Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En medio de la noche, pareja sin hijos oye a niña llorando en el ático de su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
19 ene 2022
16:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una pareja casada se despierta a medianoche cuando ambos escuchan a una niña llorar en algún lugar de su casa: el hombre quería echarla, pero la mujer se negó.

Publicidad

Oliver y Mary tenían diez años de casados, pero, por alguna razón, no habían podido engendrar un hijo. Cualquiera podría haberles dicho que tenía que ver con su vida sexual escasa o sus vidas ocupadas. Pero era algo que tenían que averiguar con un médico.

"¿Cuándo fue la última vez que pasaste un fin de semana completo en casa, Oliver?", le preguntó el Dr. Benito Rodríguez después de un chequeo.

Ático oscuro y lleno de cosas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Pasé un sábado entero el mes pasado", dijo Oliver.

"¿Qué tal este mes?", interrogó el galeno.

"¡Él no puede responder a eso porque casi siempre ha estado fuera!", comentó Mary con tono duro al interrumpir al doctor.

"¡Mary!", gritó Oliver. "Sabes que todo lo que hago es por nosotros. Por nuestros futuros hijos".

"Eso no sucederá hasta que pases suficientes noches en casa", dijo el experimentado médico tratando de poner fin a la disputa generada por la pareja.

El doctor era el médico de la familia y conocía a Mary desde que era una niña. Siempre les había advertido a ambos sobre lo obstaculizados que estaban por el estrés constante de la vida moderna.

Publicidad

Sin embargo, Oliver estaba demasiado concentrado en su próspero negocio. Era uno de esos hombres que creían que los regalos eran un digno sustituto de su presencia.

"¿Por qué no viven fuera de la ciudad por un tiempo? El aire es limpio y ustedes también pueden relajarse fácilmente allí. Será bueno para ustedes", sugirió el doctor.

"Sabes, tal vez eso es lo que haremos. Puedo tomarme algunos días libres y Mary aquí también es propietaria de su marca, así que ella también puede tomarse un descanso. Gracias, doctor".

Lee también: Esposo finge ser infértil por 40 años para que su esposa no sepa que no puede tener hijos - Historia del día

Publicidad

Oliver estaba realmente entusiasmado con la idea de tener un cambio de entorno, y la emoción se contagió rápidamente a Mary. Juntos comenzaron a hacer planes para mudarse.

Médico con estetoscopio colgado del cuello. | Foto: Pexels

Publicidad

"Finalmente, lo tendré para mí", le dijo Mary a su amiga Jennifer durante un contacto en línea. "Podemos tener un jardín y una pequeña granja y puedo comenzar con ese blog de jardinería que siempre soñé con tener", continuó la mujer.

Rápidamente, encontraron una casa adecuada que tenía suficiente espacio en el patio trasero para la granja y el jardín. También estaba dentro de su presupuesto, por lo que firmaron el trato.

Oliver y Mary amaban el lugar y disfrutaban pasar tiempo en la granja. Los primeros días fueron felices, y pasaron la mayor parte en la cama redescubriendo su pasión mutua.

Sin embargo, a pesar de todo eso, no hubo concepción. Un par de meses más tarde Oliver volvió al trabajo. En esta oportunidad se desaparecía durante días, saliendo temprano en la mañana y regresando tarde en la noche los días que elegía dormir en casa.

Publicidad

Cuando Mary lo confrontó al respecto, él se defendió diciendo que estaba trabajando en un contrato importante que podría disparar sus finanzas.

No podía discutir con eso, pero tampoco podía acostumbrarse a sentarse sola en su casa de campo escuchando los crujidos de los pasos en las escaleras y el aullido del viento en un día tormentoso.

Los pasos se convirtieron en algo constante, pero Mary solo los atribuía a su paranoia y miedo de estar sola en la casa grande.

Una noche, la primera de ese mes, su esposo estaba sentado a su lado en la cama. Mary escuchó los crujidos nuevamente y le comentó a Oliver. Él simplemente los descartó y le dijo a su mujer que era una corriente de aire.

Publicidad

"¿Has vuelto a ver películas de terror?", le preguntó a ella.

Pareja frente a una casa de campo. | Foto: Pexels

"Para nada cariño, no me atrevería a hacer eso aquí, no viviendo prácticamente sola ahora", dijo con voz cortante.

Publicidad

Oliver suspiró antes de responder. "Hemos hablado de eso Mary", dijo, terminando efectivamente la discusión antes de que comenzara.

En el silencio que pendía entre los dos, un grito resonó y los sobresaltó. "¿Escuchaste?", le preguntó Mary a Oliver, quien asintió.

Esperaron un momento y poco después volvieron a escuchar el grito, y decidieron investigar. Ambos tomaron linternas y, tomados de la mano, buscaron el origen del llanto.

Lo rastrearon hasta el ático, pero Oliver se negó a subir allí, por lo que Mary fue en su lugar. En el interior, descubrió a una niña llorando en un rincón oscuro, y después de recuperarse del susto, se acercó a ella.

Publicidad

"¡Hola! ¿Cuál es tu nombre?", le preguntó a la niña que seguía llorando.

Mary siguió avanzando lentamente hacia ella, esperando contra toda esperanza que no estuviera en una desagradable película de terror.

Cuando estuvo a unos pasos de ella, el llanto cesó y la niña la miró con los ojos azules más brillantes que Mary había visto jamás.

Rápidamente, se puso a tranquilizarla, y luego de hablar con la niña, descubrió que era hija del anterior dueño de la casa que aún vivía en el barrio.

Niña llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña había hecho de su desván su escondite porque sabía cómo entrar trepando al árbol que estaba al lado. A menudo se escondía allí cuando discutía con su padre, generalmente por no obtener algo que realmente deseaba.

Cuando Mary bajó con la niña, Oliver se sorprendió, pero esa sorpresa se nubló rápidamente con ira, y Oliver culpó a su esposa por mimar a una extraña.

"¡Probablemente, es una ladrona que se quedó atrapada en la casa y no tenía salida!", dijo Oliver. "¡Échala ahora!"

"¡No haré tal cosa, Oliver, estamos hablando de una niña, no de un gato callejero!", replicó Mary. Oliver estaba tan furioso porque ella no quiso echar a la chica, así que empacó sus cosas y regresó a su departamento de la ciudad esa noche.

Publicidad

A la mañana siguiente, Mary llevó a la niña con su padre. En su camino de regreso, recibió un mensaje de Oliver. En él, confesó haberla engañado y pidió el divorcio porque quería estar con una mujer que pudiera tener hijos.

A partir de ese momento, se instaló permanentemente en su apartamento en la ciudad e invitó a otra mujer a vivir con él. Fue duro para Mary, el pequeño favor que le había hecho a la niña le volvió multiplicado de un modo que no podía haber imaginado.

Resultó que el padre de la niña era un hombre viril solo unos años mayor que ella, y se cayeron bien la primera vez que hablaron.

Él la ayudó a hacer el duelo por su relación con Oliver. Pronto comenzaron a salir y luego se casaron. Después Mary adoptó a su niña. Se mudaron a otro estado para criar a su familia y unos meses después, Mary quedó embarazada y dio a luz a un niño saludable.

Publicidad

Mientras tanto, la amante de Oliver hizo de su vida un infierno porque tampoco pudo engendrar un hijo con ella. Eventualmente, ella lo dejó por la misma razón, y él se quedó solo y lamentando sus acciones pasadas hacia Mary.

Esperaba que ella todavía estuviera en la casa de campo esperándolo, así que fue a buscarla, pero ella se había ido, y en lugar de la casa, solo encontró un sitio de construcción. Los trabajadores le dijeron que alguien había comprado la casa y estaba en proceso de demolerla para construir una nueva.

Lee también: Hombre con problemas de fertilidad duda de la fidelidad de su novia tras ella quedar embarazada

Publicidad

Desesperado, Oliver preguntó a los vecinos si sabían del paradero de su exesposa, pero la mayoría no sabía nada. Solo podían decirle que su vida había progresado después de su divorcio y que se había largado.

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos con esta historia?

Que ames a alguien no quiere decir que sea adecuado para ti: Mary amaba a Oliver, pero él no era adecuado para ella, razón por la cual él la engañó y mintió mientras estaban casados. Afortunadamente, él mismo terminó la relación, dándole a Mary la libertad de irse y esencialmente evitándole una vida de infelicidad.

Los errores tienen consecuencias: Oliver aprendió esto de la manera más dura. Podría haber optado por renunciar a sus malos pasos y dedicarse a su esposa, pero no lo hizo, y la perdió por eso. Para cuando él volvió en sí, ella había emprendido una mejor vida con otro hombre.

Publicidad

Comparte esta historia con amigos y familiares para inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad