Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño encuentra mujer inconsciente en el parque: su madre la reconoce como su hermana perdida - Historia del día

Mayra Pérez
19 ene 2022
01:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando su hijo Alex encontró a una mujer inconsciente en el parque, Rebeca se apresuró a ayudarla y pensó que le resultaba familiar. Sin embargo, no podía recordar por qué hasta que la mujer se despertó en el hospital y la llamó por su nombre. 

Publicidad

“¡Mamá! ¡Ven! ¡Hay una señora en el suelo! ¡Creo que está enferma! ¡O lastimada! ¡Ven!”. Alex, el hijo de Rebeca, la instó, tirando de su manga y obligándola a levantarse del banco.

Habían estado disfrutando de un hermoso día en el parque y ella se distrajo con su teléfono por un segundo. Fue entonces cuando su hijo de 8 años llegó corriendo y comenzó a decirle sobre una mujer inconsciente. 

Un grupo de personas disfrutan de un parque. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Naturalmente, Rebeca quería ayudar, así que dejó que Alex la guiara hacia la mujer. Estaba acostada boca abajo en el suelo cerca de los árboles, y algunos otros niños la rodeaban. 

“Muévanse todos. Llamaré al 911 y estará bien. No se preocupen”, dijo Rebeca a los niños y se inclinó sobre la dama para tomarle el pulso. Marcó el número de emergencia y esperó a que llegaran los paramédicos.

Ella pensó que eso había sido todo. La mujer estaba viva y la cuidarían bien. Pero Rebeca vislumbró su rostro cuando la colocaron en la camilla y comenzaron a alejarla. 

Era muy familiar, pero no podía recordarla. La idea la molestó tanto que decidió seguir la ambulancia hasta el Hospital Universitario, con Alex a cuestas.

Publicidad

Después de un examen rápido, los médicos le dijeron que la paciente estaba deshidratada y desnutrida. Le estaban dando líquidos y dejándola descansar. Pero ella iba a estar bien. 

Rebeca se sentó fuera de la habitación de la mujer para esperar a que se despertara. Alex se durmió en las sillas y a la mujer le preocupaba que se hiciera de noche. Pero no podía irse antes de descubrir la verdad, así que le pidió a la enfermera que cuidara a su hijo y entró en la habitación.

“¡Oh! Estás despierta”, exclamó Rebeca al principio, pero bajó la voz después de darse cuenta de lo fuerte que había hablado.

La mujer movió la cabeza en su dirección y la miró fijamente. “¿Rebeca?”.

Publicidad

Una mujer descansa en una cama de hospital. | Foto: Pexels

Rebeca se detuvo abruptamente y se señaló a sí misma con el dedo. “¿Sabes mi nombre? Pensé que tu cara era familiar, pero no puedo recordarte. Lo siento mucho, pero ¿cuándo nos conocimos?”.

Publicidad

La mujer sonrió. “Nos conocimos cuando naciste. Tenía seis años y nuestros padres acababan de traerte del hospital”.

La comprensión apareció en el rostro de Rebeca. “¿Vanessa?”, preguntó. “¿Eres realmente tú?”.

“Soy yo”, confirmó su hermana mayor.

Rebeca no podía creerlo y corrió a su lado mientras las lágrimas se acumulaban en sus ojos. Su hermana mayor, Vanessa, se había ido de la casa a los 18 y nunca regresó. Ella tenía solo 12 años y no sabía lo que había sucedido. 

Pero recordaba haber escuchado a sus padres hablar con preocupación de su hermana todos los días. En ese entonces, Rebeca no podía creer que acabara de desaparecer de su vida cuando siempre estuvieron tan cerca.

Publicidad

Vanessa también comenzó a llorar cuando Rebeca se sentó a su lado y tomó su mano. “¿Qué pasó?”, preguntó su hermana pequeña.

“¿Qué te dijeron mamá y papá?”.

Una joven mujer sale por la puerta de su casa. | Foto: Pexels

Publicidad

“Nada. Dijeron que te fuiste, y eso fue todo. Pero sé que se preocupaban por algo. Yo también estaba preocupada porque no llamaste. No respondiste ningún mensaje y simplemente te fuiste. Te he extrañado. ¡Han pasado 18 años, Vanessa! Necesito saber qué pasó”, instó Rebeca.

Vanessa suspiró y comenzó su historia. “Peleé con mamá y papá en ese entonces. Quería mudarme con mi novio. ¿Lo recuerdas? Ellos lo desaprobaron. Obviamente, debería haber escuchado. Pero yo era tonta. Espero que no les hayas dado tantos dolores de cabeza como yo”.

Lee también: Nieto halla vieja carta de su abuelo a Santa y decide cumplir el deseo del anciano - Historia del día

Publicidad

“No, yo era una buena chica, especialmente después de que te fuiste”, respondió Rebeca, inclinando la cabeza más cerca de Vanessa.

“Nos fuimos a Nueva York y fue horrible. Mi novio... ese idiota... se mezcló con las peores personas imaginables y me hizo tener a una vida difícil. Estaba atrapada, no podía volver”. 

“Ese tipo de personas tienen una forma de saber lo que haces y seguirte. Pensé que mudarme a la capital sería increíble, y fue la peor pesadilla imaginable”, reveló Vanessa, cerrando los ojos ante el recuerdo.

“Lo siento mucho. Pero siempre pudiste volver”, agregó Rebeca.

Publicidad

“No sé. Mi mente estaba en un lugar extraño. Estaba convencida de que mamá y papá no me amaban, y que no podía regresar. Creo que él puso ese pensamiento en mi cabeza”, dijo Vanessa y dejó de hablar, reflexionando lo que acababa de decir.

Una joven mujer habla con otra que descansa en una cama de hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Rebeca la dejó tener un momento, sin saber los horrores exactos que había vivido. Pero ella no pudo contener su curiosidad. “¿Pero qué pasó? ¿Cómo llegaste aquí ahora? ¡Te encontré en el suelo del parque! ¿Por qué no fuiste a casa con nuestros padres?”, preguntó.

“Mi novio murió hace un mes y sentí que finalmente era libre. Vine aquí hace una semana, pero no me atrevía a visitar a mamá y papá. Ha sido todo apresurado, y no sabía dónde vivías. He estado durmiendo en una casa abandonada. No tengo dinero ni nada. Me olvidé de comer. Iba a pedir dinero en el parque”, explicó Vanessa.

“Oh Dios mío. Vanessa…”, suspiró Rebeca.

Publicidad

“Bueno, ya estoy aquí. ¿Cómo me encontraste?”, preguntó su hermana mayor.

“Bueno, en realidad… mi hijo te encontró. Su nombre es Alex, y no puedo esperar para presentártelo. Se quedó dormido en las sillas de afuera. Déjame buscarlo”, respondió Rebeca con una gran sonrisa y se levantó para buscarlo. Los presentó y el niño estaba encantado de conocer a su tía. Parloteaba sobre todo en su vida.

Vanessa fue dada de alta del hospital al día siguiente y fueron a la casa de sus padres. Todos lloraron después de tantos años de no verse. La reunión fue aún más emotiva que en el hospital, y Rebeca estaba encantada de que su hermana perdida finalmente estuviera en casa y a salvo.

Publicidad

Sus padres revelaron que enviaron a la policía tras ella, pero no pudieron hacer nada para traer a Vanessa porque tenía 18 años en ese momento. Afortunadamente, todo eso quedó atrás y su hija estaba de nuevo en el seno familiar.

Aunque construir su vida desde cero y luchar para superar emocionalmente su dura experiencia fue un reto complejo, esta vez contaba con el apoyo y el amor de toda su familia para lograrlo.

Una pareja de personas mayores y su perro en una sala familiar. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Puedes superar cualquier cosa si tienes un sistema de apoyo. Vanessa recuperó a su familia después de años de pasar por problemas, y estaban muy felices de ayudarla a reconstruir su vida.

Sé un buen samaritano. Alex vio a una mujer necesitada y llamó a su madre para que pudiera pedir ayuda. Rebeca también se apresuró a ayudar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Mujer abandonada por 4 maridos conoce a pastor que la ayuda a encontrar el amor verdadero - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad