logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño encuentra enorme caja en la puerta en invierno: oye un grito fuerte desde el interior - Historia del día

Vanessa Guzmán
10 feb 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño pequeño quedó impactado cuando abrió la puerta de su casa y descubrió una caja en el umbral con un bebé llorando adentro. Pero ¿quién había abandonado sin piedad al niño en el frío, y encima en una caja?

Publicidad

Cuando Kevin Andrade cumplió 6 años, les pidió a sus padres que le regalaran algo que los dejó asombrados. "¡Mami, papi! ¿Me prometen que me darán lo que quiero para mi cumpleaños?".

"Claro, cariño", dijo su madre, Carolina. "¿Exactamente, qué es lo que quieres?".

Caja de cartón. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Bueno, creo que lo sé", supuso su padre, Andrés. "¿No es la última colección de Transformers? ¡Sé que Kevin quiere eso!".

"¡No, papá!". Kevin se rio. "¡Quiero un bebé! Pablo me dijo que cuando nació su hermana, sus padres dijeron que era un regalo de Dios. ¿Puedes pedirle a Dios que me dé una hermanita también? Incluso un hermanito me gustaría mucho".

Sus padres intercambiaron una mirada rápida y sus rostros estaban enrojecidos por la vergüenza. Carolina y Andrés habían decidido ampliar su familia una vez que tuvieran una casa más grande. Pero cuando Kevin sugirió tener un hermano menor, no pudieron evitar sonreír tímidamente al niño.

Publicidad

"Está bien, Kevin", dijo su papá. "Sabes que hay una forma en que Dios puede responder a tus deseos".

"¿En verdad?".

"Sí, cariño. Todo lo que tienes que hacer es escribirle una carta. ¿Quizás pedirle un poco de ayuda a Santa? Es muy cercano a Dios".

Al pequeño Kevin le pareció bastante convincente y se sintió aliviado de que la idea de su padre pudiera funcionar. Entonces, ese año, en Navidad, Kevin escribió su primera carta a Santa.

Le pidió que lo ayudara a convencer a Dios de que le enviara una hermanita o un hermanito pronto. Poco sabía el niño que Dios contestaría sus oraciones más rápido de lo que imaginó.

Publicidad

Una tarde de invierno, Kevin estaba a punto de salir de casa para jugar con sus amigos cuando sonó el timbre. "Andrés, ¿podrías ver quién llama a la puerta?", preguntó Carolina desde la cocina.

Andrés, que estaba ocupado buscando algo en su armario, le pidió a Kevin que abriera para ver quién había tocado el timbre.

Lee también: Mujer encuentra un bebé abandonado en una caja de cartón con una nota de su madre

"Kevin, ¿puedes abrir la puerta, cariño?", le preguntó a su hijo.

Carta a Santa Claus. | Foto: Pexels

Publicidad

"Está bien, papi", respondió el niño. Corrió hacia la puerta y quedó desconcertado al abrirla.

No había nadie parado afuera, pero había una enorme caja marrón. Intentó levantarla para llevarla adentro, pero cuando lo sacudió un poco, un fuerte sonido de llanto salió de su interior.

Kevin dio un paso atrás de la caja, aterrorizado, pero el llanto continuó. Cuando finalmente la abrió, no podía creer lo que veía. Había un bebé adentro, envuelto en un delgado trapo.

Corrió hacia sus padres con el bebé en brazos. "¡Mami! ¡Papá! ¡Dios contestó mi oración! Mira, es un bebé".

Publicidad

Andrés, que acababa de entrar en la sala de estar, se congeló cuando vio al bebé en los brazos de Kevin. Carolina también se preguntó por el sonido de llanto en la sala de estar y se quedó sin aliento al ver a su hijo con una chiquilla cargada.

"¿Dónde encontraste a la bebé, cariño?", preguntó, preocupada.

"Estaba dentro de una caja que dejaron en la puerta de la casa, mami. ¡Estoy tan feliz de que Dios me haya enviado una hermana! ¡Hurra!".

Andrés le quitó el bebé a Kevin y corrió hacia la puerta, donde estaba la caja. Miró a su alrededor para ver si la persona que había dejado a la niña todavía estaba allí. Pero todo lo que vio fue una espesa nieve que había encerrado toda el área.

Publicidad

"No hay nadie allí", dijo cuando regresó. "¿Qué debemos hacer ahora?".

Bebé dormido. | Foto: Pexels

Carolina tomó a la bebé en sus brazos y mientras lo mecía para detener el llanto, sintió que la pequeña tenía fiebre. "Cariño", le dijo a Andrés. "Creo que deberíamos llevar a la niña a un hospital. Necesitamos que revisen a la bebé".

Publicidad

Los esposos llevaron a la bebita a emergencias y le pidieron a su vecina, la Sra. Clementina que cuidara a Kevin hasta que regresaran.

Los médicos dijeron que la bebé tenía fiebre por haberla dejado en el frío y que la mantendrían en observación por un tiempo. "Su hija estará aquí por un tiempo, Sr. y Sra. Andrade. Antes de que la admitamos, complete los trámites en la recepción".

Andrés y Carolina se miraron. No sabían qué escribir porque no eran los padres de esa niña. Necesitaban informar a la policía al respecto, y así lo hicieron.

Luego de que la policía llegó, llamó a Servicios Sociales. Decidieron que después que la niña fuera dada de alta, la llevarían a un orfanato, mientras intentaban encontrar a sus padres.

Publicidad

De regreso en casa, Andrés y Carolina tuvieron que mentirle a Kevin. Le dijeron que la bebé estaba enferma y que sería hospitalizada por mucho tiempo.

Sin embargo, después de que pasó casi un mes sin noticias de que alguien apareciera a reclamarla, fue admitida oficialmente en el orfanato. Y fue en ese momento que Andrés y Carolina consideraron adoptarla.

Decidieron abrazarla y criarla como si fuera suya y pensaron que a Kevin le encantaría tenerla como hermana menor. Entonces solicitaron su adopción, y dos meses después, cuando se finalizó el proceso y la bebé llegó a casa, Andrés y Carolina sintieron que su familia finalmente estaba completa.

Publicidad

Pero todo cambió una fatídica tarde cuando una mujer apareció en la puerta afirmando ser la madre biológica de la bebé.

Mujer cargando a un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Había pasado un año desde que tocaron el timbre de la casa de los Andrade y Kevin encontró una caja con la bebé adentro, expuesta al frío.

"Hola, señora, mi nombre es Laura. Y la bebé que tiene en sus brazos es mi hija. ¡No debería haberla dejado en esa estúpida caja! Devuélvala", dijo la mujer groseramente cuando Carolina abrió la puerta.

Su comportamiento era rígido y severo, y su tono era cualquier cosa menos dulce. Carolina estaba sorprendida por su visita. No podía creer que esa mujer estuviera frente a ella.

"¿Qué? ¿Qué acabas de decir? ¡¿Tu hija?!". Un ataque de ira repentina se apoderó de Carolina. "¡Ella es mía, y no te la voy a dar! ¡La adoptamos oficialmente hace un año y no tienes ningún derecho legal sobre la niña!".

Publicidad

Laura sonrió. "¡Ya veremos eso en la corte, señora!", dijo, entregándole a Carolina un documento. "¡Solicité la custodia de mi hija y la recuperaré a toda costa! Después de todo, soy la madre biológica", dijo antes de alejarse.

Esa noche, Carolina y Andrés estaban muy preocupados. La primera audiencia en la corte fue una semana después y no tenían idea de lo que sucedería. ¿Y si perdían? ¿Y si se llevaran a su hija? Sabían que las posibilidades de que eso sucediera eran mínimas, pero tenían miedo.

Afortunadamente, después de escuchar a ambas partes, el juez falló a favor de los Andrade. Los derechos de paternidad de Laura terminaron porque abandonó a su hija hacía un año y nunca se molestó en cuidarla.

Publicidad

Si quería recuperar sus derechos, tendría que cumplir con un plazo específico como lo describe la ley. Además, tenía que proporcionar pruebas adicionales de que podía cuidarla mejor que sus padres adoptivos.

Laura sabía que no podía hacer eso. Vivía en una casa pequeña y tenía muy poco dinero. Después de la muerte de su esposo, decidió abandonar a la bebé en la puerta de la casa de los Andrade y concentrarse en su nuevo novio.

Sin embargo, cuando descubrió que su difunto esposo le había dejado todo su dinero a su hija en lugar de a ella, dejó al hombre con el que se había emparejado sentimentalmente. No quería compartir la herencia con nadie y por eso decidió recuperar a la niña.

Publicidad

Ella era simplemente una camarera en un bar, por lo que nunca persuadiría a la corte de que sus condiciones de vida eran aptas para criar a su hija.

Lee también: Adolescente entrega a su bebé recién nacida a una clienta en un restaurante de Nueva Jersey y luego huye

Entonces, al final, Andrés y Carolina ganaron el caso. Y años después, también compraron una casa nueva y le dieron la bienvenida a una hermosa niña. Kevin se llenó de alegría cuando descubrió que tendría una hermanita menor.

Padres con su bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor es lo que hace a una familia y no necesariamente la biología: Andrés y Carolina adoptaron a la hija de Laura y lo criaron como propio.

La codicia no te llevará a ninguna parte: Laura primero abandonó a su bebé para disfrutar de la vida con su nuevo novio, y luego, para obtener todo el dinero de su esposo, dejó a su novio. Al final, ella terminó sin nada.

Comparte esta historia con tus amigos, puedes ayudar a inspirarlos o a solventar un problema personal.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad