logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Gerente de restaurante echa a señora que pide refugio: al día siguiente la ve sentada con el dueño - Historia del día

Mayra Pérez
17 feb 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una anciana fue sorprendida por aguacero repentino mientras estaba en la calle. Decidió buscar refugio en un famoso café, pero fue expulsada por el gerente. Lo que sucede a continuación aturde al empleado.

Publicidad

Linda Merchán se dirigía a cenar cuando de repente comenzó a llover intensamente. No tenía un paraguas con ella, por lo que su cabello bien cuidado quedó arruinado, así como su maquillaje y vestuario. El agua arruinó su apariencia.

El establecimiento más cercano a ella en ese momento era un famoso café que frecuentaban personas ricas y famosas. Cuando llegó a la entrada, el portero la detuvo de inmediato.

Mujer bajo la lluvia sin paraguas. | Foto: Shutterstock

Mujer bajo la lluvia sin paraguas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Señora, este es un café exclusivo. Necesita una reserva para entrar”, dijo, tras mirarla de pies a cabeza. “No puedo permitirle cenar aquí”, murmuró.

Ofendida por el comentario grosero, le pidió al portero que llamara al gerente del restaurante. Pero en lugar de dejarla entrar, el hombre también le exigió que se fuera.

“Señora, actualmente hay más de cien personas adentro. No me haga perder mi tiempo. Voy a tener que pedirle que se vaya”, le dijo el gerente, cuya placa de identificación decía “Simon”.

“Solo necesito un lugar para quedarme hasta que amaine la lluvia. Incluso ordenaré una cena”, insistió.

Publicidad

“No puedo dejarle entrar con ese aspecto. Va a molestar a nuestros invitados”, dijo Simon mientras negaba con la cabeza. La mujer tuvo que marcharse.

Al día siguiente, cuando Simon llegó al trabajo, el dueño del café ya estaba allí con noticias importantes: “Hoy es un día muy especial. Tenemos unos invitados importantes, mi amigo y su esposa. Son compradores potenciales de este café. Dicho esto, todo debe estar en óptimas condiciones”.

Simon orientó a los meseros sobre qué hacer ese día, asegurándose de que todo estuviera bien preparado para la llegada de sus invitados VIP. Esa noche, el dueño lo llamó a su mesa.

Publicidad
Mesero arreglando las sillas de un restaurante. | Foto: Pexels

Mesero arreglando las sillas de un restaurante. | Foto: Pexels

“Permítanme presentarles a nuestro gerente. Es parte de nuestro excelente equipo. Conoce su trabajo y es muy amable, sensible, comprensivo y servicial”, dijo el propietario. Ante eso, la mujer se volvió hacia él con una sonrisa en su rostro.

Publicidad

Lee también: En su primer día en escuela nueva, niña entra al aula y conoce a una chica idéntica a ella - Historia del día

“Muy amable, en verdad. Puedo ver que él es exactamente como lo describiste”, dijo la mujer, que resultó ser Linda.

El gerente no pudo ocultar la mirada de horror en su rostro después de darse cuenta de que la mujer era la persona a la que había expulsado de manera grosera la noche anterior. Después de ver su expresión, Linda se volvió hacia el dueño del café.

“Tienen un gran restaurante y un personal tan eficiente y amable. Mi esposo y yo estamos felices de comprar el café”, dijo.

Publicidad

Al día siguiente, Linda y su esposo fueron directamente al lugar. Querían observar cómo funcionaba el café a diario y conocer a los miembros del personal.

Cuando Linda vio al gerente, le dio malas noticias. “Simon, mi esposo y yo hemos tomado una decisión. De ahora en adelante trabajarás como mesero. No creemos que la manera en que me trataste la otra noche sea amable para los clientes”, explicó.

Una agradable anciana sonrie al empleado del lugar. | Foto: Pexels

Una agradable anciana sonrie al empleado del lugar. | Foto: Pexels

Publicidad

Inmediatamente, le dieron un delantal y una bandeja, y comenzó a trabajar como mesero. Se sintió humillado, pero no quería perder su trabajo.

Un tiempo después, una mujer entró al café. Se sentó en una mesa y pidió un sándwich y té caliente. Después de que terminó su comida, Simon le entregó la cuenta.

“Oh, cielos”, dijo la anciana mientras revisaba una y otra vez dentro de su bolso. “Debo haber olvidado mi billetera en casa. Lo siento mucho. Puedo lavar los platos o limpiar el restaurante, cualquier cosa para poder pagar”, dijo.

Simón negó con la cabeza. “No se preocupe, señora. Esta vez yo pagaré su cuenta”, dijo con una sonrisa.

Publicidad

La mujer procedió a agradecer a Simon, a lo que él respondió: “No hay problema. Debemos ayudarnos unos a otros. La nueva dueña de este restaurante me dio una segunda oportunidad recientemente porque es una persona amable, y quiero aprender de ella”.

“Creo que volverás a ser gerente”, respondió la mujer. Simon se sintió muy confundido al escucharla. En ese momento, Linda se acercó a la mesa.

“Esta mujer es mi amiga. Quería ponerte a prueba y ver si habías aprendido la lección o no. Me alegra saber que has pasado la prueba. Puedes volver a tus funciones como gerente de inmediato”, dijo Linda, dándole un golpecito en la espalda.

Publicidad
Un desayunado con una taza y un periódico. | Foto: Pexels

Un desayunado con una taza y un periódico. | Foto: Pexels

Simón estaba encantado. Nunca había visto tanta amabilidad en nadie, y estaba agradecido de que Linda le diera otra oportunidad de hacerlo bien en su trabajo.

Publicidad

Desde ese día, Simon trabaja con una sonrisa en su rostro. Ama su trabajo, y gracias a la confianza que le dieron los nuevos dueños pudo retomarlo. Atiende pacientemente a su personal y a los clientes, y eso ha llevado al café a ser aún más exitoso.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No debemos juzgar a los demás por su apariencia externa. El portero y Simon juzgaron rápidamente a Linda por su apariencia, sin imaginar que terminaría siendo dueña del negocio en el que trabajaban.

La gente merece una segunda oportunidad. Linda fue lo suficientemente amable como para darle a Simon una segunda oportunidad, sabiendo lo eficiente que era en su trabajo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Perro va a tienda cerrada cada día y luego se marcha: una noche, chico pobre lo ve y lo sigue - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.
Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Dueño de tienda de antigüedades le pregunta a mendigo dónde consiguió su anillo - Historia del día

22 de febrero de 2022

Anciano millonario se disfraza de mendigo para controlar al personal de su hotel cinco estrellas - Historia del día

06 de marzo de 2022

Chico le entrega caja a su pobre madre viuda y dice: "Papá dijo que la abrieras si necesitábamos ayuda" - Historia del día

08 de abril de 2022

Pobre hombre no puede ver a su madre tras perder boleto de avión: un niño amable le devuelve la esperanza - Historia del día

06 de marzo de 2022