logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Madre reconoce collar que su hijo compró en tienda de antigüedades y le regaló en Navidad - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Casualmente, un hijo le regala a su madre un collar que su padre le había comprado cuando ella tenía 20 años. A cambio, ella decide darle un regalo digno de un hombre.

Publicidad

El deseo de Carlos Jaramillo desde que su padre falleció una década atrás solo era crecer rápidamente. Era hijo único y vivía con su madre, quien tenía que asumir la responsabilidad de alimentarlo y vestirlo, a pesar de que había sido ama de casa mientras su esposo estuvo vivo.

No fue fácil, pues ella casi no tenía certificación. La mujer había dejado sus estudios para formar una familia con el padre de su hijo.

Un collar con una piedra preciosa. | Foto: Shutterstock

Un collar con una piedra preciosa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre había sido un piloto de carreras cuya carrera había florecido hasta que un accidente lo dejó incapacitado.

No había sido fácil para él recuperarse del accidente, y la mayor parte del dinero que había ganado en su exitosa carrera hasta ese momento se gastó en tratamiento. Por eso, cuando falleció, la familia estaba en una situación desesperada.

Debido a esto, la mamá de Carlos, Julia, tuvo que hacer algo para pagar las cuentas, pero se vio restringida a hacer trabajos menores para criar a su hijo.

Lee más: Esposo no cortó la llamada después de despedirse de su esposa - Historia del día

Publicidad

El chico era muy consciente de los sacrificios de su madre y no quería nada más que crecer rápidamente para poder quitarle ese peso de encima.

“Cuando tenga 18 años ya no tendrás que trabajar tanto”, le decía.

Las palabras la alentaron a hacer todo lo posible para que pudieran vivir cómodamente. Cuando Carlos cumplió 18, inmediatamente tomó un trabajo en un café local propiedad de un amigo de la familia conocido como Rodríguez.

Hombre joven parado en un establecimiento. | Foto: Pexels

Hombre joven parado en un establecimiento. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sé lo difícil que será para alguien de tu edad conseguir un buen trabajo, por eso te estoy contratando, no me decepciones, muchacho”, le dijo el Sr. Rodríguez al joven.

“No lo haré, señor, lo prometo”, dijo Carlos felizmente y rápidamente se puso manos a la obra para aprender todo lo pertinente a los quehaceres de su empleo.

Trabajaba diligentemente y estudiaba rápido, por lo que no le tomó mucho tiempo descubrir cómo hacer las cosas en el café.

Carlos trabajaría después de terminar sus clases en la escuela en lugar de irse a casa como solía hacerlo antes. Pero estaría en el café a tiempo completo cuando la escuela cerrara en el verano.

Publicidad

Ese verano trabajó duro para ganar dinero, olvidándose de divertirse con sus amigos. Incluso limitó el tiempo que pasaba con la chica con la que había iniciado una relación.

Todo lo que hacía era trabajar y ayudar a su madre en las tareas menores de la casa, y así fue hasta que se acercó el final del año. Cuando llegó la Navidad, fue difícil para Carlos y Julia porque extrañaban mucho a su padre.

Antes de que el hombre falleciera, siempre habían visitado Disneylandia. Se divertían en las rampas de esquí antes de regresar a casa para hacer un festín al que invitaban a sus vecinos.

Joven sosteniendo una bolsa con víveres. | Foto: Pexels

Joven sosteniendo una bolsa con víveres. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de la muerte de su padre, madre e hijo pasaban la Navidad juntos, pero no visitaban sus lugares habituales.

Esa mañana de Navidad, el joven fue a la tienda y compró algunos comestibles con su dinero para hacer un festín como solían hacerlo. Después de eso regresó a casa y se unió a su madre para completar las tareas del hogar.

Más tarde esa noche, tras el pequeño festín que tuvieron, Carlos y Julia se sentaron cerca de la chimenea y comenzaron a intercambiar regalos. El joven estaba emocionado porque le había comprado algo especial a su madre el día anterior.

Lee también: Mujer no puede conseguir trabajo por su edad - Historia del día

Publicidad

"Tengo algo para ti, jo jo jo", le dijo él con un nudo en la garganta. Era lo que solía decirle su padre antes de presentarle su regalo.

"He sido una buena chica", dijo, igualmente llorosa.

Era como ella siempre respondía.

En ese momento, Carlos le entregó la pequeña caja y, cuando ella la abrió, respiró profundo y se llevó una mano a la boca como para contener el grito ahogado antes de que se le escapara.

Una pequeña caja con un collar dentro. | Foto: Pexels

Una pequeña caja con un collar dentro. | Foto: Pexels

Publicidad

Dentro de la caja había un collar simple pero elegante. “¿Dónde conseguiste esto?”, preguntó mientras sentía la hermosa pieza con sus dedos.

“Lo encontré en una casa de empeño cuando fui a buscar un regalo para ti”, dijo con orgullo.

“Ay, Carlos”, sollozó. “¡Es el mismo collar que tu padre me había regalado cuando tenía 20 años!”.

“¿Qué?”, preguntó el joven, atónito. No tenía idea.

“Mira”, dijo Julia, girando la parte posterior del collar para mostrarle a su hijo las palabras grabadas allí. Decía: “Para mi querida Julia”.

Publicidad

“No debe haber sido barato”, dijo ella, mirándolo con los ojos llorosos. “¿Cómo pudiste costearlo?”.

“Te encantaban las joyas y pensé en comprarte una, así que comencé a ahorrar tan pronto como conseguí mi trabajo”, dijo. La madre sonrió y dejó que las lágrimas de sus ojos rodaran por sus mejillas.

Una mujer abrazando a su hijo adolescente. | Foto: Pexels

Una mujer abrazando a su hijo adolescente. | Foto: Pexels

Publicidad

“Eres como tu padre”, dijo. “Él me dio esto después de trabajar duro todo el verano cuando tenía 20 años. Era un regalo antes de la boda, pero lo perdí cuando nos mudamos a esta casa contigo”.

Después de ponérselo alrededor del cuello, Julia le dio una pequeña caja a Carlos y le reveló que contenía un reloj inteligente. “Pero creo que te mereces algo más como hombre, este reloj es para un niño. Ya no eres un niño”, dijo antes de levantarse para irse a su habitación.

Cuando regresó, sostenía un anillo de oro y las llaves del auto de carrera de su difunto esposo, que nunca había visto la luz desde que el hombre murió.

Publicidad

“Creo que se alegraría si te diera esto”, dijo, y Carlos la abrazó con fuerza, satisfecho con el regalo. Fue una Navidad que nunca olvidaron.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las palabras de aliento son muy útiles. Carlos alentando a Julia ayudó a fortalecer su determinación de darle una buena vida, incluso en los momentos en que ella se sentía abrumada. Resalta la importancia de animar a las personas que sabes que están dando lo mejor de sí.

Nunca te equivocarás al ser diligente. Carlos era muy trabajador, por lo que pudo mantener su trabajo en el café mientras sus amigos se divertían. Eso lo ayudó a lograr sus objetivos de disminuir la carga de su madre y lo hizo sentir realizado.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño huérfano corre hacia un millonario y lo llama "papá" - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijas le prohíben a su viejo padre asistir a boda de su nieta tras descubrir que trabaja como conserje - Historia del día

18 de abril de 2022

Chico le entrega caja a su pobre madre viuda y dice: "Papá dijo que la abrieras si necesitábamos ayuda" - Historia del día

08 de abril de 2022

Hijo echa a su madre de casa: ella lo ve viviendo en las calles 13 años después - Historia del día

21 de mayo de 2022

Gemelos envían a papá a un ancianato y se enteran de que dejó su herencia al conserje, que es idéntico a ellos - Historia del día

28 de febrero de 2022