logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos que abandonaron a su madre enferma descubren que ella dejó su herencia a sus inquilinos - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Los hijos de Teresa nunca la visitaban y casi nunca llamaban. Ella tomó como inquilinas a una madre y a su hija para evitar estar tan sola. Terminó heredándoles casi todo lo que poseía.

Publicidad

“¿Quiénes son ustedes?”, dijo Tomás con el ceño fruncido después de entrar a la oficina del abogado. El Sr. García estaba a punto de leer el testamento de Teresa Fajardo, y sus hijos, Tomás y Walter, estaban allí para recibir su parte.

La difunta había sido relativamente rica y su familia creció con privilegios, quizás demasiados, considerando el comportamiento de sus hijos.

Una casa vieja en medio de un campo con vegetación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ellos se fueron de casa a los 18 y nunca miraron atrás. Cuando su padre murió años después, Tomás y Walter no querían tener nada que ver con su madre.

Decían estar ocupados con sus propias familias y asuntos, pero Teresa se sentía sola. Ella solo quería que sus vástagos la visitaran de vez en cuando o que la invitaran a compartir con ellos. Pero nunca lo hicieron.

Eventualmente, la mujer acogió a una madre soltera, Grecia, y a su hija adolescente, Catalina, como inquilinas. Se quedaban en las habitaciones libres del primer piso mientras Teresa estaba arriba.

Lee más: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Publicidad

Nunca les contó a Tomás y a Walter sobre ellas, y ellos nunca preguntaron. Ni siquiera fueron a verla cuando Teresa se enfermó. Murió unos meses después sin volver a ver a sus hijos, pero al menos estuvo rodeada de dos personas que la amaron de verdad.

Cuando Tomás y Walter entraron a la oficina del Sr. García, vieron a Grecia con Catalina allí.

“Tomás, ellas son Grecia Hernández y su hija, Catalina. Estuvieron alquilando una parte de la casa de tu madre durante muchos años”, explicó el abogado.

Un hombre vestido de traje con rostro pensativo. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué? Mamá nunca dijo nada”, dijo Walter.

“Como si alguna vez hubieran llamado”, murmuró Catalina en voz baja, pero Grecia la regañó suavemente.

“Como sea. Sentémonos y acabemos con esto. Ustedes dos tendrán que mudarse lo más pronto posible porque vamos a vender esa casa bastante rápido”, dijo Tomás, sentándose en una de las sillas y sonriendo con complicidad a su hermano.

La casa no era una mansión, pero los valores de las viviendas en su ciudad habían subido. Podrían obtener mucho dinero si logran elegir al comprador adecuado.

Aunque ciertamente no lo necesitarían porque obtendrían la gran cantidad de ahorros de su madre.

Publicidad

“Tomás, cálmate. Grecia y Catalina también son parte del testamento, y debes respetarlas porque tu madre las valoraba”, dijo el abogado, casi negando con la cabeza ante la codicia de los hombres que habían tratado a su madre con tanta negligencia.

Los hermanos dejaron de sonreír cuando el Sr. García terminó de leer el testamento de Teresa. Les había dejado un dólar a cada uno, para que no pudieran impugnar su decisión.

Pero todo lo demás era para sus inquilinas. El abogado también reveló que la difunta había depositado en secreto todo el dinero que Grecia pagaba de alquiler.

Hombre con rostro enojado sentado en una silla. | Foto: Pexels

Publicidad

No había gastado ni un centavo y quería que Catalina lo usara para la universidad. La madre soltera lloró de felicidad junto a su hija. Pero los hermanos se pusieron de pie, gritando de ira.

“Este es el testamento de su madre. Lo respetarán, y chicos, un dólar es mucho más de lo que merecen porque ella nos contó TODO sobre ustedes”, dijo el abogado.

“Y siendo un más poco personal, ustedes dos no asistieron al funeral. Yo estuve ahí. Grecia y Catalina estuvieron allí. ¡Ustedes dos deberían haber estado allí!”, agregó.

Lee también: Anciana excluye a su hijo del testamento y deja su herencia a un extraño - Historia del día

Publicidad

Walter gritó: “¡Pronto tendrás noticias de nuestro PROPIO abogado, charlatán! ¡Recibiremos nuestro dinero!”. Tomás los miró con desdén y salió detrás de su hermano.

“No te preocupes por ellos. Si se te acercan, llámame a mí y a la policía de inmediato”, consoló el Sr. García a Grecia y a su hija, y ambas se fueron a casa después.

La madre estaba muy feliz de no tener que mudarse porque no había forma de que encontrara un lugar donde cobraran una renta tan baja. Pero ahora, eran esencialmente ricas.

El futuro de Catalina estaba decidido y es posible que nunca tuvieran que preocuparse por dinero. Solo tenían que preocuparse por Walter y Tomás, que un día aparecieron en su puerta.

Publicidad

Una mujer con rostro serio y brazos cruzados recostada de una pared. | Foto: Pexels

“No tengo miedo de llamar a la policía. Váyanse. ¡Esta es nuestra casa ahora y, de hecho, lo ha sido durante años porque éramos más familiares para Teresa que ustedes!”, advirtió Grecia a los hombres.

Publicidad

Tomás respiró hondo. “Escucha, no estamos aquí para pelear. Entiendo que mamá nunca cambió nuestras habitaciones y esperábamos tener algunas de nuestras cosas. ¿Nos dejarás hacer eso?”.

Grecia frunció el ceño, pero no vio ningún problema. "Está bien, pero date prisa", respondió ella.

Walter no estaba contento, pero Tomás lo empujó dentro de la casa y subieron las escaleras.

“Está bien, entonces, ¿qué podemos hacer?”, le preguntó Walter a Tomás cuando llegaron a su antiguo dormitorio y cerraron la puerta.

“Tenemos que encontrar algún tipo de evidencia de que esa mujer le mintió a nuestra madre y la convenció de cambiar su testamento. Tendremos que hablar con ella y grabarlo”, explicó Tomás y miró alrededor de su habitación.

Publicidad

De repente, notó un sobre en su cama. Estaba dirigido a ambos y Walter lo abrió.

Una pluma fuente junto a unas flores sobre una carta escrita a mano. | Foto: Unsplash

“Queridos hijos,

Publicidad

¡No se atrevan a tomar nada de Grecia y Catalina! No merecen ni un centavo de mi dinero ya que no se molestaron en pasar tiempo conmigo en las últimas décadas. Ya tienen la herencia de su padre.

Eso es más que suficiente. Esa mujer y su hija eran mi única familia. Me cuidaron cuando estaba enferma. Celebraron la Navidad conmigo. Cenaban conmigo todas las noches y me amaban como yo las amaba a ellas.

Ustedes dos son mis hijos, soy su madre, los quiero mucho y siempre lo haré. Pero espero que nunca tengan que vivir con el dolor que yo tuve. Espero que mis nietos nunca los traten como me trataron a mí. Y finalmente, espero que aprendan de esto a ser mejores personas.

Publicidad

Con todo mi amor,

Mamá”.

Walter miró a su hermano después de leer y Tomás dijo: “Vamos”.

Un hombre visitando una tumba en un cementerio. | Foto: Pexels

Publicidad

Se despidieron de Grecia y nunca más se acercaron a ella. Ella solo vislumbraba a los hijos de Teresa todos los años en el aniversario de su muerte cuando visitaban su tumba.

No sabía por qué cambiaron su comportamiento o por qué la visitaban ahora, pero tal vez aprendieron de esta dura lección.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No descuides a tus padres en su vejez. Tu vida puede ser ocupada, pero visita a tus padres tanto como sea posible. Invítalos a pasar las vacaciones. No los descuides.

Algunas personas no aprenden hasta que es demasiado tarde. Tomás y Walter no aprendieron la lección hasta que murió su madre. No dejes que eso te pase a ti.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre rico saca a sus hijos del testamento y deja herencia a trillizos en orfanato - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad