logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer no puede conseguir trabajo por su edad - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer fue rechazada para un trabajo debido a su edad. Pero ella no se rindió y demostró que la edad no influye en la capacidad de una persona.

Publicidad

Janina Soler, de 50 años, era una persona animada y entusiasta, siempre dispuesta a asumir nuevos desafíos.

Por lo tanto, mientras que la mayoría de las personas de su edad hubieran preferido tejer suéteres para sus nietos y cuidarlos, ella quería trabajar. Un día, mientras leía el periódico, se topó con una vacante para un puesto de vendedora en una zapatería local.

Estantería con zapatos en una tienda de calzado. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Inmediatamente revisó los requisitos y vio que correspondían a sus calificaciones. La felicidad de Janina no conocía límites. El puesto parecía perfecto porque disfrutaba interactuando con la gente y anteriormente había trabajado como vendedora.

Entonces la mujer decidió que probaría suerte. Rápidamente se vistió para la ocasión, tomó su currículo y ​​se dirigió a la zapatería. Cuando finalmente llegó allí, todos en la tienda se giraron para mirarla.

Lee más: Hijo perezoso se niega a buscar trabajo - Historia del día

Se sintió un poco rara, pero les dedicó una sonrisa agradable y se dirigió al mostrador de recepción para recoger el formulario de solicitud.

Publicidad

Una joven llamada Alicia la saludó con una sonrisa. “Hola señora. ¿En qué puedo ayudarle?”, le preguntó a Janina.

“Hola, ¿me puedes dar un formulario de solicitud? Estoy aquí por el trabajo de ventas“, respondió la mujer mayor.

Mujer con rostro arrogante sentada frente a un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia la miró de la cabeza a los pies y dijo: “¿Puede darme cinco minutos, señora? Vuelvo enseguida”. Janina sonrió y asintió.

La joven se levantó de su escritorio y se acercó a una dama sentada en la mesa que se encontraba frente a la de ella. La mujer mayor vio a Alicia susurrándole a la dama que de repente la miró. Janina rápidamente apartó la mirada y comenzó a mirar en la dirección opuesta.

Pronto, la joven regresó a su escritorio. “Lo siento, señora”, le dijo. “No puedo darle el formulario de solicitud”.

Janina estaba perpleja. “¿Pero por qué? Mi currículo es bastante bueno y leí los requisitos. Honestamente, siento que soy una buena candidata para este puesto”.

Publicidad

Alicia le sonrió con torpeza. “Verá, señora, lo entendemos, pero...”. “Pero ¿qué?”, preguntó Janina con curiosidad.

“Lo siento, señora, pero me temo que es demasiado mayor para este puesto”, le dijo Alicia a Janina con firmeza.

Una mujer mayor sentada en el banquillo de una plaza. | Foto: Pexels

Publicidad

Janina estaba atónita. “Espera. ¿Qué diferencia hace mi edad? Además, no hay límite de edad especificado en el anuncio de trabajo”.

“Sí, señora. Estoy de acuerdo. La cosa es…”, Alicia estaba a punto de terminar su frase cuando la mujer sentada en la mesa opuesta la interrumpió. Su nombre era Laura.

“¿Puedo saber qué está pasando aquí? ¿Y por qué esta anciana todavía está aquí?”, la dama casi le gritó a Alicia cuando se acercó a ella.

“Señora, traté de explicarle que no podemos darle la solicitud de trabajo, pero ella no me escucha”, respondió Alicia.

Laura se giró hacia Janina. “Si mi personal le dice que no podemos proporcionarle un formulario de solicitud, ¿por qué no puede simplemente irse?", le dijo a la mujer con severidad.

Publicidad

“Su empleada me dijo que no puedo obtener el formulario debido a mi edad. Por lo que recuerdo, este trabajo no tiene restricciones de edad”, dijo Janina con firmeza.

Mujer con rostro enojado vistiendo un suéter verde. | Foto: Pexels

Publicidad

Laura suspiró y torció los ojos. “Lo que dijo es correcto, pero eso no significa que permitiremos que cualquier anciana asuma el trabajo. Así que, por favor, váyase”.

"Pero, ¿cómo puede rechazarme así? Me encanta comunicarme con la gente y tengo muchos años de experiencia en ventas. ¿No cree que encajaré bien para el papel?”, la mujer mayor explicó.

En este punto, Laura perdió la calma. “¡Parece que no se irá hasta que escuche el motivo real! ¡Escuche entonces! Nuestro negocio está dirigido a un público más joven”.

“Si nuestros clientes ven a una mujer mayor como usted vendiéndoles zapatos, afectará nuestra reputación en el mercado. Además, ¿sabe siquiera cómo utilizar algún software de ventas? ¡Lo dudo! Conoce el refrán, ¿verdad? ¡Loro viejo no aprende a hablar!”.

Publicidad

Janina estaba atónita. No podía creer que le negaran el trabajo solo por su edad. Quería pedirle a Laura que echara un vistazo a su currículo al menos antes de rechazarla.

Pero después de la humillación, no pudo contener sus emociones. Salió corriendo de la tienda, las lágrimas corrían por su rostro.

Mujer llorando con los ojos cerrados. | Foto: Pexels

Publicidad

Pasó un mes desde ese día. La mujer no se rindió y finalmente consiguió un trabajo en una zapatería en la siguiente calle, justo frente a la tienda donde había solicitado anteriormente.

A Janina le encantaba su trabajo y, como su primera estrategia de ventas, introdujo el concepto de una caja de galletas con cada compra: cada cliente que compraba algo en la tienda recibía una caja de galletas a cambio.

Lee también: Cajera echa a un anciano del banco pero un policía regresa con él ese mismo día - Historia del día

La idea de las galletas fue un éxito y la tienda atrajo una gran atención. Poco después, sus ventas se dispararon y Janina recibió su primera promoción.

Publicidad

Entonces, un día, mientras ella interactuaba con los clientes, vio a Laura entrar en la tienda. Janina se acercó a ella, pensando que había venido a comprar algo, y la saludó con una sonrisa. “¡Hola, Laura! ¿Le puedo ayudar en algo?”.

“Vaya, ¿todavía me recuerda?”, Laura le sonrió con torpeza.

Mujer mayor con un rostro sonriente. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Por supuesto que sí! Puedo parecer vieja, pero tengo buena memoria”, respondió la mujer alegremente.

“Bueno, no quiero comprar nada. En cambio, quiero hacerte una oferta”, dijo Laura en voz baja.

Janina la miró confundida. “¿Oferta? ¿Para qué?”.

“Quiero que se una a nuestra tienda para el puesto de ventas. Escuché sobre su primera estrategia de ventas que fue un éxito y, sinceramente, mi tienda está teniendo problemas en este momento. Quiero que una persona talentosa como usted se una a nuestro equipo de ventas”.

Janina le dedicó una sonrisa agradable: “Gracias por la oferta, Laura, pero me temo que no puedo aceptarla”.

Publicidad

“Te daré el doble del salario, Janina”, dijo Laura con impaciencia, “Entonces no te importaría unirte a nosotros, ¿verdad?”.

Mujer con varios billetes de 100 dólares en sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

Janina negó con la cabeza. “Aun así, no lo haré. De hecho, nunca trabajaría contigo”, le dijo a Laura con firmeza. “Ahora, por favor vete. Este loro viejo no quiere perder su valioso tiempo. ¡Que tenga un lindo día!”.

Laura salió de la tienda, decepcionada y avergonzada.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca subestimes a una persona. Laura se negó a contratar a Janina porque pensaba que era muy mayor y no sería lo suficientemente competente para el trabajo. Pero Janina demostró que estaba equivocada al unirse a otra tienda y obtener una promoción.

Publicidad

El dinero es poderoso, pero a veces rechazarlo tiene más poder. Laura trató de atraer a Janina al trabajo ofreciéndole el doble de su salario, pero la mujer la rechazó rotundamente e hizo que Laura se diera cuenta de su error.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijo grosero humilla al jardinero por ser pobre - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad