logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Cada día, señora ve trillizos jugando solos en la playa todo el día y los sigue - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer mayor se preocupa por unos trillizos que suelen pasar todo el día en la playa sin supervisión y regresan a casa tarde en la noche. Decide seguirlos y descubre algo que cambia su vida para siempre.

Publicidad

“Escuché que es una madre soltera cuyo esposo la abandonó. ¿Has visto a sus hijos? Tiene trillizos y no parecen tener más de 6 años”.

“Dios sabe cómo se las arregla para cuidarlos sola. Debe ser difícil para ella”, escuchó la Sra. Bajares decir a una de sus vecinas mientras caminaba por el pasillo delantero del supermercado para comprar pan y leche.

Trillizos jugando en la arena cerca de la playa. | Foto: Shutterstock

Trillizos jugando en la arena cerca de la playa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“No creo eso”, intervino Amelia. Ella vivía al otro lado de la calle de la Sra. Bajares y era una mujer rígida.

“Creo que le pasa algo. La vi hace unos días cuando se mudó aquí por primera vez, pero desapareció sin dejar rastro después de eso. Creo que se escapó. Debe haberse dado cuenta de que no quería cuidar a los niños. ¡Qué mala!

“¿Qué?”, dijo Carolina, la vecina de al lado de la Sra. Bajares. “¿De verdad dejó a sus hijos? Entonces debemos avisar a la policía. Esos pobres niños deben estar pasándola mal”.

Lee más: Hombre rico saca a sus hijos del testamento y deja herencia a trillizos en orfanato - Historia del día

Publicidad

“¿Estás loca?”, le gritó Amelia. “No te entrometas en los asuntos de otras personas innecesariamente. ¿Quién se ocupará de la policía? Es mejor si nos mantenemos alejados de ellos.

“Pero que si…”. Las vecinas continuaron hablando sobre la nueva mujer que se había mudado a su área, pero la Sra. Bajares no estaba interesada y se alejó al siguiente pasillo.

La anciana tenía 85 años. A menudo era distante y sola, y no le gustaba pasar tiempo con las otras mujeres de la zona.

Las consideraba similares a las charlatanas lloronas a las que les encantaba descubrir fallas en la vida de otros mientras ignoraban las propias. Así que terminó sus compras rápido, pagó y salió del supermercado.

Publicidad
Una anciana sosteniendo un pote con rosas. | Foto: Pexels

Una anciana sosteniendo un pote con rosas. | Foto: Pexels

Mientras estaba sentada en su balcón una semana después, su atención se centró en tres hermosos trillizos rubios que jugaban en la playa. “Ah, esos son los niños de los que hablaban las mujeres”, pensó.

Publicidad

“Se ven bastante adorables, pero también se ven débiles. ¿Su madre realmente los abandonó? La mujer mayor reflexionó mientras tomaba un sorbo de té y pasaba a la siguiente página de su libro.

Pronto, el sol descendió un poco y la tarde comenzó a acercarse. La Sra. Bajares estaba tan concentrada en su libro que no se había dado cuenta de cuándo comenzó a oscurecer.

Decidió entrar y comenzar los preparativos para la cena, pero cuando se giró para mirar a la playa, descubrió que los trillizos todavía estaban allí. A pesar de que hacía frío, esos pequeños corrían por la playa, sin camisa, jugando con sus juguetes.

“¡Se van a resfriar! ¡Qué irresponsable es su madre!”, dijo la Sra. Bajares mientras cerraba la puerta del balcón.

Publicidad

Siempre había preferido mantener la distancia con los demás, pero no podía dejar de pensar en esos niños. Tal vez se debía a sus circunstancias, pues pensó en la posibilidad de que su madre ya no estuviera con ellos.

Entonces, cuando se dio cuenta de que estaban ahí todos los días hasta tarde en la noche, decidió seguirlos para saber dónde vivían. No se imaginaba que descubriría algo que la dejaría atónita...

Una anciana caminando por una acera. | Foto:  Pexels

Una anciana caminando por una acera. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces decidió visitarlos. “Hola, cariño, mi nombre es Laura Bajares. Soy su vecina. ¿Puedo pasar?”, preguntó cuando uno de los trillizos le abrió la puerta.

Él la miró por un momento y luego dijo: “Hola, Sra. Bajares. Soy Samuel. Mi mamá no está en casa. ¿Puede venir más tarde?”.

“Solo quería compartir un pastel con ustedes y conocerlos a ti, a tus hermanos y a tu madre”, explicó con una sonrisa amable. “Puedo esperar hasta que regrese”.

“Ella no vendrá pronto”, se quejó el niño. “Mami se ha ido”.

“¿Tu madre te abandonó a ti ya tus hermanos?”, inquirió ella, preocupada. “Podría llamar a la policía y...”

Publicidad

“No”, respondió. “Mami está en el hospital. Está enferma”.

“¡Dios mío!”. Su corazón se encogió. La mujer mayor se agachó para mirar a Samuel y le dijo: “Puedo cuidarte a ti y a tus hermanos mientras tu mamá no está. También horneé un pastel. ¿Te gustaría probarlo?”.

Samuel miró el pastel y su mirada no se apartó de él ni por un segundo. La Sra. Bajares podía sentir que el niño tenía hambre y probablemente no había comido bien en días.

“Si me dejas entrar también puedo hacer algunos sándwiches para ti y tus hermanos. ¿Te gustan los sándwiches?”.

Un niño mirando hacia el suelo. | Foto: Pexels

Un niño mirando hacia el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mi mami me dijo que no hablara con extraños, pero puede entrar. Usted es como mi mamá. Ella también nos hacía pasteles”, respondió con una sonrisa mientras la conducía adentro.

Cuando la Sra. Bajares entró en su casa no podía creer lo que veía. ¡Todo el lugar estaba desordenado de maneras que las palabras no podrían describirlo!

La cocina olía a basura y había platos en el fregadero que no habían sido lavados en días o semanas. Los hermanos de Samuel, Enrique y Tomás, todavía estaban cubiertos de arena. No se habían aseado después de llegar de la playa.

Lee también: Papá de trillizos recién nacidos llega al hospital y descubre que su esposa desapareció sin dejar rastros - Historia del día

Publicidad

También había un paquete de pan y algunos condimentos como salsa y mermelada en la desordenada mesa del comedor. La mujer mayor supuso que los niños habían sobrevivido con eso.

En la casa tampoco había suficientes muebles y los pequeños dormían en el sillón o en el colchón descuidado en medio de la habitación.

La Sra. Bajares se sintió terrible por ellos, así que, ante todo, los ayudó a lavar los platos. Más tarde llevó comestibles e hizo sopa y sándwiches para la cena. No podía apartar los ojos de los niños mientras comían. Podía decir que no se habían alimentado bien en días.

Una vivienda en condiciones de abandono. | Foto: Pexels

Una vivienda en condiciones de abandono. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿En qué hospital se encuentra tu madre, Samuel?”, preguntó mientras el niño terminaba su comida.

El pequeño se acercó a un cajón y sacó de ahí una nota. Entonces se la entregó a la anciana. “Cuando vino la ambulancia a llevarse a mi mami, me dieron un número de teléfono”.

Esa noche, después de que la Sra. Bajares alimentó a los niños, los llevó a su casa y allí durmieron pacíficamente. A la mañana siguiente, les preparó el desayuno antes de ir a ver a su madre al hospital.

Resultó que la madre de los niños, Sara, fue llevada de urgencia al hospital hace unos días después de colapsar por el estrés y el agotamiento.

Publicidad

Era recepcionista y había regresado de un turno temprano en la mañana sintiéndose desorientada. Afortunadamente, se puso en contacto con una ambulancia cuando se sintió enferma y la llevaron al hospital a tiempo.

“Muchas gracias, señora”, exclamó la madre cuando la Sra. Bajares le informó que ella cuidaría a los niños. “Mi esposo murió poco después de que nacieran mis hijos, así que los cuido sola. Soy huérfana, así que no tengo a nadie que me ayude”.

“Pero, ¿por qué no le pediste a alguien que los cuidara mientras estabas en el hospital? ¿Sabías en qué condiciones estaban?”.

Una mujer angustiada con sus manos en su frente. | Foto: Pexels

Una mujer angustiada con sus manos en su frente. | Foto: Pexels

Publicidad

“Lo siento”, dijo Sara mientras rompía a llorar. Tenía miedo de que, si alguien descubría cómo habíamos estado viviendo, llamaría a los servicios sociales y perdería la custodia de mis hijos. Sé que no puedo cuidarlos adecuadamente, pero son lo único que tengo. Lo siento”.

La Sra. Bajares la consoló con un abrazo. “Por favor, no llores. Está bien. Los cuidaré hasta que regreses. Solo mejórate pronto”.

“Gracias. Los médicos dijeron que me darán de alta esta semana. Pero no sé cómo podré devolverle el favor. ¡Gracias!”.

“Hazlo recuperándose pronto y cuidando adecuadamente a sus hijos”, dijo la mujer mayor antes de partir.

Publicidad

Cuatro días después, cuando Sara regresó a casa, la Sra. Bajares la ayudó a limpiar la casa y la invitó a cenar. Allí, la madre de los trillizos conoció a Gilberto, el hijo de la mujer mayor, que era comerciante de bienes raíces.

La madre del hombre sugirió que él podría ayudar a Sara con las reparaciones de la casa, a lo que Gilberto accedió. Unos días después, pasó todo el día reparando la casa de la mujer más joven.

Él era viudo y tenía un hijo. Su pequeño se llevaba bien con los trillizos de Sara, y Gilbert y ella finalmente se enamoraron. Un tiempo después se casaron en una iglesia y la Sra. Bajares se convirtió en abuela de cuatro hermosos nietos.

Publicidad
Novios en compañía de sus invitados durante su boda en una iglesia. | Foto: Pexels

Novios en compañía de sus invitados durante su boda en una iglesia. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todo lo que sucede en la vida tiene un propósito. La Sra. Bajares conoció a los trillizos porque estaban destinados a ser sus nietos.

Publicidad

Siempre ayuda a otros en necesidad. La Sra. Bajares no pudo evitar ayudar a los niños cuando vio que estaban solos y desatendidos. ¡Sé como ella!

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijos que abandonaron a su madre enferma descubren que ella dejó su herencia a sus inquilinos - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer se encuentra regularmente a una anciana con trillizos, luego ve a policía llevándose a los niños - Historia del día

16 de abril de 2022

Niña le agarra la mano a un indigente sucio y lo lleva a su casa - Historia del día

12 de abril de 2022

Mujer lee por casualidad el pedido de ayuda de una señora, va hasta su casa y la ve tendida en el suelo - Historia del día

26 de abril de 2022

Niño nota luces apagadas en la casa de anciana durante días: se acerca y oye "ayuda" - Historia del día

05 de marzo de 2022