Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos asisten a funeral de mamá para dividir herencia: la ven abrir los ojos en la despedida final - Historia del día

Georgimar Coronil
18 ene 2022
19:50
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un funeral dio un giro extraño después de que los hijos notaran los ojos de su madre muerta abiertos durante la ceremonia.

Publicidad

Ricardo, el marido de Susana, era un rico hombre de negocios y, tras morir en un trágico accidente de coche, legó todo su patrimonio a su querida esposa. Naturalmente, Susana y sus hijos nunca tuvieron problemas económicos.

Sin embargo, a medida que se acercaba la vejez de Susana, sus hijos, que ya estaban bien asentados, nunca se preocuparon de cuidar a su anciana madre. De hecho, cuando sufrió un infarto, ninguno de ellos se molestó en visitarla en el hospital.

Mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

Marta, la ayudante y único apoyo de Susana en su vejez, los había llamado a todos, pero tres de ellos ni siquiera se molestaron en contestar el teléfono, y el que sí lo hizo, José, el hijo mayor de Susana, le pidió a Marta que no lo volviera a molestar.

"¿Por qué me molestas si mamá ya está en el hospital y los médicos la están atendiendo? Ni que estuviera muerta", le gritó a Marta, y luego colgó el teléfono.

Cuando Susana recuperó la conciencia, descubrió a Marta llorando junto a su cama. "¿Está bien, señora?", preguntó, con la voz temblorosa. "Intenté llamarlos, pero..."

"Está bien, Marta", dijo débilmente la anciana, sabiendo que sus hijos no habían venido a verla. "Son mis hijos. Los crie sola después de la muerte de Ricardo. Tenía el presentimiento de que no vendrían".

Publicidad

Lee también: Tras muerte de esposo, viuda hereda colgante barato y una extraña es la heredera de sus propiedades - Historia del día

Por eso, cuando Susana se recuperó, llamó inmediatamente a su abogado y redactó un testamento, cuyo contenido no debía conocer nadie, al menos hasta que ella muriera. Poco sabían sus hijos que pronto llegaría el día en que el testamento sería revelado, y su madre partiría hacia su morada celestial.

Unos días después de que Susana recibiera el alta del hospital, Marta volvió a llamar a José. 

"¿Qué pasa, Marta? ¿Cuántas veces te he dicho que no me llames?", le dijo José.

Publicidad

"Siento molestarte, José", explicó Marta, "pero la señora Susana ha fallecido. Su último deseo era que todos sus hijos asistieran a su funeral, así que te he llamado".

Funeral. | Foto: Pexels

Publicidad

José no quería viajar desde Nueva York a Miami para asistir al funeral, pero entonces cayó en cuenta. Como su madre había muerto, el abogado leería el testamento y él se enteraría de lo que su madre le había dejado. En todo caso, sería mucho dinero, así que José no discutió con Marta y se embarcó en un avión al día siguiente para despedirse de Susana.

Sus otros tres hermanos, Henry, Tomás y Paul, también aceptaron rápidamente la invitación al funeral de su madre, y todos estuvieron presentes en la casa de su madre al día siguiente, antes de que comenzara el funeral.

Susana yacía en el interior del ataúd con un hermoso vestido negro y joyas de diamantes, y José era el que estaba más cerca, fingiendo ser un hijo obediente y derramando lágrimas de cocodrilo.

Publicidad

De repente, Paul habló. "¿Dónde están todos los demás, Marta? ¿Somos los únicos a los que han llamado para el funeral?".

"El último deseo de la señora era que su funeral se celebrara en privado, solo con ustedes cuatro. El sacerdote llegará pronto, pero mientras tanto, me gustaría pedirles que recen todos juntos para que el alma de su madre descanse en paz".

Tomás se echó a reír. "Creo que su alma ya ha encontrado la paz. Mírala. Incluso cuando está muerta, está cargada de diamantes. Si yo tuviera esos, estaría más que satisfecho".

"Estoy de acuerdo con Tomás", añadió Henry. "¿De verdad tenemos que esperar toda la ceremonia? ¿No podemos acabar con ella rápidamente?".

Publicidad

"Bueno, hijos", dijo Marta, "su madre los quería mucho. Lo mínimo que pueden hacer por ella es rezar por última vez y darle un beso de despedida".

Mujer frente a un ataúd. | Foto: Pexels

Publicidad

"Mira, Marta", le respondió Paul. "Acabamos de llegar aquí para reunirnos con el abogado de mamá. Ella ya no está viva y a nosotros solo nos interesa el dinero. Así que déjate de tonterías cuanto antes porque tenemos una reunión con el abogado".

"De acuerdo entonces", dijo Marta en voz baja. "Me gustaría solicitar que todos visiten a su madre uno por uno y se despidan de ella".

"¡Sí, como sea! Empecemos por el mayor y acabemos con esto", sugirió Paul, indicando a José que fuera el primero.

Sin embargo, mientras José se acercaba al ataúd, notó que los ojos de su madre se movían. "Debe de estar agotada después del vuelo", pensó el hombre, desconcertado por lo que estaba presenciando.

Publicidad

Lee también: Hija dejó a su papá sin nada después de la muerte de su abuela por una buena razón - Historia del día

Pero los ojos de Susana parecieron moverse un poco más a medida que él se acercaba al ataúd, y finalmente abrió los ojos. "¡Esto no es posible!". José se quedó paralizado por el shock y gritó con todas sus fuerzas. "¡Chicos, tienen que venir aquí ahora mismo! Mamá... sus ojos... ¡Están abiertos!".

Perplejos por las palabras de José, Paul, Henry y Tomás corrieron hacia el ataúd y descubrieron que los ojos de Susana estaban efectivamente abiertos.

"No se asusten, chicos", dijo Marta mientras se levantaba del ataúd. "Todavía pueden ir a la oficina del abogado, pero se encontrarán con una gran decepción porque ¡su madre sigue viva!".

Publicidad

"¿Qué demonios, mamá? ¿Has planeado todo esto con esa estúpida criada tuya?", le gritó José. "¡Déjame decirte, mamá, que esto ha sido ridículo! ¿Crees que todo esto es una broma?".

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Y ustedes creen que soy una tonta?". Susana levantó la voz.

Cuando su madre hacía eso, todos sus hijos se aterraban. Nunca la habían visto tan enfurecida. "No era nuestra intención, mamá..." Paul comenzó a hablar, pero Susana los cortó.

"¿No queríamos qué, Paul? Tras la muerte de Ricardo, me quedé sola para criaros a todos. Lo único que quería era que mis hijos me desearan una feliz despedida, pero aquí los escuché discutiendo sobre mi muerte y sobre cuándo recibirían su herencia. ¿Realmente no sienten nada por mí? Si solo quieres el dinero, dímelo y lo transferiré a tu nombre". Susana casi rompió a llorar mientras hablaba.

Publicidad

Todos sus hijos, que se habían reunido solo con el propósito de robar su dinero, no pudieron evitar sentirse humillados en ese momento. Se quedaron en silencio, con la cabeza gacha por la vergüenza, sin decir una palabra al darse cuenta de lo equivocados que habían estado.

José, que solo tenía 15 años en el momento de la muerte de su padre, sabía lo difícil que había sido para su madre cuidar de él y de sus hermanos pequeños mientras escondía su dolor por la pérdida de su marido. Así que, al ver la tristeza de su madre por lo que habían hecho, se disculpó al instante con ella, y los demás hermanos no tardaron en hacer lo mismo.

"Siento haberte hecho tanto daño, mamá", dijo José, abrazándola. "No debería haber sido tan malo contigo. Lo siento mucho".

Publicidad

"Sí, mamá", añadió Henry. "No queremos tu dinero. Sentimos haberte hecho tanto daño. No lo volveremos a hacer".

Tomás y Paul se disculparon también con Linda y la abrazaron. "Lo sentimos, mamá, y nunca más te dejaremos sola. Estábamos tan absortos en nuestras vidas que nunca nos preocupamos por ti, y lo sentimos", dijo Paul.

Anciana con flores en las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

Con el tiempo, los hijos demostraron a su madre que habían mejorado. La visitaban con regularidad y, una vez al mes, se reunían todos en casa de su madre.

Susana, que no pudo disfrutar de la compañía de sus hijos durante mucho tiempo porque murió 5 años después de un paro cardíaco, se contentó con que sus hijos estuvieran con ella en sus últimos días. Así que cambió su testamento un poco más tarde.

Cuando los abogados leyeron el testamento después de su muerte, los chicos descubrieron que había dejado la mitad de su patrimonio a su cuidadora Marta, que permanecía al lado de su madre en todo momento, y que había dejado la mitad restante para que se dividiera a partes iguales entre sus hijos.

Publicidad

Lee también: Bomberos cuidan a una anciana durante 27 años porque su hija la echó - Historia del día

También les había dejado una nota en la que les expresaba lo mucho que les quería y lo feliz que había sido en sus últimos días, pidiéndoles que no se sintieran mal por haber dejado la mayor parte de su patrimonio a Marta.

Ahora, cada año, en el aniversario de la muerte de su madre, todos sus hijos presentan sus respetos en su tumba con un ramo de sus flores favoritas, y de vez en cuando pasan por su casa, donde Marta vive ahora, y pasan tiempo con ella también.

Hombre con flores en las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las personas mayores necesitan amor y cuidados: A medida que las personas envejecen, quieren ser amadas y apoyadas, como Susana también quería de sus hijos.

Los padres siempre quieren a sus hijos por igual, aunque a veces se olviden de cuidarlos: Susana modificó su testamento de manera que cada uno de sus hijos recibiera una herencia igual, y ninguno de ellos se quedó con las manos vacías.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad