus padres. 

Tomás estaba irritado cuando se canceló el viaje y se vio obligado a regresar a casa, pero su irritación pronto se convirtió en conmoción.

“¿Mamá? ¿Estás ahí?”, llamó varias veces mientras esperaba en la puerta. Cuando no hubo respuesta, pensó que ella había salido tarde del trabajo, pues ya era de noche.

Abrió la puerta con la llave que tenía, ¡y lo que vio lo sorprendió! La mesa estaba cubierta de polvo y platos sucios. Las ventanas de la sala estaban abiertas y toda la casa estaba sucia, cubierta de telarañas y suciedad.

Publicidad

“¿En serio, mamá? ¿No pudiste al menos cerrar las ventanas antes de irte?”, el chico gruñó mientras procedía a cerrarlas. “¿Y por qué diablos está la casa tan sucia? ¡Tenemos que hablar, mamá! ¡Esto es demasiado!”, murmuró enojado mientras se dirigía a su habitación.

Una mesa con algunas piezas de la vajilla encima. | Foto: Pexels

Publicidad

No había mucho polvo allí, pero tampoco estaba limpia. La sábana parecía haber sido cambiada meses atrás y no había agua en el baño. ¡Tomás estaba a punto de perder la calma!

Furioso por el estado de la casa, empezó a buscar botellas de agua, pero no había ninguna en la cocina. Y cuando abrió la nevera, lo único que encontró fueron unos envases llenos de comida podrida.

“¿Qué te pasa, mamá? ¿Qué está pasando?”, pensó mientras sacaba algunos productos y revisaba sus fechas de vencimiento. El queso se había estropeado dos días antes y el pan estaba literalmente mohoso.

Tomás se sentó en el sofá de la sala, molesto, esperando que Alexa regresara a casa para confrontarla, pero pasaron varias horas y ella no aparecía. La llamó de nuevo, pero no logró que atendiera la llamada.

Publicidad

Decidió visitar a los vecinos y preguntarles si sabían dónde podía estar su madre. Ella le había contado previamente sobre sus vecinos de al lado, los Mijares, que eran muy amables con ella. Así que el chico decidió hacerles una visita primero.

Cuando llamó a su puerta, una mujer de unos 60 años abrió. “¿Hola, como puedo ayudarte?”, preguntó.

"Mi nombre es Tomás Duncan. Soy el hijo de la vecina de al lado. En realidad, mamá aún no ha regresado a casa y no me devuelve las llamadas, así que me preguntaba si había pasado por aquí en el camino de regreso".

“¿Eres su hijo y no sabes dónde suele pasar la noche?”.

Publicidad

Joven envuelto en una frazada revisa el interior de la nevera. | Foto: Pexels

“¿Qué quiere decir? Mamá regresa a casa todas las noches a las 7. Trabaja como cajera en una tienda de comestibles”.

Publicidad

La mujer lo miró decepcionada y le dijo que esperara. Luego volvió con un trozo de papel que tenía una dirección. “Ve aquí y la encontrarás. Y trata de ser un mejor hijo en el futuro”, dijo antes de cerrarle la puerta en la cara.

“Guau. ¿Qué pasa con esa actitud? Solo hice una pregunta simple”, pensó el joven. Luego abordó un taxi hasta la dirección que le dio la mujer.

Sin embargo, cuando llegó allí, ¡no podía creer lo que veía! Toda la zona parecía ser un barrio pobre, con un refugio de animales a la sombra en una esquina.

Tomás entró y le preguntó al propietario por su madre. Él le señaló un contenedor de basura detrás del refugio, donde ella estaba empacando toda la basura y poniéndola en pequeños recipientes. También buscaba comida en el contenedor y ocasionalmente se comía lo que encontraba dentro.

Publicidad

“¡Mamá, deja de hacer eso!”. Tomás corrió hacia ella, con los ojos llorosos. “¿Qué diablos te pasa, mamá? ¿Qué haces aquí?”.

“¡Tomás!”. La mujer quedó atónita. “No esperaba verte aquí, cariño”.

Una mujer revisa algunos contenedores de basura. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Primero, dime qué estás haciendo aquí, mamá. ¿Por qué estás trabajando en un lugar tan repugnante?”, preguntó en medio de las lágrimas.

“Oh, cariño”, dijo Alexa, avergonzada. “Empecé a trabajar aquí después de que me despidieran de la tienda de comestibles…”. La mujer le narró toda la historia.

Lee también: Hombre sin hogar escucha gritos de una escuela en llamas y se apresura a entrar - Historia del día

Resulta que había sido despedida porque estaba enferma y cansada con frecuencia y llegaba tarde al trabajo. Después de eso, luchó por encontrar un trabajo y finalmente encontró uno en un refugio de animales hacía unas semanas. 

Publicidad

Sin embargo, el salario en el refugio era bajo, por lo que ahorraba todos sus ingresos para que Tomás no tuviera problemas en la universidad.

“Con frecuencia trabajo aquí en el turno de la noche, cariño. Mi trabajo es limpiar el refugio todos los días, lo cual no es demasiado extenuante, y a veces encuentro comida o monedas”. 

“Sin embargo, debido a que llego a casa por las mañanas y estoy agotada al final del día, no puedo limpiar la casa. Aun así, disfruto de mi trabajo, ¡y no es tan malo!”, dijo Alexa con una leve sonrisa en su rostro.

Los ojos de Tomás se llenaron de lágrimas. Su madre estaba claramente en un estado terrible solo porque estaba haciendo todo lo posible para apoyarlo. “Lamento que hayas tenido que pasar por todo esto, mamá”.

Publicidad

Una madre y su hijo se dan un abrazo. | Foto: Pexels

Abrazó a su madre y sollozó. “Todo es por mi culpa. Ya no trabajarás aquí, mamá. No es necesario”.

Publicidad

“Pero cariño…”. Antes de que Alexa pudiera decir algo, Tomás la interrumpió.

“Te apoyaré, mamá, y trataré de ser un mejor hijo. ¡Lo siento mucho!”.

Tomás hizo lo que había prometido. Durante las vacaciones, comenzó a trabajar a tiempo parcial en un restaurante cerca de su casa y, con su primer sueldo, le compró a su madre un ramo de sus flores favoritas y una tarjeta que decía: “¡Eres la mejor, mamá!”.

Cuando llegó el momento de regresar a la universidad, le preguntó al decano de la universidad si podía trabajar a tiempo parcial como asistente de laboratorio, citando los problemas de salud y las dificultades financieras de su madre.

Publicidad

Le explicó que quería poder enviar parte del dinero que ganaba a su madre y guardar el resto para sus propios gastos. Afortunadamente, el decano accedió a su pedido y Tomás pudo seguir apoyando a Alexa.

Mientras tanto, Alexa también comenzó a trabajar como cajera en una tienda de ropa, con el apoyo de su hijo. Unos años más tarde, cuando Tomás terminó la universidad, encontró un buen trabajo, volvió a vivir con su madre y cuidó siempre de los dos.

Hileras de casas con fachada de ladrillos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Respeta y ama a tus padres. Alexa comenzó a trabajar en el refugio de animales para ayudar a su hijo y asegurarse de que tuviera todo. Esto demuestra cómo nuestros padres hacen todo lo posible por nosotros, y es justo agradecerles con amor y respeto.

Aprende de tus errores y corrígelos. Cuando Tomás descubrió cuánto había sacrificado su madre por él, se dio cuenta de lo equivocado que había estado y trabajó duro para apoyarlos a ambos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Mujer mayor se sienta sola en el frío: todos la ignoran, excepto un niño valiente - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad