logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá del novio echa a padres mal vestidos de la novia de la boda: casi no los reconoce después - Historia del día

Mayra Pérez
01 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre esnob se molesta cuando su hijo decide casarse con una chica de escasos recursos y echa a sus padres de la boda porque no lucen lo suficientemente elegantes.

Publicidad

Cuando el hijo de Clara Rodríguez llegó a casa de la universidad y le dijo que quería casarse con una chica pobre, ella se horrorizó. “¿Pero quiénes son sus padres?”, preguntó. “¿Qué hacen?”.

“¿Qué te importa?”, preguntó su hijo Boris. “Amo a Fabiana, y eso es todo lo que importa”. Clara apretó los labios. Por supuesto, el nacimiento y el estatus importaban, ¡importaban mucho! ¡Al menos para ella, lo eran todo!

Una pareja en plena boda. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando Clara y su esposo conocieron a Fabiana Hernández y sus padres, sus peores expectativas se confirmaron. Ellos eran lo que su suegro habría llamado gente humilde, ¡y ella no los quería como suegros de su hijo!

El Sr. Hernández era un hombre alto y corpulento que vestía un traje azul claro con parches en las rodillas y los codos, y su esposa prefería los vestidos de casa con flores brillantes y los zapatos blancos de imitación de cuero.

Clara se estremeció. ¡Tendrían que hacer algo con su ropa! ¡Ella no quería que estropearan la boda luciendo como los palurdos que obviamente eran! Se lo dijo a su esposo y su respuesta la sorprendió.

Publicidad

“Déjalos en paz, Clara”, espetó con una voz fría que rara vez usaba con ella. “Boris ama a esta chica, y estas son personas buenas y genuinas que se preocupan por él. ¡Lo que visten no importa!”.

Clara estaba enfadada por la negativa de su marido a ver lo importante que era dar la impresión correcta, presentar la imagen adecuada. Su hijo algún día sería un hombre poderoso, con un lugar en la alta sociedad de la ciudad.

La gente hablaría de esta boda durante años y Clara estaba decidida a que fuera un éxito absoluto: ¡no habría comentarios sarcásticos ni críticas sobre la boda de su único hijo!

Clara invitó a la Sra. Hernández y Fabiana a almorzar y les explicó sin mucho tacto que lo que vestirían en la ceremonia era MUY importante.

Publicidad

“Señora Hernández”, dijo Clara. “Creo que deberían cambiar su vestimenta. Hay una tienda cercana que vende prendas bastante aceptables a buen precio y que les darán a usted y a su esposo el aspecto correcto”.

Hermosa joven en el campo. | Foto: Unsplash

Publicidad

La señora Hernández frunció el ceño. “No puedo costear esas cosas, señora Rodríguez. Ya compré mi vestido. ¡Me pondré lo que me gusta y nadie me dirá lo contrario!”.

“¡Bueno, como yo estoy pagando la boda, puedo prohibirles la entrada!”, espetó Clara. Las cosas podrían haberse puesto muy desagradables si Boris no hubiera aparecido y puesto fin a la discusión.

Algo más tranquila, Clara tuvo una idea: “¿Por qué no busco ayuda para sacar a esta gente?”. Su plan se llevó a cabo el día de la boda. Cuando los Hernández llegaron a la finca donde se haría la ceremonia, fueron confrontados por un guardia de seguridad vestido con un elegante traje negro.

Publicidad

El guardia le echó un vistazo al traje marrón a cuadros del señor Hernández y al vestido de lunares con volantes de la esposa y los detuvo. “Disculpen”, dijo cortésmente, “me temo que no pueden entrar”.

“¡Somos los padres de la novia!”, dijo el Sr. Hernández. “Tenemos que estar aquí”.

“Lo siento, señor”, dijo el guardia. “Pero hay un código de vestimenta y me indicaron que no permitiera entrar a nadie que no lo cumpliera”.

“¿Qué significa eso?”, preguntó el Sr. Hernández enojado, “¡Exijo ver a los Rodríguez!”.

El guardia de seguridad miró el vestido estampado amarillo y rosa brillante de la Sra. Hernández e hizo una mueca. “La Sra. Rodríguez me advirtió que algunas personas mal vestidas intentarían entrar, ¡estoy actuando bajo sus órdenes directas!”.

Publicidad

Una pareja de personas mayores se divierten jugando videojuegos. | Foto: Unsplash

“¿Mal vestidas?”, gritó la mujer. “¿Qué tiene de malo esta ropa?”.

El guardia de seguridad les lanzó una mirada desdeñosa. “Si tiene que preguntar…”, dijo en tono de burla, “¡Ahora váyanse de aquí!”.

Publicidad

La Sra. Hernández comenzó a llorar y su esposo la rodeó con el brazo. ¡No podían entrar a la boda de su propia hija porque un guardia de seguridad consideraba que estaban mal vestidos!

Fue entonces cuando llegó el padre del novio. “¿Qué está sucediendo?”, preguntó. Cuando el guardia de seguridad le explicó, se enojó mucho. “Vengan conmigo”, le pidió a los Hernández y los condujo adentro.

Los llevó a su vestidor y le dio al Sr. Hernández uno de sus trajes, luego entró en el guardarropa de Clara y sacó un vestido y unos zapatos fabulosos. “¿Te gusta?”, le dijo a la Sra. Hernández. “Es un poco grande, ¡pero debería quedarte bien!”.

Publicidad

Lee también: Operador ignora a niño de 4 años que llama a pizzería pidiendo ayuda para su madre embarazada - Historia del día

Veinte minutos después, los Hernández entraron en la carpa de seda en la que se iba a celebrar la boda y, al principio, Clara no los reconoció, luego se quedó sin aliento. ¡La madre de la novia llevaba un vestido de Armani que ella aún no había estrenado!

¡Ese era SU vestido! Clara abrió la boca para protestar y luego sintió la mirada de su marido. Sonrió amablemente y asintió con la cabeza y la marcha nupcial comenzó a sonar.

Una mujer muy elegante tomando una bebida. | Foto: Pexels

Publicidad

La boda estaba en pleno apogeo cuando el padrino anunció los brindis, y el primero fue el padre del novio. Cogió el micrófono y sonrió a la pareja.

“Fabiana”, dijo. “¡Quiero darte la bienvenida a nuestra familia! Eres todo lo que esperaba que mi hijo encontrara en una esposa: una mujer amable y amorosa. Eso importa más que cualquier otra cosa, incluso el dinero”.

“Pero en caso de que estés preocupada por eso, déjame decirte que casarse con mujeres pobres es algo así como una tradición familiar. ¿Sabes, Boris, que cuando me casé con tu madre ella no tenía ni un centavo? ¡Ni siquiera usaba zapatos!”.

Clara escuchó con horror, y cuando la gente de la alta sociedad a su alrededor comenzó a mirarla y a reírse, se dio la vuelta y salió corriendo hacia el jardín. ¡Nunca se había sentido tan avergonzada en su vida!

Publicidad

Estaba sollozando en un banco del jardín cuando sintió una mano suave sobre su cabeza. “¿Señora Rodríguez?”, Clara miró hacia arriba y vio a Fabiana mirándola. “¡Por favor, no llore, está bien!”.

“Me siento tan humillada…”, confesó entre sollozos. “Las cosas que dijo mi esposo…”

“Debería estar orgullosa de su origen, señora Rodríguez”, dijo Fabiana en voz baja. “Creo que es una mujer extremadamente elegante. Tengo mucho que aprender de usted y si lo logro, Boris estará orgulloso de mí”.

Clara miró el rostro dulce y amable de Fabiana y dijo: “Fabiana, no hay nada que pueda enseñarte. Eres mucho más amable que yo y sé que Boris ya está muy orgulloso de ti”.

Publicidad

Guardia de seguridad elegantemente vestido. | Foto: Unsplash

Fabiana sonrió. “Sin embargo, quiero que seamos amigas”, dijo. “Verá, ambas amamos a Boris más que a nada y eso es algo maravilloso que nos une”.

Publicidad

Clara volvió a la tienda del brazo de Fabiana, desafió las miradas maliciosas de sus amigos elegantes y bailó toda la noche. Hacia el final le dolían los pies y se quitó los zapatos, sin darle importancia a lo que pensaran los demás.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a las personas por su apariencia o su estado financiero. Clara mostraba su desprecio por los suegros de su hijo, pero fue dejada en evidencia por su esposo, quien decidió recordarle su pasado.

No olvides o niegues tus raíces. La verdad es que Clara había crecido en la pobreza, y al cambiar su posición desconoció su verdadero origen. Cuando se supo la verdad, se sintió humillada. Le tocó aprender a estar orgullosa del camino recorrido.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Notario escucha el nombre de un mendigo y le dice que lleva 10 años buscándolo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad