logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Bailarina de 18 años deja a sus padres fuera de su premio de $3 millones después de que la urgen a deshacerse de su bebé - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 feb 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una joven tomó la difícil decisión de dejar la casa de sus padres y quitarles su fortuna de $3 millones cuando la presionaron para que se deshiciera de su hijo. Años más tarde, las cosas dieron un giro inesperado cuando su destino la llevó de nuevo a estar en contacto con sus progenitores.

Publicidad

Catalina Bermúdez descubrió el mundo del baile cuando solo tenía 4 años. Inicialmente, sus padres la habían puesto en clases de ballet como un pasatiempo para ella. Pero después de un año de entrenamiento, su maestra predijo que se convertiría en una bailarina increíble.

Años más tarde, cuando Catalina tenía 17 años, sorprendió a la audiencia y a los jueces en una competencia de baile en Alemania. Todos los presentes quedaron sin aliento con su presentación.

Bailarina sentada de espalda. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Al final de la competencia, Catalina fue elegida campeona del torneo y recibió un premio de $3 millones. No hace falta decir que sus padres estaban eufóricos e increíblemente orgullosos de su hija. No podían dejar de llorar cuando ella los llamó al escenario y les agradeció por su apoyo.

Pero, solo un año después, las cosas comenzaron a desmoronarse...

"¿EMBARAZADA? ¿Estás loca, Cata?", gritó Jazmín, su madre. "¡Tienes que deshacerte de ese bebé!".

"¿Qué?". Catalina se quedó helada de incredulidad. "¿Qué estás diciendo, mamá? Ese es mi bebé; ¿cómo puedes tomar una decisión tan importante sin siquiera preguntarnos a Juan y a mí si queremos quedarnos con el niño?".

Publicidad

"Tu madre tiene toda la razón, Cata", intervino su padre, Daniel. "¡Tienes un futuro brillante por delante, así como una gran fortuna! Cosas como una familia e hijos se pueden planificar más adelante en la vida. ¡El dinero y una carrera satisfactoria deben ser tus principales prioridades en este momento!".

"Pero, papá..."

"No quiero escuchar una sola palabra, Catalina. ¡Te vas a deshacer de ese bebé, y eso es todo!”, sentenció Jazmín.

"¡No lo olvides, tienes un próximo torneo en Australia con un premio en efectivo de un millón de dólares! ¿Te das cuenta de cuánto peso ganarás después de quedar embarazada? ¡Va a arruinar tu figura y tu carrera!”.

Publicidad

“Además, cuidar a un recién nacido mientras entrenas sería un gran inconveniente. No quiero que hagas eso en este momento", agregó su madre.

Lee también: Padres echan a su hija embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

"¿Qué quieres decir con que no quieres eso, mamá? Tengo 18 años y puedo tomar decisiones por mi cuenta. Juan aceptó cuidar de nuestro hijo y ese es el final de la historia. Si te crees que puedes ganar más dinero conmigo, te equivocas”.

Hombre y mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Ahora sé por qué nunca te gustó que saliera con nadie! ¡Solo te interesa el dinero!” gritó Catalina mientras regresaba a su habitación y cerraba la puerta detrás de ella.

Minutos después, apareció con una maleta y salió de la casa, cortando todo vínculo con sus padres. "¡He decidido no darles ni un solo centavo del dinero de mi premio! ¡Vivan su vida felizmente y espero que nunca nos volvamos a ver!", expresó mientras se alejaba.

Pasaron muchos años. Cata nunca volvió a hablar con sus padres. Cambió su número de teléfono para que no pudieran comunicarse con ella y les prohibió legalmente reclamar su premio de $3 millones.

Publicidad

Le habían escrito algunos correos electrónicos cuando se mudó, pero los había borrado todos sin siquiera leerlos.

Ahora tenía una familia maravillosa, incluida su hija Lily de 6 años y su esposo, Juan. Dejó de bailar no por la maternidad, sino porque estaba exhausta. Necesitaba un descanso, algo que sus padres nunca le permitieron tener durante su carrera como bailarina.

Comenzó a trabajar como profesora de baile en una escuela y había abierto dos academias. Formaba sin prejuicios a mujeres de todas las formas corporales.

Lo había hecho teniendo en cuenta la afirmación de su madre de que una mujer que aumentaba de peso o quedaba embarazada no tendría un futuro prometedor en un campo como la danza.

Publicidad

Mientras tanto, la joven Lily, como ella, aspiraba a ser una bailarina exitosa algún día. "¡Quiero ser una hermosa bailarina como tú, mami!", le decía siempre la niña.

Juan y Catalina la inscribieron en clases de baile para apoyar su amor y admiración por la danza, y ella comenzó a competir en concursos a una edad temprana. Fue una de esas competencias donde el destino trajo a Cata nuevamente con sus padres.

Joven embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de que Lily salió del escenario luego de su actuación, el presentador anunció un discurso especial para el final del evento.

Imaginen la sorpresa de Cata cuando se enteró de que su madre estaba a punto de pronunciar el discurso. Se dio cuenta de que su padre estaba de pie detrás de ella, y parecía frágil y demacrado.

"Estoy aquí para entregarle un mensaje especial a alguien", explicó Jazmín, acercándose al micrófono. "En realidad, es para mi hija, pero no voy a mencionar su nombre”.

“La razón de esto es que cometí un tremendo error hace varios años. Mi hija estaba embarazada en ese momento. Quería quedarse con el bebé, pero nosotros nos opusimos. Tuvimos una gran pelea y ella se fue de nuestra casa. Todo fue culpa nuestra”.

Publicidad

“Queríamos que se volviera más famosa y que trajera más medallas y dinero a casa porque era una bailarina sobresaliente. Éramos ajenos a ella porque nos deslumbraba su riqueza y su fama”.

“Por la gracia de Dios, hoy tiene una hermosa familia, una hermosa hija como ella y un esposo cariñoso. Mientras tanto, nosotros pagamos por nuestros pecados”.

"A mi esposo le diagnosticaron cáncer hace dos meses y estoy constantemente preocupada por cómo voy a vivir si le sucede algo horrible. Ya me siento muy sola. No pude resistir venir aquí después de saber que mi nieta estaba participando hoy. Mi hija está en la audiencia hoy”.

Publicidad

“Quiero acercarme y pedirle perdón, pero me da mucha vergüenza confrontarla. Todo lo que quiero decir, cariño, es que lo siento. Espero que nos perdonen. Gracias a todos".

La multitud parecía desconcertada. Hubo un extraño murmullo, seguido de forzados aplausos cuando el presentador de la competencia agradeció a Jazmín por su discurso. "Gracias, Sra. Bermúdez", dijo, aplaudiendo. Mientras tanto, Catalina se quedó paralizada con los ojos llorosos.

Niña practicando ballet. | Foto: Pexels

Publicidad

Una semana después, Jazmín estaba ocupada preparando el almuerzo un domingo por la tarde cuando escuchó el timbre de la puerta. "Sí, ya voy", respondió ella y luego se lavó las manos rápidamente antes de acercarse a la puerta.

Cuando abrió, no pudo contener las lágrimas. "Hola, estoy aquí para conocer a mi abuela. ¿Eres mi abuela?", preguntó la pequeña Lily con voz suave.

"Buenas tardes, Lily. Sí, soy tu abuela Jazmín. ¿Qué haces aquí sola?".

"Vine aquí para darte algo", respondió la niña, entregándole un sobre. "Mami me dijo que te lo diera".

Cuando Jazmín abrió el sobre, encontró una tarjeta de presentación que pertenecía al Dr. Cameron Gill y una carta. Cuando comenzó a leer la carta, las lágrimas escaparon de sus ojos.

Publicidad

"Hola mamá, es Cata. Estoy enviando esta carta a través de Lily porque todavía estoy molesta contigo y papá, y no quiero verte”, decía la carta.

“Cuando escuché que a papá le diagnosticaron cáncer, hablé con uno de los amigos de Juan que es médico. Ha ayudado a muchos pacientes con cáncer y espero que también pueda ayudar a papá. No te preocupes por el dinero”, rezaba la misiva.

Micrófono. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Juan y yo ya hablamos con él y le dijimos que nos encargaríamos de todos los gastos. Encontrarás su tarjeta de presentación dentro del sobre. Además, envié a Lily a tu casa porque pensé que ustedes se sentirían solos y les gustaría pasar un tiempo con ella”.

“La recogeré a las 7:00 p. m. hoy, y la enviaré todos los fines de semana. Es una chica dulce y le he dicho que no te moleste. ¡Gracias!".

Jazmín no podía dejar de llorar después de leer la carta. Le dio la bienvenida a Lily adentro, le horneó un pastel, jugó con ella y, cuando se iba, le dio una caja de galletas recién horneadas con una nota dentro.

"Muchas gracias, Cata. Estás cumpliendo con tus responsabilidades como hija, algo que nosotros, como padres, nunca pudimos hacer. Muchas gracias y lo siento, cariño. Con amor, mamá".

Publicidad

Lee también: Años después de que su padre la echara, hija lo ve mendigando y viviendo en la calle - Historia del día

Gracias a Cata, su padre mejoró con el tratamiento y Jazmín estaba feliz de que su nieta los visitara todos los fines de semana. Sin embargo, Catalina no ha podido dejar atrás el pasado por completo, por lo que decidió tomarse su tiempo antes de reconciliarse con ellos.

Carta afuera de un sobre azul. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El tiempo es un gran maestro: Con el tiempo, Jazmín y Daniel se dieron cuenta de que no debieron haber preferido el dinero y la fama a su hija.

La familia siempre debe ser la primera prioridad: Catalina no pudo reconciliarse de inmediato con sus padres, pero reconoció que, después de todo, son su familia y los ama.

Comparte esta historia con tus amigos, podrías ayudar a inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad