logo
El altar de una boda | Foto: Shutterstock
El altar de una boda | Foto: Shutterstock

Novia deja silla vacía en su boda para su difunto hijo: luego ve a un joven acercándose - Historia del día

Una madre afligida dejó una silla vacía en su boda para su difunto hijo y se sorprendió al ver a un joven entrar para acompañarla al altar.

Publicidad

Melissa se iba a casar y lo que más deseaba era tener a su hijo a su lado, pero eso nunca podría ser. Gary había fallecido a los 18 años tras un accidente de moto.

“Muerto”, pensó Melissa, “pero no ausente. Nunca olvidado”. Le había dado instrucciones a la organizadora de bodas para que dejara un asiento vacío en la primera fila, en homenaje a su dulce hijo fallecido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La silla vacía debía tener una inscripción: “Estoy en el cielo en el día de tu boda, mamá. Pero yo descenderé a vosotros. Solo déjame una silla vacía. No me verás, pero sabes que estaré ahí”.

Melissa parpadeó para contener las lágrimas. ¡Gary estaría muy feliz por ella! Se había convertido en madre a una edad muy temprana, pero nunca se había casado. Su hijo siempre había insistido en que algún día encontraría a su príncipe azul.

Publicidad

“Mamá”, le decía Gary. “¡Uno de estos días ingresaré a la universidad, me iré de casa y no quiero que te sientas sola! ¡Quiero que conozcas a un buen tipo!”.

Melissa finalmente había conocido al “buen tipo” pero había sido después de la muerte de su hijo. Bruno había ido a arreglar las persianas del porche delantero de la mujer y terminó enamorándose de ella.

Él era un poco mayor, amable y amoroso. Había perdido a su esposa a causa del cáncer algunos años antes y estaba tan solo como Melissa. Con Bruno, ella había aprendido a sonreír de nuevo, y cuando él le propuso matrimonio, ella aceptó.

“Ojalá Gary te hubiera conocido”, le dijo la madre a su prometido, “Ojalá pudiera estar aquí con nosotros”. Bruno acababa de poner sus brazos alrededor de ella y la abrazó con fuerza. Sabía que no había palabras que pudieran calmar ese tipo de dolor.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Entonces, el día de su boda, Melissa se paró frente al espejo y parpadeó para contener las lágrimas. “Gary, mamá te quiere mucho”, susurró. “¡Nunca dejaré de extrañarte, nunca!”.

La mejor amiga de Melissa, Raquel, rápidamente le secó las lágrimas y arregló su maquillaje, luego cuidadosamente ajustó su velo. “¡Te ves muy hermosa!”, dijo la amiga. “¡Gary estaría muy orgulloso de ti!”.

Melissa asintió. “¡Ojalá pudiera entregarme!”, susurró. “Pero sé que cuando camine hacia el altar su espíritu estará a mi lado”.

“Escucha, Melissa”, dijo su amiga suavemente. “Gary ya no está, pero era una persona maravillosa y muy amada, y su muerte no fue en vano. Gracias a tu valentía, pudo dar vida a muchas personas”.

“¿Te refieres a los trasplantes?”, preguntó Melissa.

“Sí. Leí algunas de las cartas que recibiste de las familias de los trasplantados y eran muy conmovedoras”, dijo Raquel suavemente. “Y eso debería ser un consuelo”.

Melissa asintió. “Lo es, por supuesto. Ahora bajemos, ¡el pobre Bruno pensará que me escapé!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando Melisa entró, la marcha nupcial comenzó a sonar. Vio a Bruno de pie junto al sacerdote que la esperaba, y al otro lado, un joven que conocía se acercaba a la silla de Gary.

“¡Cristóbal!”, gritó, y el joven caminó hacia ella sonriendo. “Melissa”, dijo, tomando sus manos. “Sé que Gary hubiera querido estar aquí con todo su corazón, ¡así que aquí estoy!”.

El joven tomó la mano de Melissa y la colocó sobre su pecho para que pudiera sentir los latidos del corazón de Gary. “¿Me permitirías que te entregue?”, preguntó.

La novia sonreía mientras derramaba lágrimas, y bajo la palma de su mano sentía latir el corazón fuerte y generoso de su hijo, dándole vida a este joven. “Sí”, dijo ella, “¡Me encantaría!”.

Así que Cristóbal tomó el brazo de Melissa y la condujo hacia el altar, donde la esperaba Bruno, que también tenía lágrimas en sus ojos. Al pasar junto a las filas de sillas, los invitados a la boda estaban de pie, aplaudiendo, con lágrimas corriendo por sus mejillas.

Cuando llegaron junto al novio, el joven le dio un beso a Melissa y se la entregó a su futuro esposo. “¿Tu hiciste esto?”, le preguntó Melissa a Bruno. “¿Trajiste a Cristóbal aquí?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

“Amor, traje lo que pude de tu hijo para que estuviera aquí contigo porque quiero que este sea el día más feliz de nuestras vidas”.

El sacerdote tuvo que esperar bastante hasta que la novia, el novio y los invitados dejaran de llorar, pero eran lágrimas curativas. Después dijo las palabras que convirtieron a Melissa y a Bruno en marido y mujer, y los dos unieron sus vidas para siempre.

Era un día agridulce, para crear nuevos recuerdos y atesorar los viejos, y Melissa sabía que Bruno realmente era el hombre para ella, porque él sabía exactamente lo que ella necesitaba para hacerla feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • Necesitamos cuidarnos los unos a los otros y disfrutar cada minuto de felicidad. Melissa y Bruno sufrieron pérdidas terribles y saben lo valioso que es cada minuto que tienen juntos.
  • El amor nunca se pierde y la muerte no puede separarnos de nuestros seres amados. Mientras mantengamos a nuestros seres queridos en nuestros corazones y recuerdos, serán parte de nuestras vidas para siempre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

34 Invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

23 de enero de 2024

Militar es expulsado de boda de su hermana cuando llega para sorprenderla - Historia del día

22 de enero de 2024

Esposa nueva obliga a hombre a deshacerse de hijo de matrimonio anterior, pronto ella tiene que empacar sus cosas - Historia del día

26 de noviembre de 2023

¿Estoy actuando mal por arruinar la boda de mi hijo?

15 de enero de 2024

No podía dejar de llorar por un regalo de boda inesperado que me legó mi suegra

29 de febrero de 2024

Mamá no reconoce a hija discapacitada tras dejarla con su padrastro - Historia del día

23 de febrero de 2024

Mamá se muere por conocer a la novia de su hijo, queda atónita cuando trae a una mujer de su misma edad - Historia del día

04 de marzo de 2024

Iba a besar a mi novio en el altar cuando, de repente, una desconocida entró corriendo y me arruinó el vestido

01 de marzo de 2024

Mujer se entera de que va a ser abuela una hora después de la muerte de su hijo - Historia del día

07 de noviembre de 2023

Enfermera de 68 años recibe invitación para ser dama de honor de niña a la que cuidó en guardería - Historia del día

06 de noviembre de 2023

Padres del novio detectan lunar en hombro de la novia y suspenden la boda - La historia del día

23 de enero de 2024

Mujer prepara la boda perfecta para su pareja, recibe llamada de emergencia de su prometido el día del ensayo

21 de febrero de 2024

4 historias reales de padres que se negaron a pagar la boda de sus hijos

27 de febrero de 2024

Mujer pierde a esposo en accidente aéreo, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en supermercado - Historia del día

31 de enero de 2024