Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pasajeros de primera clase se burlan de una señora, y al final el piloto le dedica unas palabras - Historia del día

Georgimar Coronil
27 ene 2022
23:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Estela llegó por fin a su asiento de clase preferencial en el avión. Pero un hombre no quiso sentarse junto a ella y le dijo a la azafata que la mujer mayor debía estar en clase económica. La auxiliar de vuelo rechazó su petición y la señora pudo ocupar su asiento. Después, Estela contó la historia más agridulce de su vida.

Publicidad

"¡No quiero sentarme al lado de esa... mujer!", gritó Fernando de la Fuente a la azafata que había llevado a la anciana, Estela, hasta el asiento de al lado.

"Señor, este es su asiento. No podemos hacer nada al respecto", dijo la auxiliar de vuelo con suavidad, tratando de persuadir al empresario que tenía el ceño fruncido.

Avión de pasajeros. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Eso no puede ser cierto. Estos asientos son demasiado caros y ella no podría permitirse uno. Mira su ropa", gritó Fernando, señalando la ropa de la mujer mayor. Estela estaba avergonzada. Llevaba su mejor atuendo y odiaba que los demás supieran que era barato.

Otros pasajeros de la clase preferencial se giraron para mirarlos y Estela Taylor bajó la mirada a sus pies. El altercado continuaba y estaba retrasando el abordaje del avión. Aparecieron varios auxiliares de vuelo más, intentando calmar a Fernando.

Sorprendentemente, otros pasajeros estaban de acuerdo con el empresario. Coincidieron en que era imposible que la mujer hubiera pagado el asiento y le dijeron que se fuera. Fue la experiencia más humillante de la vida de Estela, que finalmente cedió.

Publicidad

"Señorita, no pasa nada. Si tiene otro asiento en clase económica, me quedaré allí. Me he gastado todos mis ahorros en este asiento, pero es mejor no incomodar a los demás", dijo, poniendo la mano en el brazo de la azafata con suavidad.

Lee más: Pobre anciana es rechazada de la clase ejecutiva hasta que foto del piloto se cae de su cartera - Historia del día

La mujer había sido tan amable con ella porque Estela se había perdido en el aeropuerto. Tenía 83 años y nunca había viajado en su vida. Por eso, transitar por la terminal había sido bastante confuso. Pero la aerolínea le asignó finalmente un asistente, que la acompañó durante todo el proceso, y finalmente llegaron a su vuelo.

Publicidad

La azafata no quiso pelearse con el hombre de negocios que no creía que Estela debiese estar sentada a su lado, aunque incluso le mostraron su tarjeta de embarque. La mujer se volvió hacia Estela con el ceño muy fruncido, aunque el enfado no iba dirigido a ella.

"No, señora. Usted pagó este asiento y merece sentarse aquí, digan lo que digan", insistió la azafata.

Hombre con audifonos. | Foto: Pexels

Publicidad

Se giró de nuevo hacia el hombre y le amenazó con llamar a la seguridad del aeropuerto para que le acompañara a la salida. Fue entonces cuando Fernando suspiró derrotado y dejó que Estela se sentara a su lado. El avión despegó y ella se asustó tanto que se le cayó el bolso.

Por suerte, el sujeto la ayudó a recuperar sus cosas. Pero su medallón de rubí se cayó y Fernando emitió un silbido cuando vio el objeto: "Vaya, esto es otra cosa", comentó.

"¿Qué quieres decir?", preguntó Estela.

"Soy joyero de antigüedades y este medallón es increíblemente valioso. Sin duda son rubíes de verdad. ¿Me equivoco?", dijo el hombre, devolviéndole el medallón. Estela lo cogió y lo miró fijamente.

Publicidad

Lee más: Pasajeros ignoran a niño lloroso hasta que una mujer descubre que abordó el avión equivocado - Historia del día

"Sinceramente, no tengo ni idea. Mi padre se lo dio a mi madre hace muchos años, y ella me lo dio a mí porque mi padre no volvió a casa", explicó Estela.

"¿Qué ha pasado?", preguntó el hombre. "Lo siento. Mi nombre es Fernando de la Fuente. Quiero disculparme por mi comportamiento anterior. Están pasando cosas complicadas en mi vida y no debería haber actuado así. ¿Puedo preguntar qué pasó con su padre?".

"Mi padre fue piloto de caza durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando Estados Unidos se unió a la guerra, se fue de casa, como muchos puertorriqueños. Le dio este medallón a mi madre como promesa de que volvería. Se querían mucho. Yo solamente tenía cuatro años, pero recuerdo claramente ese día. Nunca volvió", contó Estela.

Publicidad

"Eso es terrible".

Medallón. | Foto: Pexels

"Lo es. La guerra no tiene sentido. De ella no sale nada. Y mi madre nunca se recuperó de la pérdida. El medallón era muy importante para ella, incluso cuando las cosas estaban mal en casa, nunca pensó en venderlo. Me lo regaló cuando tenía diez años y me dijo que lo conservara. Pero a mí tampoco se me ocurrió venderlo, aunque también he pasado por dificultades económicas. Sinceramente, su verdadero valor está adentro", reveló Estela y sonrió a Fernando mientras lo abría.

Publicidad

Dentro del relicario había dos fotos. Una era de tono sepia y presentaba a una pareja, y la otra era de un bebé. "Estos son mis padres. Mira qué enamorados estaban", dijo Estela con nostalgia.

Fernando asintió, sin decir nada, pero miró la otra foto. "¿Es su nieto?", se preguntó de repente.

"No, ese es mi hijo, y de hecho, él es la razón por la que estoy en este vuelo", respondió la mujer mayor.

Lee más: Niña desaparece del avión durante el vuelo y la pobre mamá lucha por conseguir ayuda - Historia del día

"¿Vas a verlo?"

Publicidad

"No, está aquí. ¿Recuerdas que te dije que tenía problemas económicos? Bueno, me quedé embarazada hace muchos años. Tenía 35 años y mi novio desapareció. Tuve a mi hijo durante varios meses, pero estaba claro que no podría darle una buena vida. No tenía un sistema de apoyo. Mi madre ya había fallecido años antes tras sufrir demencia, así que lo di en adopción", reveló Estela.

"¿Se reconectaron después?"

"Lo intenté. Lo encontré gracias a esas pruebas de ADN. Le pedí a un vecino que me ayudara a enviarle un correo electrónico. Pero José, así se llama, me respondió que estaba bien y que no me necesitaba. Intenté varias veces ponerme en contacto con él y le pedí perdón, pero no volvió a responder a mis correos".

Publicidad

Persona usando una laptop. | Foto: Pexels

Fernando se rascó la cabeza confundido. "No entiendo qué haces en este vuelo entonces. Dijiste que estabas aquí por él".

Publicidad

"Él es el piloto de este vuelo. Estoy aquí porque hoy es su cumpleaños. Nació el 22 de enero de 1973, y puede que no me quede mucho tiempo en esta tierra, así que quería pasar al menos uno de sus cumpleaños con él. Esta es la única manera", explicó Estela y sonrió a Fernando antes de volver a mirar el relicario.

No se dio cuenta de que Fernando se limpiaba una lágrima de la cara ni del hecho de que algunos auxiliares de vuelo y varios pasajeros habían escuchado la historia. Al cabo de unos minutos, una azafata entró en la cabina.

"De todos modos, esta es una de sus rutas más largas, así que puedo pasar cinco horas cerca de mi hijo", dijo Estela, cerrando finalmente el relicario y guardándolo en su bolso.

Publicidad

En su opinión, esas cinco horas pasaron rápidamente, y cuando se encendió el intercomunicador del piloto, este anunció que llegarían pronto a su destino. Pero en lugar de cortar la comunicación, continuó hablando.

"Además, quiero que todo el mundo dé la bienvenida a mi madre biológica, que vuela por primera vez en mi ruta. Hola, mamá. Espérame cuando el avión aterrice", dijo José a través del intercomunicador. A Estela se le aguaron los ojos y Fernando sonrió, avergonzado por haberse comportado antes de forma tan grosera. Pero al menos, ya se había disculpado.

Cuando José aterrizó el avión, salió de la cabina, rompiendo el protocolo, y se dirigió directamente a Estela abrazándola fuertemente. Todos los pasajeros y las azafatas los aplaudieron.

Publicidad

Pilotos de avión. | Foto: Pexels

Nadie lo oyó, pero José susurró al oído de Estela, agradeciéndole que hubiera hecho lo mejor para él todos esos años. Tras responder a su primer correo electrónico se dio cuenta de que no estaba realmente enfadado con su madre por haberle abandonado, pero no sabía qué decirle.

Publicidad

Así que se disculpó por no haber respondido a sus otros correos y por no haberla escuchado antes. Ella le dijo que no había nada que lamentar, ya que entendía el motivo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca hay que ser grosero con los desconocidos: Fernando fue maleducado con la mujer sin ninguna razón válida y luego se avergonzó de sus actos.

Siempre es bueno perdonar: Estela no dudó en perdonar a Fernando por sus acciones y no le guardó rencor por cómo la trató.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad